I am the Monarch: Capítulo 25


3er capítulo regular de la semana~~~~Faltan 2 más~~~

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san

 


-Capítulo 25: Batalla Inesperada (5)-

El lugar al que Roan estaba mirando era al rio Prely.
Luego al ejercito de monstruos que estaban en la retaguardia de las tres tropas.

«Son el ejército goblin y orco que estaba en la retaguardia de bosque Int.»

Además de eso, los que habían perseguido a la tropa Rose deben haberse reagrupado.
Sus dos ojos se hicieron tan finos como un hilo mientras miraba a lo lejos.

—Esa bandera es………

Una bandera mezclada con rojo y azul.
Era una bandera familiar.

«La bandera de la tropa de Sedek, parte de la alianza de los orcos del norte de Rinse.»

No era que Roan recordaba las banderas de todas las tropas.
Sin embargo, aun si quisiera olvidar esa bandera, no podría.
Su mano va a su lado izquierdo.
La sensación de una cicatriz que ni siquiera existe ahora duele.

«Chocamos con la tropa de Sedek en la región de Krel.»

Y entonces, un joven guerrero orco meció su espada y cortó su lado.
No era tan profunda como para poner su vida en peligro, pero aun así, fue una herida bastante grave.
Por eso, tuvo que dejar el campo de batalla durante un tiempo y centrarse en sanar.

«Mientras tanto, mis camaradas siguieron acumulando méritos.»

Quizás, su vida pudo haber comenzado a volverse un desastre en ese entonces.

«Así que como iba a poder olvidar la bandera de esa maldita tropa.»

Pero por supuesto, no podía saber si la tropa de Sedek participó en la batalla de bosque Int en su vida pasada.

«Es bastante similar en mi vida pasada, pero algunas pequeñas partes son distintas.»

Esa era la razón por la que no podía ser descuidado aun cuando conocía el futuro.
Roan revisó el campo de batalla una vez más con ojos calmados.
Entonces, frunció el ceño y miró a Kennis.

—Ayudante Kennis.
—Sí.

Kennis, que también estaba revisando el campo de batalla, asintió.
Roan señaló hacia la tropa de Sedek, que estaba en la retaguardia.

—¿No son un poco raros?
—¿Raros?

Kennis inclinó su cabeza y se giró para mirar a la retaguardia.
Después de mirar por un tiempo, puso una expresión de sorpresa.

—¿Qué están haciendo ahora? ¿Están bromeando?

Una voz llena de disgusto.
Roan sonrió ligeramente y asintió.

—Solo están pretendiendo atacar a nuestras tropas.

No podía saber la razón exacta.
Sin embargo, lo seguro era que el ejército de Sedek que estaba en la retaguardia, solo estaba pretendiendo atacar mientras mantenían la distancia.

—Pensé en algo bueno.

Susurré hacia Kennis durante un rato.
Kennis frunció el ceño después de escuchar toda la historia.

—¿No será peligroso?

—Lo es, pero para asegurar un camino de retirada, tenemos que atraer a la tropa de Sedek.
—Mmm.

Kennis tragó y miró a Roan.

«Pensé que solo sabía usar su cabeza, pero parece que tiene algo de coraje y determinación.»

La estrategia que Roan dijo.

«Mientras atraemos la retaguardia del ejército de Sedek, hacer que las tres tropas se retiren cruzando el río.»

Solo si podían atraer a la tropa de Sedek, podrían abrir un camino para que las tres tropas se retiraran.

—¿Y tienes confianza en que podrás hacerlo?
—Sí, la tengo.

Roan asintió sin siquiera una pizca de duda.
Kennis miró a sus dos ojos y entonces hizo señales con sus manos a su espalda.
Karon, que estaba a cargo del 1er escuadrón se acercó.

—Karon.
—Sí, dígame.

Ante la llamada de Kennis, Karon inclinó su cabeza.
Kennis apuntó hacia la tropa de Sedek.

—Coge 10 escuadrones y ataca la retaguardia de la tropa de Sedek.
—¿Quieres que ataque la retaguardia del ejercito de monstruos?

Karon puso una expresión sorprendida y miró hacia el campo de batalla.
Incluso a primera vistazo, sus números eran más de 3 mil.
Para atacarlos con solo 200 soldados, ellos tenían una cantidad abrumadora de monstruos.
Kennis asintió lentamente y miró a Roan.

—Roan va a ayudarte.

