Elemental Brotherhood: Capitulo 13


Saludos de nuevo, para compensar el paron corto de la semana pasada, les dejo un capitulo mas.

Como siempre, sus comentarios mencionando errores en los comentarios son bienvenidos, las criticas tambien, pero recuerden que sime demoro en contestarles no es porque no quiera hacerlo xD

Saludos


 

-Colm y las espadas gemelas II-

 

Me levante con las pocas fuerzas que me quedan decididos a utilizarlas por completo en mis siguientes movimientos finales. Corrí hacia el dragón, hice un salto y justo antes de entrar en contacto con el dragón, lancé mi puño desnudo. Antes de tocarlo envolví mis manos con mis llamas a la misma alta temperatura de antes. Propiné un último golpe al dragón con todas mis fuerzas restantes, pero ahora no tengo nada, ni siquiera aterricé dignamente, caí como un saco de boxeo al piso, sin ninguna clase de resistencia.

Al menos el ataque fue un éxito, el dragón no se lo vio venir. Soltó una especie de quejido exquisito para mis oídos, logré hacerlo gritar de dolor por lo menos, te lo tienes merecido.

Mi celebración mental no duro mucho, el dragón se tomó unos segundo pero recupero su compostura, voló y aterrizó frente a mi yo caído boca arriba. Me observó detenidamente, y lo único que pude hacer fue sonreír alegremente, no tengo fuerzas para nada más.

Dragón: Al parecer eres digno de poseer las espadas gemelas, te juzgué mal y me equivoqué enormemente, solo un guardián tiene el poder para herirme, nadie más en este mundo podría.

No sé qué bicho le pico pero está reconociendo mi esfuerzo, al menos se dio cuenta que no estaba mintiendo.

Dragón: Pero te queda un largo camino, mi misión era comprobar las habilidades de quien viniera a reclamar las espadas gemelas, si no hubiera sido así te hubiera matado con el primer ataque, da gracias a tus grandes esfuerzos y perseverancia, sin ellos nunca me hubiese dado cuenta que realmente poseías el poder del guardián de fuego.

Tenryu: Lo haces sonar como si solo hubieses jugado conmigo.

Dragón: Ciertamente con mi poder te hubiese pulverizado rápidamente.

Tenryu: Púdrete, maldita lagartija.

En este instante ya no puedo mantenerme más, mi conciencia se desvanece…

Dragón: Que mal educado, desmayarse justo antes de mi despedida.

Lentamente siento que mi poder vuelve, abro mis ojos y veo mi cuerpo brillar, al parecer estoy siendo curado por el dragón y me está devolviendo mis energías.

Dragón: Eres una bestia legendaria, si bien es cierto que yo tengo una enorme reserva por ser una bestia épica,  pareciese que tú tienes energía infinita en tu centro elemental.

Tenryu: ¿Centro elemental?

Dragón: Es el nombre que le damos las bestias épicas al lugar donde reside la energía de nuestro elemento, creo que los humanos lo llaman centro de ki.

Tenryu: Ciertamente me dijeron que se llamaba centro de ki.

Dragón: Bueno chico, es hora de mi despedida, pero estaremos juntos, así que más que un adiós, mejor diré nos vemos.

Tenryu: ¿Qué quieres decir con eso?

El dragón no respondió, solo se limitó a alejarse un poco de mí y comenzó a emitir un resplandor carmesí, igual como la estatua la vez anterior. Dentro de toda esa luz pude ver que el dragón cambiaba de forma, sus dos cabezas se trasformaron en dos mangos  y su cuerpo en una hoja. El lagarto se convirtió en una gigantesca espada, la cual se encogió al poco tiempo hasta quedar de un buen tamaño, más que suficiente para pelear empuñándola. Pero eso no fue todo, las cabezas que se habían transformado en empuñaduras se separaron dando forma a dos espadas idénticas.

Una vez su transformación terminó, las espadas cayeron frente a mí. Por un segundo pensé que al separarse pasarían a ser dagas, pero estaba equivocado. Tienen el tamaño y forma de espadas curvas, completamente idénticas una de la otra.

Las espadas gemelas pasaron a mi posesión.

Ahora entiendo por qué ese lagarto dijo que estaríamos juntos, si él y las espadas eran lo mismo es lógico que siempre estará conmigo, para mí buena o mala suerte.

Ahora que se ha transformado y ha perdido su vida por su misión dudo que pueda volver a verlo, pero si hubiese esperado solo un segundo más antes de transformarse le hubiese preguntado su nombre, así podría haber nombrado  estas espadas con su nombre.

Cansado, tomé las espadas gemelas con mis quemadas manos, al parecer no se curarán tan fácilmente. Si fue mi propio fuego el que me quemó no me da vergüenza, pero al parecer lo hice demasiado potente como para que un hechizo de sanación no las cure por completo.

Al tomarlas en mis manos, las espadas emitieron un leve resplandor por un instante y en sus hojas se forjó el mismo símbolo que tengo en mi clavícula, supongo esto me hace su portador oficial.

El cansancio me derrotó y sentí una enorme necesidad de dormir, así que me acerqué a uno de los costados de la habitación, me apoyé en el muro, y dormí. No me preocupa perder tiempo ahora, tengo tres días para volver y llegar hasta aquí me tomó cuatro días, la lógica dice que no llegaré en el plazo de una semana de vuelta, pero ahora que conozco el camino estoy seguro que solo me tomará dos días volver, puedo desperdiciar uno en descansar. Aun así no me tomaré todo el día, mañana por la mañana partiré nuevamente, así que dormiré el resto de la tarde y la noche.

Temprano al día siguiente, luego de haber dormido mucho, bebido casi todas mis reservas de agua de un solo golpe y haber comido lo suficiente, salí de la habitación de vuelta a la chimenea volcánica. Llegando hasta ahí me apresure para salir del volcán y regresar, o eso pretendía. Cuando dirigí mí vista al cono secundario para salir vi a una persona parada mirándome desde la salida, me detuve y lo miré detenidamente pero el sujeto solo se limitó a sonreír y hablarme.

Sujeto: Al parecer llegue tarde, lo que llevas en tu cintura son las espadas gemelas, lo que me dice que mi viaje fue en vano.

Tenryu: ¿Ah? ¿Quién demonios eres y porque sabes de las espadas?

Sujeto: No tengo porque darte mi nombre sin que me digas el tuyo pero lo haré, mi nombre es Colm.

Este sujeto es desesperante, habla de forma petulante.

Tenryu: ¿Y qué mierda buscas aquí?

Colm: Pero que persona más vulgar y poco paciente.

Tenryu: ¿Qué dices?

Confirmado, detesto a  este tipo, su carácter es lo que más aborrezco, un creído petulante sin remedio.

Colm: No tengo porque decirte nada, sin dar tu nombre a quien se presenta me hace saber que debo tomarte como humano sin modales, que los dos seamos humanos solo me apena.

Tenryu: Si quieres que te pulverice entonces solo dilo, imbécil.

Colm: Me gustaría verte intentarlo. Mi misión aquí era entorpecer al guardián de fuego del dios de la luz, pero como llegué tarde, me retiraré, no perderé mi tiempo jugando.

Este tipo dijo algo interesante, si viene en una misión quiere decir que alguien más está detrás de él y sus acciones.

Tenryu: ¿Misión?, ¿Quién demonios te envía?

Colm: No es tiempo de que lo sepas aun, pero déjame darte una advertencia. Si pensaste que tendrías un camino fácil en tu misión de protección, entonces te equivocaste horriblemente, no será mucho más tiempo antes que perezcas.

Mi paciencia se acabó. Lancé una bola de fuego al imbécil, pero al repelió. En respuesta él me lanzo una bola de fuego compuesta por llamas negras, las que repelí pero con algo de trabajo.

Colm: No eres tan malo, pero no eres para anda bueno.

Tenryu: tú, ¿Quién demonios eres realmente?

Colm: Ya te dije quién soy, realmente debes ser estúpido.

Tenryu: Sigue provocándome imbécil, y te prometo que no saldrás de aquí.

Colm: Lo mismo te digo.

Tenryu: ¿Ah?

Colm: Esto es una pérdida de tiempo, mi misión terminó así que me retiro, nos vemos.

Sin decir nada más el tipo salió por el cono secundario calmadamente. Lo traté de alcanzar pero pareciese que ese tipo corría en vez de caminar. Aunque su paso era normal, ya no lo podía ver a lo lejos. Realmente me gustaría saber quién era ese idiota.

Con mi cabeza confundida sin entender nada de lo que sucedió, me retiré del lugar, salí de la chimenea por el cono secundario y di al bosque.

Rápidamente me encaminé de vuelta al monasterio para juntarme con el resto de los chicos y la princesa, tengo que contarles lo que sucedió con el dragón y sobre ese tipo que vino a molestar.

Dijo que su misión era entorpecer mi paso, lo que me dice que si yo hubiese llegado un día más tarde él hubiese llegado en plena pelea con el dragón y lo más que seguro es que no me hubiese permitido obtener las espadas tan fácilmente luego de ser reconocido por el dragón.

Lo que más me atormenta es que no sé cómo supo que yo venía al volcán en busca de las espadas. Ciertamente el mito de la luz es antiguo pero no es nada popular, y concretamente nuestra situación es un total secreto. Esto que acaba de pasar me indica que alguien sabe sobre nosotros además del sacerdote Fred. Solo me llega a la cabeza el grupo que atacó el castillo de Yin en busca de su cabeza.

Tengo el presentimiento que esto se volverá una disputa a lo grande.

Sin pensar nada más, apresuré mi paso. Llegué hasta el bosque elfo y lo crucé rápidamente, yo creo que con mucha suerte habrán alcanzado a notar mi presencia en el bosque, pero lo crucé tan rápido que no di chance de que me dijeran algo por estar ahí. Claro está que si hubiese sido la chica de antes al que me encontrase no habría problema, pero prefiero no arriesgarme.

No me tomó tanto tiempo salir del bosque y con el paso que tenía llegué prontamente al pueblo donde había comprado por primera vez. Comí algo en ese lugar, repuse mi agua y algunos alimentos, y comencé a avanzar nuevamente. Esta demás decir que ni siquiera me asomé dentro del pueblo donde me acusaron falsamente, pasé directo hasta este pueblo.

Fue cuestión de tiempo hasta poder divisar los muros exteriores de la ciudad donde estaba mi destino final, el monasterio.

El viaje que me tomó cuatro días anteriormente ahora lo había hecho en dos, todo un nuevo record personal.

Crucé el arco de la entrada y fui detenido por los guardias. Mostré mi identificación del gremio y fui liberado de impuestos al instante además de permitirme pasar sin mayor problema.

Apresuré mi paso hasta el monasterio, pero al llegar me di cuenta que no había sido el primero, Akusa había vuelto antes que yo.

Cuando me miró, rápidamente se acercó a hablarme.

Akusa: ¿Ya volviste?, pensé que nunca lo harías o por lo menos que serias el último.

Tenryu: No me molestes, genio de segunda, si volviste tan rápido quieres decir que fracasaste, ¿cierto?

Akusa: Estúpido.

Al parecer solo le tomó medio día menos que yo el completar su misión. Me ganó en volver solo por seis horas, pero una derrota es una derrota.

Akusa: ¿Qué te sucedió en las manos?

Tenryu: Me lastimé intentando usar una técnica.

Akusa: ¿Te quemaste tú mismo? Qué vergüenza.

Tenryu: Ya te dije que no me molestes, idiota.

Akusa: Da igual lo que digas, solo me interesa saber si conseguiste tu arma

Tenryu: ¿Crees que fui a perder el tiempo?

Akusa: La verdad no te tenía tanta fe…

Tenryu: Bueno, pues conseguí las espadas gemelas después de demostrarle mi poder al dragón de dos cabezas.

Akusa: No te pregunte esa última parte.

Tenryu: Realmente eres molesto.

En ese momento escuché abrirse la puerta de la sala que está junto al pasillo. Desde dentro aparece la princesa Yin y Kay.

Yin: Tenryu, me alegra verte bien y a salvo.

Tenryu: Gracias princesa.

Kay: Lo mismo te digo, se te extrañó mucho.

Tenryu: Cállate, estúpido, no eres mi novia para que me extrañes.

Yin: Pasemos a la sala y cuéntanos que sucedió.

Les conté lo que sucedió durante mi viaje. Mi falsa acusación de robo, el encuentro con los elfos, la búsqueda de la entrada, la pelea con el dragón y la obtención de las espadas. También les conté sobre el idiota de fuego negro detalladamente.

Yin: Al parecer habrá problemas en el camino.

Kay: Si, pero solo debemos derrotarlos a todos y listo.

Tenryu: Lo dice el que se quedó en casa.

Kay: No es que lo quisiera así.

Yin: Además de lo preocupante que es que ese Colm supiera sobre ti, lo que me preocupa realmente es que los elfos supieran que también hay un Trinity Blood con nosotros.

Kay: En eso tiene razón.

Yin: Que esa elfa sepa sobre Arkatox, simplemente no lo puedo quitar de mi mente, ¿cómo supo de su existencia?

Kay: ¿Esos son celos?

Yin: ¿Ah? ¿De qué hablas?

Kay: Si no quieres que esa elfa conozca a Arkatox es entendible, los celos son normales.

Yin: No sé de qué me estás hablando, es verdad que estimo muchísimo a ese chico y que lo siento como alguien especial, pero no creo que sienta algo así por él.

Akusa: ¿Por qué lo dices?

Yin: Bueno, en primer lugar porque yo tengo prometido.

Kay ¿¡Qué!?

Además de Kay, Akusa y yo reaccionamos de la misma forma. La princesa lo dijo normalmente, pero nosotros no teníamos idea de ello.

Tenryu: De-Dejando ese tema de lado, me gustaría saber sobre tu viaje y tú arma Akusa.

Kay: Tampoco nos has contado nada a nosotros, solo dormiste desde que llegaste.

Akusa: Bueno, sobre eso…


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

3 comentarios

  1. Bueno, sabemos que ya no va a ser la waifu principal… Rip yin jajaja. Gracias por traerlo, me gusta el rumbo qie está tomando la historia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s