The Wandering Inn – 1.07


Buenas chicos! Les traigo otro hermoso cap de TWI ❤ Espero les guste y denle apoyo a la autora ❤

Esta es una obra original por Pirateaba, autora de la novela. Por favor apóyenla en sus páginas oficiales~ Nosotros solo tomamos responsabilidad y reclamamos autoría de las traducciones solamente.


 

Un gigantesco insecto yacía parado en frente del marco de la puerta. Tenía grandes ojos negros y bulbosos, un cuerpo café oscuro y quitinoso y un par de espadas en sus costados. También tenía un enorme abdomen y dos grandes tenazas saliendo de su boca. Además, tenía cuatro brazos. Cuatro.

Erin miró a la criatura que parecía una hormiga. Esta abrió su boca y comenzó a hablar.

“Buenas tardes, Humano. Me estaba preguntando si mi colega y yo podíamos molestarle por un momento–”

Erin azotó la puerta. Luego le puso el pestillo. ¿Dónde fue que puso el cuchillo de la cocina?

“Idiota. Te dije que por esto mismo tenía que ser yo quien tocara la puerta.”

Las navajas de los Goblins seguían en la mesa. Ella agarró ambos e intentó pensar. Cuchillo. ¿Silla? Tenía muchas sillas.

“¿Tal vez fue un mal momento?”

O ventanas. Erin miró a su alrededor. Muchas ventanas. Ella se iba a tirar por una si era necesario.

“Además, déjame mostrarte como se hace.”

Alguien tocó la puerta nuevamente. Erin se congeló, y luego se devolvió. Muy lentamente, ella abrió la puerta.

Una gigantesca lagartija –no, un dragón miniatura que se veía más o menos humano miró hacia abajo donde se encontraba Erin. Tenía que medir al menos dos metros, sus escamas eran verde claro y tenía garras afiladas, muy afiladas en cada mano. Cuando este sonrió ella vio sus dientes. Oh, también tenía una lengua partida.

“Buenas joven. Lamento si nosotros–”

Erin azotó la puerta, la aseguró y luego arrastró una mesa en frente de la puerta. Ella podía sentir su corazón palpitar fuera de su pecho en lo que ella empujaba otra mesa en frente de la entrada. Los cuchillos no iban a servir. Iba a tener que tirarse por la ventana después de todo.

“Buen trabajo en no asustarla.”

“Cállate.”

¿Estaban hablando? Erin intentó escuchar con todas sus fuerzas. Sus manos estaban temblando tanto que no podía sostener nada.

“¿Ahora qué? No creo que entrar por la fuerza sería lo más apropiado en este momento.”

“¿Qué? ¿Estás loco? Déjame hablar. Ese fue un malentendido debido a que vio tu cara. Yo arreglaré esto.”

Una voz era más aguda que la otra y tenía una extraña cualidad chasqueante, algo así como el sonido que haría un insecto. Por lo mismo, Erin imaginó que esa era la voz de la criatura que parecía una hormiga. La otra, el hombre-lagarto, pronunciaba sus palabras con eses [letra S en plural] de forma alongada. Y ambos estaban hablando en español.

“¿Aló? ¿Joven? No somos peligrosos.”

Uno de ellos estaba tocando la puerta. Erin trató de no hiperventilar. Su mirada cayó sobre una de las ventanas. Tenía que preguntar.

“… ¿Eres un dragón?”

Ella escuchó una sorprendente risa desde afuera de la puerta.

¿Qué si soy un dragón? Aha. Haha. Bueno, eso solo es– oh, que va. Digo, ¿Me veo como uno? Okay, tal vez sí. ¿Qué crees?”

“Te estás sonrojando.”

“Silencio tú. Estoy de buen humor ahora.”

El hombre-lagarto volvió a subir su tono de voz.

“Disculpa. No soy un dragón, joven Humana. Soy solo un corriente Drake al servicio de la guardia de la ciudad. Yo y mi compañero idiota estábamos patrullando cuando nos dimos cuenta del humo. ¿Podemos entrar? Te prometo que no moderemos.”

“O que infligiremos cualquiera otra forma de daño físico o mental sobre ti.”

Cállate. ¿Estás tratando de asustarla?”

Erin no pudo evitar debatir. En alguna parte de su mente ella estaba intentando decidir si debía estar en pánico o riéndose. Y si se estuviera riendo, ¿sería una risa graciosa o de esas histéricas?

No se podía decidir. Así que–

“Um. Denme un momento, abriré la puerta.”

“Muchas gracias.”

Erin arrastró las mesas fuera del camino y hesitando le quitó el seguro a la puerta. Ella la abrió y miró al insecto y a la lagartija gigante nuevamente. El insecto solo la miró, por otro lado, la lagartija abrió su boca y curvó sus labios hacia arriba. Posiblemente era una sonrisa.

“…Hola.”

La mano de Erin se tensó en la puerta. El lagarto puso su mano en la puerta y la detuvo de cerrarla.