Una voz que contenía fuerza.
Era una voz que estaba llena de confianza.
Roan se inclinó ligeramente hacia Kennis.

«No sé si esta elección será la correcta o no.»

Una batalla inesperada.
Esta elección lo era todo para Roan.

«Pero si tengo éxito, lograré un mérito grande de verdad.»

Fuego aparece en sus ojos.

 

*****

 

Sedek se subió a su caballo de guerra y miró hacia el campo de batalla.

—Kukuku.

Risa seguía saliendo de entre sus colmillos.

«¿Se llamaba Pelt?»

Lo que Sedek estaba mirando era al ejército de monstruos que estaba teniendo una feroz batalla en el río.
Y entre ellos, estaba un orco meciendo su alabarda.

«Hmph. No puedo dejar que ese bastardo del reino de Byron se lleve todos los méritos.»

Sus ojos se hicieron afilados.
El guerrero orco que estaba meciendo su alabarda era un amigo de Tarem, del mismo reino de Byron, y propuso hacer esta táctica de emboscada por venganza.

—Este estúpido bastardo de Tarem dijo que iba hacer un asalto nocturno y después se llevó a algunos soldados de la alianza de orcos de nuestro reino de Rinse, pero ellos fueron los que sufrieron el ataque sorpresa y fueron aniquilados.

Aun así, el comandante supremo de la alianza de los orcos, Rak, mantuvo más confianza en los orcos del reino de Byron.

«Maldición. No sé por qué sigue cubriendo a esos bastardos perdedores.»

Su rostro hizo una mueca.
Sedek, quien era del reino de Rinse e incluso atrajo la atención en la alianza de los orcos del norte de Rinse, no le gustaba nada la decisión del comandante supremo Rak.

«Aun así, no puedo oponerme a él……. Mi única esperanza es que ese bastardo de Pelt se muera en esta batalla. Kukuku.»

Llamó a sus ayudantes con unas señales de sus manos.

—Tengan en mente. Solo estamos pretendiendo atacar. Esperaremos hasta que la tropa de Pelt se desmorone.
—Sí. Entendido.

Los ayudantes asintieron y se dispersaron hacia los lados.
Actuaron como si estuvieran atacando justo como decía la orden de Sedek, y no se movieron primero.

«Kukuku. Incluso si sobrevive, si sus pérdidas son muy grandes no podrá decir que es un gran mérito.»

Risa seguía saliendo.
Entonces, un grito se escuchó llegando con  el viento del oeste.

—¡Sedek!

Un grito alto.

«¿Quién se atreve a decir mi nombre?»

Sedek frunció el ceño y se giró para mirar al lugar desde el que provenía la voz.

Dudududu.

Vio soldados cargando hacia ellos mientras subían la colina.

—¡Emboscada?

Sedek se sorprendió pero al final, explotó en risas.

—¿Qué pasa? ¿Eso es todo? Kukuku.

Los soldados que cargaban hacia él eran apenas unos 200.
Sus números eran más de 3 mil.

—¡Sedek!

Un grito alto se escuchó otra vez.
El dueño de la voz era un joven con una cara infantil que estaba frente a los soldados.
Era Roan.

«Ciertamente, su cuerpo es realmente impresionante.»

Roan miró a Sedek que lo estaba mirando subido en un caballo de guerra y se quedó con la boca abierta sombrado.
Su cuerpo que estaba cubierto con fuertes músculos era tan grueso como un árbol.

«Aun así……»

Las esquinas de su boca se levantan un poco.
Sabía cuál era su debilidad fatal.

—¡Sedek! ¡Orco estúpido!

La voz de Roan atraviesa el campo de batalla.
Algunos orcos se agitaron y respiraban intensamente.

—¡Quien se atreve a meterse con nuestro comandante de tropa!
—¡Vuestras cabezas deben estar bien jodidas!

Sin embargo, Sedek mismo estaba calmado.

—Kukuku, ¿Me está provocando? Déjenlo. No hay razón para prestarles atención.  Solo disparen algunas flechas.

Y entonces, Roan gritó alto otra vez.

—¡Sedek! ¡Tú ves reamente varonil mirando al campo de batalla mientras te sientas en el caballo de guerra!

Un halago de repente.
Sedek frunció el ceño y miró a Roan.

«¿Qué está planeando?»[1]
Comenzó a ponerse nervioso.
Una sutil sonrisa apareció en el rostro de Roan.

