Elemental Brotherhood: Capitulo 11


Nos vemos otra vez chicos, aquí les dejo otro capítulo de la novela, que la disfruten…
Solo decirles gracias por todo su apoyo a quienes la leen, espero que todo lo que venga sea de su agrado en mis novelas.

También recuerden que si ven algún error de cualquier clase pueden decírmelo en los comentarios, yo lo corregiré a la brevedad 😀

Sin más que decir, les dejo el capítulo.


 

-El viaje de Tenryu-

 

Decidido en conseguir las espadas gemelas, comencé mi viaje rumbo al volcán Tangur, el cual estaba custodiado por un dragón demonio de dos cabezas. Sé que será duro, pero debo hacerlo si quiero volver a mi mundo, y además podre tener geniales batallas con ellas.

Llevo ya varias semanas en este mundo junto a los chicos y aun así no logro entender que sucede aquí completamente. Tampoco me estresaré en pensar mucho en ello, ni siquiera el genio de segunda, Akusa, lo comprende. De una forma u otra tampoco significa que debería ser muy distinto estar aquí que allá, de seguro en mi mundo estaría metido en algún lio en este momento, pareciese que los problemas me siguen en todo momento.

Dentro de mis recuerdos, mis días nunca fueron tranquilos y la gente no podría llamarlos normales, pero aun así dentro de todo ese embrollo de vida recuerdo en especial un día.

No sirve de nada acordarme de ello, llevar tantas horas caminando me debe estar afectando, el sol ya se está ocultando, pero mi suerte no es tan mala, creo que alcanzo a ver un pequeño pueblo más adelante.

*****

Este pueblo no es lo que esperaba, por más que fuese pensé que tendría una posada u hostal, pero parece que no me queda de otra, acamparé fuera.

Encenderé rápidamente una fogata en el borde del bosque y cocinaré algo de cerdo, la que por suerte vendían en el pueblo, pasaré la noche bajo las estrellas, solo espero no congelarme, aunque sería muy gracioso siendo un adepto de fuego. Al menos los arboles me cubrirán del viento que seguramente se levantará de noche.

Todo iba bien hasta ahora, pero no conté con algo que debí considerar, el humo de la fogata y el olor de la comida que preparaba llamó la atención de criaturas que habían llegado después de caer la noche.

Solo para comprobar pregunté quién es el merodeador, pero no hubo respuesta. Se escuchan unos ruidos aterradores, si es un animal deberé derribarlo rápidamente, pero que pasaría si no es un animal.

Salgo rápidamente del lugar, pensando que necesitaba una mayor imagen de lo que está a mí alrededor, pero lo único que conseguí fue ver claramente lo que me acechaba. Eran 3 lagartos gigantes, y de sus bocas chorrea un líquido extraño que pareciese toxico, debo evitar el contacto con eso a como dé lugar.

Mi pensamiento se nubla un poco, pero creo que tendré que pelear con ellos antes que esa viscosidad verde me toque, aun si son monstruos no debería haber problema, recibí el entrenamiento del sacerdote cuatro ojos, debería poder vencerlo. Aun así, el miedo se está apoderando un poco de mí. Esto es extraño, nunca he sentido miedo pero estos cuadrúpedos me lo provocan.

No saldré de esta ileso pero debo intentarlo. Me lancé a uno de los lagartos, pero este al parecer predijo mi movimiento. Saltó más rápido de lo que creí en mi dirección, así que lo recibí con un golpe sobre la cabeza. Aun así, parece que el lagarto solo se aturde, son más duros de lo que pensé.

Tenryu: Parece que tendré que encontrar otra manera de derrotarlos.

Recordando mi magia de fuego planeo rápidamente mi siguiente movimiento. Cubrí mis puños con fuego y esperé que los lagartos se acercasen.

Tenryu: Acérquense malditos anfibios o lo que sean…

Los lagartos, después de unos segundos, se lanzan sobre mí. Salté sobre una plataforma que solía ser parte del pueblo pero ahora solo eran escombros en la orilla del bosque, y luego salté detrás de uno de los lagartos agarrando su cola para lanzarlo envuelto en llamas lo más lejos de mi o de cualquier cosa que pudiera ocasionar un incendio.

Los otros dos, detectando el peligro, se lanzan a mí sin esperar, no dejarían que preparara mi siguiente movimiento.  Esquivé a los lagartos y puse mi mano sobre el lomo de uno, envolviéndolo en llamas, fue una muerte instantánea por calcinación. El tercer lagarto atacó por mi espalda aprovechando que estaba concentrado usando mis ataques en el lagarto anterior. Apenas logré evitar al lagarto y tomar sus extremidades, el líquido viscoso me rozó, pero no logró afectarme. Me enfada mucho que este inútil me haya dado problemas, así que como castigo le di a probar mis cadenas de fuego, fue una muerte rápida pero seguramente también fue dolorosa.

