Goblin Kingdom: Capítulo 100


Anterior |Índice| Siguiente


Una cierta separación

Estado
Raza Goblin
Nivel 36
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

“¿Quieres ir a casa?” Le pregunté.

Shumea y Gi Za se volvieron hacia mí con reproches en sus ojos. En el caso de Gi Za, probablemente se debió a que él estaría molesto por la ausencia del elfo, mientras que en el caso de Shumea, lo más probable es que ella pensara que yo sólo estaba bromeando con ella.

“¿Me dejarías ir a casa?” Preguntó Selena con temor.

Asentí con la cabeza. “Cuando llegue el momento. Necesito un contacto para llegar a los elfos después de todo.”

Eso no era una mentira. Los goblins no eran suficientes para apoderarse del mundo. No es suficiente, ni siquiera con los orcos de Bui y los kobolds de Hasu.

Para ganar contra los humanos, necesito reunir el poder de muchas razas. Los sílfides con su magistral tiro con arco son una de esas razas. Los necesito, pero no hay necesidad de enemistarme con ellos.

Sin embargo, si se interponen en mi camino, no me importará anexionarlos a la fuerza a mi reino. Todo dependerá de cómo reaccionen los sílfides.

“Jefe Goblin, seguro que tienes un gran corazón” Dijo Shumea.

“¿Segura que simplemente no has olvidado tu lugar?” Dije de vuelta.

Shumea sonrió irónicamente y se rascó la cabeza. “Bueno, si lo pones de esa manera…”

“Umm… G-Gracias” Dijo Selena tímidamente.

“No es nada por lo que estar agradecido.”

Todo depende de cómo respondan los sílfides. No hay razón para agradecerme.

Después Selena habló sobre las particularidades del estilo de vida de los sílfides.

Habló de jugar con la gente pequeña (Koro), acerca de comer las plantas comestibles cerca de su pueblo, y acerca de los otros elfos de su edad.

Lo que más me llamó la atención fueron los pequeños metalúrgicos (Koro Dwarves). Cavaban agujeros para vivir y eran expertos en herrería y otras artes industriales. Los elfos a menudo intercambiaban licor élfico a cambio de sus flechas y cuchillos.

“¿Cuántos de esos enanos koro hay ahí?”

“Oh, están en todas partes” Dijo Selena con una rara sonrisa.

Sin darme cuenta, levanté las cejas ante eso. Su sonrisa era hermosa, como la de una flor, pero no puedo creer que siga respondiendo tan vagamente. No es un gran problema, pero retrasa la conversación. Sin mencionar que no puedo seguir con esto ahora mismo. Si los otros sílfides descubrieran que estoy interesado, podrían usarlo a su favor.

Hice una pregunta diferente.

Aparentemente, los sílfides prefieren aislarse en varios bosques y construir aldeas para ellos mismos. Rara vez interferían en asuntos del mundo exterior. Realmente creían que no había mayor felicidad que estar en el bosque.

Pero había excepciones, y algunos de ellos elegirían vivir junto a los humanos como aventureros.

Cuando la discusión llegó a este punto, Shumea habló. “He oído hablar de algunos de ellos. Está el Rey de los Arcos, Feeney, del Juramento de Sangre de la Flor de la Luna (Fairy Clan), Five-Bow Shuen del Sagrado Reino Shushunu al este, y aunque no es un arquero, también está la salamandra, Barui.”

La sílfide agregó felizmente. “Feeney y el Sr. Shuen son sílfides. El Sr. Barui es probablemente una salamandra. Pero a pesar de todo, todos ellos salieron al mundo hace más de 30 años. ¡Son gente increíble!”

El Five-Bow aparentemente se refiere a los cinco mejores usuarios de arcos en el Reino Sagrado de Shushunu.

“Entonces, ¿Por qué terminaste siendo una esclava? ¿No se suponía que los sílfides eran felices viviendo en el bosque?” Le pregunté.

Aparentemente, no era un tema agradable para la sílfide, ya que los hombros de Selena cayeron inmediatamente. La mirada de Shumea era bastante dolorosa, pero yo la ignoré e imploré a Selena para que hablara.

“… Siempre he admirado el mundo exterior. En el bosque no hay necesidad de preocuparse por la comida y otras necesidades básicas, pero…”

Cuando Selena se quedó callada, Shumea la consoló con un abrazo.