“Lo siento, lo siento joven. No estamos aquí para lastimarte, lo prometo.”

Erin de verdad deseaba que ese fuese el caso. Pues no podía mover la puerta siquiera un centímetro. Pero este no era el momento para salir corriendo, ¿cierto? Por lo mismo tomó una táctica diferente.

“¿Quieren algo para comer?”

El hombre lagartija pestañeó.

“Um, bueno.”

“Okay. Genial.”

Erin abrió la puerta lentamente. El hombre lagartija cuidadosamente abrió la puerta y entró. El enorme insecto entró también tras darle un gesto de cortesía.

“Buenas tardes.”

“…Hola.”

Los dos miraron alrededor de la posada. Erin apuntó a la mesa mientras que mantenía su mirada en ellos todo el tiempo.

“La comida está por ahí.”

“¡Ohh! ¡Pasta! ¡Esta es comida de la buena!”

El hombre lagartija – Drake frotó sus manos entre sí. El sonido de las escamas hizo que sonara como si fuera lija. Él fue a sentarse a la mesa pero el insecto se detuvo.

“Yo con gusto seré participe de esta ofrenda alimenticia si se me es ofrecida. Sin embargo, no desearíamos por ningún motivo privarte de tu comida.”

“¿Qué? No. Tengo un montón de pasta.”

Erin señaló vagamente a la cocina.

“Déjenme solo ir a buscar un plato y… tenedores. ¿Quieren uh, quieren algo para tomar? Tengo agua.”

“Yo tomaré un vaso si eso está bien.”

“De la misma manera yo aceptaré la pasta y el agua. Pero, si me permite preguntar, ¿de casualidad tienes algún bicho?

“…No. No tengo.”

“Una lástima.”

Erin fue a conseguir los platos. Ella escuchó a los dos sentarse y conversar vanamente mientras que ella iba a la cocina. Allí ella se tomó un momento para sentarse en el piso y abofetearse a sí misma un par de veces. Luego consiguió los platos.

“Ten. Uh, tengo jugo también, ¿quieren un vaso?”

“Oh, gracias. Es… azul.”

“Yep. Lo hice yo misma. Sabe muy bien, en serio.”

“Bueno, con gusto lo aceptaré. Klbkch, ¿quieres un poco?”

“Tendré que rehusarme por el momento. Deberíamos ir directamente al grano en vez de ser parte de este acto nutritivo.”

“En un momento. Comamos primero. ¡Esto se ve bien!”

Erin los miró. Esta era una oportunidad. Ella tenía dos criaturas que no solo podían hablar español por alguna razón, pero que también no tenían la ligera inclinación de querer matarla y estaban comiendo su comida. Habían tantas preguntas que ella podía preguntar sobre sí misma, sobre donde estaba, sobre todo en realidad.

Puede que incluso sus preguntas decidan su inesperado destino. Probablemente no, pero eran ciertamente importantes. Pero antes de que Erin cualquier pregunta, incluso como era que un ‘Drake’ y la hormiga gigante sabían usar un tenedor y cuchillo, ella tuvo que preguntar de nuevo.

“… ¿Estás seguro de que no eres un dragón?”

 

__

 

“… entonces alguien en el muro se dio cuenta del humo y lo reportó. Puesto que no se veía como un incendio y puesto que sabíamos que este lugar llevaba años abandonado, el Capitán decidió enviar alguien a revisar.”

“En pocas palabras: vimos el humo y decidimos investigar.”

La gigantesca lagartija se giró y le dio una mirada a su compañero hombre-hormiga.

“Eso dije.”

“Lo dijiste de forma muy pobre. Yo solo estoy parafraseando tus palabras por el beneficio de todos.”

“Ves, es esto. Por esto que es nadie más está dispuesto a ser tu compañero con la excepción de otros bichos.”

“Tus acotaciones hirientes son innecesarias. Además, tengo el ligero presentimiento de que nos estamos saliendo del tema. Estamos en la presencia de un miembro del público general, recuerda eso.”

“Oh. Cierto. Lo lamento.”

El hombre lagartija se aclaró la garganta. A Erin le sonaba raro; pues su voz era mucho más profunda y baja que lo normal.

De hecho, todo era raro para Erin en este momento. Las dos criaturas que estaban sentadas cerca de ella no eran la excepción.

Bueno, tal vez criaturas era un tanto injusto. Seguramente eran personas. Pues actuaban como personas. Pero se veían–

Erin reposó su mirada en los brazos del hombre lagartija. Eran enormes. Ella había visto fisicoculturistas en portadas de revistas y comerciales terribles de diferentes gimnasios, pero este hombre era más grande que al menos el 90% de la población masculina. La población humana masculina. Y él era verde. Y tenía escamas.

Él miró en su dirección. Sus ojos eran como los de una serpiente. O de una lagartija, claro. Ante esto, ella desvió la mirada rápidamente y miró al hombre-hormiga. Al menos ella lo veía como una hormiga.