Tenryu: Creo que ahora si podré dormir, estoy cansado de tanto usar mi poder innecesariamente.

Volví rápidamente a mi pequeño campamento pero encontré a un cuarto lagarto comiéndose mis carnes. Esto es realmente irritante, la viscosidad de esa cosa está en todas partes y mi comida en la fogata no es la excepción. Este último inútil recibe mi ataque de lleno, no lo maté enseguida, dejé que sufriera lentamente mientras se volvía cenizas.

Tenryu: Que mierda haré ahora, sin comida lo único que me queda es dormir…

Al día siguiente desperté y me encaminé nuevamente al volcán Tangur, solo que ahora sin alimentos ni agua, ni siquiera sé cuánto tardaré y mi irritación solo crece. En el siguiente pueblo compraré más provisiones, y juro que si veo otro bicho raro de esos lo haré papilla.

Al cabo de medio día encontré otro pueblo. Me acerqué rápidamente y compré provisiones. No era caro y no tuve problemas por el dinero que juntamos antes con Akusa, así que puedo continuar mi viaje tranquilo, o eso era lo que pensaba

Una vez que iba saliendo del pueblo, un problema inesperado surgió, unos soldados y el vendedor de antes se me quedaron mirando.

Soldado: ¿Es él?

Vendedor: Si, si, él es el que me asaltó.

Soldado: ¡Atrápenlo!

¿Ah? ¿Lo asalté? Si lo único que hice fue comprar en su tienda, seguramente me está confundiendo con un simple ladrón, que vulgar de su parte. Aun así no creo que sirva de algo hablar con ellos, yo no he robado nada pero es mi palabra contra la suya, aun si lo discutiéramos no me creerían, yo soy un forastero.

Corrí rápidamente del lugar, si salgo rápido evitaré problemas y podré estar tranquilo. Llego a la entrada del pueblo y salgo antes de que los guardias logren si quiera informar de algo a quien vigilaba la puerta. No he hecho nada, pero tampoco soy un idiota sincero o bueno.

Me sumergí en el bosque y seguí mi camino. Nunca existieron rutas al volcán en realidad, así que tarde o temprano tendría que hacerlo. El bosque es de un verde oscuro que da escalofríos, pero no negaré que su tranquilidad me agrada.

Al cabo de un día caminando ya iba a la mitad del bosque, y me atrevería a decir que solo me faltaba otro día más para llegar al Volcán Tangur, me encantaría que todo fuese tranquilo como hasta ahora pero creo que será imposible, desde hace un par de horas comencé a sentir que soy observado.

Detuve mi marcha y miré a mi alrededor, estoy seguro que alguien me observa y no puedo seguir tranquilo con una sensación así.

Tenryu: ¿¡Quién está ahí!?

Nadie contestó, lo que era lógico. En vez de eso, cinco personas aparecieron sobre las ramas de los árboles, pero no eran normales, sus orejas eran larga y eran extrañamente blancos y hermosos. No soy brillante pero salta a la vista que son elfos. Tres elfas y dos elfos bajaron y me apuntaron con sus arcos. Una de ellas se acercó para hablar.

Elfa: ¿Qué hace un humano en la parte del bosque correspondiente a los elfos?

Tenryu: ¿Ah?, ¿su bosque?, disculpen si molesto pero no sé de qué me hablas, es la primera vez que escucho eso.

Elfa: No sirve hacerse el tonto, todo el mundo sabe que aquí es el lugar donde vive la raza elfo, aunque digas que no lo sabes no podemos creerte.

Tenryu: No hay forma de que lo sepa, no llevo en este mundo mucho tiempo, fui invocado hace un poco más de un par de semanas.

En realidad ya perdí la cuenta de cuantos días llevamos aquí, pero no es más de un mes, así que decir un par de semanas debería estar bien. De hecho, ahora que lo pienso, no creo que haya sido muy inteligente revelar que soy un invocado.

Elfa: ¿Ah?, que estupideces dices, es imposible que seas de otro mundo, se necesita una enorme cantidad de energía solo para mantener en este mundo una bestia contratada, una persona es imposible.

Tenryu: No tengo nada como comprobarlo, solo este collar.

Cuando muestro mi collar la chica elfa mira mi clavícula y se sorprende, bajé mi vista a mi hombro y para mi sorpresa un signo extraño estaba ahí, como si fuera un tatuaje. No puedo dejar que ella se dé cuenta de mi sorpresa, parecería aún más sospechoso.

