Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 19


Traductor: Aoisorabluesky

Editor: Fixer-san


-Nuevos estudiantes de otoño (1)-

—    ¡Kyaa! ¡Mamá, oppa se ve como si le hubieron chupado el alma!

—    Ha estado así por un tiempo. Parece deprimido. Ve a consolarlo, ustedes se llevan bien.

—    Jaja, derroté a la Reina Wraith solo… Mm, sep. Eso no va a cambiar. Pero el Hombre Rata Oscuro….

—    ¡Oppa, Oppa! ¡Espabílate! — Un ángel desciende… no, Yua sacude mis hombros y yo me tambaleo sin resistencia.

Yua tenía una linda voz. Ella era el soporte que me prevenía caer. Si Yua alguna vez se consigue un novio, ¿Qué debería hacer? Debería arrancarle las extremidades o debería secuestrar… ¡huk!

—    ¡Oppa!

—    Y-yua.

—    ¿Estás bien? Jaa.

Cuando su grito me despierta de mi aturdimiento. Yua suelta un suspiro de alivio. ¿Estaba ella tan preocupada que algo estuviera mal conmigo? Kuk, que adorable.

—    Jaja, no te preocupes, Yua. Oppa está bien.

—    Pero parece como si no tuvieras alma. También estabas murmurando algo solo.

—    Tienes razón… bueno, oppa acaba de experimentar un fracaso, eso es todo.

—    ¿Fracaso?

—    Sep. Al parecer fui demasiado arrogante.

Recordé lo que acababa de suceder hace unos momentos. Después de despedirme de Loretta en el 10mo piso, me apresuré hacia el jefe del 15vo piso. Entré a un grupo al azar y desafié al Hombre Rata Oscuro.

—    ¡Muy bien, acabemos con esto y movámonos!

El líder del grupo era un espadachín de mediana edad. Eso era quizás la causa del por qué estaba hablando con superioridad hacia los miembros del grupo. Fue entonces que comencé a sentirme temeroso.

Incluyéndome, el grupo consistía en exploradores de mazmorras de cinco continentes distintos. Ningún grupo podía tener éxito sin una armonía entre sus miembros. Sin embargo, con el líder del grupo siendo tan opresivo, era difícil de lograr. Y en efecto, mi sentimiento de temor se hizo real.

—    ¡Vamos, maten a los hombres rata!

—    ¡Lo que estás haciendo es solo lanzarte directo hacia los hombres rata! ¡Debimos haber discutido de antemano quien sería el tanque y quien distraería a los hombres rata!

Primero, el líder del grupo y nuestro atacante comenzaron a discutir, mientras yo silenciosamente cazaba a los hombres rata desde un lado. De lo contrario, la pelea del jefe habría terminado mucho antes.

Había dos sanadores, ambos de continentes diferentes al líder del grupo. Como tal, pusieron expresiones desagradables ante el tono opresivo del líder del grupo. Simultáneamente, nuestro tanque, quien era del continente de nuestro líder de grupo, se llevaba bien con él.

—    ¡Kikikiki! ¡No me menosprecien solo porque soy una rata!

—    ¡Maten a esa maldita rata!

El Hombre Rata Oscuro era de 2 metros de alto, más pequeño comparándolo con los demás jefe de piso. Por ende, pensé que nuestro tanque sería capaz de manejarlo. Por supuesto, me equivoqué.

—    ¡Kikik! ¡Kikik!

—    ¡Kuk, los ataques de esta rata son demasiado pesados! ¡Sanar!

—    Joder…

El tanque tenía la misma personalidad del líder de grupo. Los sanadores parecían casi resistirse a sanar. Como resultado, había veces que su sincronización estaba algo mal. El líder de grupo está claramente centrado en atacar al hombre rata Oscuro para obtener puntos de contribución. Nuestro atacante, quien había discutido con el líder de grupo, terminó perdiendo el aggro de algunos hombres rata, los cuales se dirigieron hacia nuestro tanque.

—    ¿Qué? ¡Oye, que estás haciendo?! ¡Quítenmelos de arriba!

—    ¡Joder, solo céntrense en el hombre rata oscuro!

—    ¡Ah!

Mientras el tanque y el líder de grupo gritaban irritantemente, el Hombre Rata Oscuro se liberó para hacer lo que quisiera. Yo estaba cazando a los hombres rata uno a uno, pero cuando escuché esto, me apresuré hacia el Hombre Rata Oscuro.

