Súper Gen Divino – Capítulo 59: Un Tipo Afortunado


Yo habría llamado a este capítulo “El regreso del Gran Cajero Automático”.

Parece que Sen tiene al menos un amigo de verdad…

¡Disfrutenlo!

“Tu tía es una escandalosa.” Zhang Danfeng estaba molesto.

“No me importa. Ellos son extraños para mí.” Dijo Han Sen informalmente. Preguntó con curiosidad: “¿Quién es ese Lin Beifeng del que hablaba?”

Han Sen también conocía a un tipo llamado Lin Beifeng que había viajado a través de las montañas y terminó en Refugio Armadura de Acero. Han Sen incluso le había salvado la vida.

“Sólo un tipo afortunado.”

Zhang Danfeng empezó a contarle a Han Sen sobre Minas Sunwood. Minas Sunwood solía ser una pequeña empresa con varias minas, y más tarde compraron un planeta de basura para depositar sus desechos, donde acabaron encontrando muchos minerales preciosos.

Tras 20 años, vendiendo los raros minerales que descubrieron en ese planeta, Minas Sunwood se había convertido en un prominente grupo minero interplanetario, cuyo jefe era el padre de Lin Beifeng.

Lin Beifeng acababa de entrar en El Santuario de Dios y ya era conocido por su generosidad. Muchos trataban de hacerse amigo de él por eso.

“Que buena suerte.” Suspiró Han Sen.

“Así es la vida. Debe haber superado a miles de millones de otros espermatozoides para ser quien es.” Dijo Zhang Danfeng sonriendo. “Pero Minas Sunwood no tiene instalaciones aquí en el planeta Roca. ¿Qué estará haciendo él aquí?”

En el salón de banquetes del mismo edificio, la élite social charlaba y bebía, muchos de los cuales ya habían entrado en la segunda zona de El Santuario de Dios a los 30 años. Sin embargo, el centro del banquete era un adolescente de dieciséis años.

Si Han Sen estuviera aquí, reconocería al adolescente que era Lin Beifeng, a quien había salvado.

Lin Beifeng entretuvo con gracia a todos los invitados. Por sus buenos modales, nadie pensaría que era un nuevo rico y varias personas se sintieron atraídas por él.

Han Yumei y Han Hao habían querido hablar con Lin Beifeng, pero no encontraron ninguna posibilidad, ya que había demasiada gente más poderosa que ellos en el banquete y todos querían hablar con Lin Beifeng. Naturalmente, no se atrevieron a ofender a esta gente interviniendo.

El banquete había terminado, cuando Lin Beifeng estaba saliendo del edificio, finalmente encontraron una oportunidad y quisieron acercarse a él.

En ese momento, Han Sen y Zhang Danfeng también estaban saliendo. Cuando vieron a Han Hao, Zhang Danfeng quiso saludarlo, por lo que Han Sen tuvo que seguirlo.

Antes de que Zhang Danfeng pudiera terminar su sentencia, Han Yumei lo empujó a él y a Han Sen a un lado y le dijo ásperamente, “Ustedes dos manténganse alejados de mi hijo. Especialmente tú, Han Sen, ya eres notorio en el Refugio Armadura de Acero, así que no impliques a tu primo. Ni siquiera digas que lo conoces. O iré tras tu familia.”

Han Yumei entonces caminó hacia Lin Beifeng con Han Hao.

Zhang Danfeng quedó atónito y le preguntó a Han Sen: “¿Qué? ¿Tú y Han Hao estáis en el mismo refugio?”

Han Sen asintió: “Vamos a un lugar tranquilo y te lo explicaré.”

Habiendo escuchado las palabras de Han Yumei, Han Sen sabía que Han Hao le había contado lo que había pasado en el Refugio Armadura de Acero.

Han Yumei y Han Hao finalmente lograron acercarse a Lin Beifeng. Cuando Lin Beifeng estaba mirando en su dirección, Han Yumei dijo apresuradamente: “Sr. Lin, éste es mi hijo Han Hao. Está en el mismo refugio que usted…”

Lin Beifeng actuó como si no la hubiera oído y pasó directamente junto a ella y su hijo. Han Yumei quedó estupefacto y vio marcharse a Lin Beifeng.

Lin Beifeng caminaba cada vez más rápido hacia Han Sen y Zhang Danfeng que ya se iban. Agarró el brazo de Han Sen y gritó: “Sen, finalmente te he encontrado. Hermano, te he echado de menos.”

Lin Beifeng le dio un gran abrazo a Han Sen.

Tanto Han Yumei como Han Hao estaban conmocionados. No tenían ni idea de la razón de que Lin Beifeng conociera a Han Sen y lo llamase hermano.

Han Sen apartó a Lin Beifeng y frunció el ceño, “¿Por qué estás aquí?”

Lin Beifeng no se ofendió en absoluto y rápidamente ofreció cigarrillos a Han Sen y Zhang Danfeng. Dijo entusiasmado: “Vine a buscarte. Oí que vives en el planeta Roca, así que vine aquí. Pero no tengo tu dirección y me llevó días preguntar sobre ello. Ahora que te conozco, debes cuidar de mí en el futuro.”

Han Sen vio que todo el mundo miraba hacia aquí y le dijo a Lin Beifeng: “No hablemos aquí. Podemos ponernos al día más tarde.”

Han Sen y Zhang Danfeng salieron, y Lin Beifeng los siguió rápidamente. “Sen, mi aerovehículo está estacionado afuera. Déjame llevarte.”

Han Yumei y Han Hao vieron a Lin Beifeng siguiendo alegremente a Han Sen y no podían creer que fuera el elegante joven maestro que vieron en el banquete.

“Han Hao, ¿era Han Sen quien estaba hablando con el Sr. Lin?” Han Yumei todavía no podía creer lo que veía y preguntó a Han Hao después de salir del edificio.

Han Hao apretó los dientes y dijo: “Sí, es él.”

“¿Por qué diablos el Sr. Lin lo conoce y lo respetaba así?” Preguntó Han Yumei.

“Bueno, no hay nada extraordinario en él. Él es sólo un gigoló, usando las conexiones de una mujer.” Poniendo a su primo por los suelos, Han Hao estaba verde de envidia.

“¿Qué? ¿No dijiste que ofendió a una dama poderosa en el Refugio Armadura de Acero y que la estaba pasando mal?” Preguntó Han Yumei.

“Si no fuera el juguete de Qin Xuan, ¿cómo podría el Sr. Lin conocer a alguien como él?.” Han Hao relató amargamente la experiencia de Han Sen, añadiendo su imaginación aquí y allá.

“No me extraña que consiguiera dos millones. ¡Un gigoló! Siempre he sabido que era malvado, una desgracia para nuestro nombre. Nuestros antepasados estarían locos si supieran…” Dijo despiadadamente Han Yumei.

Llenos de celos y odio, la madre y el hijo abandonaron el edificio. Viendo a Lin Beifeng abriendo la puerta de la aeronave para Han Sen y Zhang Danfeng, sus rostros se oscurecieron aún más.

 

 


Anuncios

10 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s