Elemental Brotherhood: Capitulo 14


Bueno chicos, nuevo capitulo y espero que sea el primero de muchos  que traere de forma mas regular (siempre que el editor no muera antes de tiempo xD).

Como siempre, si ven algun error pueden dejarlo abajo en la casilla de comentarios, lo modificare a la brevedad 😀

Saludos.


 

-El verdadero Akusa-

 

Luego de despedirme de esos dos fuera de la ciudad partí rumbo hacia la cueva submarina en busca del arma del dios que me invocó, la cual se encontraba al noreste de la ciudad donde se encontraban, cerca de 3 días a pie. Al parecer se encuentra en la costa cerca de un pueblo pesquero así que tendré que pedir ayuda a los lugareños del lugar para ubicarme una vez que llegue.

Lo he pensado bastante en este tiempo pero ¿cómo vine a dar aquí? Ni siquiera sé dónde voy, solo sigo en la dirección que me dijeron y ni siquiera sé porque lo hago, no es mi problema lo que le ha pasado a este país, realmente no quiero estar aquí.

Que fastidio, todo por recibir el collar del tonto de Arkatox, no sé en qué estaba pensando cuando compró esa estúpida caja, le dije que era algo sin importancia, estaba todo tan bien hasta hace poco.

Justo cuando ya me acercaba a mi sueño de llegar a la universidad ocurre esto, yo sabía que las demás personas no valían la pena, absolutamente nadie, ni mi papa, ni mis hermanos, solo mi madre, ella es distinta a los demás, es especial.

Que mal, caí en mi propio juego y ahora estoy encerrado en un mundo no sé dónde, buscando no sé qué, manejando magia de agua no sé cómo y para colmo con tres idiotas y una huérfana, gran cosa.

Para peor, mi enfermedad está avanzando, no muy rápido pero avanza. Si sigo así al cabo de unos meses en este mundo ya ni siquiera voy a poder mantenerme en pie. No deben saberlo los demás, de llegar a ese punto preferiré morir antes que me vean en un estado como ese, no quiero estar rodeados con putos idiotas hasta mi final, debemos volver a nuestro mundo rápido.

Odio esto, odio todo lo que paso desde que aparecí  aquí, odio a Kay y a Tenryu, Arkatox es un idiota soportable. Yin ni siquiera la conozco pero no me agrada y se supone que tengo que defenderla de no sé quién o qué, ni siquiera ella lo sabe aún, todo esto es tan estúpido, tan fastidioso.

Solo mantendré las distancias, me haré el amable y sociable con todos incluyendo la princesa para ver si consigo desaparecer pronto de este lugar y terminar de cumplir mis objetivos en el otro mundo.

Aun así, todo esto es tan fastidioso.

Seguí caminando en la dirección que me había indicado el sacerdote, pasaron dos días sin encontrar aunque sea un pueblo para reabastecerme, por suerte tengo el anillo de almacenamiento con suministros, esto me alcanzará tanto para el viaje de ida como de vuelta.

Pensaba en esto cuando me percaté de presencias en el bosque, no eran animales sino humanos. Seguramente son ladrones que me están siguiendo hace un rato, debo agradecer a la magia de agua por brindarme la capacidad de sentir las presencias hostiles, al ser un elemento puro puedo detectarlos rápidamente.

Lo que me falta en este momento es que me orine un perro, ni siquiera he practicado lo suficiente para usar los poderes que tengo y los pergaminos que me dio el sacerdote  no he sido capaz ni de mirarlos, el estúpido debería darse cuenta que la fonética de su idioma es la misma del nuestro pero la escritura es distinta. Por eso todos son un fastidio.

Mientras estaba peleando en mi mente los sujetos escondidos se mostraron y se acercaron a mí con miradas podridas y carácter desafiante.

Ladrón: Hey tú mago, ¿estás perdido? Si quieres te llevamos a dónde vas.

Ahora que lo dice, me estoy percatando que con esta ropa parezco un mago, soy uno según el gremio pero no tengo porque parecerlo y seguramente al verme estos imbéciles pensaron que cargo cosas valiosas, haré una nota mental y la dejaré en una esquina de mi memoria, la que dirá “debo golpear al sacerdote cuando  vuelva de este estúpido viaje”.

Akusa: Gracias.

Ladrona: Vamos, acompáñanos.

