Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 26


1/5 capítulos regulares de esta semana~~~~~

También, debido a que veo que hay buena recepción……abriremos los patrocinios, costará dólares por cada capítulo (el gringo pide 50 dólares, nosotros solo pedimos el 10%)……si se dona, se sacará el capítulo regular + el extra, en dado caso que donen más allá de 3 capítulos, pueden elegir que se los enviamos por privado , o si lo desean, se publica, todo depende del patrocinador :p…..el link es este o en el índice igual estará: Patrocinio 🙂

PD: El dinero irá a Aoiosora, no para mi, ya que yo solo subo sus caps, porque en cuba, su internet no soporta abrir la pagina u.u

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san

 


-Puedo Escuchar tu Voz (3)-

Si me involucraba con ella, otros podrían descubrir que soy un usuario de habilidad. O aun peor, el hecho de que yo era un explorador de mazmorras podría ser revelado. Mm, todavía no podía creer que le dije a Su Ye Eun que yo era un explorador de mazmorras. ¿Qué estaba pensando? No me quedaba más esperar que ella no vendiera al que le había salvado la vida.

—    Kang. Shin. Kang Shin.

—    Sí, hola.

Traté de darme la vuelta otra vez, pera esta vez, ella se sujetó de mi brazo.

—    ¡Oye, detente!

—    ¿Por qué me estás evitando?

—    Ponte la mano en el pecho y pregúntate a ti misma.

—    … Pervertido.

—    ¿Puedo golpearte aunque sea una vez?

Su Ye Eun soltó mi brazo y entonces me preguntó en una voz aún más baja.

—    Quiero sabe cuál es tu habilidad.

—    Yo no quiero saber la tuya.

—    … ¿Me odias?

—    ¿Ahora lo sabes?

—    ¿Por qué?

—    Eres una molestia.

Esta vez, ella no agarró mi brazo. Me estaba preguntando si fui demasiado duro, pero pronto me dije que no lo fui. Porque Su Ye Eun, seguía siguiéndome.

—    ¿Quieres pelea?

—    No pude ir a la fiesta de bienvenida por tu culpa.

—    ¿Y?

—    No tengo amigos a los que hablarle.

—    …

¿Estaba mal que simpatizara con ella? ¡No, no lo era! ¡Los dos somos inocentes! De repente sentí mi hostilidad menguando y la dejé sentarse en un asiento vacío a mi lado. Ella parecía sorprendida ante esta acción inesperada ya que abrió los ojos como platos bajo su capucha y sonrió.

—    Gracias.

—    … Hmph, no es como si lo hubiera hecho por ti. Solo no quería hablar más.

Ah, tal vez esa no era la respuesta correcta. Me arrepentí para mis adentros. De lo que sí estaba seguro era que no podía hacer que ella se desprendiera de mí y así ella se volvió mi primer amigo en la universidad. Jaa, la vida nunca pasaba como uno lo esperaba.

 

*****

 

Tuve un sueño. Estaba gritando, pero no podía oírme en el ruidoso ambiente en el que estaba.

El cielo estaba oscuro y lleno de nubes tormentosas. Demonios carmesí llenaban el cielo y la tierra, y solo ella estaba a mi lado. Estaban camaradas cerca que no eran humanos, pero ella era la única humana.

[Si te dijera que te amo, ¿Qué responderías?]

Detuve mis gritos y miré a su increíblemente bello rostro.

[Diría que te odio. Porque lo hago.]

[… Nada va a mi manera contigo, ¿Eh?]

Miré cariñosamente a sus ardientes ojos. Antes de que obtuviera su habilidad, ya tenía dentro un fuego encendido. Después de obtenerla, aparte de sí misma, puso todo lo que le rodeaba en llamas.

Aguanté mi deseo de abrazarla y dije.

[Este no es el final. El final no llegará. Nunca.]

[Estoy sorprendida que puedas decir eso en esta situación.]

[Vamos a sobrevivir, XX… hasta el final, juntos.]

[¿Y si lo hacemos?]

[Entonces voy a decirte que te amo.]

[… Orco estúpido, actuando superior.]

[¡XX dijo eso! ¡XX dijo eso! ¡Grr!]

