Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 51


Me quedé dormido. Esa es mi única excusa xd
Disfruten de la lectura.

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san


-Hermes (6)-

Fue solo después que pasaron dos horas que la situación cambió. En ese momento, padre y yo estábamos asando un lomo de cerdo sobre un una parrilla caliente. Aunque los soldados en el campo de batalla se veían y actuaban como humanos, después de que nos dimos cuenta de que eran monstruos creados por la mazmorra, dejamos de preocuparnos de si se mataban o se aliaban.

— ¿Padre, por qué tienes lomo de cerdo en tu inventario? Ñom, ñom.

Traga. ¿Qué no sabes? ¡Si pones carne en tu inventario, estará más fresca que si la hubieras guardado en el refrigerador de más alta tecnología! ¡Puedes guardarla justo después de cortarla para una alcanzar un máximo de frescura!

— ¡Ah, yo también he probado eso antes!

Usé el mismo principio cuando le compré una hamburguesa a Yua. ¡Ya veo, entonces es por eso que padre llevaba carne en su inventario! Aunque frecuentemente comía mis comidas en la mazmorra, nunca pensé en traer carne. ¡Como era de esperar de un explorador de mazmorras de 27 años! ¡Lo único que hizo no fue cazar orcos durante 20 años!

— Toma, bebe.

— Oh, debería ser yo el que llene tu vaso.

Después de intercambiar algo de soju, bromeamos mientras hablábamos. De repente, sin embargo, sentí una mirada sobre mí.

— ¿Padre, notaste eso?

— ¿Eh? ¿Notar qué?

Había pensado esto por un tiempo, pero padre tenía sentidos más débiles que yo. Le pregunté a Peika que estaba sentada sobre mi cabeza bebiendo gotas de alcohol de su copa de tamaño mini para elemental.

— ¿Peika, puedes examinar el área?

[¿Hmnya? ¿Amo, que es un exinar?]

— Ah…

«Eso no es siquiera una palabra…»

Me di cuenta de que Peika estaba inmovilizada. No sabía que los elementales eran débiles al alcohol. Fue mi error. ¡Había caído por la adorable súplica de Peika al pedirme un jugo que no había visto nunca antes!

Mientras estaba distraído por la apariencia de Peika borracha, la mirada que estaba observándonos había desaparecido. Al parecer padre finalmente había notado algo ya que estaba mirando alrededor, pero era demasiado tarde.

— ¿Hm, fue eso un zombi?

— Tal vez fue un animal salvaje que quería comer algo de carne.

[¡Amooooo! ¿¡Qué es un exinar!?]

Por supuesto, no pensé que fuera nada. Aun así, no podíamos hacer nada por ahora excepto seguir comiendo carne. Por eso, decidí dejar  que las cosas pasen. ¡También, Peika, exinar no es una palabra!

El crepúsculo había pasado y la noche se acercaba.

Padre fue el primero en dormir, y yo hice guardia. Después de tres horas, padre se levantó y yo dormí. Cuando me desperté después de tres horas de sueño, todavía era el medio de la noche. Bajo el oscuro cielo sin estrellas, solo una pálida luna estaba alumbrando el mundo.

Parecía que los soldados no querían luchar en la noche, ya que ambos lados habían regresado a sus campamentos. Sin embargo, los cadáveres de los soldados muertos todavía estaban en el campo de batalla. El sofocante hedor a sangre había perneado el lugar y ahora estaba incluso llegando hasta donde estábamos.

— Parece como si esos cadáveres fueran a levantarse.

— Por supuesto. ¿De dónde más iban a salir los zombis?

Manteniendo nuestros ojos en el cruel campo de batalla, merendamos un poco de ramen instantáneo. Me di cuenta que hacer grupo con padre me provocaba que siguiera comiendo cosas. Usualmente, la gente comía menos según envejecían, pero padre siempre tenía algo en su boca, diciendo que un artista marcial debe comer bien. Con este hábito siguiéndolo hasta la mazmorra, su inventario probablemente estaba lleno de comida.

