Súper Gen Divino – Capítulo 21: Oscuro Río Subterráneo


Aquí os traigo un nuevo capítulo de nuestro demonio favorito. El grupo ingles está parado ahora mismo en el capítulo 25, así que en breve nos pondremos al día. Espero lo disfruten.


Aparte de Han Sen, Shen Tianzi contrató a otros treinta o cuarenta jóvenes valientes que estaban dispuestos a luchar por dinero. Todos juntos, abandonaron el Refugio Armadura de Acero, hacia las montañas.

Aunque la gente sabía que si Shen Tianzi usaba dinero para contratar mercenarios no era para nada bueno, debido a la gran recompensa, mucha gente estaba dispuesta a arriesgarse.

Si fuese el antiguo Han Sen, si no hubiera estado marcado por Qin Xuan y Shen Tianzi, se habría arriesgado por el dinero.

Ahora, Han Sen no tenía necesidad de arriesgar su vida. Era obvio que Han Sen y el resto de hombres iban a ser usados como carne de cañón, haciendo que se sintiera enfurecido.

Han Sen los siguió en silencio, cavilando sobre lo que tramaban. Cuando Shen Tianzi los reclutó, sólo les dijeron que matarían a una bestia mutante. Como había muchas bestias normales y primitivas, necesitaban muchos hombres.

Sin embargo, Han Sen no creyó tales mentiras. Si sólo fuera para matar a una bestia mutante, Shen Tianzi y sus hombres serían capaces de hacerlo.

No sólo Shen Tianzi, si no también la decena de poderosos hombres que tiene bajo su mando, todos tenían la capacidad de matar bestias mutantes. ¿Qué necesidad había de contratar a tantos hombres para matar a una sola bestia mutante?.

Luo Tianyang y el resto de hombres fueron matando como si nada a todas las bestias que se iban encontrando, repartiendo el botín entre los hombres que habían sido contratados, aumentando la felicidad de todos.

El grupo de hombres caminaron durante seis o siete días sin ni siquiera detenerse, sólo después del octavo día establecieron un campamento delante de la boca de una cueva.

Aquí estaban muy lejos y no había señales de movimientos humanos. Las únicas señales de vida, eran definitivamente bestias. En el camino hacia aquí, Shen Tianzi y sus hombres habían matado a muchas bestias y prepararon muchas de ellas en comida antes de tirar el resto.

Han Sen no ha oído nuevos detalles, pero observando la, cada vez más seria cara, de Luo Tianyang, esto no iba a ser nada sencillo.

Tras preparar todo en el campamento, a la mañana del segundo día, Shen Tianzi ordenó entrar a todos a la cueva. Después de caminar 10 km, encontraron una enorme grieta en el suelo, la cual se extendía hasta las profundidades de la cueva.

El grupo encendió sus antorchas. Shen Tianzi dejó que los mercenarios encabezaran el grupo, caminando hacia la gran grieta.

Los hombres que sabían que estaban arriesgando sus vidas eran todos muy aprensivos y avanzaban lenta y cuidadosamente.

“¿Por qué van tan lentos? Ni que fueran mujeres… ¡más rápido!” Luo Tianyang golpeó con un látigo en la espalda de unos pocos hombres, hablando fríamente.

Los hombres contratados no tuvieron más remedio que acelerar sus pasos.

Han Sen se mezcló con el grupo y caminó con ellos. Aunque fue una caminata cuesta abajo, no fue muy difícil y no ocurrió nada. No fue hasta que llegaron al fondo de la grieta que los hombres finalmente suspiraron aliviados.

El fondo de la gran grieta estaba demasiado oscuro, sólo iluminado por las llamas de las antorchas. La luz reveló un gran espacio subterráneo, con un río oscuro que fluía hacia una entrada de la cueva, al otro lado solo oscuridad.

“Cruzad el río… hacia la cueva en el lado opuesto.” Luo Tianyang sacudió su látigo y lo apuntó hacia la otra orilla.

“Hermano Luo. No sé nadar. El río es demasiado ancho y no puedo cruzarlo.” Dijo uno de los jóvenes reclutados.

“Nadie te ha pedido que nadaras. Tenemos botes.” Luo Tianyang abrió su mochila para revelar muchos botes inflables, cada uno de los cuales podía albergar entre cuatro y cinco hombres.

El grupo bombeó aire a todos los botes con las pequeñas bombas de mano, y en grupos de cuatro o cinco navegaron hacia la otra orilla.

Como la velocidad del agua no era demasiado rápida, no tenían miedo de ser arrastrados, así que dos barcos se abrieron paso rápidamente.

De repente, sonó un fuerte chapoteo seguido de una negra figura saliendo del agua. La mitad de su cuerpo que se veía fuera del río era como una serpiente, su cuerpo más áspero que un barril, cubierto de escamas negras y brillantes, su boca abierta parecía que se podía tragar una vaca.

Sin embargo, esta vez lo que se tragó no fue una vaca, sino a uno de los hombres del barco, atrapándolo con su boca, aplastando el barco con su cuerpo y haciendo que los hombres que quedaban cayeran al agua.

El grupo de hombres quedaron conmocionados, remaron el barco de vuelta a la costa inicial con toda sus fuerzas, los que estaban a punto de zarpar huyeron.

De repente, se pudo ver un destello metálico golpear a los dos hombres más rápidos, Luo Tianyang y otro hombre habían cortado sus cabezas. Luo Tianyang señaló con su ensangrentada espada. “Sólo hay un monstruo, si llegan al otro lado vivirán. Quien quiera que haya cogido el dinero y se atreva a correr, lo mataré. Vivir o morir es su elección.”

Los hombres se quedaron atónitos por la brutalidad, y Luo Tianyang y sus hombres los obligaron a volver al agua.

“Shen Tianzi esos mafiosos… quieren alimentar al monstruo con estos hombres.” Han Sen maldijo. Aquellos hombres que habían caído en el agua trataron de regresar a nado, pero fueron succionados en el agua por una fuerza desconocida.

La superficie del agua estaba oscura por lo que no se podía ver lo que les había pasado. Pero el fuerte olor a sangre les dio una idea aproximada.

El grupo de mercenarios no se atrevió a remar hacia delante, por lo que Luo Tianyang empezó a atacarlos, asustándolos.

Cuando entraron en el agua, nadie se puso a perder el tiempo. Remar con todas sus fuerzas era su única esperanza de sobrevivir. Llegar a la orilla opuesta era su única esperanza de supervivencia y cuanto más tiempo permanecieran en el agua, mayor era la posibilidad de que murieran.

Han Sen remó y levantó su antorcha, iluminando el entorno. Si el Monstruo realmente aparecía del agua, no dudaría en convocar a su espíritu de bestia divina para salvar su vida.

*¡Splash!*

El monstruo volvió a aparecer del agua, destrozando una de los botes. Los hombres a bordo gritaron, seguidos por los sonidos de agua agitándose.

“¿Por qué se quedan quietos?” Han Sen gritó a los hombres que estaban paralizados, remando con toda su energía. “Shen Tianzi y su grupo no tienen conciencia, llegando a hacer algo tan inmoral.”

Los dos hombres que fueron reprendidos por Han Sen se recuperaron y continuaron remando. En las aguas cercanas se oían gritos y golpetazos. El número de hombres que habían sido tragados por la bestia era desconocido.

 

 


Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s