Abrí mis ojos. Fue el peor despertar que haya tenido.

—    ¿E….Eh?

Mi cabeza dolía y también mis ojos. Mi garganta estaba seca. ¿Tuve un sueño? No, no podía recordar nada. Me sentí como si hubiera visto un cielo oscuro pero cabeza dolía cuando trataba de recordarlo. Me rendí y abrí la ventana, dejando que el viento del otoño cosquilleara mis cabellos.

[Buenos días~]
[Vengo desde el lejano Mar del Oeste~]
[¡Ah, el olor del mar!]

Sacudí mi cabeza para sacudirme la somnolencia. Al parecer la fatiga se había acumulado por quedarme en la mazmorra por demasiado tiempo. Además, ahora también tenía que ir a la escuela. Habían pasado dos semanas desde que comenzó la escuela, suficiente para afectarme negativamente.

«No exageremos.» —Murmuré para mí mismo. Inmediatamente después, me estaba preparando para luchar con el Hombre Rata Oscuro tres veces en la mañana. Mis clases eran en la tarde.

 

*****

 

[Palludia me contactó recientemente.]

—    ¿Para encontrarse en el piso 25?

[Sep. Como pensé, es por ti.]

—    ¿A qué te refieres con que es por mí?

[Jaja, Shin, no eres bueno con las mujeres, cierto?]

—    ¿Oh, ¿y tú lo eres?

[Al menos mejor que tú. Tengo una prometida después de todo.]

—    ¿Prometida!

Me sorprendió. Elos sonaba contento mientras reía.

[Mm, sí. Bueno, mejor te apuras, amigo. Solo queda un mes hasta el día prometido.]

—    Muy bien, trataré. ¿En qué piso estás ahora?

[Estoy en el 24. Ya que estoy cerca del final, debería poder llegar al 25 a tiempo.]

—    Muy bien, entonces nos vemos en el piso 25.

[Sí, nos vemos ahí.]

Terminé mi conversación con Elos y pensé en la batalla que acababa de tener con el jefe. Fue un éxito general. Había tres personas incluyéndome y todos sobrevivimos sin problemas.

Sin embargo, no podía ver donde estaba mi camino para avanzar. No tenía la confianza para enfrentar a tantos hombres rata junto al Hombre Rata Oscuro. Tenía la llave para la solución, pero usarla disminuiría mi ataque y defensa significativamente…

Cuando noté la punzante mirada y me giré para enfrentarla, encontré a Loretta mirándome atentamente.

—    ¡Uah!

—    Cliente, ¿Por qué siempre me dejas aquí de pie como una tonta mientras intercambias mensajes con otros? ¿Estás confundiendo las Tiendas de Pisos cómo paradas de descanso?

—    ¿No lo son? Hay montones de comida para comer y bellas camareras también.

—    No caeré por ninguna adulación. Sin mencionar, que no me desconcierto por una verdad tan obvia.

—    Entonces dame un jugo de frutas de 5 oros.

—    ¡Gracias, cliente!

Loretta de verdad es de mente simple. Tomé el jugo de fruta de Loretta (tenía un efecto de rápidamente aliviar la fatiga), y le hice una pregunta que de repente apareció en mi cabeza.

—    Loretta, siempre estás en la tienda de piso cuando sea que vengo.

—    Por supuesto. ¿Qué no es deber del dueño atender a los clientes?

—    ¿Entonces que haces cuando no estoy aquí?

Había estado queriendo preguntar lo por tiempo. Ella estaba en cada tienda de piso a la que iba. Estaba curioso sobre que ella hacia cuando yo no estaba aquí. Loretta respondió con una risa de satisfacción.

—    ¿Oh, cliente, se me está insinuando? Todavía no, es muy temprano para eso.

—    No, para nada.

—    …

—    Au au au.

Loretta se me acercó sin cambios en su expresión y pinchó mis mejillas sin misericordia. Dolía con extremo.

—    No deberías molestar a las chicas de esa forma, cliente.

—    ¿Eh? Y yo cuando… Disculpa, ten piedad.