Una vez que comenzaba a concentrarme en la mazmorra, no me gustaba comer nada antes de completar un piso. Por eso, era un poco difícil adecuarme al estilo de padre. A Peika, por otro lado, parecían gustarle los fideos de ramen, ya que se los comió felizmente uno a la vez.

[Esto está rico. No existe en el Reino Espiritual.]

— Come bastante.

[¡Amo, te amo[1]!]

Cuando acaricié la cabeza de Pieka mientras ella sorbía más fideos de ramen, padre interrumpió.

— ¿A que le has estado hablando desde hace un rato?

— Te lo dije, me convertí en un Elementalista.

— ¿Yo también puedo adoptar uno?

— Los Elementales no son mascotas.

— Ah, tres se levantaron.

— No cuentes elementales así… ¿Qué?

— Tres se levantaron.

Miré hacia el campo de batalla.

Bajo la luz de la luna, los una vez muertos estaban alzándose. Pudimos notarlo por nuestros sentidos fortalecidos debido a los niveles subidos. Tomará un tiempo antes de que cada campamento lo descubra.

— ¿Qué quieres hacer? —Padre preguntó.

— Cazarlos, por supuesto. ¡Odio ser apuñalado por la espalda… por lo tanto!

Respondiéndole a padre, lancé mi lanza hacia la oscuridad. No tenía suficiente tiempo para usar Aura Espiritual, pero Golpe Heroico fue activado. Con su radiante luz blanca, voló por el aire como un relámpago. Era mucho más rápida que antes. Estuve sorprendido ya que no sabía que el 15% de aumento se aplicaba a las armas arrojadas.

— ¡Kuk!

[Obtuviste 1,500 oros.]

— ¡Beldon murió!

— ¡Esos tipos nos descubrieron!

— ¡Mátenlos antes de que nos asesinen!

Inmediatamente después, apunté mis manos hacia el lugar donde venían las voces y le ordené a Pieka.

— ¡Ya es muy tarde! ¡Peika!

[¡Explosión Trueno!]

Después de tragarse el fideo de ramen que tenía en la boca, Peika gritó mientras brilló con una luz dorada. Un rayo tan grueso como mi brazo se disparó desde su cuerpo, alumbrando la oscuridad.

— ¡El escudo!

— ¡Kuk, la magia de escudo se rompió!

— ¿¡Un elemental!? ¡¿Quiénes son ellos?!

Inmediatamente después de que llamé a Peika, agarré la Lanza Plateada de mi inventario y cargué hacia adelante. Gracias a Embate, mi velocidad de carrera era incomparablemente más rápida que antes. Mi objetivo era la multitud que estaba en la distancia quienes sospechaba eran los responsables de hacer los zombis.

Padre y yo los notamos al mismo tiempo que notamos a los zombis. Había cinco… no, cuatro de ellos, ya que uno de ellos ya estaba muerto. Todos tenían capuchas negras envueltas sobre sus cabezas y llevaban pequeñas varitas de madera. Eran las extremadamente pequeñas que los magos levarían consigo para esconder su identidad. Con todas estas pistas frente a mí, supuse que eran magos negros.

— ¡El e-escudo no es suficiente para detenerlo!

— ¡Maldición, c-corran!

— ¡Debimos haber usado magia de sigilo!

Podrían haber sido capaces de lidiar con nosotros si hubieran usado magia inmediatamente, pero en vez de eso, entraron en pánico y vacilaron. Podía ser que sus conjuros eran demasiado largos o que no tenían los materiales necesarios para lanzarlos. Sin embargo, ese no era mi problema.

— ¡E-Espera! ¡Incluso si nos matas, no puedes detener lo que está sucediendo!

Uno de ellos gritó en una voz aguda. Era una mujer. Sin embargo, ya que ya me había decidido en matarlos, su sexo no importaba. Eran monstruos. Eran monstruos.

Así es. Eran monstruos.

— Si no os matamos, ¿Qué vais a hacer con nosotros?

— Por supuesto que vamos a matarl–

— ¡Tempestad Elemental!

