Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 55


El segundo regular∼

Esta vez no tengo nada que comentar, así que simplemente vayan a leer∼

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san


-El significado de subir la Primera Mazmorra (2)-

—Kek, escuché que los Terrenos son creados a partir del piso 25. ¡Era verdad…!

—¿Terrenos?

—¡Estoy hablando del cementerio! Es el ambiente óptimo para aumentar el poder de los monstruos no muertos.

En el instante que las palabras dejaron la boca de Elos, decenas de manos comenzaron a aparecer por todo el cementerio. Estos tipos claramente habían visto antes algunas películas de horror. Paludia parecía no querer que eso pasara, ya que respiró profundo y gritó.

—¡O Mitarus de la justicia y el amor, brilla con tu esplendor sagrado en este lugar malvado!

La imagen de ella sosteniendo su bastón y conjurando con su voz resonante destacaba su apariencia, haciéndola ver aún más hermosa. Mientras yo estaba pensando eso, el cementerio, que estaba más oscuro que las habitaciones de jefes usuales, posiblemente por el efecto del tal llamado Terreno, se hizo más brillante. La mayoría de los zombis que estaban saliendo del suelo gritaron como vampiros que acaban de ver la luz del sol y regresaron al suelo. Paludia me miró y se encogió de hombros.

—¿Juju, que tal?

—Mm, no sé cómo describirlo, pero estuvo guay.

—Uu. Uun…

Paludia respingó ante mi elogio. ¿No era eso lo que ella esperaba? Las chicas eran realmente complicadas…

—¡El Ghoul Gigante está apareciendo! ¡Paul, Señorita Shuna, por favor!

—¡Ya vamos!

—¡S-Sí!

Paludia y los otros magos se esforzaron en tratar de ocuparse de las decenas de zombis que estaban saliendo del suelo como margaritas, mientras un rugido ahogado resonó desde las profundidades del cementerio. Primero llamé a Peika.

—Peika, vamos a encargarnos de todos los zombis. ¿Puedes hacerlo?

[¡Déjamelo a mí, Amo!… ¿Voy a necesitar un poco de mana, está eso bien?]

—¡Cógelo!

[¡Okey, Relámpago en Cadena!]

Inmediatamente después, el cuerpo de Peika brilló y un zombi cercano fue barrido por los relámpagos. Los relámpagos entonces rebotaron a otro zombi cercano, luego rebotaron otra vez a otros zombis de las cercanías. Extrañamente, aunque el relámpago estaba cambiando de objetivo continuamente, no estaba perdiendo energía, sino manteniéndola.

La cadena de relámpagos continuó interminablemente. Acabó con cada zombi en solo unos segundos y rebotó al siguiente, expandiéndose aún más hacia afuera. Era como si una enorme red hubiera sido lanzada sobre el cementerio. Ni mencionarlo, había atrapado la atención del grupo.

—¿¡Qué es esto!?

—¿Es magia de relámpagos? ¡Pero no tenemos un mago de relámpagos en nuestro grupo!

—No, esto es magia elemental. Príncipe Heredero-nim tiene un elemental de relámpagos.

O cierto, la arquera del continente Luka era una elfa. Cuando la miré, me devolvió una reverencia cortés. ¿Eh, no estaba actuando diferente a antes? Antes también tuvo cortesía, pero pude sentir asombro y respeto de ella esta vez.

[¡Amo, esto no herirá a los aliados!]

—¡Los aliados no serán heridos, así que carguen contra el ghoul!

—Ah, todos, los pies de los zombis están atados. ¡Ahora es nuestra oportunidad!

Ante mi grito, Elos dirigió a los miembros del grupo. Paul y Shuna ya estaban dirigiéndose hacia el ghoul con sus escudos. Elos y los demás atacantes siguieron después. El Ghoul Gigante que estaba haciendo su aparición lentamente pareció enojarse ante la masacre de sus secuaces, ya que soltó otro rugido y se mostró por completo.

A diferencia de los zombis, tenía un cuerpo completamente endurecido. Sus garras de acero tenían un brillo malicioso, y sus dos grandes ojos mostraban clara hostilidad. Con casi más de 4 metros de alto, el Ghoul Gigante se veía increíblemente intimidante. En verdad, solo recordaba a los ghoules por ser frágiles llorones. Esperé que el Jefe de Piso el Ghoul Gigante fuera un poco diferente.