Viendo a Loretta sacar un hacha de doble filo desde atrás de la tienda, consentí. Loretta regresó el hacha con un hmph.

—    ¿Cuál fue la pregunta? ¿Qué hago usualmente? Eso serían 500 oros, cliente.

—    ¡Tacaña! ¡No voy a preguntar!

—    Juju, las chicas tienen muchos secretos, cliente.

—    ¿Un secreto que vale tan poco como 500 oros?

—    No eres gracioso. ¿Cómo vas a llevarte bien con tu novia si eres así?

—    Como dije, ella no es mi novia.

Loretta permaneció en silencio ante mi respuesta fastidiada, y solo cuando estaba a punto de acabar mi jugo fue que ella habló de la nada.

—    ¿Sabes que no soy humana, cierto?

—    Eso lo esperaba.

—    Soy miembro de una raza bien conocida por su aptitud para la magia. Aunque no te diré que raza hasta después.

—    ¿Magia?

—    Sí. ¿Pensaste que eras mi único cliente en esta mazmorra?

—    … ¿Eh? ¿Quieres decir que también comercias con otros exploradores de mazmorra?

Loretta asintió ligeramente.

—    Es el poder de la magia y también el poder de la mazmorra. Puedo coger pedazos de mi conciencia y ponerlos en marionetas, así esparciendo mi conciencia a incontables lugares en la mazmorra. Aunque no comercio con todos los exploradores de mazmorra, sí comercio con alrededor del 10 por ciento de los exploradores de la Primera Mazmorra.

—    Uk. Suena agotador.

—    ¿Juju, te estás preocupando por mí? No te preocupes, también estoy descansando en mi casa localizada en algún lugar de la mazmorra.

—    Eso es bueno entonces.

En otras palabras, la Loretta a la que le estaba hablando era una marioneta. Estaba verdaderamente sorprendido. Era algo que nunca había considerado. Después de todo, su piel era como la de una persona, sus ojos también eran…

—    ¿Quieres intentar tocarme?

—    No, está bien.

—    Lo que pensé, doy miedo, ¿cierto?

—    ¿Miedo? ¿Qué cosa?

Cuando pregunté con una mirada de confusión, Loretta respondió naturalmente.

—    No es normal. Poder dividir tu conciencia y controlar marionetas. Incluso los exploradores de mazmorra no pueden evitar estar sorprendidos cuando lo escuchan.

—    Bueno, ciertamente es sorprendente, ¿Pero no veo en que parte es que da miedo?

—    … ¿No estás asustado de mí, cliente? Odio ser la que lo diga, pero soy una maga increíble, ¿sabes?

—    Desde que te vi sentada en la Tienda de Piso de esta misteriosa mazmorra, supe que eras alguien asombrosa.

—    La que está frente a ti no es más que una marioneta controlada por un pedazo de conciencia. ¿No te da asco?

¿Asco? Me tomé el tiempo para pensarlo. Lo que estaba frente a mí era una marioneta con la conciencia de Loretta. Aparentemente no era diferente de una persona real. A través de esta marioneta, Loretta lloraba, reía y se enojaba.

… ¿Asco?¿Por qué?

—    Estoy seguro de que es lo debería darme asco… Loretta es Loretta. Solo porque estés en una forma diferente, no cambia el hecho de que seas Loretta. ¿No es así?

—    Ah, um… mm.

Loretta de repente tartamudeó. Sus mejillas un poco enrojecidas.

—    Uuu. Ciertamente, así es como esperaba que reaccionarías, pero…

—    ¿Sí? ¿Qué dijiste?

—    ¡Nada! ¡Ya puedes irte ahora!

—    ¿Mm? No, ¿por qué tan de repente? Okey, me iré, ¡Deja de empujarme!

—    ¡Apurate y vete!

Loretta gritó y trató de echarme fuera. Ahora estaba tan roja como un tomate.

Hm, ¿Acaso enojé a Loretta? ¿Qué hice mal? No estaba seguro exactamente de qué fue lo hice mal, me dije a mi mismo que tenía que disculparme cuando la viera la próxima vez. Entonces, salí de la mazmorra. Ya era hora de ir a la escuela.

 

 

 


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

8 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s