[Kukuku, dueño de poder fuerte me llama.]
[Destrucción. Sangre fluyendo entre gritos ensordecedores. Eso es lo que quiero.]
[Destrozó magos negros. ¡Él es justo de mi tipo!]

A causa del lugar en el que me encontraba, los elementales que venían a asistirme eran todos oscuros. Con suerte, no me debilitaría por eso. Mi lanza estaba brillando con una luz negra por los elementales. Hice una estocada hacia adelante, y una tormenta barrió toda el área.

— ¡Flecha de Oscuridad! ¡Kuaaaak!

— ¡E-Escudo! ¡Kuk!

Tempestad Elemental era una habilidad que hirió gravemente a los Jefe de Piso. Unos magos cualesquiera no podían esperar bloquearla. Tres de los magos negros fallaron en sus intentos de bloquear Tempestad Elemental y fueron destrozados inmediatamente en pedazos. Aunque fue solo por un momento, mis ojos apreciaron una escena un poco atroz.

Maldición. Había usado Tempestad Elemental para matarlos rápidamente, pero terminé viendo algo desagradable. Era algo bueno que los monstruos que morían en la mazmorra desaparecieran sin dejar rastros, dejando atrás solo el botín y no sus restos.

— ¡Kujak! ¡Jaa, jaa…maldición, tan fuerte…!

Por coincidencia, el mago negro, que había hablado brevemente, fue el único que pudo escapar al rango de Tempestad Elemental. Al parecer ella abandonó el tratar de bloquearlo con magia y en su lugar lo dio todo para usar sus piernas para correr. Aun así, no pudo evadirlo por completo. Su capucha fue destrozada y su espalda estaba severamente herida. Tosiendo un buche de sangre, abrió su boca con gran dificultad.

— ¡Coff, el sueño de Extraños Cuervos Alados no terminará en un lugar como este…!

— ¡Extraños Cuervos Alados!

— A-Así es. A partir de esta guerra, haremos que el mundo sepa de nuestra existen…

— Ah, está bien. Bueno, adiós.

Corté su cabeza con mi lanza. Solo tenía que ganar la Mazmorra de Evento. No me importaba realmente la historia detallada. Como para probar que ella era un monstruo creado por la mazmorra, se convirtió en partículas de luz y se dispersó en el aire.

[Obtuviste 2,000 oros.]
[Obtuviste el Diario de Cuervos Alados Extraños.]
[¡Lograste borrar a la mente maestra! Puntos serán añadidos a tu puntuación final.]

Recogí mi Lanza Negra de Tierra al escupir en el suelo. Cosas nauseabundas eran nauseabundas sin importar que me dijera a mí mismo.

— Me siento asqueado.

— Eso es normal. También hablaban como humanos.

— ¿Pero son monstruos, cierto?

— Sí, son monstruos. Así que no te preocupes por eso, hijo.

Me sentí mucho mejor con el consuelo de padre. Aunque no esperaba mucho de él antes de entrar a la mazmorra, estaba agradecido de que estuviera aquí. Era verdaderamente confiable.

No dije mis pensamientos en voz alta. Entre padre e hijo, no era necesario.

También me di cuenta de algo importante. Las Mazmorras de Evento eran completadas cuando los monstruos jefe eran matados. Sin embargo, recibimos un mensaje diciendo que puntos eran añadidos a nuestra puntuación final. En otras palabras, el proceso por el cual completábamos una Mazmorra de Evento también era importante.

Me preguntaba si hubiera sido aún más alta si me hubiera puesto salvaje en el campo de batalla. Sin embargo, dejé de pensar en ello, ya que era demasiado tarde.

En vez de eso, abrí el Diario de Extraños Cuervos Alados. Mostraba cuanto odiaban a sus países, las cosas que habían hecho y lo que planeaban para el futuro. Me salté la mayor parte de la información y miré en la parte que ayuda a explicar la situación actual. Con suerte, pensé que podría descubrir una manera de aumentar aún más la puntuación final.

Sí, estaba.

— Solo hay una única cosa por hacer. ¡Juk!