—¡E-Eit! ¡Monstruo estúpido, ven y atácame!

No era una línea de unos animados para niños. Era Shuna usando Provocar.

—Eit. ¡Eit!

El ver a Shuna empujando las patas del Ghoul Gigante con su gran escudo era un poco disparejo con su apariencia madura. Era lindo. Sin embargo, el Ghoul Gigante parecía pensar diferente, ya que levantó su pierna y trató de aplastar a Shuna. En un instante, los ojos de Shuna brillaron al inclinar un poco su escudo. Parecía como si tuviera su propia manera de lidiar con eso.

Entonces me volteé hacia los zombis. Los relámpagos de Peika ya habían aniquilado a varios cientos de ellos, pero estaban saliendo más.

[¡Amo, estas cosas siguen apareciendo! ¡Estoy molesta!]

—Protegeré a los que están enfrentando al ghoul. ¡Tempestad!

—¡Kuooooo!

—¿Príncipe Heredero-nim, necesitas alguna asistencia?

Después de que convertí a unas decenas de zombis en pedazos de carne, la arquera elfa me preguntó respetuosamente. Tras ella, Baruela también me estaba mirando. También vi a Paludia mirándome. ¡Concéntrate en sanar a la Señorita Shuna!

Saqué una Poción de Mana del menor grado y la puse en boca.

—Pueden centrarse en el Ghoul Gigante. Peika me protegerá perfectamente y no dejaré que los zombis se acerquen a los demás miembros del grupo.

—Entiendo.

Después de pedirle a Peika que los protegiera, me lancé hacia adelante. Viendo a los recién aparecidos zombis dirigiéndose hacia los atacantes y los tanques, grité.

—¡Bastardos medio podridos, peleen conmigo!

[Usaste Provocar. Atraes los enemigos cercanos hacia ti.]

—Guooooo…

—Humano, arrogante, humano…

—Guooooo…

—Vivo, humano…

Mi Provocar rango medio logró atraer la atención de los zombis al instante. Estas cucarachas todavía seguían saliendo del suelo. Soltando un profundo suspiro, cargué hacia adelante.

—¡Jaaaaap!

Los zombis que colisionaron con mi lanza y armadura explotaron y volaron hacia atrás. Los zombis sin inteligencia continuaron llegando hacia mí como polillas al fuego y por consiguiente consiguieron arder en piezas. Después de limpiar los zombis en línea recta hasta el Ghoul Gigante, el número de zombis pareció disminuir.

—Increíble. No es solo su elemental…

—Príncipe Heredero… Así que por eso es que le dicen Príncipe Heredero.

—…¡O Mitarus!

Las dos arqueras estaban hablando de mí en vez de estar disparando sus flechas, pero cuando Paludia conjuró su hechizo, se espabilaron y comenzaron a atacar al Ghoul Gigante. Por supuesto, la verdad es que no me importaba lo que fuera que hicieran.

—¡El Ghoul Gigante está atacando con sus garras!

Escuché el eco de la voz de Elos por todo el cementerio. Al mismo tiempo, se escuchó un silbido cortando el aire. Cuando volteé mi cara hacia la dirección de la que vino, el Ghoul Gigante estaba golpeando en forma de cruz con sus dos brazos. Veneno se escurría desde las puntas de sus garras y trató de envolver con ellas a todos a los miembros del grupo. Con expresión de shock, rápidamente corrieron para evadirlo.

—¡Bien, lo esquivamos!

¡Oye, no estés tan orgulloso después de evitar un ataque tan fácil! ¡Ah, uno seguido!

—¡PAUL!

Coff, me iré primero.

Diciendo lo mismo de hace 4 años, Paul desapareció. ¡Él también fue el primero en morir años atrás! ¿Qué es esta sensación de deja vú? ¿Ese tipo, es qué es tan débil? ¿Cómo podía un tanque ser tan lento? ¡¿Además, para que ser un tanque si vas a morir de un golpe?! Innumerables preguntas y molestos gritos resonaron en mi mente.

—¿Señorita Shuna, estarás bien por tu cuenta?

—¡No te…kyak, preocupes!