—¡Los miembros de los escuadrones bajo Sedek deber ser realmente felices! ¡Tener a ese hombre guay y digno como comandante de tropa!

Otro cumplido.

—¿Qué pasa?
—¿Está loco ese humano?

Incluso los orcos estaban perplejos.
Y también era lo mismo para Karon y los miembros del escuadrón.

—Comandante de escuadrón Roan. ¿Qué estás haciendo?

Como Karon preguntó, Roan contestó con una expresión nerviosa.

—Ahora, ese bastardo se lanzará sobre nosotros como un loco. Y entonces, tendremos que cruzar el río Prely y huir.
—¿Va a perseguirnos después que lo halagues así?

Roan asintió y miró a Sedek.
Gritó con todas las fuerzas que tenía.

—¿Pero sabéis qué? ¡Vuestro comandante no tiene verga!

En un instante, todos los orcos miraron hacia Sedek.

«¿El comandante de tropa Sedek, que es un guerrero entre guerreros, es un eunuco?»
«No, no. ¿No es el punto de ser un eunuco, sino que de verdad no tiene uno?»

Suspiros llenos con dudas.
El rostro de Sedek se retuerce grandemente.
Roan sigue gritando.

—¡Ese bastardo estaba divirtiéndose con unas putas y al final, su esposa se lo cortó! ¡Su entrepierna está bien limpia!

Todas las palabras de Roan eran ciertas.
Estas eran cosas que fueron reveladas cuando las tropas de Sedek fueron derrotadas en la batalla de Huil, y fueron interrogados.

«Ese bastardo de Sedek mantuvo esta verdad bien escondida. Porque es la mayor desgracia para un guerrero orco.»

Los murmullos de los orcos se hacen peores.

—¡Si no me creen, envíen un ayudante y hagan que ponga en su mano en su entrepierna! ¡Se le va a resbalar! ¡Jajaja!

Roan moja su garganta y se ríe histéricamente.
Karon, que estaba bien al tanto de sus alrededores, se ríe también y hace señales con sus manos.
Y entonces, todos los miembros del escuadrón explotan de risa.

—¡JAJAJAJA! ¡Dicen que los orcos son guerreros prestigiosos, pero el que no tiene eso es el líder!
—¡Sería agradable montar a caballo! ¡JAJAJAJA!
—¡Será bueno, porque está fresco en verano! ¡JAJAJAJA!

Las risas sacuden el campo de batalla.

—Esto….. este……. Este…….

El cuerpo de Sedek se estremece y aprieta los dientes.
Su rabia explota.

—Estos hijos de puta…….

Al final, no puedo aguantarlo más y golpea al caballo de guerra.

¡Jiiiin![2]

El caballo de guerra relincha y se lanza hacia adelante.

Dudududu.

Sedek dejó atrás a los orcos y cabalga hacia Roan.

—¿¡Eh!? ¡Co, comandante de tropa!
—¡Sigan al comandante de tropa!
—¡Tras él!

Los ayudantes orcos se sorprenden y apresuradamente patean sus caballos.
Ante la repentina orden, los orcos se asustan y los siguen.

—De verdad están cargando como locos.

Karon miró a Sedek mientras entraba en pánico y jaló las riendas.
La cabeza del caballo apuntando hacia el este.

—¡Cabalgamos hacia el sureste y cruzamos el rio Prely! ¡Corran con todas sus fuerzas!

Karon pateó su caballo y bajó su postura.
El caballo de guerra suelta un largo relincho y comenzó a cargar mientras atravesaba el aire.
Roan y los miembros del escuadrón siguen su espalda.

«Nos están siguiendo de verdad bien.»

Roan miró hacia atrás y sonrió.
Al menos la mitad de los 3 mil orcos los estaban persiguiendo.

Dududududu.

Podían ver el rio Prely.
Karon hizo señales con sus manos hacia su espalda y entonces un soldado cogió arco.
Tensa.
Al su mano izquierda soltar la cuerda tensada del arco, una flecha vuela por los cielos.

¡Piiiiiik!

Un sonido agudo llega a sus oídos.
Señal.
Esa era la señal para explotar el embalse, y también la señal de que la batalla estaba comenzando.

 

 

 

 

[1] NT: To Piss you off lol xD jajajajajajajaja

[2] NT: Bueno simplemente trataré de cambiar los sonidos al latino jajajaja
NC: Sin comentarios jajajaja


Anterior capítulo |TOCSiguiente capítulo

Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s