Al mismo tiempo que traté de cambiar el tema para aliviar el morboso estado de ánimo, volteé mi cabeza hacia el campo de batalla y no pude evitar quedarme sin aliento al ver a los zombis levantarse uno a uno. Ambos ejércitos se habían dado cuenta de lo que estaba pasando, pero la cantidad de zombis estaba aumentando demasiado rápido para que ellos respondieran apropiadamente. Al final, los oficiales al mando de ambos ejércitos habían llevado a sus soldados a una batalla nocturna.

— ¡Esos bastardos usaron magia negra en nuestros camaradas en armas!

— ¡Mátenlos! ¡Dejen a nuestros camaradas descansar en paz!

— ¡Guooooo!

— Oh no, es demasiado tarde.

Los magos barrieron a los zombis con magia a gran escala, y los soldados de a pie comenzaron a luchar después. ¿Qué estaban pensando? ¡A menos que fueran como mi padre, se convertirían en zombis en el momento en que fueran siquiera arañados! Los generales al mando que enviarían a sus soldados a una batalla en una situación como esta no estaban cuerdos.

Resultó ser que, los oficiales al mando de verdad no estaban cuerdos.

Después de leer el diario un poco más, descubrí que los magos negros no habían usado magia negra solo en los cadáveres. Ya habían hecho sus jugadas sobre los generales al mando.

Ser capaces de afectar a los superiores de ambos ejércitos significaba que había espías infiltrados en ambos gobiernos. Sorprendentemente, este Extraños Cuervos Alados podrían ser una organización bastante grande.

Por supuesto, de verdad no importaba esto. Simplemente me preguntaba si detener sus planes aumentaría mi puntuación final, pero al parecer era demasiado tarde.

Los soldados ya estaban luchando entre ellos, y los zombis interrumpían y los mordían. Lentamente, el número de zombis en el campo de batalla estaba creciendo. Lo que estaba presenciando era ciertamente merecedor de hacerme sentir miedo. Sin embargo, una voz que acabó con el temor llegó a mis oídos.

— ¿Cuándo va a parecer el zombi gigante?

— Padre, de verdad respeto este lado tuyo.

Padre estaba estirando sus piernas como si estuviera triste por haberse perdido la oportunidad de luchar contra los magos negros. Era casi como un cachorro esperando que alguien le diga “¡atrapa!”. Mi tensión murió con ello.

— ¿Guao, que son, cucarachas? Sí que se multiplican rápido.

— Son seriamente espeluznantes. Siento como si insectos estuvieran arrastrándose sobre mí.

En un pestañear, los zombis estaban abrumando a los humanos. Los caballeros que sabían cómo usar mana y los magos que parecían haber notado que algo estaba mal, ya hacía tiempo que habían escapado del campo de batalla o habían regresado para quejarse a sus superiores. Sin embargo, los zombis también estaban alzándose desde los campamentos.

Dándose cuenta de que sus oficiales se convirtieron en zombis que lo único que podían hacer era gemir, los caballeros y magos explotaron su mana y masacraron a los muertos vivientes. El problema era que habían demasiados zombis. Al final, la mayoría de ellos huyó después de darse cuenta de la situación en que estaban. Ahora, solo soldados normales quedaban en el campo de batalla. Eran simplemente comida para los zombis. Por ahora, había más de 100,000 de ellos. Cuando estaba sintiéndome nervioso por el inmenso número de zombis, padre habló.

— Veamos. Por cada dos o más es un promedio de 70 oros, así que eso es 35 oro por zombi. Ya que somos dos, lo dividimos a la mitad… lo que quiere decir que son 17 oros por zombi. Así que si los mato a todos, son 1,7 millones de oros. ¡Eso son 349 millones de wones! Eso es un collar caro para mi esposa e incluso resuelve los fondos de matrimonio para Yua. ¡Oooooh, hijo! ¡Este lugar es una mina de oro!

— ¿¡Eso es lo qué estás pensando en esta situación, padre!?

¡Cancelo lo que dije acerca de él siendo confiable!

¡Esta persona no tuvo ningún dilema moral en primer lugar!

[1]NT – Lol pun not intended!!!!!!!


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s