Mientras que él no era ni tanto más bajo que el hombre común, el chico insecto se veía pequeñísimo al lado de su compañero. Pero de los dos, él definitivamente era quien estaba más arriba en la escala de rareza. Principalmente porque él era un insecto gigante. Tenía antenas.

“¿Joven?”

Erin saltó.

“¿Yo? Hola, sí, yo.”

El hombre lagartija tragó un poco del jugo azul.

“Disculpa, pero ¿podríamos preguntarte algunas preguntas de dónde vienes? Es bastante raro encontrar a un humano por estos lares, mucho más en un lugar abandonado como este. No es como que queramos entrometernos, es solo que nuestro trabajo es preguntar este tipo de preguntas.”

“¿Qué? Oh, no hay problema. Pregunten.”

El chico insecto se inclinó hacia adelante.

“Bueno, para empezar, ¿Podrías decirnos de dónde vienes?”

“Soy de Michigan.”

Los dos intercambiaron una mirada mientras que Erin mentalmente se abofeteaba a sí misma.

“¿Michigan? No creo familiarizarme con tal nación. ¿O es un continente? ¿Queda al Este de aquí? ¿Cruzando las montañas tal vez?

“Oh. No. Es un poquito más lejos que eso.”

“Oh, entonces estas… ¿Perdida? ¿O viajando?”

Erin negó con la cabeza.

“No, de hecho me perdí y– esto es estúpido. ¿Por qué estoy diciendo excusas?”

De nuevo se intercambiaron miradas.

“Um, ¿No lo sé?”

Erin suspiró y extendió sus manos por toda la mesa.

“Miren. Es complicado y no puedo en realidad explicarlo. Pero creerían en… ¿magia? Algo así como un loco, loco pero muy loco hechizo de teletransportación?

“Oh, ¿Un hechizo de teletransportación? ¿Te llegó por error o de casualidad alguien te apuntó como su objetivo?”

“Um. No vi nada cuando ocurrió. Yo solo giré por una esquina y– miren, el punto es que yo de repente aparecí por aquí. Y luego… dragón.”

“Ya te dije. Es halagador, pero no soy un drag– oh.”

El hombre hormiga se acercó un poco.

“¿Quieres decir que encontraste un dragón? ¿En algún lugar cerca de esta área?”

Erin pestañeó.

“¿Es eso uh, una cosa mala? O sea, es un dragón sí, ¿Pero no es él…?”

Ambos el hombre hormiga y ella miraron al hombre lagartija.

“Mira. Ya se está volviendo un tanto embarazoso. No soy un dragón. Soy un Drake. Y sí, somos como primos muy lejanos pero los dragones son en realidad muy malas noticias. Comen gente. ¿Dijiste que viste uno?”

“Exhaló sobre mí. Fuego. Y luego fui perseguida por pequeños hombrecitos verdes.”

“Goblins.”

“Eso, ellos. Y luego encontré un gigantesco pájaro dinosaurio–”

“¿Un qué?”

“Una gran… gran cosa como de cuero. Con alas.”

“Ah, cierto. Esas cosas molestas.”

“Y había un cangrejo-roca, digo, una roca-cangrejo, y luego encontré la fruta azul antes de eso y… los conocí a ustedes dos. Un no-dragón y un insecto. ¿Qué no quieren comerme? ¿O eso es después de la comida?”

E hombre lagartija puso una expresión de sorpresa y después de ofendido.

“¡Por supuesto que no te comeríamos! Eso es barbárico y además, es ilegal. O sea, okay, claro, ocurre a veces en algunas aldeas distantes pero nosotros no haríamos eso. ¿Cierto Klbkch?”

El hombre lagartija se giró en dirección de su compañero.

“Por supuesto. Nosotros no violaríamos nuestro deber como guardias.”

“¿Su deber? Ustedes son… ¿guardias? Y tu… tu eres K–kbch?”

El hombre insecto levantó una antena.

“Nuestras más sinceras disculpas. No nos hemos introducido en lo absoluto. Permitame por favor corregir mi error. Mi nombre es Klbkch, guardia mayor trabajando para la ciudad. Este es mi compañero.”

“¡Relc!”

El hombre lagartija levantó su vaso.

“¡Y este jugo de fruta azul sabe muy bien!”

“Correcto. Y debo disculparme nuevamente, pero nuestra verdadera razón para venir aquí fue para cerciorarse de los peligros que rondaban el área.”

Erin miró a su alrededor.

“¿Cómo qué? ¿Yo?”

“No tú, específicamente. En realidad, podría ser cualquier cosa. Nosotros pensamos que podría haber sido un incendio cualquiera, o unos cuantos Goblins. Si fuera, en cambio, un montón de niños estúpidos jugando por el área, los arrastraríamos de vuelta inmediatamente ya que es peligroso quedarse aquí.”

Erin lo miró a los ojos alarmada. Él tenía unos ojos muy amarillos con pupilas negras.

“¿Peligroso? ¿Por qué peligroso? ¿Hay algún problema con que me quede aquí?”

“Bueno, no hay problema con que te quedes aquí. Aparte de la posibilidad de morir claro está.”

“¿Morir?”

Relc pateó a Klbkch debajo de la mesa.

“Es solo una posibilidad. Este uh, lugar es un tanto malo. Para tu salud.”

Erin los miró de vuelta con su expresión totalmente en blanco. Klbkch agregó.

“La plaga. Esta localidad fue, en sus tiempos, una pequeña comunidad hasta que todos murieron. Horriblemente.”

Erin reposó su cabeza en sus manos.

“¿Entonces voy a morir tras vomitar todos mis intestinos o algo así?””

“De hecho, los síntomas de la plaga se manifiestan a través de–”

Relc pateó a Klbkch de nuevo.

“¿Por qué no te callas y me dejas hablar a mí? Mira, joven Humana. Probablemente no estás enferma si sigues viva.

“Y no estás supurando.”

Cállate. Ahem. Fuimos enviados aquí para asegurarnos de que no hubiera Goblins o que alguna otra peste haya comenzado a vivir aquí. No tenemos ningún problema con los Humanos. Bueno, no con los no-violentos al menos.

“Por supuesto. No hay ley en contra de ocupar esta área.”

Ambos la miraron y por esto Erin se sintió presionada a hablar.

“Bien. Genial. ¿Gracias?”

“Claro.”

“Exacto.”

“… ¿Quieren otro plato de pasta?”

“Oh, claro.”

“También me serviré otro por favor.”

Erin sirvió más fideos en cada plato. Los comensales se quedaron en silencio por un momento en lo que cada uno sorbía sus fideos, o en el caso de Klbkch, que hacía algo complejo con su boca-agujero. Erin desvió la mirada.

Tras un rato Relc bajó su tenedor.

“Esto está bastante bueno. ¿Cómo fue que hiciste esto en este lugar?”

“Oh. Encontré un poco de harina y mantequilla y cosas en una de las alacenas. Tenía algunas… cosas rúnicas en el borde.”

“Eso sería un hechizo de preservación. Es bastante común en los  establecimientos de los de clase alta.”

“Pero, ¿tú lo cocinaste? ¿Acaso tienes niveles en la clase de [Chef]?”

Erin se quedó mirando a Relc.

“¿Niveles? Oh. No. Tengo niveles en uh, [Posadera]”

“Oh, ya veo, ya veo. Eso es conveniente. ¿Los conseguiste aquí?2

“Uh, yep. Cada vez que me duermo sigo subiendo de nivel. Soy uh, nivel 4.”

“¡No está mal! Especialmente si llegaste aquí hace solo unos días. ¿La notificación te despertó justo cuando te estabas quedando dormida? Odio eso.

“Lo hizo.”

“Es bastante molestosa.”

“Yep, lo es.”

“…”

“…”

“Entonces… eh. Subir de nivel. Clases.”

“¿Qué tienen? Oh, ¿Te estás preguntando sobre las mías? Soy un [Spearmaster]. Este idiota es un [Swordslayer]. Ambos tenemos niveles en [Guardia] también, pero no tantos como en nuestras clases principales.”

“Claro, claro. Um, bueno saber eso.”

“Y tu eres una [Posadera], ¿Cierto? ¿Tienes alguna otra clase?”

“Um, no. No.”

“Eso es una lástima. Pero eres joven; subir de nivel toma tiempo de todos modos.”

“Okay. De acuerdo. Um, pretendamos que yo no tengo idea de lo que son los niveles y las clases. Soy de uh, un lugar muy muy lejano y tenemos diferentes… costumbres.”

Relc y Klbkch intercambiaron miradas.

“… ¿Quieres decir que tú no subes de nivel en ese tal Michigan?”

“Oh no, no. Si subimos de nivel, es solo que, uh, de forma diferente a la que ustedes suben de nivel. Y, pues, yo nunca presté mucha atención en el colegio y todo eso…”

“¿Tienen que enseñarles a los humanos como subir de nivel? Extraño.”

“Eso es inusual. Tenía la impresión que el sistema de niveles funcionaba de forma uniforme a través de todas las especies. ¿A menos que te estés refiriendo a las diferencias dentro del sistema de clases?”

“Si. No. ¿Tal vez? Miren, ustedes suben de nivel. Yo subo de nivel. Todos suben de nivel, ¿cierto? Todos podemos subir de nivel en uh, clases y ganar habilidades. ¿Cómo voy hasta ahora?”

Relc asintió amablemente. Él estaba sorbiendo fideos con su larga lengua. Por otro lado, Erin se encontraba fascinada, aunque ella no estaba segura si él estaba siendo asqueroso o no.

“Pues así es básicamente como funciona. ¿Qué era lo que te confundía?”

“Um. Conseguí niveles solo por limpiar la posada. Y yo no era una [Posadera] hasta antes de eso. ¿Entonces por qué…?”

“Oh, eso. Seguramente cumpliste con los requerimientos para desbloquear la clase, eso es todo. Sé que es un tanto extraño conseguir una nueva clase de repente, pero ocurre. Recuerdo haber conocido un chico que consiguió cuatro niveles en [Granjero] solo por crecer zanahorias en una jardinera junto a su ventana. En ese sentido, subir de nivel puede ser bastante raro.”

“Entonces… okay, déjame pensar.”

Erin tuvo que masajear su cabeza mientras los dos guardias la observaban con preocupación. Bueno, ella asumió que era en preocupación.

“Este es un mundo. Todos suben de nivel aquí. Humanos, gente lagartija, insectos que hablan, gatos, perros, Goblins…”

“Oye como fue que me acabas de–”

Klbkch se adelantó, y cortó a Relc a media frase.

“De hecho, me gustaría corregirte en ese punto. Mientras que las razas que piensan tienen la posibilidad de conseguir niveles, animales y otras criaturas como los dragones por ejemplo, no son capaces de subir de nivel.”

“¿Qué? ¿En serio? ¿Qué hay de los Goblins?”

“Ellos si pueden. Ahora, en respecto a lo que dijiste. No soy una lagart–”

“Exacto. Es debido a nuestro pasado en común. Hace mucho obviamente, todas las razas luchaban entre sí con garras, colmillos y magia, pero luego se dividieron. Aquellos que decidieron dejar sus naturalezas y perseguir una verdad diferente recibieron el regalo de [Subir de nivel], mientras que aquellas criaturas que se quedaron fieles a su naturaleza se quedaron con el poder de su naturaleza.”

“¿En serio? Entonces eso significa que–”

“¡Oigan!”

El puño de Relc colisionó contra la mesa. Cada plato en la mesa levitó en el aire por menos de un segundo y Erin casi se cayó de su silla. Ella miró a Relc. Él estaba frunciendo el ceño en enojo, pero cuando él miró la cara pálida de ella él se detuvo y miró con un tanto de culpa en sus ojos.

“Um. Lo siento por eso. En serio. Pero uh, ¿Podemos hablar sobre ese nombre?”

“N-nombre?”

“Exacto. Tu um, me llamaste una lagartija, ¿no?”

“¿Eso está mal?”

“…Si. Si, lo está. Soy un Drake, no alguien de la gente-lagarto. Hay una gran diferencia.”

“Perdón, lamento lo que dije.”

“Uh, no te preocupes. Mira, tal vez sobre reaccioné un poquito. No estoy uh, enojado…”

Klbkch pateó a Relc bajo la mesa.

“Supuse que era mi turno para hacer eso. Discúlpate con la humana por tu rudeza.”

“…Cierto, lo lamento.”

Relc inclinó su cabeza muy abajo, tan abajo que hasta su cresta espinosa sobre su cabeza casi tocó la superficie de la mesa. Erin por otro lado no pudo evitar agitar sus manos con urgencia.

“Oh no, no. Por favor no hagas eso. No creí que fuera tan descortés. Si hubiese sabido no hubiese nunca–digo, hay una gran diferencia entre la gente-lagarto y los Drakes, ¿cierto?”

“Solo unas cuantas diferencias, pero la animosidad entre sus culturas es–”

Cállate. Aun así lo lamento. Pero sí, hay una gran diferencia. Digo, claro, la mayoría de los humanos no pueden notar la diferencia, pero la gente-lagarto vive cerca del agua y puede respirar bajo el agua también, algunos de ellos al menos. Mientras que nosotros los Drakes vivimos en climas más secos. Disfrutamos del cálido sol, espacios abiertos…”

“Bonitas rocas para echarse a dormir cuando deberíamos estar haciendo nuestro deber.”

“Tú solo eres una hormiga más grande. Quédate en silencio. De todas maneras, nosotros somos especiales. Ellos son solo anfibios que aprendieron a caminar en dos patas. Nosotros estamos emparentados con los dragones. Tenemos poderes especiales.”

“¿Cómo qué?”

“Podemos tirar fuego. Bueno, algunos de nosotros pueden.”

Relc se tiró para atrás en su silla y se cruzó de brazos con una sonrisa triunfante en su rostro. Erin y Klbkch le miraron en silencio.

“¿Qué? ¡Ese es un gran poder!”

“Estoy seguro de que lo es.”

“¡Siii! Suena increíble. Realmente… ¡realmente genial!”

Relc le dio un ligero codaso a Klbkch.

“¿Lo ves? Ella lo entiende, te dije que era genial.”

“Claro, es increíble.”

“Siento que debo recalcar el hecho de que tú, personalmente no puedes lanzar fuego, Relc.”

“¡Calla Klbkch!”

Relc se veía molesto y avergonzado al mismo tiempo.

“Solo unos cuantos Drakes pueden hacerlo, ¿Okay? No poder tirar fuego es perfectamente normal, y solo algunos pueden, así que eso.”

Él miró a Erin con ansiedad.

“Seguimos bien, ¿cierto?”

Erin sonrió y le mostró su pulgar arriba. Luego frunció el ceño en arrepentimiento. Pues ella había usado su mano mala.

“Ooh, que feo. ¿Qué ocurrió ahí?”

“¿Qué? ¿Esto? No es nada, solo–”

Klbkch se paró de repente. Erin se espantó por un segundo, pero él levanto sus dos brazos largos y delgados.

“Por favor, mi intención no es hacer daño. Pero tu mano, ¿Puedo verla?”

Erin hesitó. Luego ella lentamente extendió su mano. Por fuera, sus vendajes estaban grises y rojos por la sangre coagulada. Un poquito cayó al piso.

Él, si es que era un él, inspeccionó su mano cuidadosamente. Luego levantó la mirada en dirección de Erin.

“Nuevamente, mis disculpas. Pero, ¿Podría molestarte y pedirte que por favor remuevas tus vendajes?”

Erin volvió a hesitar, pero eventualmente ella comenzó a lentamente sacarse los vendajes. Obviamente no pudo evitar encogerse. El dolor que había estado durmiendo en su mano de repente comenzó a arder, esto causó que algo cayera al piso.

Era un pus blanco amarillento el que estaba supurando de su herida. Y la herida en sí ya no era la misma. En vez de la delgada línea roja que tenía antes, ahora partes de su herida eran de un color rojo oscuro y– Erin tuvo que desviar la mirada.

Relc silbó suavemente. Sin embargo, Klbkch no hizo sonido alguno. Él inspeccionó su herida por unos cuantos segundos, sus antenas se movían lentamente y luego la miró.

“Si. Um, claro.”

Erin trató de respirar calmadamente. Su mano le estaba ardiendo como nunca.”

“Sé– Lo lamento, sé que es un desastre. Me corté la mano y supuse que solo se infectó, pero–”

“No es una infección.”

“¿Qué?”

“Es veneno. Un tipo al menos.”

“¿Estás seguro? No se siente como–”

“Hay un pez en los ríos de por aquí. Este secreta un tipo de mucosidad que daña el área que toca. Como es este caso. He visto bastantes aflicciones similares en otros guardias.”

“¿Lo has visto? Digo, entonces ¿No es una infección?”

Erin estaba temblando. El hombre insecto sostenía su mano gentilmente.

“Por favor, no se alarme. Esto es tratable, permítame.”

Él bajó su mano. Erin observó y vio como él sacaba algo de la bolsa que tenía en su cinturón a la altura de su cintura. Ella pestañeó en lo que él sostenía una botella llena de un líquido brillante de un color verde-esmeralda.

“Esta es una poción curativa de bajo grado. Si la hechas sobre tu herida debería poder curar tu aflicción.”

Gentilmente, Klbkch destapó la botella y la sostuvo cerca de Erin para que esta la tomara. Ella la aceptó cautelosamente, pero hesitó.

“Esto es– digo, ¿es seguro? ¿Para humanos?”

Tanto Klbkch como Relc asintieron. Relc estaba ojeando a su compañero pero el hombre hormiga estaba atento.

“Por favor, créeme. Te va a curar.”

Erin le miró a los ojos. Sus ojos eran complejos y grandes. Cafés y fractales como los de una hormiga. Eran demasiado escalofriante, pero Erin decidió que podía confiar en ellos.

Ella agarró la poción con fuerza en su mano izquierda y comenzó a echar el contenido lentamente sobre su herida abierta en la mano derecha. Ella no pudo evitar soltar el aire que tenía en su pecho a modo de sorpresa.

“¿Te encuentras bien?”

“No – ¡No duele!”

Relc esnifó gentilmente. El cual sonó como un motor prendiéndose claro está.

“Por supuesto que no. ¿Por qué alguien abría de crear una poción curativa que te dejara doliendo después de usarla? ¡Pero mira eso!”

Él apuntó. Los ojos de Erin se devolvieron al corte que tenía en su mano. Este estaba cerrándose a una velocidad increíble, la carne se estaba juntando nuevamente y, en un instante, todo el corte había desaparecido. Ella no pudo evitar quedarse con la boca abierta.

Klbkch  le arrancó la botella media vacía de las manos antes de que ella la votara, pues ella estaba muy ocupada tocándose la mano para darse cuenta de todas formas. Sin embargo, despues de que Klbkch volviera a tapar la botella, ella ya se había dado vuelta en su dirección para darle un abrazo.

“Gracias — ¡ow!”

“Mis disculpas. No es sabio abrazar a aquellos que tienen un exoesqueleto. Por favor, ¿estas herida?”

Erin retrocedió un poco y se sobó aquellos lugares donde las partes puntiagudas del otro la habían pinchado.

“No, no lo estoy. Y como puedo – No puedo agradecerte lo suficiente. Eso – eso era una poción curativa, ¿no? Como puedo pagarte por –”

Ella comenzó a ojear el lugar en busca de algo para darle a cambio a Klbkch pero él levantó una de sus… manos.

“Por favor, no fue nada. Esa era simplemente una poción curativa de bajo grado, no tienen mucho valor. Llamémoslo un pago por la comida, a menos que, claro, ¿te opongas?”

“Oh no, muchas gracias. Digo, esto seguramente vale – ¿Te gustaría otro plato? O – o podrías volver. Les daré de comer a los dos de nuevo si así quieren—”

“Aceptaré con gusto. Pero por ahora estoy lleno, y tengo la sospecha de que ya es tiempo de que nos vayamos. Tampoco deseamos entrometernos demasiado y abusar de tu hospitalidad por mucho.”

Relc pausó en lo que se tragaba el vaso con jugo de frutazul.

“¿No lo haríamos?”

“Seguimos en servicio, por si no lo recuerdas. El capitán va a estar esperando un reporte. Si regresamos ahora, tendremos más tiempo para socializar después.”

“O, escúchame bien. O… podríamos comer y quedarnos aquí por un rato más.”

“Estoy seguro de que tú preferirías tal cosa. Sin embargo, nos pagan por hacer nuestro trabajo, no por relajarnos y disfrutar de los diferentes placeres de la vida. Además, te estas comiendo toda la cena de esta Humana.”

Relc miró la mesa. Se paró inmediatamente.

“Cierto. Bueno, sigamos con nuestro deber. Um, lo lamento por eso joven. Toma, déjame pagar por la comida…”

Erin trató de protestar pero una mano escamosa abrió las suyas con gentileza y depositó varias monedas de bronce y un par de monedas plateadas en su mano.

“Insisto. Ese jugo azul es bastante bueno por cierto.”

“Gracias.”

“Bueno, nos iremos yendo entonces. Ten una buena noche.”

Los dos dejaron la posada. Erin vio como ambos se iban, luego se fue a sentar. Se sentó en el piso y se quedó quieta por otra hora más.

 

——

 

Relc y Klbkch se fueron de la posada y comenzaron a caminar a través de las praderas bajo el cielo oscuro de la noche. Estaba fresco, pero ambos se movían con rapidez. Cada uno de ellos escaneaba el paisaje en lo que caminaban mientras mantenían sus manos en la lanza o espada que andaban trayendo. No estaban nerviosos, solo… alertas.

Tras un rato, Relc habló.

“Que chica más solitaria.”

“¿Es mujer? No estaba seguro.”

“Yo sí. Son las glándulas mamarias.”

“Pechos, creo que así les llaman. O creo que la palabra es tetas.”

“¿En serio? Creí que esos eran pájaros.”

“Eso escuché que dijeron unos pequeños humanos una vez. Pero ella es mujer. Y joven, ¿correcto?”

“Yep, apostaría en ello. No estoy seguro, si, del por qué un Humano estaría aquí afuera, mucho menos en ese lugar.”

“Preguntar por los asuntos de la vida personal de otra persona solo es importante para los Guardias cuando están trabajado. Respetar el especio personal de otro es un principio de la interacción social.”

“Cállate. Ella solo se ve sola, eso es todo. Si no, ¿Por qué crees que una mujer Humana gastaría su tiempo quedándose a conversar con un Drake y un insecto gigante?”

Klbkch se quedó en silencio por un tiempo.

“¿Crees que ella sea una criminal o esté en pánico por su vida?”

“Aunque lo fuese, ¿Quién se escondería ahí? Tendrías que estar loco, o tal vez ser un mago o un sacerdote para arriesgarte a hacer tal cosa.”

“Cierto, pero al menos sabemos que ella se encuentro a salvo ahora. Se debió haber muerto dentro del mismo día si siguiera siendo peligroso.”

“Apuesto a que ella no tenía idea. Además, su expresión cuando entramos—Ella definitivamente nunca ha visto a un Drake o un Insecto en su vida.”

“Preferiría que llames a mi especie por su nombre.”

“¿Qué crees? Apuesto a que ella es algún tipo de fugitiva, o una niña que se perdió y se separó de su clan.”

“…”

“Está bien. Antinium. ¿Feliz?”

“Ella siendo una fugitiva es lo más probable. Encuentro muy difícil de creer que una Humana fuese a deambular tan lejos en las praderas por accidente y además, ella no parecía estar preguntando por direcciones tampoco.”

“Bastardo.”

“Estas en lo correcto en al menos una de las definiciones de la palabra. Pero especular no tiene punto en cualquier caso. Investigamos el humo y ahora podemos hacer nuestro reporte. Ella no está rompiendo ninguna ley en cualquier caso ya que la posada fue abandonada hace casi tres años ya.”

“¿Qué hay del dragón? ¿Crees que se lo inventó?”

“Ella no estaba mintiendo, al menos no intencionalmente. Sin embargo…”

“Yep. ¿Un dragón? ¿En serio?”

“Es más probable que ella haya estado alucinando. Tal vez se encontró con un Wyvern que podía respirar fuego, o un monstruo más débil que ese. Pero dudo que ella hubiese sobrevivido un encuentro con un verdadero dragón.”

“Además, sabríamos de la existencia de un dragón si estuviese viviendo por aquí. Son bastante obvios.”

“Lo son.”

“Entonces… ¿Mujer Humana asustada? ¿No una amenaza?”

“Ese fue mi conclusión.”

“Claro, claro. Digámosle al Capitán y luego consigamos un poco de sueño. O en realidad, yo dormiré y tú puedes hacer tu cosa rarita esa donde como que invernas parado.”

“Estoy de acuerdo. Y para tu información, quedo bastante reposado. Deberías intentarlo alguna vez.”

“Paso.”

Los dos caminaron en silencio por un tiempo más; el camino de vuelta a la ciudad era largo, y en cualquier caso, ellos seguían alerta en caso de algún potencial peligro que pudiese atacarles por sorpresa. No era como que ninguno de los dos tuviese mucho que temer de algún depredador mientras tuviesen sus ojos y orejas bien abiertas, pero uno nunca sabe.

Tras un buen tiempo Klbkch rompió el silencio.

“Entonces, ¿Regresaremos mañana?”

“Oh, definitivamente. ¿Justo después del trabajo?”

“Puede que logremos incluir que es parte de nuestro trabajo el revisar y pasar a ver cómo está si logramos convencer al Capitán que es necesario.”

Relc le pegó en la espalda a Klbkch. “Ahora estás pensando como un Drake.”

“Me esforzaré por no hacerlo en el futuro.”

“Ándate a la mierda”

Ellos caminaron por unos cuantos minutos más hasta que Relc rompió el silencio nuevamente.

“Entonces… ¿una poción de curativa de bajo grado, huh?”

“¿Preferirías que le dijera el verdadero valor?”

“No, no. Es para mejor. Aunque, creo que ella se dio cuenta.”

“…Tal vez.”

“¿Cómo le explicarás eso al Capitán?”

“Lo descontaré de mi paga. Además de eso, fue usada para proteger a un civil.”

“¿Eres un santo común y corriente, huh? ¿Tratando de subir tu clase de [Santo]?”

“Tú sabes muy bien que no tengo niveles en clases de ese tipo. Solo estaba siendo amable.”

“Claro, claaaaaaro que lo fuiste.”

“No tengo ningún tipo de atracción sexual hacia los Humanos. No como tú.”

“¿Yo? A mí no me gustan los Humanos. No tienen escamas, son peludos y huelen raro. Digo, esta está bien pero no me gustaría ver como se ve bajo la ropa.”

“Mm. No es muy interesante. Son muy carnosos.”

“Ew.”

“Exacto.”

“Entonces, ¿Volvemos mañana?”

“¿Qué acaso no trabajaremos mañana?”

“Muérdeme, cierto.”

“Podríamos ir después del trabajo si nos vamos rapidito”

“Ohh, ¡Buen punto! No llegaríamos tan tarde así.”

Los dos siguieron caminando en silencio. Eventualmente Relc habló de nuevo.

“No es que no esté interesado, para que sepas. Soy de mente abierta y todo eso. No me importaría mirar. Si me lo ofrecen claro está. No tienen bonitas escamas ni nada, pero podría no prestarle mucha atención a toda la carne que tienen. Tal vez.”

“Pervertido.”

“Cállate.”

“Dejando eso de lado, ella fue bastante amable. Fue placentero hablar con ella.”

“Exacto. Cierto, me alivia el hecho de que no hayamos tenido que matarla.”

“Correcto.”

 

__

 

Erin yacía sentada contra una pared. Se estaba quedando dormida. Ella quería salir corriendo y gritar sobre los hombres lagartos—Drakes, las hormigas gigantes y el extraño mundo en el que estaba, pero eso ya había quedado en el pasado. Además, ella ya había hecho eso por un par de horas de todas formas.

Su mente estaba nadando. Sus ojos lentamente caían más y más. Erin estaba a punto de quedarse dormida, pero su mano ya no dolía, por lo que ella solo sonreía.

Finalmente, su mente por fin se quedó en blanco. La respiración de Erin se hizo profunda, sus ojos se cerraron. Ella durmió.

 

[Posadera Nivel 5!]

[Habilidad – Manualidades básicas obtenida!]

 

“…Solo déjame dormir.”


Capítulo Anterior | TOC | Capítulo Siguiente

Anuncios

4 comentarios

      • haha, no te quiero hacer spoiler, pero si es verdad que diferentes razas se tratan bien o mal entre ellas dependiendo de ciertas cosas~

        Por otro lado, se puede entender bien cuando habla Relc y cuando habla Klbkch? Traté de traducir lo mejor que pude sus respuestas para que no se pierdieran esos aspectos de la personalidad de cada uno~

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s