Awakening: Capítulo 221


8vo capítulo patrocinado de un total de 10 de esta semana~~~

Mañana habrá otro capítulo~~~~

Patrocinado por: Felipe Uresti

 


-Onsen-

Después de salir del aeropuerto, al ver a la algo pálida Naoko, Lei Yin no pudo evitar preocuparse un poco. “¿Estás exhausta?”

Naoko sonrió y sacudió su cabeza, y luego dijo: “Estoy bien, solo tengo algo de náuseas, estaré bien en solo un rato.”

Lei Yin no estaba seguro, por lo que dijo: “Vamos a sentaros en la sala de descanso (lounge) * por un minuto, y luego podremos tomar el autobús hasta el hotel.”

“No, estoy realmente bien.”

“Compórtate.” Con eso, con su mano derecha llevando el equipaje y su mano izquierda sujetando su esbelta cintura, Lei Yin caminó hacia la sala de descanso del aeropuerto con Naoko.

Sintiendo la consideración de su amor, el corazón de Naoko fue conmovido y llenado con dulzura. Ella apoyó su cabeza en su hombro mientras colocaba sus brazos (de ella) alrededor de su cintura.

En este momento, el hombre responsable de la recepción notó que Naoko se alejó en lugar de caminar a su lado, por lo que inmediatamente corrió y dijo: “Señorita Hase, nuestro autobús llegará pronto, por favor, venga conmigo, ¿okay?”

Antes de que Naoko pudiera responder, Lei Yin le dijo: “Mi novia está un poco incómoda, quiero llevarla a la sala para tomar un descanso. Después de un momento, iremos al hotel, no tienes que esperar por nosotros.”

“¿Estás bien, Señorita Naoko?” Ese hombre realmente vio su rostro pálido.

“Gracias por su preocupación, Sr. Maruyama, solo necesito descansar un poco.” Naoko le respondió amablemente.

“Si es así, entonces iremos primero, si hay algo, por favor contáctame.”

“Gracias, Sr. Maruyama.”

Cuando Maruyama regresó al punto de reunión, un hombre de 35-36 años le preguntó: “Sr. Maruyama, ¿qué le sucede a la Señorita Hase?”

“Es así Sr. Iketsu, la Señorita Hase Naoko no se siente bien, así que quiere ir al salón del aeropuerto para tomarse un descanso. Después de un minuto, ellos irán en automóvil al hotel para reunirse con nosotros.”

“Resultó ser así.” Iketsu miró a la figura que acaba de entrar en la sala.

Entonces, vino la voz de un joven hombre desde el lado. “Efectivamente, el cuerpo de una mujer hermosa es relativamente débil. Tsk, inesperadamente, esta columnista femenina muy popular ‘Shimizu’ (Agua clara) es muy hermosa. Si lo supiera, iría tras ella.” Este era un hombre alto y delgado que usaba gafas.

“No es demasiado tarde. ¿Qué pasa? ¿tienes miedo? Oh, este no es tu carácter después de todo, Murai.” Una mujer exuberante interrumpió desde un lado.

“¿Quién dice que tengo miedo? Pero, lo que dices tiene sentido, en cualquier caso, ella solo tiene un novio y aún no está casada. Además, su novio es muy promedio.” Dijo Murai quien usaba gafas mientras se tocaba su barbilla.

“¿Cómo es que el auto todavía no ha llegado? Estoy realmente cansada de esperar.” Una mujer de 40 y algo, con maquillaje pesado, se quejó desde un costado.

“Señorita Aso, por favor espere un momento, debería llegar muy pronto.” Maruyama, quien era el responsable de la recepción, dijo de inmediato con una sonrisa.

“Cada año es así, ¿no puedes mejorar un poco tu eficiencia laboral?” Dijo muy impacientemente la mujer de apellido Aso.

“Lo siento, la próxima vez le prestaremos atención a ello.”

“Dices lo mismo cada año, pero todavía sigue igual.”

Maruyama tuvo que seguir disculpándose.

“Olvídalo. Déjame preguntarte, este año ¿por qué incluirías a esa mujer, quien no tiene calificación como escritora y que acaba de poner algunos artículos en la revista, con nosotros?” Preguntó Aso.

“¿Te refieres a la Señorita Hase?”

“Todavía intentando ser estúpido, ¿además de ella quién más puede ser?”