Aunque nuestro inteligente mago inmediatamente cambió su blanco hacia el Hombre Rata Oscuro y le lanzó una magia de ataque, el hombre rata oscuro era desafortunadamente demasiado rápido.

—    ¡Kikikik! ¡los quemaré a todos!

 ¡El Hombre Rata Oscura usa Explosión de Trueno Oscuro!

Lo que siguió fue una escena inolvidable. En un instante, una luz oscura explotó desde el cuerpo del Hombre Rata Oscuro y golpeó al líder de grupo y al tanque que estaban más cercanos. Los dos fueron quemados en un instante y se arrodillaron. Pensé que terminaría ahí, pero estaba equivocado. Era solo el comienzo.

—    ¡Kikikik! ¡Es una fiesta de relámpagos! ¡Kikik!

¡BOOM!

Como el nombre sugería, relámpagos negros explotaron. Ambos el líder de grupo y el tanque murieron en un instante, y yo, que corría hacia el Hombre Rata Oscuro, no fui una excepción.

Ni mi alto HP ni mi equipamiento del Lord Orco fueron de ayuda alguna. Solo hicieron que el dolor durara por más tiempo. Perdí la conciencia, y cuando desperté, estaba afuera de la mazmorra.

Era mi culpa. O al menos, pensé que lo era.

Había pensado que podría derrotar al Hombre Rata Oscuro sin importar lo que esos idiotas hicieran. Para esa razón, no traté de detener sus discusiones ni dije nada en contra de las tontas órdenes del líder de grupo.

Ahora que pensaba en ello, no debí quedarme en ese grupo en primer lugar. Desde el momento que me di cuenta que tan disfuncional era, debí haberme ido y buscar otro.

Finalmente, debí haber atacado al Hombre Rata Oscuro yo mismo en lugar de depender de mis miembros de grupo. En ese momento, estuve jugueteando mucho. Tanto así que estuve acabado mientras cazaba a los secuaces del hombres rata. Era inexcusable.

Estaba demasiado emocionado por derrotar a la Reina Wraith solo. ¡Aun cuando claramente sabía que habían 100,000 personas por encima de mí! ¡En la Tierra, sin mencionar el rango SS, incluso un rango A era más fuerte que yo! No, quizás incluso un rango B era más fuerte. La mazmorra era un lugar donde uno tenía que estar alerta en todo momento. Ya que estuve comiendo mierda con mi guardia baja, era solo obvio que muriera.

Mientras me reprochaba a mí mismo, Yua de repente puso su mano sobre mi cabeza.

—    Puedes hacerlo, oppa.

—    Yua…

—    Yo creo en oppa. Definitivamente puedes hacerlo.

—    Pero…

—    Todos cometen errores, oppa.

Yua acarició lentamente mi cabeza. Cerré mis ojos y esperé por sus palabras. Al mismo tiempo, me relajé un poco.

—    Oppa, alguien que aprende de sus errores puede hacer cualquier cosa. Así que será igual para ti, oppa.

—    … tienes razón. Gracias, Yua. Te lo prometo, no hare otro error. No seré expulsado de la mazmorra nunca más.

Las palabras de Yua sanaron gentilmente mi rota autoestima. Si me quedaba deprimido después de escuchar eso, no sería un hombre. ¡Me decidí a nunca bajar mi guardia, para nunca hacer tales errores, para nunca ser expulsado de la mazmorra otra vez!

Acaricié la cabeza de mi admirable hermana. Yua chilló con su linda voz y torció su cuerpo con deleite sin soltarme. Era la relación de hermanos que había querido durante tanto tiempo.

Sabiendo como confortar a su hermano… ¡Yua había crecido! ¡Oppa jura que te hará feliz! Hm, eso no suena bien. Cierto, protegeré la sonrisa de este ángel!

Habiendo recuperando mi energía por las palabras mágicas de Yua, apreté mis puños.

De repente, un sonido de algo rompiéndose. Cuando miré, madre estaba temblando mientras nos miraba desde la cocina. En el suelo estaba al cuello de un cerdo congelado. Ella debería de comprar barriga de cerdo con todo ese dinero que padre gana.

—    ¡N-no, no pueden! ¡están relacionados por sangre! ¡No se atrevan a pensarlo!