Que flojera, lidiar con estos tipos es lo que menos deseo ahora mismo, ¿porque siempre debo toparme con personas fastidiosas o imbéciles sin sentido?

Akusa: No se preocupen puedo encontrar el camino solo.

Ladrón: Bueno, ya que no nos quieres acompañar por las buena, ¿qué tal si vamos por las malas?

Empezaron a  cambiar sus posturas y sacaron dagas que tenían entre sus ropas, era esperable pero no tienen paciencia y tampoco son capaces de engañar a la gente por las buenas. Realmente mi destino es encontrarme siempre con estúpidos y con inútiles.

De acuerdo a lo que he aprendido en estos días con el sacerdote no debería enfrentarme a ellos aún, solo se magias débiles y aun no empiezo entrenamiento físico. Aun así debo hacer algo o estos tipos me dibujaran en el cuerpo con sus cuchillas y dagas.

Rápidamente conjuré un hechizo que lanza un chorro de agua desde mis manos, pero para mí sorpresa no era el débil conjuro que pensé, el agua salió con tanta presión que por un segundo recordé las represas cercanas al pueblo natal de mi madre. Ese cañonazo se dirigió a los ladrones dejándolos en mal estado luego de ser arrojados contra los árboles. Ella se desmayó pero el hombre quedo consiente, pareciese que no recibió ningún tipo de daño pero en realidad se ve que le cuesta trabajo mantenerse despierto.

Ladrón: Estúpido mago, acabas de mojar la ropa que robe recién, pero que uses agua solo te hace un inútil en ataque.

Dice esto pero se nota que está a punto de caer inconsciente, el ataque fue mayor de lo que me esperaba.

Dicho esto, empiezo a sentir más presencias viniendo del bosque que seguramente son aliados de estos inútiles que vienen en su ayuda, son bastante  y no creo que sea capaz de manejarlos a todos.

Rápidamente corro dentro del bosque para esconderme entre los árboles que estaban cerca mientras los ladrones que llegaron últimos comenzaron a perseguirme sin perderme el rastro.

Por suerte encuentro un rio con una cascada que me servirá para esconderme, pero sería demasiado obvio que entrara a la cascada así que me sumerjo en el agua, no me ahogare gracias a la magia del agua. Al entrar al rio controlo el agua para que esta no me moje y entre aire a ella junto a mí, creando una burbuja en mi cabeza similar a un casco.

Si no fuese porque somos adeptos no sería capaz de hacer esto ya que un mago normal tiene que recitar hechizos, pero nosotros no los necesitamos en su mayor parte del tiempo, solo la controlamos como si fuera una extensión de nosotros.

Si tuviese que ponerle un nombre no podría dejar de pensar en llamarlo agua control, en honor a cierto anime que vi hace años atrás. Esto debería aplicar para todos en nuestro grupo, pero tengo la suerte de no ser un inútil como el resto así que yo tengo un mejor control que los demás.

Akusa: Estoy en problemas graves y ni siquiera los busque, que fastidio.

Rápidamente busque uno de los pergaminos que me dio el  sacerdote, si fui capaz de hacer lo anterior con un simple disparo de agua entonces subestimé la fuerza que tenemos. Ahora sí que realmente lo intentaré en serio y usaré lo que me dio Fred, nose leerlo pero me explicó como usarlo.

Cuando los ladrones dieron la espalda al lugar donde me encontraba, salí del agua impulsándome con magia y disparé nuevamente el hechizo que dejó inconsciente a los ladrones anteriores aunque esta vez no lo dirigí a los sujetos, si no a sus piernas y al piso.

Una vez logré ver que estaban mojados y que el agua había quedado en sus pie, aterricé en la rivera del rio y abrí el pergamino, lo solté en el aire  y di un puñetazo al sello que este tenía dibujado justo en el centro.

Realmente no sé qué fundamento lógico tiene el golpearlo pero el sacerdote dijo que era la manera más rápida para activarlo para gente como nosotros.

Al activarse el sello se emitió una ventisca de nieve que se dirigió a los sujetos, congelando el piso y sus piernas, ahora están inmovilizado y a mi merced.

Según dijo Fred, puedo aprender a hacer esto sin ayuda de pergaminos pero aun no estoy lo suficientemente preparado. Será de mucha utilidad una vez lo haya aprendido y también  servirá para inmovilizar al idiota de Kay cuando se ponga fastidioso.

