Súper Gen Divino – Capítulo 32: Un ritual entre hombres


¡Feliz año 2018 a todos!

, y una vez cumplidas las formalidades…

No publicamos capítulos de esta novela para Navidad ni para Año Nuevo pero no nos hemos olvidado de vosotros así que os traemos un capítulo de nuestro “Destructor de Culos” favorito…

¡Disfrútenlo!

 


La bestia de Dientes de Cobre alimentada por Han Sen se había vuelto de color púrpura y más grande en tamaño dos meses después de que se había convertido en una criatura mutante.

“Poder seguir avanzando en este mundo depende de ti. Por favor, conviértete pronto en una criatura divina.” Han Sen miró el color púrpura de su piel y pensó que ya era hora.

A juzgar por la situación, una criatura mutante tardaría unos tres meses en convertirse en una criatura divina. Este período no era ni demasiado largo ni demasiado corto. Era casi imposible para la mayoría de la gente cazar una criatura divina en sólo tres meses. Incluso Qin Xuan podría ser incapaz de cazar una criatura divina durante un año.

Ahora, con el cristal negro, Han Sen podía tener una criatura divina cada tres meses, lo cual era simplemente increíble.

“Sólo dame suficiente tiempo, y podría evolucionar fácilmente con los cuatro tipos de genes al máximo. Para entonces, ganaré el título de aristócrata divino con seguridad.” Han Sen se estaba excitando.

No vio a Qin Xuan en la estación de teletransporte camino a casa. Podría estar cansada de este juego o simplemente ocupada.

Fuera de la estación, vio a una chica que estaba de pie al borde de la carretera y dejó de caminar.

Era Xue Xi, la chica que creció con Zhang Danfeng y él.

Xue Xi pertenecía a una familia monoparental y su madre la había criado trabajando en la empresa del padre de Han Sen. Sin nadie que la cuidara, su madre a menudo la había llevado al trabajo y siempre había jugado con Zhang Danfeng y Han Sen.

Más tarde, Han Sen se enteró de que el padre de Xue Xi seguía vivo y encontró a su madre y a ella. Después del incidente de su padre, Han Sen no tuvo la energía para aprender más sobre su familia. Pero sí se enteró de que era una hija ilegítima y su padre sólo la recuperó después de que su esposa falleciera.

“¡Sen!” Xue Xi también vio a Han Sen y exclamó.

“¿Por qué estás aquí?” Preguntó Han Sen, desconcertado.

“Sen, tengo más de 16 años y ahora puedo entrar en El Santuario de Dios.” Dijo Xue Xi riéndose entre dientes.

“¿Tan rápido?” Han Sen estaba asustado. En su mente, Xue Xi era una niña pequeña, y ahora incluso podía entrar en El Santuario de Dios.

“Sólo soy unos meses más joven que tú. Deja de pensar en mí como una niña.” Xue Xi dijo descontenta.

“Efectivamente. ¡Cómo pasa el tiempo!” Han Sen miró su cuerpo bien desarrollado y sonrió. Ya no era una niña pequeña.

Xue Xi se sonrojó mientras Han Sen la miraba. Cuando estaba a punto de decir algo, hubo un rugido de un motor y vieron a un joven bien vestido bajando de una aeronave privada aparcada al borde de la carretera.

El joven tenía unos 20 años, y la aeronave privada valía más de diez millones.

“Hermana, te dije antes que usaras nuestro equipo privado de teletransporte. Es inevitable que nos encontremos con gente molesta en una estación de teletransporte.” El joven ni siquiera miró a Han Sen y se dirigió directamente a Xue Xi.

“Hermano, él es mi amigo de la infancia” Xue Xi explicó inmediatamente.

“Bien, deberíamos regresar.” El joven ignoró su explicación, tomó su mano y la condujo al avión.

“Sen, volveré.” Xue Xi le dijo en voz baja a Han Sen antes de irse.

El joven regresó para advertirle a Han Sen. “Gente como tú no es digna de ser su amigo. Déjala en paz o te arrepentirás.”

“¿Estás hablando conmigo?” Han Sen lo miró.

“¿No crees lo que dije?” El joven se adelantó de repente, y golpeó velozmente la parte baja del abdomen de Han Sen con una rodilla.

Estaba muy cerca de Han Sen y era increíblemente rápido. Su rodilla de repente se acercó a Han Sen.

Han Sen parecía calmado, pero se mofaba en secreto. “Nada es mejor para el cuerpo a cuerpo que el Demonio Libertino. Ni siquiera Qin Xuan se atreve a dejar acercarme ahora.”

Inclinándose hacia un lado, Han Sen evitó su rodilla y afianzó su pierna detrás de la de su contrario. Han Sen entonces agarró al joven por el cuello y lo jaló con fuerza.

* ¡Bang! *

El joven perdió el equilibrio inmediatamente y cayó al suelo.

Tirado en el suelo, miró asombrado a Han Sen y ni se acordo de levantarse. No esperaba que su golpe fuera evitado y no podía creer que hubiera sido derribado por Han Sen.

“Sen, ¿qué ha pasado?” Viendo que las cosas iban mal, Xue Xi corrió desde el avión y ayudó al joven a levantarse.

“Nada, sólo un ritual entre hombres. Es tarde y tengo que irme. Comamos juntos alguna vez.” Han Sen sonrió, se despidió y fue a la estación de tren.

“Hermano, ¿estás bien?” Preguntó Xue Xi al joven.

“Interesante… realmente interesante…” El joven contempló marcharse a Han Sen con una extraña sonrisa.

Viendo al joven sonriendo, Xue Xi se puso nerviosa de repente. “Hermano, no te metas con él. No lo decía en serio.”

“Me ha hecho caer aun sin proponérselo. Si se lo hubiese propuesto, ¿entonces yo, Fang Jingqi, habría muerto?” Dijo con los ojos entrecerrados.

“Hermano… eso no es lo que quise decir…” Xue Xi entró en pánico y no sabía cómo explicarse.

“No te preocupes hermana. Como él dijo, era un ritual entre hombres, ya le devolveré el favor.” Fang Jingqi miró hacia donde marchaba Han Sen. “En unos días, por favor, invítalo a cenar en casa.”

“¿Qué?” Xue Xi miró a Fang Jingqi sin poder creer en lo que oía.

 

 


Anuncios

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s