—    ¡Dije que no es eso! ¿Es eso en todo lo que piensas, mamá?

—    ¡Pero es demasiado sospechoso! ¿Por qué más iban a estar uno sobre el otro en el sofá aun cuando ya no son niños?

Maldición, ser muy distantes era un problema, pero ser demasiado cercanos también lo es… ¡!? Con nadie a quien quejarme, solo pude aguantar mi enojo ante la injusticia.

Una semana después, desafié al Hombre Rata Oscuro a una revancha. Esta vez, el grupo en el que estaba daba buena vibra. Eso dicho, había planeado continuar hasta que pudiera derrotar al Hombre Rata Oscuro solo. Era lo mejor si no dependía mucho de mi grupo. Estaría bien siempre y cuando no me obstaculizaran.

—    ¿Pudiera ser…? ¿Príncipe Heredero-nim?

Sin embargo, la líder de gremio parecía conocerme. ¿Quién era ella? Era hermosa con piel blanca de perla, coleta rubia y resplandecientes irises verdes.

No tenía recuerdos de conocer a una chica tan linda. Le pregunté si escuchó de mí por los rumores, pero ella sacudió su cabeza.

—    Gracias a Príncipe Heredero-nim, pasé el piso 5to dos años atrás. Aún estoy agradecida por ello. En aquel entonces, no pude completar mi papel sin importar en que grupo estuviera, así que me deprimí, pensando que no estaba hecha  para la mazmorra. Desafié al Lord Orco como mi último desafío, y ahí fue cuando entre a tu grupo.

—    Ah… ya veo.

—    De verdad estuviste guay ese día… Siguiendo las órdenes de Príncipe Heredero-nim, gané confianza en mí mismo. Fui capaz de derrotar mi miedo y apuñale mi espada a través del Lord Orco. Después de que lo derrotamos, mi confianza creció y llegué hasta aquí, agrupándome con mis camaradas del continente Luka.

10 pisos en dos años. Aunque era un poco más lento que Elos y Palludia, estaban entre los mejores en ambos talentos y esfuerzos. Una chica que estuvo atascada en el 5to piso subiendo tanto en dos años era indudablemente digno de alabanza.

No dude en revelar mis pensamientos.

—    Eso es increíble. Debiste haberte esforzado bastante.

—    Ah, eras más informal antes… ¿puedes hablar casualmente como en el pasado? De otra forma seria muy incómodo…

—    No, ¿Cómo podría?

¿Casual? ¿Le hablé a una mujer mayor como ella de esa forma? ¿Dónde estaban mis modales?

Viéndome actuar nervioso, sacudió su cabeza mientras soltaba una risita.

—    No, lo hiciste. Porque hace dos años, no era más que una chiquilla que no tenía siquiera 130 sihai.

—    … ¿Sí?

Sihai. Era la medida del continente Luka, equivalente a cerca de 1.1 centímetros. En otras palabras, ella habría tenido alrededor de 143 cm hace dos años. ¿Pero cómo era eso posible? Ahora parecía mayor de 160 cm. ¿Cómo podía uno crecer tanto en solo 2 años? Ahora que lo menciono, el increíble tamaño de su pecho… kuju[tos].

—    Juju, te ves lindo cuando estas nervioso.

—    No, eso es…

—    No tienes que estar tan sorprendido. Las personas del continente Luka experimentan un enorme crecimiento a una cierta edad. Es un poco más que las personas de otro continente, así que sospecho que es una característica especial de nuestra gente.

—    Ah, ya veo.

Tenía sentido. Aun cuando todos lucíamos como humanos, éramos de mundos diferentes. Que nuestro periodo de crecimiento era diferente no es difícil de aceptar. Pero por alguna razón, las palabras continente Luka parecían recordarme a alguien.

«Bueno, probablemente no es nada.» —con eso, alejé el pensamiento.[1]

 

 

[1] NT: Jajajajajajajajajajajajaja NC: Pobrecita esa persona…….

 


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

7 comentarios

  1. La relación de Yua y Kang Shin me gusta mucho, el incesto eventualmente a de triunfar lo quiera o no su madre. Pues con esto ya quedo claro que en realidad Palludia no era una “loli” sino que simplemente no se había desarrollado todavía, es posible que ahora hasta sea bastante abundante y probablemente entonces es que Kang Shin se preocupara más por ella.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s