Elfa: ¿Ese signo que tienes lo has tenido siempre?

Tenryu: No, apareció cuando llegue desde mi mundo.

Es lo mejor que puedo contestar en esta situación.

Elfa: ¿Eres el único invocado?

Tenryu: No, somos cuatro.

Estoy soltando demasiada información, pero no creo que los elfos sean nuestros enemigos, simplemente saldré de esto rápido y me iré.

Elfa: ¿Vino desde tu mundo un chico adepto con una marca como la tuya en la espalda pero representando la tierra?

¿Ah?, que yo sepa Arkatox nunca se ha mostrado ante nadie desnudo desde que llegamos, aunque todos tomábamos baños juntos en el monasterio gracias a que tiene un baño enorme, el nunca entró con nosotros.

Tenryu: Sí, viene un chico de elemento tierra con nosotros, pero no tengo idea de si tiene marca o no.

A la chica elfa le cambió su mirada y sus ojos brillaron.

Elfa: Cambiaré mi pregunta, ¿el chico de tierra es un Trinity Blood?

Tenryu: ¿Cómo sabes que él es un Trinity Blood?

Me sorprendió un poco, no tengo ni idea de cómo sabe esto y dudo que ellos tengan espías en la ciudad que está a dos días a pie desde aquí, además no pareciese que sean una raza que se aleja demasiado del bosque.

Elfa: ¿Lo es?

Tenryu: Bueno, sí, lo es, antes de salir todos a nuestros viajes fuimos al gremio de magos a registrarnos y ahí lo descubrieron, todos se sorprendieron pero en realidad ninguno de los cuatro entendemos mucho de esas cosas, incluyendo al propio chico de tierra.

No diré su nombre solo por si acaso, nunca se sabe.

La chica elfa está pensativa, pero una sonrisa sale de su cara. Me mira alegremente y me hace la última pregunta.

Elfa: Te diriges al Volcán Tangur ¿cierto?

Tenryu: Si, por diferentes motivos debo ir ahí a buscar algo.

Eso fue definitivo, la chica está irradiando felicidad. Me mira y se acerca rápidamente.

Elfa: Disculpa los problemas, si él es quien pienso que es y tu viniste con él a este mundo, entonces no te entorpeceré más el paso. Suena increíble que seas invocado, pero si es como pienso entonces es posible.

No sé qué está pensando esta chica, pero mientras me deje pasar no me importa escuchar más.

Elfa: Te acompañaremos hasta la salida del bosque cerca del volcán.

Tenryu: Eso me ayudaría mucho.

Elfa: Por cierto, mi nombre es Nana, Nana Trifalorea, soy guardián del bosque elfo.

Tenryu: Yo soy Tenryu, y soy adepto de fuego.

No creo que haga daño que me presente, por lo que veo parece que ellos están relacionados de una forma u otra con Arkatox, no sé si este bien o este mal pero los tomaré como aliados por ahora.

Nana: Pongámonos en marcha, son dos horas hasta la salida del bosque.

Tenryu: Está bien.

Empezamos a caminar todos en dirección al volcán. Éramos seis personas caminando por el bosque pero lo único que predominaba era el sonio natural de las hojas al viento.

****

Luego de dos horas de caminata, llegamos a un claro en el bosque.

Nana: Hasta aquí podemos acompañarte, los elfos no dejamos nunca nuestros territorios a menos que tengamos autorización o decidamos mancharnos de nuestro pueblo, fuera de esos casos nunca pondremos un pie más allá del límite de nuestro bosque.

Tenryu: Está bien, no te preocupes, gracias por tu ayuda.

Me despedí casualmente y empecé a caminar en dirección al bosque, cuando de repente escuché su voz alzada desde atrás.

Nana: Espero el destino cruce nuestro camino con tu amigo, necesitamos hablar con él.

Tenryu: Cuando regresemos todos de nuestros viajes, velaré porque en algún momento venga para acá.

Devolví esa frase en respuesta a lo que ella dijo, pero en realidad no puedo asegurar que será así. Si todo va bien, no creo que tengamos tiempo para venir hasta acá. Aun así, trataré de recordarlo para decírselo una vez hayamos vuelto a el monasterio.

 


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

7 comentarios

  1. TenRyu es mejor chico de lo que pensaba, me imaginaba que sería él el que tendría un lado oscuro y tubiera envidia de la fuerza del prota. Gracias por el cap!!

    Me gusta

    • Siempre el chico rudo termina siendo el malo de la pelicula, por eso pense esto xDDDD
      Aun debo decirte que si hay alguien muy oscuro, esperalo que pronto lo veras 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s