“… Hace mucho tiempo, alguien me dijo ‘Este lugar lo tiene todo… Todo menos la libertad’. Esa persona dejó la aldea, y nunca volví a verla, pero fue conocerla lo que me hizo querer ver el mundo exterior. No podía entender qué era esa ‘libertad’ de la que hablaba, pero soñaba con ella. Quería entender qué era esa ‘libertad’ que ella anhelaba, así que me fui de la aldea.” Dijo Shumea con lágrimas en los ojos.

“¿Y luego te atrapó un malvado traficante de esclavos?” Dijo Gi Za, y Selena asintió con lágrimas en los ojos.

“Libertad, huh. Bueno… Es bueno ser capaz de hacer lo que te plazca.” La antigua esclava, Shumea, sonrió irónicamente mientras se frotaba la nuca donde solía estar su collar. Toda su vida ha sido maltratada por otros. Quién sabe lo mentalmente doloroso que es darse cuenta de que ni siquiera su propia vida le pertenece.

Mi Alma Desafiante dolía dentro de mí. ¿Cuántos han sido torturados con ese dolor? No importa si son los dioses o los humanos poderosos. Tal acto es imperdonable.

“Ya veo… Así que así es como terminaste siendo un esclavo.”

“Anímate, ¿De acuerdo? Si alguna vez conozco a esa persona, le diré que lo estás haciendo bien. Entonces, ¿Cuál es su nombre?”

“Gracias… El nombre de esa persona es… Pale. Pale Tranquil Forest (Symphoria).”

◇◆◇

La calle principal, donde las principales tiendas estaban alineadas, estaba abarrotada y bulliciosa como siempre. En el callejón, a poca distancia de la calle principal, estaba la esquina ocupada por los traficantes de esclavos.

Hoy, uno de los guardias imperiales, Yuza, estaba patrullando con los soldados de baja estirpe.

“¡Maldita sea!”

Últimamente, su temperamento había estado empeorando hasta el punto de que parecía estar hirviendo casi todos los días. El aumento de aventureros había llevado a un aumento de las disputas y los combates, pero su superior, el comandante de la guardia imperial, era un farsante poco fiable que no podía hacer nada más que halagar a los funcionarios del gobierno.

Sin embargo, el aumento de aventureros no era tan malo, ya que su expansión significaría menos monstruos en el bosque.

-¡Hay demasiados matones musculosos! ¡Qué desperdicio! Si tienes la fuerza para causar problemas, ¡Utilízala en el bosque!

Yuza escupió maldiciones en su mente mientras aceleraba su paso. Pasó corriendo por la calle principal hacia el callejón.

“¿¡Por qué los aventureros son tan molestos!? ¿¡Y por qué siempre causan problemas a lo largo de mi ruta!?”

En el momento en que Yuza entró en el callejón, donde casi nadie podía oírle, abrió la tapa de su hirviente ira, y empezó a maldecir en voz alta. Sus subordinados ya parecían acostumbrados a sus payasadas, ya que solo se miraban el uno al otro y sonreían irónicamente.

“¡Por tu culpa tuve que renunciar a mi día libre! Por tu culpa mi amada Shifa se entristeció! Incluso empezó a refunfuñar diciendo ‘¿Trabajo de nuevo?’ ¡Todo por tu culpa!”

El serio vice-capitán de Yuza no se molestó en interactuar con él mientras continuaba con su alboroto.

Hablando de eso, Shifa se refería a la hija de cuatro años de Yuza. El vice-capitán de Yuza ya tenía callos en la oreja escuchando las quejas de Yuza cada vez que salían a beber. Cuando pensó en la hija de Yuza, pensó en lo adorable que era la niña.

“Entonces deberíamos terminar rápidamente con esto. Tu adorable Shifa te está esperando después de todo” Dijo el vice-capitán de Yuza.

“¡Bastardo, estás apuntando a mi hija! ¡No te la voy a dar! ¡Absolutamente no lo haré! … ¡Maldita sea, no puedo creer que los otros guardias piensen que los aventureros son demasiado difíciles de manejar!”

Naturalmente, al vice-capitán de Yuza no podía odiar o gustarle una niña de cuatro años.

Excepto por las quejas de Yuza y el afecto innecesario por su hija, en realidad era un buen jefe.

Tenía un fuerte sentido de la rectitud, no aceptaba sobornos, y siempre se paraba frente a los soldados de baja estirpe cuando entraba en escena.