Aunque el grito me preocupó, Shuna estaba soportándolo firme, posiblemente gracias a esa bendición del dios guardián de su familia. Ya que no podía correr a ayudarla en este momento, puse mis preocupaciones a un lado. Decidí concentrarme primero en encargarme de todos los zombis.

—Ah, estoy usando muchas de mis pociones hoy.

Diciendo eso, las Pociones Dobles de 300 oros eran verdaderamente deliciosas. Mientras estaba en ello, puse una mano en mi cintura y puse una expresión refrescante como si estuviera haciendo un comercial de una bebida energética. Mientras estaba divirtiéndome, los zombis cercanos saltaron hacia mí con sus garras y dientes. El resultado fue el esperado. Sus garras y dientes se hicieron añicos sin siquiera dejarme un rasguño.

Aun así, simplemente no podía perdonar a los pervertidos zombis por tratar de morder mi cuello. Pateé a los zombis por aquí y por allá. Incluso mis patadas podían matar instantáneamente a estos debiluchos.

—¿Eh, Príncipe Heredero-nim era un tanque?

—Es tan fuerte.

—Puede desempeñar todos los papeles e incluso tiene un elemental. De verdad que es…

[¡Es porque es mi Amo. ¿¡Qué no es guay!? ¿¡Qué no es asombroso!?]

Peika se había unido a los miembros del grupo antes de que me diera cuenta y estaba alardeando sobre mí. No había problema ya que convertía a los zombis alrededor de ellos en cenizas, pero era embarazoso, así que esperaba que se detuvieran.

—¡O benigno Mitarus, vuélvete uno con mis aliados!

Los conjuros sagrados de Paludia eran especialmente efectivos contra los monstruos no muertos y tenían el efecto de debilitarlos. Más importante aún, sanaba a Shuna —quien estaba bloqueando los ataques del Ghoul Gigante con dificultad— e incluso restauraba su aguante.

—¡Gracias, Ludia!

—¡Céntrate en tu adversario! ¡Los refuerzos ya vienen!

—¡Guerreros, ataquen! Los ataques del ghoul están bloqueados. ¡Ahora es nuestra oportunidad!

—¡Kuooooooo!

Estar en un grupo de raid se sentía refrescante. Los Guerreros gritaban, los sanadores conjuraban y los líderes de grupo daban órdenes sin parar. Incluso me sentí un poco nostálgico al recordar nuestro raid del piso 5.

Por supuesto, eso era el pasado y esta era la realidad. Antes de siquiera notarlo, dos personas más habían muerto.

Fue la mujer del estoque del continente Luka y un espadachín del continente Pilos. Era vergonzoso.

—¡Kuk, el ghoul es demasiado fuerte! ¡No podemos ni dejar que nos rasguñe!

—¡Señorita Shuna, Señorita Shuna!

—¡Sí, lo estoy bloqueando!

Los guerreros sobrevivientes esquivaron los ataques del ghoul con sus vidas en la raya y Shuna corría, tratando de bloquear los ataques con su gran escudo. Aunque hizo lo que pudo para atraer su atención, el Ghoul Gigante se enfurecía y cambiaba su objetivo cada vez que un atacante lo golpeaba siquiera una vez. En ese sentido, era mucho más inteligente que cualquier otro Jefe de Piso de antes. Hizo que fuera mucho más difícil para el tanque mantener su aggro.

Llegué a la conclusión de que todos menos Shuna morirían si esto continuaba.

—¡Elos, cambio!

—¡Sí, cambio!…¿Cambio?

Levanté mi Lanza Negra de Tierra y la mecí horizontalmente con gran fuerza. Con Extensión de Lanza, el rango de la lanza llegó instantáneamente a los 5 metros y los zombis en un radio de 5 metros murieron con un solo swing.

—Todos protejan a los atacantes de larga distancia. Yo me encargaré del Ghoul Gigante.

—¿Qué? Espera, Shin.

—Usa lo que puedas. ¿Subir de nivel tiene prioridad antes que tu orgullo, cierto?

Ante mis palabras, Elos cerró su boca. Debe haberse dado cuenta…

De que estaba extremadamente decepcionado de los miembros de mi grupo.


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

4 comentarios

  1. Estos noobs, no estan al kivel de Shin.
    Bueno… solo Shuna como el lo menciona se acerca un poco pero eso es por que el es un monstruo.
    Gracias por la traduccion, nos vemos luego.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s