“Es así, los ensayos de la Señorita Hase Naoko en la columna de la revista se están poniendo cada vez más y más populares entre las lectoras, por lo que nuestro presidente decidió invitarla a asistir a esta reunión.”

Aso resopló. “Humph, ella no es nada más que una recién llegada que acaba de hacer su debut, quiero ver cuánto tiempo puede mantenerse popular.”

Al escuchar esta conversación, de pie no muy lejos, Akagi Miho le susurró a Iketsu y Murai: “Esa mujer realmente está aquí. Realmente admiro su descaro. Ya tiene cuarenta años, pero cada año aún participa en la conferencia de jóvenes escritores.”

“No hay nada que podamos hacer, ella es la esposa del antiguo presidente, por lo que el presidente actual tiene que darle algo de cara.” Murai extendió sus manos y dijo. “Escuché que el antiguo presidente se divorció de ella. ¿Es esto cierto?” Iketsu interrumpió.

“Quién sabe, pero con esa personalidad de hierba siempre más verde que el otro lado de esa vieja cabra, no es imposible. En aquellos días, a ese viejo realmente le gustaba acosarme, pero afortunadamente se retiró temprano debido a ese asunto.” Dijo alegremente Akagi Miho.

Viendo la figura regordeta de Akagi Miho, Murai no pudo evitar tragarse un poco de su saliva.

Finalmente, el autobús los recogió, por lo que este grupo de más de 20 escritores jóvenes populares o semi-popilares de Tokio ingresaron al autobús uno por uno.

Cuando el otoño llegaba, el clima comenzaba a enfriarse. La Asociación de Jóvenes Escritores ha organizado un lugar muy especial para su alojamiento no lejos de Nagoya, en un hotel en el Condado de Gifu donde había un Onsen al lado.

En el autobús al hotel, Naoko se apoyó en su hombro y dijo: “Lei, estoy realmente feliz.”

Lei Yin se inclinó y besó su frente. “Si piensas que esa gente es demasiado ruidosa, nos moveremos a otro hotel. De todos modos, hay muchos hoteles aquí.”

Naoko no habló, solo lo miró silenciosamente. Después de un tiempo, con mejillas sonrojadas, repentinamente extendió su cuello y besó sus labios, y luego retiró su cabeza nuevamente dentro sus brazos.

Lei Yin sonrió y acarició suavemente su cabello en la parte posterior de su cuello.

La Ciudad de Gero en la Prefectura Gifu era famosa por sus onsens. Ellos viajaron en el autobús desde Nagoya todo el camino hacia el norte durante dos horas hasta que llegaron a Gero, su destino.

Usando la dirección dada por Maruyama quien estaba a cargo de la recepción, Lei Yin llevó directamente a Naoko a su hotel.

Este era un hotel de tamaño medio de viejo estilo, con un diseño de estilo antiguo y una decoración antigua de madera en la entrada, demostrando que este hotel tenía por lo menos décadas de antigüedad.

Después de entrar, y después de negociar su estancia con la mujer del servicio del hotel, ella inmediatamente los llevó a su habitación doble reservada.

Aunque la Asociación de Jóvenes Escritores estaba dispuesta a pagar las entradas, junto con el alojamiento, Lei Yin no quería deberlas a ninguna de ellas, por lo que pagó las entradas de él y Naoko, así como la habitación del hotel. Y debido a que no le gustaba demasiado el ruido, deliberadamente reservó una habitación relativamente tranquila.

“Tómate una buena noche de descanso primero. Te despertaré cuando vayamos a comer.” Después de poner el equipaje, Lei Yin le dijo a Naoko.

“¿A dónde vas?” Llegando a este nuevo entorno, Naoko no quería estar separada de Lei Yin ni siquiera por un minuto.

“Tonta, no voy a ir a ninguna parte, solo voy a dormir.”

“Lei, duerme conmigo, ¿okay?” Ella suplicó suavemente en sus brazos.

Lei Yin no tuvo otra opción que llevarla a la cama, quitarse su abrigo y luego acostarse junto a ella.

Al ver que él había aceptado su pedido, Naoko se aferró felizmente a su cintura.

Después de cubrir la sábana sobre su cuerpo (de ella), Lei Yin le dijo al oído: “Tú, te estás poniendo cada vez más y más mimada.”

Naoko sofocó una sonrisa mientras apoyaba su cara sobre su pecho.

Después de dormir cómodamente durante la noche, Naoko, su persona (cuerpo) completa, se volvió radiante y más hermosa y seductora. Cuando caminó hacia el área de comedor del hotel con Lei Yin, todos los hombres la miraron fijamente.

“¿Les importa si nos sentamos aquí?” Cuando Lei Yin y Naoko estaban tomando sus comidas, la pechugona Akagi Miho y el cuatro-ojos Murai se acercaron.

“Hola Señorita Akagi, Sr. Murai.” Naoko los saludó cortésmente.

“Señorita Hase, soy su fiel lectora. Eres la mejor escritora que he visto para escribir ensayos sobre mujeres.” Akagi Miho se sentó junto a Naoko, actuando como si fueran mejores amigas. Al ver que ella se sentó, Murai también tomó asiento.

“Me halagas, en comparación con tu serie de novelas, simplemente no soy nada.” Naoko respondió modestamente.

En este momento, Murai interrumpió: “Aunque me estoy arriesgando a ridiculizarme por la Señorita Hase, en realidad me gustó lo que escribiste en la columna de mujeres, aunque soy un hombre.”

“Me halaga, Sr. Murai.”

“¿Me pregunto si has pensando en escribir una novela? Basado en tu talento literario, debería ser popular.” Murai continuó tratando de halagarla.

“Por ahora, no tengo ningún pensamiento sobre eso.”

“Conozco a muchos amigos del mundo editorial. Si alguna vez quieres publicar una novela, siempre puedes buscarme. Esta es mi tarjeta de presentación, si alguna vez necesitas algo, solo llámame cuando quieras.” Murai le entregó una tarjeta de presentación.

“Gracias.” Naoko no sabía cómo lidiar con su excesivo entusiasmo.

“Naoko, tu comida se está enfriando.” Lei Yin colocó un trozo de comida en su plato. También usó esto como pretexto para desechar al hombre que siguió haciendo preguntas.

Al ver que el que lo interrumpió era, justificablemente, el novio, aunque Murai estaba un poco enojado, no había nada que él pudiera hacer.

“Si puedo preguntar, ¿en qué línea de trabajo está usted, Sr. Gennai?” Akagi Miho se volteó para mirar a Lei Yin y preguntó.

Lei Yin respondió casualmente: “Algunas veces juego en el mercado de valores, así que puedes llamarme un profesional independiente.”

“Esa es una profesión rara, pero debería ser un poco más fácil que nosotros los escritores. Para nosotros, siempre estamos obligados a terminar el manuscrito por un grupo de personas que básicamente no son diferentes a los cobradores de deudas. Cuando ya no tienes ningún punto de venta, no solo no tienes la pensión de retiro, también no puede solicitar el seguro de desempleo. Por lo general, nos quedamos hasta tarde, pero no solo no tenemos el pago de horas extras, incluso en días festivos, tenemos que sentarnos dentro de nuestro cuarto de trabajo, abusándonos de nosotros mismos. Además, después de escribir minuciosamente nuestro trabajo, también tenemos que aceptar a esos presumidos y egoístas que nunca publican ningún trabajo, esas personas que se autodenominan criticos para señalarnos con sus dedos.” Akagi Miho estaba cada vez más emocionada hasta que finalmente ella simplemente llamó al camarero para que le trajera otro vaso de vino tinto.

“Dime, ¿no crees que los escritores somos miserables?” Después de una ronda de quejas, Akagi Miho, mientras bebía, le dio unas palmaditas en el hombro a Lei Yin.

Con respecto a esta mujer madura, Lei Yin se sintió un poco divertido.

Al ver que Naoko, mientras miraba a Akagi Miho, tenía una pizca de simpatía, Murai tosió secamente y le dijo a este par hablador suyo: “Miho, estás bebiendo demasiado.”

“Bah, ¿crees que soy como tú quien no puede manejar el alcohol? ¿Ustedes chicos saben qué pasó la última vez que fui a beber con este tipo? Dos. Él solo bebió dos vasos de vino e inmediatamente cayó, en presencia de otras personas, nada menos. Todas las personas de ese día lo vieron. ¿No creen que perdió su cara allí?” Dijo Akagi Miho mientras daba unas palmaditas en la mesa, riendo.

Al ver que esta mujer decía algo embarazoso sobre él en frente de esta hermosa chica, Murai no pudo evitar enojarse por vergüenza e inmediatamente se acercó, queriendo alejarla. “Miho, estás borracha. Lo siento, mi amiga está borracha, necesito llevarla de vuelta.”

“Déjame, no estoy borracha. ¿Crees que todos son tan cojos como tú? Señorita Hase, tomemos un baño en el onsen.” Con eso, ella trató de jalar a Naoko para que fuera con ella.

“Señorita Akagi, debería tomar un descanso.” Observando su aspecto de hedor a alcohol, rápidamente instó.

“No te preocupes, soy una buena bebedora, incluso mejor que muchos hombres. Vamos. Mientras estamos allí, podemos hablar sobre cosas de mujeres.” Akagi continuó jalándola.

Naoko no tenía manera de negarse, así que solo le pudo decir a Lei Yin: “Masashi, voy a ir con la señorita Akagi, por favor espérame en la habitación, ¿okay?”

Lei Yin asintió. “Si necesitas algo, llámame por teléfono.”

“Lo sé.” Naoko se alejó con Akagi Miho.

En este momento, la mayoría de las personas se han ido del comedor. Después de comer dos bocados, Lei Yin regresó a la habitación.

En el vestuario de spa solo para mujeres, Naoko se estaba cambiando a una bata de baño. Después de que ella terminó de cambiarse y darse la vuelta, vio a Akagi Miho mirándola extrañamente sin parpadear.

“¿Qué pasa, Señorita Akagi?” Preguntó Naoko, algo desconcertada.

“No es nada. Vamos.” Con eso, la condujo al Onsen.

Nadie más estaba en esta fuente termal, el entorno era muy tranquilo.

Después de probar la temperatura del agua con su mano, Akagi Miho se quitó su bata de baño y la colocó en la cuenca de madera. Luego ella entró al Onsen desnuda. Después de que ella bajó, Naoko se quitó su bata y la siguió.

Gero Onsen fue referido como uno de los tres famosos Onsen de Japón. Ya que, además de su agua clara, libre de impurezas, también era porque podía usarse como tratamiento para algunas enfermedades reumáticas, lesiones deportivas, y tiene un efecto curativo especial sobre la neuralgia y otras enfermedades.

Aunque ella no tiene ninguna de estas enfermedades, cuando todo su cuerpo se empapó en el Onsen, Naoko todavía se sintió muy cómoda.

Akagi Miho se estiró en el agua y dijo: “Parece que el arreglo de esta reunión es bastante bueno.”

Naoko preguntó: “Señorita Akagi, ¿cuántas veces ha asistido a esta reunión?”

“Cinco veces incluyendo esta. Cuando participé en esta reunión por primera vez, estaba muriéndome de emoción, pensando que realmente era valorada. Pero más adelante, después de participar varias veces, descubrí que es solo un bienestar social de tipo simpatía.”

Naoko sonrió a su pesar.

En este momento, Akagi Miho dijo de repente: “Señorita Hase, déjame ayudarte a masajear tus hombros, mi técnica es realmente buena.”

“¿Cómo puede ser esto? No hay necesidad.”

“No es necesario ser cortés, puedes corresponderlo más tarde. Vamos, relájate.” Con eso, fue al lado de Naoko, puso sus manos en sus hombros y lentamente las masajeó.

Al ver lo insistente que era, Naoko no pudo evitar ceder.

Después de un rato, Akagi Miho dijo: “Señorita Hase, tu cuerpo es realmente bueno, esta es la primera vez que veo un cuerpo tan hermoso. Tu cuerpo es tan hermoso que incluso yo, como mujer, no puedo evitar moverme.”

Al escuchar su elogio directo, Naoko no puede evitar enrojecerse: “Me halagas, señorita Akagi, tu figura también es muy buena.”

“Realmente lo digo en serio, rara vez felicito la figura de otras personas. Eres la mujer más hermosa que he visto en mi vida.”

“Me sobre-halaga.”

Naoko descubrió que la mano de Akagi Miho se movió lentamente desde sus hombros hasta sus axilas, y estaba a punto de avanzar.

“Señorita Hase, ¿puedo hacerte una pregunta?”

“¿Qué es?” Naoko se sorprendió al encontrar que la mano de Akagi Miho realmente se movió hacia su pecho, mientras que su otra mano lentamente se movía hacia abajo, hacia su abdomen inferior.

“¿Puede tu novio satisfacerte así?” La mano de Akagi Miho continuó moviéndose hacia abajo.

“Señorita Akagi, por favor, déjeme ir.” Dijo Naoko en pánico.

“Señorita Hase, relájese, te daré una alegría que ningún hombre puede dar. Deberías saber que, hay algunas cosas que solo una mujer puede entender.” Mientras hablaba, su mano nunca dejó de moverse hacia abajo.

Pero en este momento, Naoko apartó forzosamente sus manos e inmediatamente se dirigió al otro lado del Onsen, y luego la miró llena de alerta.

“Señorita Akagi, por favor, contrólese.”

Al ver que se liberó de ella, Akagi Miho estuvo un poco decepcionada.

Después de un tiempo, le dijo a Naoko: “Señorita Hase, no te pongas nerviosa. No obligaré a otras personas. Como no te gusta, no te volveré a tocar.”

Aunque dijo eso, Naoko no se atrevió a acercarse a ella otra vez. Si su toalla no estuviera en la dirección de Akagi Miho, habría dejado este Onsen tan pronto como fuera posible.

Al ver cuán nerviosa estaba, Akagi Miho dijo con una sonrisa: “En realidad, solo quiero que experimentes algunas de las cosas que nunca has experimentado antes, pero nunca pensé que tu reacción sería tan grande. Quédate tranquila, ya que dije que no te volvería a tocar, entonces ya no voy a perder el tiempo.”

Después de echarle una profunda mirada, Naoko dijo: “Señorita Akagi, este comportamiento es incorrecto.”

“No soy realmente lesbiana, solo ocasionalmente hago ese tipo de cosas con otras mujeres. Ya que vi que eres la mujer más hermosa que he visto en mi vida, no pude evitarlo. Parece que realmente te gusta tu novio ya que tu reacción es la más grande entre las mujeres con las que me crucé.”

“Además de él, absolutamente no dejaré que nadie me toque, ni siquiera las mujeres.”

“Humph, ¿qué tan buenos son esos hombres? Ellos son solo animales que son lujuriosos por una belleza. Cuando no tienes valor o ya no eres bella, se desharán de ti como si fueras basura.” Dijo Akagi Miho con una sonrisa burlona.

Mirandola, Naoko dijo: “Aunque no sé por qué tendrías esta idea, definitivamente no es así. Lo siento, tengo que irme, por favor, muévete.”

Akagi Miho sonrió y muy gentilmente se hizo a un lado.

Viendo el camino despejado, Naoko se acercó inmediatamente para recoger su toalla, se la puso y se dirigió al vestuario con prisa.

Viendo su apariencia de “huir en pánico”, Akagi Miho sonrió un poco y luego enterró su cabeza en el agua.

Cuando regresó a su habitación, vio a Lei Yin viendo televisión, así que inmediatamente corrió hacia él.

Sosteniéndola en sus brazos, Lei Yin preguntó en voz baja: “¿Qué pasó?”

Mirando hacia arriba con ojos llenos de preocupación, Naoko lentamente le contó todo.

Después de que ella terminó, Lei Yin frunció el ceño.

“Lei, por favor, no la lastimes, puedo ver que ella es solo una mujer lamentable.” Naoko observó la cara de su amor con preocupación.

Viendo sus ojos, Lei Yin acarició suavemente su cabello. “No te preocupes, no le haré nada.”

Al escuchar sus palabras, Naoko se sintió ligeramente aliviada. “Lei, realmente estuve asustada hace un momento. Solía ​​escuchar sobre eso, pero esta es la primera vez que me encuentro con una persona así.”

“Está todo bien ahora.” Lei Yin dijo suavemente en su oído para consolarla.

“Lei……” Naoko enterró profundamente su cabeza en sus brazos.

 

 

 

 

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n **


Anterior capítulo | TOC Siguiente capítulo

Anuncios

11 comentarios

  1. Felipe Uresti, no se quien eres, ni porque tienes tanto dinero para esta droga, pero déjame decirte algo, si te llegó a conocer, tendrás un six-pack de cervezas. Muchas gracias viejo.

    Tú también Ozkar, te amo de forma no homosexual.

    Muerte a la cerda! Qué la rellenen con especias y la metan al horno.

    Le gusta a 1 persona

  2. Oh… me habia leido ya todo en ingles.. xuando recien iban en el cap 90 algo aqui…no pense q casi ya lograrian alcanzarla… lastima q la traduccion inglesa no avance.. la releere ntonces
    Gracias por la traduccion

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s