Todos los humanos tenían defectos. El vice-capitán de Yuza sonrió irónicamente mientras pensaba eso, y luego volvió a concentrarse en su jefe.

“Los disturbios están adelante” Dijo el vice-capitán de Yuza.

“¡Bien! Terminemos con esto rápidamente. Tienes permiso para usar tu espada dependiendo de la situación, así que adelante y desabrocha esos cierres ahora.”

Los soldados se miraron unos a otros. El uso de espadas estaba estrictamente regulado. El mal uso sería castigado severamente.

El hecho de que se les diera permiso para usar sus espadas significaba que la situación era muy peligrosa. Aún así… Era mejor ser cauteloso.

“¿Está bien?”

“Piensen en el futuro. ¡Incluso los espectadores probablemente estén equipados! ¡Pero, escuchen! ¡Aunque les dije que se prepararan, no deben desenvainar sus armas hasta que yo les dé la señal!”

Aunque el hombre refunfuñaba mucho, no había duda de su habilidad. Inadvertidamente, el vice-capitán de Yuza agarró con fuerza su porra.

“¿¡Tu respuesta!?”

“¡Ha! ¡Todos los hombres, preparen sus armas!”

A la orden del vice-capitán, todos los guardias desengancharon el broche de sus armas.

“¡Guardias Imperiales! ¡Despejen el área!” Dijo Yuza.

Los espectadores se estremecieron cuando dijo eso.

El callejón era un lugar que atraía al tipo de gente que manejaba esclavos. Las personas cuyas piernas fueron heridas aquí no se limitaron a una o dos personas.

Yuza y sus hombres pasaron por el callejón y entraron en cierta tienda de esclavos.

◆◇◇

Algún tiempo antes dentro de la misma tienda de esclavos.

El comerciante de esclavos tenía una sonrisa complaciente en su cara mientras miraba al cliente. Sus largos años como comerciante de esclavos le habían dado un tipo de habilidad que le permitía ver el valor de sus clientes. El cliente de hoy era uno grande.

Por lo que él ha reunido, la gente ante él eran miembros de un clan famoso.

“Queridos clientes de Elevarse a la Libertad (Elks), ¿Hay algo que le haya atraído?”

El traficante de esclavos no podría estar más contento. Los clientes ricos lo han estado visitando uno tras otro. Hace unos días, ese caballero sagrado, Gene, pagó mucho dinero por tres esclavos. Y hoy, iba a hacerse rico de nuevo. Era el hombre más afortunado del mundo, pensó. La alegría que lo llenaba lo hacía incapaz de contener su risa.

“¿Son todos tus esclavos humanos como estos?”

Como los clientes eran de un clan del lejano este, no había forma de que supieran el precio de mercado. No debería importar aunque les cobrara un poco de más, pensó el traficante de esclavos mientras movía su ábaco.

-¿Prefieren demihumanos?

El traficante de esclavos asintió. “El castillo nos ha estado presionando mucho últimamente.”

Por lo general, los esclavos venían como resultado de una batalla o como un medio para pagar una deuda. Cuanto mejor era la calidad, más caros eran los esclavos. Por supuesto, también hubo esclavos que se convirtieron en esclavos como castigo por sus crímenes.

La lengua del comerciante de esclavos se movía con fluidez mientras negociaba.

“… Estoy buscando a una chica elfo. Su nombre es Selena” Dijo una hermosa elfo que se alejó de la multitud de aventureros.

Sus generosos cabellos dorados se juntaron en un solo arroyo detrás de ella, y en su espalda se podía ver un arco que había sido claramente usado durante mucho tiempo. Su par de ojos esmeralda se llenaron de mucho dolor mientras hablaba. Este elfo no era otra que Pale Symphoria.

Aunque el traficante de esclavos había manejado a muchos elfos antes, la elfo que lo precedía era tan hermosa que en realidad se quedó boquiabierto.

“Oye, ¿Vas a hablar o qué? La princesa está preguntando” Dijo un hombre de aspecto sinvergüenza desde un costado.

El traficante de esclavos estaba tan encantado que no fue hasta que el sinvergüenza lo agarró por el cuello que finalmente despertó.

“N… No hay ningún elfo aquí con ese nombre.”

En el momento en que el traficante de esclavos dijo eso, el hombre de aspecto sinvergüenza lo golpeó. “Ryutanu, no hay necesidad de ser tan rudo” Dijo Pale.