Mirando a los sujetos me doy cuenta que el hielo que se formó tambien genero algo parecido a estalagmitas desde el agua congelada, las cuáles tienen una punta fina que está apuntando directo a sus traseros, no me gustaría ver lo que pasaría si llegasen a moverse o bajar sus caderas.

Ladrón: Sácanos de aquí, juro que te haré picadillo si me llego a  liberar yo mismo pero si nos sacas entonces te dejaremos ir vivo.

¿Este idiota a quien cree que está amenazando? Creo que debo escarmentarlos un poco para que vean quien es realmente el que está en la posición favorable aquí, aunque no me importa realmente que suceda con sus vidas o tan siquiera si siguen vivos despúes de esto.

Akusa: Cállate maldito imbécil y escucha bien mis palabras.

El ladrón dejó de ladrar, lo miré fríamente pero no creí que tuviese tanto efecto.

Akusa: Sin moverse  mas de lo necesario quiero que miren cuidadosamente que tiene bajo ustedes, es una vista muy divertida.

Los ladrones bajaron sus miradas con la cara pálida y vieron las puntas afiladas apuntadas a su entrepierna.

Ladrón: No me digas que…

Akusa: Así es, ¿y saben que?, si no salen de allí dentro, pronto sus piernas ya no reaccionaran por causa del frio y no podrán mantenerse en pie.

Ladrón: tú estas demente.

Akusa: eso no es tu problema, solo concéntrate en salir de ahí, lo menos que puede pasar es que pierdan los dedos de los pies por congelamiento si logran salir rapido, pero si no se apuran creo que ese será un problema menor.

Ladrón: ¡Por favor déjanos salir! Te daremos todo lo que tenemos.

Akusa: ¿quién es la basura ahora?, personas como ustedes no merecen ni siquiera respirar, al cabo de un rato ya no podrán caminar, espero que disfruten del hielo y de su nuevo asiento, yo me marchare antes de ver sangre, soy una persona muy sensible así como podrán ver.

Me marche dejando a los tres ladrones atrapados en el hielo sin importarle lo que les pasara, simplemente saquemos la basura del camino y sigamos adelante, la cueva submarina no se moverá de su lugar pero necesito llegar antes del cuarto día.

Mi tercer día paso lentamente una vez retome mi camino a pie, aunque creo que ya estoy cerca porque logro sentir el olor a la sal del mar.

Seguí caminando por media hora hasta que a lo lejos logre divisar el mar o lo que se creo es el océano, como todos sabemos ya, en este mundo nada es lo que parece y no sería de extrañar que en vez de mar sea un lago gigante en el camino.

Me acerco lenta pero cautelosamente, podría toparme con otro grupo de bandidos en cualquier momento y ya no quiero más problemas. Por suerte todo va bien y llego a la costa sin problemas, efectivamente es el mar.

Espero que aquí se encuentre la cueva submarina, no se divisa nada desde donde me encuentro y siendo sincero este lugar me trae malos recuerdos de mi mundo, me moveré rápidamente de este lugar y buscare el pueblo pesquero, ellos deben saber algo de la cueva.

Camino por la costa cuando me percaté que esta playa tiene arena muy blanca, la que viene justo después del denso bosque por donde llegue, es un hermoso paisaje a simple vista y poco habitual en el mundo de donde nosotros venimos, sin embargo no puedo decir que me agrado, esta vista lo único que logra es seguir trayéndome a la memoria malos recuerdos.

Miro el mar por unos minutos, pensamientos y reflexiones llegan a mí.

Akusa: El mar, también llamado océano, una masa de agua conocida por ser la de mayor tamaño, la cual llega a mi mente como la definición de un ser vivo reconocido por nadie, maltratado por todos y que puede llegar a ser un arma de doble filo si no se le respeta.

La filosofía me golpea fuerte, pero vuelvo en mi rápido.

Akusa: mejor me dejo de estupideces y comenzare a buscar la cueva o el pueblo pesquero para poder regresar  pronto con los demás y descansar de toda esta mierda fastidiosa.

Camine unos cuantos minutos más hasta que llegue a una un sector con una cuesta, se ve que es bastante alto así que la usare para ver a mis alrededores. Comencé a subir rápidamente pero me canse a la mitad del camino por lo que baje el ritmo todo lo que pude, de otra forma no llegaré vivo. Al alcanzar la cima doy un vistazo de águila y logro divisar casas, seguramente es el pueblo que ando buscando así que me dirigiré rápidamente a él.

 


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s