Goblin Kingdom: Capítulo 61


Anterior |Índice| Siguiente


Junto a los sacrificios hechos

Estado
Raza Goblin Ganra
Nivel 87
Nombre Ra Gilmi
Rango Raro; El Primer Arquero
Habilidades <<Liderazgo B+>>  <<El Sucesor De Un Deseo Moribundo>>  <<Disparo Triple>>  <<Morador Del Bosque>>  <<Arquería B+>>  <<Instinto>>  <<Susurros De Los Espíritus>>  <<Hombre De Visión Lejana>>  <<Punta De Flecha De La Muerte>>
Protección Divina Za Ruga
Atributos Ninguno

“Comprueba la distancia. Hay una suave brisa que sopla desde la derecha” Exhaló Ra Gilmi suavemente mientras sacaba su arco. Su objetivo no era otro que los jinetes de Paradua. Después de que Hal se había ido, Gilmi continuó hacia la Aldea de Paradua. Y ahora, los goblins enemigos estaban a su alcance.

Schhwaff, sonó la flecha mientras perforaba el pecho del goblin Paradua. Y entonces el resto de los goblins que los rodeaban cayeron, sus pechos, atravesados por una flecha.

Este escuadrón de arqueros estaba formado por las élites de Ganra. La altura de sus proezas era innegable; instantáneamente mataron a todos los goblins ante ellos sin tocar sus bestias.

“Aparten a las bestias y luego pasemos al siguiente blanco.” Los Goblins Ganra se movieron como asesinos mientras mataban a los Goblins Paradua.

Después de matar a cinco goblins más, Gilmi ordenó una retirada.

“Lord Aluhaliha ya debería haber notado nuestros movimientos. Retírense.”

Dentro del bosque, Gilmi corría como el viento; los 15 goblins le seguían justo detrás.

◆◆◇

“¿Qué has dicho?”

Después de recibir el informe de Hal, un explorador también reportó. Cuando Aluhaliha y Rashka oyeron el contenido, no podían creer en sus oídos.

“… ¿Los equipos de patrulla han muerto?” La ira contorsionó la cara de Aluhaliha. Los goblins que vinieron a informar temblaron, incapaces de ocultar su miedo.

“S-Sí. Varios han sido asesinados por el arco de Ganra. Después de que las bestias regresaron al pueblo, fuimos a revisar, y… Encontramos sus cuerpos.”

“Bastardos… Lo habéis hecho ahora.” Aluhaliha apretó los dientes en su rabia, pero Rashka sólo asintió en silencio, tan rígido como siempre.

“Los estamos persiguiendo. Reúne a los hombres.”

“Sí.”

“Entiendo tus sentimientos, pero si vas a luchar, entonces es mejor esperar a mi Gaidga.”

“Lo siento, chico. Pero haré que tus lentos vigilen la casa por ahora.”

“Aluhaliha.”

Cegado por la ira, la protesta de Rashka sólo cayó en oídos sordos.

“Los que estaban acabados eran mis hombres. Así que el que se vengará soy yo.”

Rashka entrecerró los ojos al ver a la figura de Aluhaliha cabalgando sobre una de las bestias jinete.

“Así que discutir no fue suficiente.”

Aparte de él y de los goblins que dirigía, no había nadie más.

Reunir los cuatro tesoros y unificar las cuatro tribus… Aparte de él, no había nadie más.

◇◇◆

“Han venido. ¡Todos los hombres, reúnanse y retírense!”

Los goblins de Ganra corrían por el bosque como Gilmi ordenó.

Después de eso, los Paradua vinieron a perseguirlos.

Con la zona circundante cubierta de árboles, los pequeños Ganra tenía una ventaja sobre los Paradua que montaban en bestias.

Por supuesto, es un hecho que al correr individualmente se tiene más posibilidades de sobrevivir que al correr en grupo. Después de todo, los perseguidores tendrían que dispersarse. Pero entonces, no serían capaces de dirigir a los Goblins Paradua como grupo.

Para cumplir su propósito como cebo, no tenían otra opción que correr en grupo.