“No se preocupe. Sé lo que estoy haciendo” Se rió Ryutanu suavemente, y luego dirigió su mirada hacia el traficante de esclavos.

Su aguda mirada pesaba mucho sobre el pobre comerciante de esclavos.

“Líder, voy a tener una charla de hombre a hombre con este tipo, así que… ¿Puede darnos un poco de espacio?”

El joven al que Ryutanu se refería como “líder” suspiró, y luego se fue por la parte de atrás con Pale.

“Líder, Sr. Ryutanu…”

“Piensa en cómo se siente… Además, ¿No ibas a dejar el clan?”

Pale intentó discutir, pero el hombre llamado líder la detuvo.

“Ese tipo se siente en deuda contigo, así que…”

Ya casi era hora de que las estaciones cambiaran en la capital. Las nubes lluviosas que parecían tapar el sol eran prueba de ello.

“Pero…” Pale intentó discutir cuando Ryutanu salió.

“Líder” Dijo, impidiendo que Pale dijera nada más, “Parece que fue vendida al caballero sagrado llamado Gene.”

Cuando el joven llamado “líder” oyó eso, frunció el ceño.

“Gene… Ese es el tipo que murió en el bosque, ¿Verdad?”

“…Así que está desaparecida” Murmuró Pale. Poco a poco, el pánico comenzó a aparecer en su cara.

“Princesa, esto…”

“Pale.”

El líder y Ryutanu se miraron.

“Yo… Creo que volveré al bosque… A mi ciudad natal” Dijo Pale.

“… Eso sería lo mejor” Dijo el líder, y Ryutanu asintió.

Podrían ir con ella también si así lo quisieran, pero hacerlo significaría abandonar todo lo que han construido en el este. Tendrían que empezar de nuevo aquí en el oeste.

Ellos lo entendieron, pero después de haber estado juntos durante tanto tiempo, ver la marcha de la elfo hizo que el clan se sintiera mucho más pequeño.

“Princesa, gracias por todo.”

Ryutanu se inclinó ante la elfo, y luego corrió rápidamente de vuelta a la tienda.

“Un regalo de despedida” Dijo Pale.

La bolsa que entregó estaba claramente llena de monedas de oro.

“No necesito esto” Dijo el líder “Fue gracias a ti que nuestro clan creció de ese pequeño grupo hasta convertirse en algo que todos en el este conocían. Éramos un grupo de matones, pero tal y como dice el nombre de nuestro clan, pudimos liberarnos para llegar a una tierra desconocida, convirtiéndonos en pioneros. No podríamos estar aquí hoy si no fuera por ti.”

Ah, así que estas son palabras de despedida, pensó Pale mientras miraba hacia abajo.

“La verdad es que deberíamos ser nosotros los que te ayudemos. Deberíamos ir contigo a recuperar el bosque, pero…”

“El asunto con el rey rojo no puede ser evitado… Lo sé.”

Una batalla entre clanes para ser el primero. La ausencia de Pale dañaría mucho a su clan, pero aún así la despidieron sin malicia alguna. Por eso estaba agradecida.

“Ahora tienes dinero, así que al menos no terminarás como antes” Dijo el líder.

El hombre se rió de eso, y ella también se rió. La primera vez que salió del bosque, se perdió entre la multitud de humanos, y terminó en el callejón con un grupo de sinvergüenzas. Los que la salvaron entonces fueron los miembros de Elks.

A partir de entonces, poco a poco fueron reuniendo miembros para convertir ese pequeño clan en el clan que era hoy. Los recuerdos pasaron ante ellos mientras se despedían. Hubo momentos en que fue doloroso, y momentos en que fue triste, pero al final, fue un recuerdo feliz.

“Adiós, Pale Symphoria de la Luna Silenciosa.”

“Adiós, “Primera Ala”, Touri Nokia.”

Los dos golpearon sus puños y luego se separaron.

El líder, Touri, expulsó todos los pensamientos de la niña que desaparecía entre la multitud de gente, y luego regresó a la tienda. Ryutanu estaba siendo interrogado por los guardias imperiales.

“Maldita sea… Supongo que comeremos tras las rejas por un tiempo.”

Pero si eso significaba librarse del dolor que acecha en su corazón, también podría volverse loco.


Hmm, ¿Princesa?

¡Capítulo 100 (Sin contar los Entreactos y Chismes)!

Como pasa el tiempo C’:

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .