Elemental Brotherhood: Capitulo 12


Aquì les dejo un nuevo capitulo de la novela…
Pronto estara haciendose un cambio en la portada y me gustaria saber lo que piensan asi que sientanse libre de criticar tanto como quieran en los comentarios, todo lo que digan sera bienvenido para seguir avanzando, sin mas que decir les dejo el capitulo…


 

-Colm y las espadas gemelas I-

 

Han pasado en total cuatro días desde que salí del monasterio en busca de las espadas gemelas, fueron unos largos días pero por fin estoy en la base del volcán. Se supone, según lo que me dijo el calvo del monasterio, que tiene que haber una entrada al interior del volcán, como una cueva con una entrada diseñada con temática religiosa.

Busque por unas cuantos minutos hasta que la encontré, es una cueva tal como se me dijo, y a los costados de ella hay dos estatuas de dragones y un arco parecido a un arco Torii, solo que este tenía un diseño circular en su parte superior. Me alegré haberla encontrado, pero mis fuerzas ya no daban más, así que descansé por un par de horas.

Pasado este tiempo me levanté y caminé al interior de la cueva. Mis fuerzas están renovadas así que no habría problema aunque tuviese que escalar hasta la cima de esta cosa. Avancé hasta llegar a un lugar abierto, miré hacia arriba y me di cuenta que estaba en medio del volcán, en su chimenea. Es fácil de saber, miré hacia arriba y vi el cráter, así que supongo que la cueva por la que entré era un cono secundario.

Dentro del volcán no hay nada, pensé que sería peligroso pero ni siquiera estaba activo el volcán. La base de la chimenea se solidificó, lo que permitió que las personas entraran por el cono secundario y pudieran llegar hasta aquí, supongo que por eso pensaban que es una cueva, si supieran que lava también sale por ahí cuando el volcán se vuelve activo entonces pensarían dos veces antes de acercarse.

Aun así, esto es muy raro, no hay nada aquí, un poco de obsidiana y nada más. Miré a mis alrededores y vi una pequeña entrada al otro lado de la chimenea volcánica. Esto seguramente lleva a otra salida, pero no pierdo nada metiéndome ahí.

Debo estar loco, si muero calcinado por lava o algo entonces seré el hazme reír, si hubiese un diario en este mundo el titular seguramente diría “joven adepto de fuego muere quemado”.

Empecé a adentrarme cada vez más dentro de la siguiente cueva, y poco a poco comencé a descender, aunque no me percaté de ello hasta que la cuesta ya era bastante pronunciada como para sentir el impulso. Avancé cerca de un kilómetro por ese corredor, pero no creo que haya descendido la misma cantidad, el pasillo era curvado así que por lo menos baje quinientos metros.

Al llegar al final del pasillo estrecho de la cueva me topé con una muralla, la cual era antigua y poseía detalles muy sofisticados para ser piedra. Seguramente estos símbolos y dibujos son alguna clase de mensaje o mito que trataron de plasmar aquí, da miedo pensar que gente sin ninguna clase de poder bajó tanto solo para esto, aunque también pudo haber sido gente con alguna clase de relación con el dragón.

Llegado a este punto ya no puedo volver atrás, he avanzado mucho, pero tampoco hay una continuación más allá de este muro. Me acerqué para apreciar mejor los símbolos y me di cuenta que había algo así como la huella de una mano entera a la altura de mis ojos, puse mi mano en ella y sentí alguna clase de reacción en mi interior.

La muralla empezó a emitir un resplandor cálido y rojizo, para cuando mi vista se aclaró y pude observar nuevamente, me percaté que ya no estaba el mural y al frente de mí solo había un pasillo corto y una habitación al final con ruidos de diversos tipos. Al entrar y llegar al final del pasillo vi un terreno plano amplio con algo resplandeciente en su interior, justo en medio de la gran habitación. Mi sorpresa no fue menor cuando me acerqué.

Tenryu: ¿Qué? ¿El famoso dragón era una estatua brillante? ¿Qué se supone que haga? ¿Qué la quiebre?

No alcanzo a decir nada más cuando en el interior de mi cabeza escucho una voz.

Voz: solo el invocado del dios del fuego puede poner un pie en terreno sagrado, si tienes valor puedes seguir, pero si no eres quien debe estar aquí, perecerás.

La voz fue clara y también muy aterradora. No creo que sea el dios del fuego porque hizo referencia a él en lo que dijo, así que cabe la posibilidad de que sea el dragón quien se comunica, pero aquí no hay nadie y la verdad estoy empezando a dudar si ese dragón tan siquiera exista.

Si el libro de Yin está en lo correcto y nosotros fuimos invocados por los dioses guardianes elementales, no debería haber problema que me acerque, solo espero no equivocarme. Me acerque rápidamente a la estatua y traté de tocarla, pero una especie de escudo me detuvo. En vez de hacer contacto con ella, sentí que una parte de mi energía fue drenada, si tuviese que explicar esto, es como perder mana en un juego.

La estatua resplandeció aún más fuerte una vez mi energía ingresó en ella y sus ojos cambiaron de tono a uno carmesí, como si hubiese cobrado vida. La estatua comienza a desvanecerse hasta  desaparecer por completo. Lo siguiente que supe es que la tierra estaba temblando, el suelo se estaba desmoronando y una especie de criatura gigantesca salió desde las profundidades volando sobre mí. Nunca había visto esta criatura antes pero puedo asegurar que esto es un dragón, realmente existe. Debo decir que lo imaginaba distinto, en primer lugar este dragón tiene dos cabezas, siempre me imagine un dragón con solo un cuello sobre sus hombros.

Aún estaba sorprendido cuando ocurrió algo que me desencajó más la barbilla, el dragón me observó y dejo salir un estruendo gigantesco.

Dragón: ¿¡Quien está perturbando mi descanso!?

Mierda, esta cosa habla, supongo que debe tener la inteligencia suficiente como para decidir hacerme papilla en cualquier momento, aunque no se la pondré fácil. Si en determinado caso decide atacarme, trataré de derribarlo con todas mis fuerzas, pero por ahora solo trataré de hablar con él.

Tenryu: Un gusto en conocerte dragón, soy Tenryu, y se supone que soy el guerrero guardián invocado de fuego, estoy aquí para completar la búsqueda de las espadas gemelas.

Dragón: Jajajajaja, ¿tú?, ¿guerrero de fuego?

Solo es mi idea, pero creo que este dragón me está menospreciando.

Dragón: Veamos que tienes, guerrero.

En ese instante, lo siguiente que vi fue que el dragón lanzó una llamarada gigantesca de fuego de una de sus bocas, era lo suficientemente intensa como para pulverizar cualquier cosa a simples cenizas. Aun así, lo rechace cruzando mis manos sobre mi cabeza, como las típicas poses vistas en esas series de peleas, aunque más que rechazarlo podríamos decir que lo bloqueé.

Maldición, me estoy comenzando a emocionar.

Tenryu: No soy un niño, vengo a buscar las espadas gemelas, y necesito que me las entregues, si esto es una prueba o algo así, ven con todo, aun si no sobrevivo por lo menos quedaré satisfecho en muerte.

Dragón: Que agallas chico, ciertamente eres un guerrero de fuego, pero aun necesito que me muestres tus habilidades, y ten cuidado con morir en el intento.

El dragón me ataco nuevamente, estaba vez fue una llamarada seguida con un golpe de su cola, el fuego no fue un problema, pero no pude ver la cola entre las llamas y fui golpeado de lleno, volando varios metros por el aire hasta chocar con el muro del final de la habitación gigante. Rápidamente me puse de pie y recuperé mi postura de pelea, pero es golpe está repercutiendo en mi cuerpo, ciertamente pelear con un dragón es algo difícil, pero también es muy emocionante.

Tenryu: Eso dolió, pero tampoco puedo permitir que solo tú ataques.

Corrí rápidamente hacia el dragón y salté. Estando en el aire formé una de mis cadenas de fuego pero le di mucha más consistencia y la formé mucho más gruesa, si no hago esto dudo que pueda hacer algo contra este lagarto de dos cabezas.

Golpeé al dragón en el punto entre sus alas, si es como cualquier animal que ya allá visto entonces no puede ser muy distinto a las aves o lo gatos, las terminaciones nerviosas de la columna debería ser un punto débil. No se si no me vio o fue gracias a sus propias llamas, pero me acerque rápidamente sin que me viese, el golpe fue todo un éxito.

El dragón muestra algo de dolor en su rostro, aunque no expresó nada con su voz. Mientras caía, volví mi cadena a la normalidad y forme mi segunda cadena en mi otra mano. Aterricé con éxito cerca de una de sus piernas y arroje las cadenas envolviéndolas en su tobillo, si es que tan siquiera se puede decir que tiene uno. El lagarto reacciona rápido y me ataca nuevamente con su cola, pero antes que lograra golpearme me impulsé hacia atrás emitiendo fuego desde la planta de mis pies.