“¡Esperen, pequeños bastardos!” Los Goblins Paradua se burlaban mientras seguían persiguiéndolos. Mientras uno de ellos golpeaba su lanza con rabia, el Goblin Ganra de más atrás fue golpeado.

“Tch… Corran a toda velocidad. Vigilaré la parte de atrás.” Gilmi sacó su arco mientras intencionalmente se hacía el último. Sin siquiera apuntar, Gilmi soltó la flecha, disparándole inadvertidamente a uno de los árboles. Esa flecha no tuvo ni siquiera el más mínimo efecto sobre los perseguidores Goblins Paradua.

Desde atrás, por los flancos – los Goblins Paradua intentaron rodear a los Goblins Ganra.

Deslizándose a través de las lanzas empujadas, se escabulleron a través de los arbustos donde los jinetes no podían entrar.

Los jinetes de Paradua superaban en número a los arqueros de Ganra. Si se detuvieran, seguramente serían ensartados en todas las direcciones.

Tenían que huir.

Las afiladas ramas azotaban sus mejillas, las visibles raíces tropezaban con sus pies; no había fin a las heridas producidas por los árboles circundantes.

No importa cuán amigo del bosque fuera Ganra, los jinetes de Paradua también eran iguales. No importa cuán experimentados fueran los Ganra cuando se trata del bosque, los Paradua no estarían necesariamente en desventaja si simplemente están corriendo.

“Sólo un poco. ¡Sólo un poco más!” Gilmi en la espalda animó a los goblins mientras disparaba otra flecha para contener al enemigo. Aunque las flechas raramente aterrizaban dentro del denso bosque, los Paradua tampoco podían hacer un movimiento.

Los espacios entre los árboles eran demasiado estrechos; no podían sacar sus lanzas.

Pero incluso ese alivio se estaba escapando de los Ganra. Porque ellos estaban siendo empujados cada vez con mayor precisión por el cerco de los jinetes de Paradua.

“Los árboles deben despejarse delante. Síganlos” Aluhaliha, que ha estado dirigiendo tranquilamente a sus hombres, ordenó. E inmediatamente después, la presión de los flancos se hizo más fuerte. Con el camino entrecerrado, los Ganra no tenían otra opción más que ir hacia la dirección a la que Paradua les llevaba.

“Como se esperaba del Señor Aluhaliha.” El aliento de Gilmi estaba desgarrado, pero no pudo evitar asombrarse por los ingeniosos métodos de Aluhaliha.

Incapaz de soportar la presión de los flancos, uno de los goblins intentó ampliar el camino, pero sólo le esperaba una lanza. Otro goblin cayó. Gilmi no necesitaba ser capaz de predecir el futuro para saber que a este ritmo, sólo la aniquilación les esperaría.

Mientras la presión de los flancos se hacía aún más fuerte, Gilmi giró la cabeza hacia el frente.

—- No hay otra opción.

Gilmi sabía muy bien lo mucho que era esta apuesta. Pero incluso entonces, no tenía otra opción que hacerlo. Así que tomó el arco en sus manos y puso una flecha.

“¡¡Todos los hombres, dense la vuelta!!”

Por un momento, los goblins dudaron de sus oídos. Pero los Ganra aún detuvieron las piernas y se dieron la vuelta.

“¿¡Qué!? ¿¡Están locos!?”

“¡Doblen sus cuerpos y corran!”

Mientras Aluhaliha estaba impactado, la flecha de Gilmi salió disparada junto a la bestia jinete de Aluhaliha.

“Tch… ¿¡Jirouou!? ¡Cálmate!”

La flecha rozó la nariz de Jirouou, asustándolo y creando una apertura. Usando esa oportunidad, todos y cada uno de los Ganra tiraron sus flechas.

“¡Fuego!”

A las órdenes de Gilmi, las flechas llovieron sobre los jinetes perseguidores.

Los jinetes que no pensaron que iban a ser atacados no tuvieron tiempo de defenderse. Las flechas llovieron sobre ellos. Algunos perforaron sus bestias, otros traspasaron a los goblins mismos.

Pero había una cosa común entre los Paradua. Cuando los goblins los atacaron, ninguno de ellos mantuvo su atención en Ganra; estaban más preocupados por sus propias heridas. Y eso creó una pequeña apertura. Utilizando esa apertura, Gilmi guió a sus hombres a correr por los Paradua.

Doblando sus cuerpos, corrieron a través de las gigantescas bestias jinete hacia una parte más densa del bosque. Aluhaliha intentó de inmediato perseguirlos, pero él y el resto de los jinetes estaban demasiado cerca unos de otros como para rodear a Ganra. Incluso si se dieran la vuelta y los persiguieran, el esfuerzo sería demasiado grande.

Pero incluso entonces, Aluhaliha puso hábilmente a sus hombres juntos de nuevo y persiguió a Ganra.

“¡Tras ellos! ¡Ya están a las puertas de la muerte!”

Aunque Gilmi fue capaz de cambiar la situación con su rápido pensamiento, Aluhaliha era plenamente consciente de su situación. (Krailus: Ahí estás equivocado, él no sabe que ellos son un señuelo)

“No habrá una segunda vez.” Mientras Aluhaliha murmuraba en voz baja su resolución, él y sus hombres fueron tras Gilmi.

◆◇◆

La persecución después de eso fue naturalmente feroz.

Su cerco era inamovible. Pero sólo para estar seguros de no caer en ningún plan inteligente, pretendían conducir a Ganra a un lugar ventajoso para ellos. Además, en el momento en que el Ganra mostraba la más mínima apertura, saltaban inmediatamente sobre ellos. Para ese propósito, Aluhaliha tenía a sus dos ayudantes por los flancos. Hal estaba posicionado a la izquierda, mientras que Alashd estaba posicionado a la derecha.

Aluhaliha decidió no dejar que ni uno solo de estos goblins se fuera. Para restringirlos gradualmente, estrechó aún más el cerco. La horda de goblins de Gilmi estaba siendo reducida lentamente.

“Si esto sigue así podremos acabar con ellos.”

Cuando Aluhaliha recordó a sus camaradas muertos, murmuró enfadado.

“Pero este camino…”

Si la memoria de Aluhaliha era correcta, entonces no debería haber un bosque profundo después de esto. Este debería ser el bosque que lleva al pueblo de Gaidga. Cuando Aluhaliha pensó en la caza que se avecinaba, las esquinas de su boca se retorcieron.

“¡Todos los hombres, prepárense para una cacería!” Resonó la atronadora voz de Aluhaliha. Mientras se agarraba de su lanza, tomó la delantera y reanudó la persecución. Mientras que las flechas aleatorias que Gilmi disparó fueron esquivadas, el anillo de cerco se estrechó aún más. Esta vez, no había lugar para que escaparan.

En el apogeo de la emoción de Paradua, los tigres negros sobre los que cabalgaban rugieron, y cerraron la distancia en un salto.

“¡Tras ellos!” Después de haber calculado el tiempo que llevaría salir del bosque profundo, Aluhaliha giró su lanza y la golpeó contra los goblins de Ganra.

“¡Lancen las piedras!” (It was at this moment that he knew… He fucked up)

Cuando salieron del bosque profundo lo que los saludó fueron muchos árboles, entre los cuales había grandes brechas. Una voz resonó dentro de esa tierra. Era la voz de ese fuerte enemigo que Aluhaliha aún recuerda. En ese instante, una piedra estaba justo delante de él, y Aluhaliha que estaba dirigiendo no tenía otra opción más que frenar.

“¿¡Gu!? ¿¡Qué es esto!?”

“¡Extermínenlos!”

Después de alejar la piedra, lo que apareció ante él fue un área con los árboles nivelados, y una cerca construida. ¡Detrás de esa valla había un goblin gris con tres cuernos!

Aluhaliha vio a los Goblins Ganra retroceder alegremente hacia la cerca.

“¡BASTARRDOS!”

El fracaso de permitir que su presa corriera y la humillación de caer en un plan causó que Aluhaliha perdiera toda razón.

“¿¡Piensas que puedes detener a los jinetes de Paradua con algo como piedras!?”

