Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 28


3er capítulo regular de la semana~~~~

¿Patrocinio? 5 dolares por cap extra aquí ===> [:D]

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san

OJO: Como yo que he leido hasta +150, les sugiero que memoricen lo que sueña shin, peguenlo en alguna nota o algo……porque, luego de haber leido lo de adelante, y regresar a re-leer esto, me di cuenta que leí a lo loco, todo lo que mencionan en este arco, es importante en el futuro…….al menos, leanlo lentamente….digieranlo…..no sean como yo…….
PD: Debi decir esto desde el comienzo de este arco…..pero….se me olvido :v

 


-Puedo Escuchar Tu Voz (5)-

El cielo estaba teñido de negro. Bajo el cielo artificial no había siquiera un rayo de luz que lo atravesara, la mazmorra, habiéndose tragado a todos los retadores, abrió su boca como si buscara más presas. De ahí, los gritos de los muertos y el olor a sangre se escapaban hacia afuera.

[Hijo ¿Estás listo?]

Sosteniendo mi lanza de más de tres metros de largo, miré hacia atrás de mí. Él era un Héroe veterano, un Héroe de la raza humana. No solo él, pero todos aquellos que se habían reunido para limpiar la mazmorra eran igual.

[Sí.]

Respondiéndole ligeramente, revisé mi equipamiento antes de entrar a la mazmorra. Una armadura hecha de un metal de cinco colores, un extraño guantelete emanando un aura de otro mundo, unas botas de placas que no se derretirían ni siquiera en lava. Y finalmente, en mi mano, una lanza blanca pura que rechazaba toda oscuridad.

Finalmente.

[Sharana. Ruyue. Peika. Dortu.]

[¡Estoy lista!]
[¿Qué? Vamos ya de una vez. Estoy lista para alborotarme.]
[¡Acabemos ya con esta mazmorra! Y después vamos a jugar.]
[Soy Dortu. Sigo las órdenes del Amo.]

Con ellos a mi lado, no tendría miedo sin importar a quien me enfrentara. Les di a las chicas una gran sonrisa la cual me devolvieron. Puedo hacerlo. Estaba lleno de confianza.

Alcé la lanza de color blanco puro en mi mano y apunté hacia la entrada de la mazmorra.

[¡Vamos a entrar!]

 

*****

 

—…

Me desperté. Calmadamente levanté mi mano. Era mi mano, la que había visto durante 19 años. Después toque mi cuerpo. Era igual, usando la misma camisa que siempre usaba como pijamas.

—Juu… Juu…

Sentí ganas de vomitar por un intenso dolor de cabeza. ¿Cuántas veces ahora había visto sueños como ese? Podía recordad por lo menos tres… cinco… veinte…

No podía recordar los rostros de la gente que aparecía en mis sueños, pero vagamente recordaba nuestras conversaciones o el paisaje. ¿Eran los sueños de mi futuro? No, podía ser un arruinado…

[¡Prince-nim!]
[¡Ce-le-bri-dad!]
[Huele bien.]
[¡Kyaa! ¡Miró para acá!]

Por la ventana ligeramente abierta, vi al viento formar remolinos. Unas pequeñas masas de luz azul estaban jugueteando alrededor. Ellos deben ser los dueños de las voces que he estado escuchando recientemente y había tratado de ignorar. Estas pequeñas y revoltosas existencias sostenían poderes incompresibles. Elementales.

Me volví seguro en este momento. Desperté.

Maestría Espiritual y Manifestación Deifica. ¿Era realmente una coincidencia que haya aprendido estas dos habilidades? Permanecí dubitativo. Al principio, pensé que Manifestación Deifica era una habilidad que me permitiría aprender un método de cultivación de mana, y pensé que Maestría Espiritual solo haría a Manifestación Deifica más fuerte.

Ahora que había despertado mi habilidad, estas dos habilidades tenían dos propósitos completamente diferentes. ¿Era este el plan de alguien? ¿De ser así, quien era este alguien? ¿Era el que creó la mazmorra? ¿Siquiera esa existencia sería una persona?

Cosas que nunca había pensado inundaron mi mente. Sin embargo…

¡Abofetear!

—Muy bien.

Mientras frotaba mis mejillas hinchadas, regresé a la realidad. Aun si tratara de recordar, no podía recordar lo que no podía recordar. Solo tenía que hacer las cosas que estaban en mi poder. ¿Entonces que eran ellos?

Era formar un contrato.

—    Hay muchos elementales en la Tierra, pero solo no puedo perder tiempo buscando a mi pareja.

Me di cuenta al escuchar a las voces de los muchos elementales en los pasados días. La tierra estaba llena de ellos. Aunque, no sabía si siempre estaban ahí, o si aparecieron después de las Dos Lunas.

Lentamente recordé mi habilidad. Elementalista. Si fuera a llamarlo de alguna forma, sería eso. Podía sentir a los elementales, verlos y usar sus poderes al formar contratos con ellos.

Contratos.

El lenguaje para ello ya estaba preparado. Casi como si lo hubiera sabido durante toda mi vida, estaba grabado en mi mente. Aunque me sentía como un extraño conmigo mismo, pronto ignoré la sensación. Tenía que reconocer que lo que tenía que reconocer. Sin embargo, estaba curioso sobre si todos los Despertados experimentaban la misma sensación.

Por supuesto, solo porque podía escuchar las voces de los elementales y formar contratos con ellos, no quería decir que podía formar un contrato con cualquier elemental al azar. Un Elementalista solo podía ver y formar contratos con los elementales en la misma longitud de onda que el alma del Elementalista.

Según aumentaba la calidad del alma del Elementalista, podría ver más elementales. Sin embargo, yo era todavía un Elementalista novato que no había formado un contrato con ningún elemental. Lo primero que tenía que hacer era encontrar un elemental con la misma longitud de onda que yo.

¿Cómo podía hacer algo así? Yo, por supuesto, no podía viajar por todo el mundo buscando al elemental correcto. Es por eso que el círculo de contrato existía. Era algo que estaba grabado en mi mente cuando desperté como Elementalista. Era un círculo mágico que me conectaba con un elemental cuya longitud de onda coincidiera con la mía.

Primero, empujé mi cama a un lado, entonces comencé a dibujar el círculo mágico en el suelo. Mordí mi dedo, trazando el perímetro exterior del círculo con sangre. Entonces, gravé en el interior del círculo con símbolos que aparecieron en mi cabeza. Al mismo tiempo, imbuí mi mana en los símbolos, dándoles poder.

[¡Mira! ¡Es un círculo de contrato!]
[¿De verdad?]
[¡Es un elementalista!]
[Nunca había visto uno antes en este mundo.]
[¡Quiero que haga un contrato conmigo! Entonces, le pediré que me abrace cómodamente.]
[Sueña, debilucha.]

Los elementales cercanos parecían haber notado lo que yo estaba haciendo mientras daban círculos a mí alrededor. Sin embargo, los ignoré completamente. Aunque podía escuchar sus voces, no podía ver sus formas claramente. Significaba que sus longitudes de onda no coincidían con la mía.

Gasté más de tres horas dibujando el círculo. Por supuesto, tenía mi puerta cerrada. No quería ser molestado. Era domingo, así que no tenía que preocuparme mucho.

Después de terminar de dibujar el circulo, le imbuí mi mana para revisar si funcionaba apropiadamente. No había problemas.

Me puse en una rodilla y comencé a conjurar mientras colocaba mi mano izquierda en el círculo de contrato.

—    Yo, Kang Shin, solicito la ayuda del mundo. Forma una conexión entre el que se volverá en mi amigo y fuerza y yo. Juntémonos como lo estuvimos en el inicio del mundo.

Ooong.

Tan pronto como terminé, el circulo de contrato comenzó a vibrar, irradiando luz. No solo absorbió mi mana, sino que también comenzó a absorber el mana de la atmosfera.

[¡Kyaa, corran! ¡Nos está absorbiendo!]
[¡Como era de esperar, él es in-cre-í-ble!]
[¡Es el nacimiento de un Elementalista!]
[¡Estúpidos elementales! ¡Dije corran!]

Incluso mientras los elementales cerca de mí corrían en un apuro, el círculo de contrato absorbía más y más mana. Esto continuó por un rato antes de que comenzara a calmarse. Entonces, después de irradiar con una última explosión de luz, se calmó por completo. Al mismo tiempo, confirmé que una conexión había sido formada entre alguien más allá del círculo de contrato y yo.

Susurré suavemente.

—    ¿Puedes escucharme?

[¿Quién… eres? Esta fuerte y familiar sensación de relámpagos…]

Consumí Cristales de Trueno hasta el límite. Ya que mi afinidad hacia los relámpagos aumentó, era obvio que estaría conectado a un elemental de relámpagos. Continué.

—    Soy Kang Shin. ¿Quieres eres?

[Soy un elemental de relámpago, Peika. He estado durmiendo en lugar donde nadie podía encontrarme.]

—    Te encontré. Quiero que te conviertas en mi fuerza.

[Yo igual. Yo también te quiero quien sostienes el poder de los relámpagos. Quiero el mundo exterior.]

—    Entonces forma un contrato conmigo.

[Está bien.]

En el siguiente momento, el círculo de contrato soltó una luz resplandeciente. Era tan brillante que no pude evitar cerrar mis ojos. Cuando los abrí, una adorable chica, cuya altura no parecía superar los 20 cm, estaba flotando sobre el círculo de contrato. Estaba vistiendo un delicado vestido de seda negro con guantes de seda, y tenía cabello negro lacio que se enrollaba en las puntas.

Tenía piel blanca como la nieve, ojos que brillaban con oro noble, una apariencia como de una muñeca de porcelana. Era una pena. Si fuera humana, hubiera sido una chica de incomparable belleza.

Ella cerró el abanico plegable en su mano con un golpe, y apuntó hacia mí.

[Estoy aquí para formar un contrato.]

—    Mi nombre es Kang Shin. A cambio de mi mana, deseo formar un contrato de amo-sirviente con usted.

[Mi nombre es Peika. Hasta el día en que perezca, juro solemnemente mi lealtad hacia usted.]

En ese instante, la conexión entre Peika y yo se transformó en una unión inseparable. Un placer indescriptible corrió por mi cuerpo. Al mismo tiempo, escuché mensajes que solo podía ver en la mazmorra.

[Obtuviste la clase, «Elementalista». Exitoso primer avance de clase aumenta su magia y encanto en 10.]

[Obtuviste la habilidad activa, «Aura Espiritual». Al imbuir un arma con su elemental, puedes aumentar la fuerza del arma. El aumento de fuerza depende de su mana y de su afinidad con el elemental.]

[Obtuviste la habilidad pasiva, «Contrato de Elemental». Según aumente el nivel de la habilidad, el número y la calidad de elementales con los que puedes formar contratos también aumentará. Al mismo tiempo, tiene un efecto positivo en los elementales con los que tienes contratos. Invocar elementales y mantenerlos aumenta la experiencia de la habilidad. Número de contratos disponibles actualmente: 1.]

[Obtuviste la habilidad pasiva, «Control de Elemental». Puedes aumentar el control sobre los elementales contratados. Puedes temporalmente llamar a elementales sin dueño en la naturaleza a cambio de tu mana. Según el nivel de la habilidad aumente, puedes usar menos mana para controlar más fuertemente a más elementales. Ordenar y comunicarte con los elementales aumenta la experiencia de la habilidad.]

[Lista de Elementales Contratados…
1. Peika – Elemental de relámpagos. Elemental único. Bloqueado. Bloqueado. Sin Despertar.]

[¡Maestría Espiritual rango bajo aumenta a nivel 4! Su afinidad con todas las almas y espíritus aumenta, permitiéndole ejercer un poder aún más fuerte.]

—Juu.

Finalmente obtuve una clase. Aunque tenía un apego persistente a la clase Lancero, era fácil ver que Elementalista era una clase mucho más rara. No, poniendo de lado su rareza, sabía que no podía ser otra cosa además de Elementalista. Estaba seguro que estaba codificado en la esencia de mi alma. ¿Esto es lo que era despertar? ¿Era esto lo que se sentía convertirse en un usuario de habilidad? No sabía cómo la mazmorra lograba descubrir y convertir mis capacidades en habilidades, pero en este momento, estaba demasiado embelesado para que me importara.

Contrato de Elemental. Me permitía sentir una existencia completamente diferente a la mía propia y la sensación de ser capaz de controlarla me permitía experimentar un éxtasis como de droga. Sentí su poderosa existencia e incluso cuando me asustaba, sonreí. Peika flotó y vino frente a mí. Entonces, usando su mano que no sostenía el abanico plegable, tocó mi ojo izquierdo.

[Grabaré el símbolo del contrato en el ojo de Amo. Va a doler un poco, Amo.]

—    Kuk.

Era un dolor de como encajarme una aguja en el ojo. Sin embargo, el dolo solo duró un instante. Cuando cogí un espejo para revisar mi ojo, me alarmé. El centro de mi iris estaba irradiando una luz dorada.

[No lo notarás a menos que mires de cerca.]

Peika sonrió y habló. Pude ver el símbolo de nuestro contrato en ella también. Un símbolo de un dragon negro estaba tatuado en su mejilla.

—    ¿Qué es eso, un dragón?

[Es la criatura más cercana a la esencia del alma de Amo. Eso es lo que es un símbolo de contrato.]

—    Ya veo… bueno, encantado de conocerte, Peika.

[Igualmente, Amo. No sé por qué, pero Amo tiene un aroma muy nostálgico. Es muy fragrante, me gusta. Espero que Amo siga invocándome.]

—    Sí, eso es lo que estaba planeando.

Si invoco un elemental y mantengo la invocación, aumentaría la experiencia de Contrato de Elemental, Maestría Espiritual y Control de Elemental. Esto se aplicaba no solo dentro de la mazmorra, sino también afuera en el mundo real.

Aunque mi mana sería agotada continuamente, eso era un problema que podía resolver fácilmente iniciando periódicamente Circuito Peruta. Peika puso una sonrisa feliz y se sentó en mi hombro.

Puse mi cama de nuevo en su lugar para que el círculo de contrato fuera cubierto, entonces salí de mi habitación.

El mundo se veía diferente. Estaba lleno de elementales.

 

 

 


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

5 comentarios

  1. veamos en el primer estaban rodeados con palludia creo y en el segundo habia un rey demonio y en el tercero estaban los elementales son solo 3 sueños hasta ahora no?? gracias por el cap

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s