Tuve suerte que traté de perfeccionar alguna técnica de vuelo haciendo esto, ciertamente no volé pero aprendí que podía impulsarme a gran velocidad haciendo esto. Tire de las cadenas pero ocurrió un pequeño error de cálculo, el dragón era demasiado pesado como para moverlo.

Mire y rápidamente tuve una idea, use la técnica de impulso de solo un pie, y mientras la hacía lance una patada baja, típica de las peleas en los videojuegos.

Lotería, aunque estaba lejos del dragón, el fuego bajo mi pie salió con el efecto de un látigo, golpeando el pie de apoyo del dragón, haciéndolo perder el equilibrio. Tire de las cadenas y logré derribarlo, azotándolo contra el muro. No tengo la fuerza de un robot gigante, pero desde que llegué a este mundo mi fuerza se ha vuelto colosal, lo suficiente como para poder arrojar una criatura gigantesca como esta, siempre y cuando pierda su pie de apoyo. Si sigo entrenando, estoy seguro que tendré la fuerza suficiente para hacerle cara frente a frente y salir airoso.

Nunca me había sentido tan fuerte en toda mi vida, esto debe ser el incremento de poder que supuestamente me dio el dios guardián del fuego cuando fuimos invocados, aunque tengo la sensación de que esta es solo una pequeña parte de lo que puedo lograr realmente. Es un poder trampa, aunque grandioso.

Estaba pensando mi siguiente movimiento, cuando el dragón voló nuevamente y aterrizó en el suelo frente a mí.

Dragón: Eres bueno niño, bastante bueno, pero te falta mucho camino por recorrer si quieres derrotarme.

Al terminar de hablar, este lagarto gigante me lanza una bola de fuego, traté de esquivarla pero no fue suficiente tiempo, así que me cubrí. Aun con esto, recibí daño en todo mi cuerpo.

Tenryu: Tengo quemaduras, pensé que no podía ser dañado por el fuego.

Dragón: Quizás por fuego común, pero al igual que los adeptos, puedo crear fuego a temperaturas muy altas, incluso para traspasar mis propias escamas. Fui suave con mi ataque, así que considérate con suerte, aunque déjame decirte que nadie había vivido tanto tiempo frente a mí, todos sucumbieron ante mí en el pasado solo con el primer ataque, fue por esa razón que me sellé con algo de ayuda aquí, los retadores eran una lástima y dañaban mi ojos, pero debo decir que contigo estoy algo entretenido.

Y pensar que hubo gente que lo retó aun sin ser guardianes reales, ciertamente eran temerarios, o solo eran ambiciosos en busca de más poder.

Dragón: Pequeño, creo que ya es momento de parar los juegos, quiero volver rápidamente a mi descanso a la espera del verdadero guardián, vamos a terminar esto ya.

Eso fue la gota que derramo el vaso, puedo aguantar muchas cosas pero que me tomen por tonto, por débil o por mentiroso son las tres cosas que más odio, y este dragón hizo la tres. Verdaderamente estoy enojado ahora.

Tenryu: Decir eso fue tu perdición.

Dragón: ¿Qué?

Envolví mis puños en fuego y comencé a aumentar la temperatura de mis llamas, tanto que yo mismo herí mis manos con las llamas. Pero no todo está bien, algo raro me está pasando, dentro de mi hay una sensación de desesperación que está tratando de apoderarse de mí. Ciertamente estoy furioso, pero nunca me había sentido así antes, siento que si me dejo llevar podría explotar por mi propio poder.

Salté hacia el dragón en busca de propinar un buen golpe, pero ahora era otra la sensación que me llenó, similar a la sensación de cansancio, pero más que eso se sentía como si estuviese vacío. Antes de golpearlo perdí las llamas de mis manos y solo propine un golpe normal, con mi puño desnudo. Ese ataque no podría hacerle nada al dragón, pero tampoco fue mi intención hacerlo.

Tenryu: ¿Qué demonios está pasando ¿Qué es esta sensación?

Pronto no pude mantenerme de pie, puse una rodilla en el suelo y mi mano me sostuvo al apoyarme en ella, gracias a eso me mantenía agachado, si saco mi mano siento que caeré.

Dragón: ¿Crees que puedes dominar de un momento a otro esas habilidades?

Eso fue todo lo que escuche, luego de eso solo me golpeó con su cola, lanzándome lejos.

Dragón: Eres un niño muy valiente pero imprudente.

Debo hacer algo o moriré aquí, es todo o nada.

 


 

Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s