Enfurecido, Aluhaliha atacó al enemigo, sus dos ayudantes siguiéndole justo detrás de él. Por supuesto, los otros jinetes también siguieron. Era el poder completo de carga de los jinetes de Paradua.

Expulsando las ramas de los árboles y arrojando los tallos, los jinetes de Paradua atacaron al enemigo. Esa carga suya estaba llena de poder; no era el tipo de carga que una simple valla podía detener.

— ¡Mira, mocoso! ¡Esto es Paradua! ¡Este es nuestro orgullo!

“¡GURUuAAa!”

La furiosa voz de Aluhaliha retumbó, levantando los espíritus de todo el ejército de Paradua. El aullido que bramaba naturalmente inspiró a todo el ejército.

“¡Arrojen las piedras!”

— ¿¡Piensas que puedes detenernos con piedras en ese nivel!?

Sin siquiera el más mínimo cuidado por las piedras, Aluhaliha cargó vigorosamente contra las líneas enemigas. De hecho, él cargó más vigorosamente, pero… Repentinamente, angustiadas voces llegaron a sus oídos.

“¿¡Nu!?”

Cuando miró a sus flancos, lo que vio eran sus hombres, arrojados al suelo.

— ¿¡Qué sucedió!?

La carga imparable de Paradua se ralentizó repentinamente.

“¿¡Qué hicisteeeeeee!?”

Cuando Aluhaliha se dio la vuelta, lo que vio eran caídas y trampas de hiedra a sus pies.

—- ¡Nos han engañado!

Justo delante de Aluhaliha había un tramo de valla que no era complejo. Pero a pesar de su sencillez, no podía saltar sobre ella. Era una cerca construida de madera, en cruz; una simple cerca llena de agujeros, pero era imposible de evitar.

“¡TÚ, BASTARRRDO!”

Consumido por la rabia, Aluhaliha golpeó su lanza contra la cerca. La valla se rompió bajo su poderío, pero su tigre negro atacó contra ella, arrojando a Aluhaliha de su espalda.

“¡Apuñálenlos hasta la muerte!”

Pero Aluhaliha todavía era afortunado. A medida que la valla debilitada creaba una abertura desde la que los goblins del interior sacaban sus lanzas, perforando los cuerpos de los Goblins Paradua.

Lo que les atravesó fueron lanzas sin duda alguna. Pero sea como fuere, esas lanzas sólo fueron hechas precipitadamente afeitando madera. Ser golpeado por algo así no podría ser más que doloroso. Los camaradas de Aluhaliha gritaron de dolor. Y como si les frotaran la sal en las heridas, resonó una voz despiadada.

“¡Extermínenlos!”

Los goblins corrieron a través de la brecha entre las cercas y golpearon a los heridos Paradua.

— Retirada.

Cuando el pensamiento de la derrota apareció en su mente, Aluhaliha fue movido por la necesidad de salvar a la tribu Paradua. Se levantó tambaleándose.

Pero cuando se levantó desesperadamente, lo que vio fue a los goblins viniendo de ambas direcciones. Las náuseas lo golpearon como un camión, pero desesperado, luchó contra el impulso de desmayarse.

En este punto, Aluhaliha reconoció su derrota.

Fue entonces cuando una sombra apareció ante él.

Dentro de su visión borrosa, apareció un goblin gris con tres cuernos.

“Si te rindes, perdonaré a tu gente.” La despiadada voz del goblin resonó.

“Está bien.”

Aluhaliha ya no tenía el poder de resistir.


Y la tribu del Chihuahua fue tomada por nuestro MC.

Joder con las piedras, están rotas. ¡RITO, EXIJO UN NERF!

¡Hasta el próximo!

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

13 comentarios

  1. Gracias por el capitulo 😀
    jajaja buena envoscada 😛 se la comieron con patatas. Cuando mando a los otros como sacrificio se notaba por como es el Rey que seria un señuelo para atraerlos. Les domaron como a las bestias que montan.

    Me gusta

  2. Ese comentario del trad. ingles…. Un capo el pibe (o mina)
    Bien echo de parte del prota. Me pregunto como reaccionara la otra parte de la tribu garuda que esta con los goblims pijudos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .