Goblin Kingdom: Capítulo 59


Anterior |Índice| Siguiente


Agitado

Estado
Raza Goblin
Nivel 10
Rango Lord; Jefe De La Horda
Habilidades <<Gobernante De La Horda>>  <<Voluntad Rebelde>>  <<Aullido Abrumador>>  <<Esgrima B+>>  <<Codicia Insaciable>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante I>>  <<Ojos De La Serpiente Azul>>  <<Baile En La Frontera De La Muerte>>  <<Ojo De La Serpiente Roja>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma De Un Guerrero Loco>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Sabiduría De Un Gobernante II>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior <<Hasu>> (Nvl 1); Gastra (Nvl 20); Cynthia (Nvl 20); Rey Orco <<Bui>> (Nvl 36)

“Mi rey, hay sangre en el aire.” Cabalgando sobre una cabeza doble con un hacha en la mano, Gi Gi llevó a sus perros salvajes y sus narices superiores a mi lado.

“¿Es el enemigo?”

Si las cosas van lo suficientemente bien, podría ser posible capturarlos.

“No, es…” A medida que la voz de Gi Gi se debilitaba, una mala premonición vino sobre mí.

“¿Son nuestros aliados?”

Estamos luchando en una guerra, así que, por supuesto, vine sabiendo que no saldríamos ilesos. Sin embargo, Gi Za era el que perseguía al enemigo, así que ¿Cómo podría haber sangre en el aire?

Si son sólo unos pocos hombres, entonces eso está bien, pero… Espera, ¿Fueron emboscados?

“Sigamos el olor.”

De cualquier manera no podemos dejarlos así. Si aún podemos salvarlos, deberíamos traerlos de inmediato a la aldea de Ganra para que descansen.

“… ¡Rey!” El primero en descubrirlos fue, por supuesto, el guerrero bestia, Gi Gi.

“Horrible.” Sin quererlo, esa palabra salió de mi boca. Lo que tenía ante mí eran mis hombres, heridos y exhaustos. Estaban abatidos y débiles, y no se veía ni una pizca de espíritu en ellos.

“Mis disculpas, mi rey.” La sangre salía del hombro izquierdo de Gi Za cuando dijo esas palabras. Si no fuera por el mago del viento, Gi Do, apoyándolo, podría no haber sido capaz de pararse.

“¿Pero cómo? ¿Cuándo eras el que lideraba la horda?”

“Cualquier cosa acabaría siendo una excusa. Tomé la decisión equivocada.”

La figura abatida de Gi Za me dejó sin palabras. El que le ordenó perseguir al enemigo era yo. Le ordené específicamente no sólo porque confiaba en él, sino también porque tenía la fuerza para aplastarlos. Además, era un pensador rápido. Con todo esto sumado, era una existencia aterradora que casi se podría pensar en él como un jefe de horda.

Y aun así perdió.

“Ya veo. En cualquier caso, traigan a los heridos a la aldea de Ganra primero. Gilmi, no te importará, ¿Verdad?”

“Por supuesto. Haré que algunas personas lideren el camino.”

Después de asentir a Gilmi, grité a los guerreros derrotados.

“¡Todos ustedes me han decepcionado!”

Sorprendidos, los goblins raros me miraban con miedo.

“Rey, éste es mi…” Gi Za trató de cubrirlos, pero yo lo detuve y envié mi mirada a los goblins vencidos.

“¡Cuánto tiempo planean mirar hacia abajo!”

Como si fueran sacudidos por la electricidad, los goblins me miraron.

“¿Y qué si perdieron una o dos veces? ¿Es esa una razón para que se desanimen? ¡Si perdieron una vez, deben compensarlo con una victoria mayor!”

Necesito sacarles esa actitud derrotista. Si los dejo así, interferirá en las batallas que vienen.

“Gi Gi, Gi Ji, exploren los alrededores. ¡Busquen cualquier rastro del movimiento enemigo!”

“Como usted quiera.” Los dos goblins asintieron, y envié mi mirada a los goblins vencidos una vez más.

“Si sois verdaderamente mis guerreros, entonces no permaneceréis sentados en un lugar como este. ¡Recuerden! ¡Recuerden la batalla con los orcos! Cuando en ese momento, en esa batalla desesperada, no miraron hacia abajo, ¿¡Por qué mirarían hacia abajo después de perder una vez!?”

“¡Recuerden! ¡Son los guerreros del rey! ¡Si sois verdaderamente guerreros del rey, entonces tomad con vosotros el espíritu de fortaleza y seguidme!”

Mientras mi voz resonaba en voz alta hasta el punto en que parecía que estaba gritando, las temerosas miradas de los derrotados goblins desaparecieron gradualmente.

“¡Guerreros! Les doy una oportunidad. Seguidme y limpiad esta vergüenza de vuestro honor.”

“… Mi rey, es como usted dice. Estábamos equivocados.” El ojos grandes Gi Dji inclinó la cabeza. Cuando me miró hacia arriba, vi en su mirada la voluntad de luchar ardiendo.

“Dejaré a los heridos a tu cuidado, Gi Za. Ese será tu castigo por perder.” Gi Za parecía que quería venir a pesar de sus heridas, así que le dije unas palabras. Lo vi hacer muecas, enojado, desde el rabillo de mis ojos, pero sin decir nada más, envié mi mirada hacia los ahora en pie “guerreros”.

“Gi Gu, tú serás la vanguardia. Gi Dji, Gi Zu, Gi Do, ustedes tres apoyarán.”

Lo siento, pero los que se interpongan en mi camino morirán. Normalmente, pensaría en tomar prisioneros, pero esta vez será diferente.

Nada es más temible que terminar esta expedición en la derrota.

“¡Vamos!”

“¡Corremos con el rey!” Gi Gu Verbena desenvainó su espada mientras su voz resonaba, levantando la moral de la horda.

A mis órdenes, la horda de goblins partió.

◇◆◇

Después de la batalla con Gi Za, Aluhaliha se reunió con el jefe de los Goblins Gaidga, Rashka. Decidieron reagruparse.

“No se ven muy bien” Murmuró Rashka a nadie en particular. Con la ayuda de los Paradua pudieron reunir a los Gaidga dispersos.

Rashka pensó que los goblins estarían bien incluso después de ser dispersados, pero inesperadamente, los goblins estaban realmente asustados hasta el punto que parecían ciervos temblorosos.

¿Era el enemigo tan aterrador? No podía creer que alguien pudiera infundir tanto miedo a los Gaidga.

Los Goblins Gaidga ya se han visto opacados por el miedo. Es cierto que competían con las otras tribus, los Ganra, los Paradua y los Gordob, pero a pesar de eso, era de sentido común entre ellos que los Gaidga eran los más valientes y brutales.

Y sin embargo, esos mismos Gaidga estaban temblando de miedo.

¿Sólo quién era este enemigo?

“¿Es esto suficiente?” Preguntó Aluhaliha de Paradua, quien ha estado recogiendo a los goblins dispersos.

Rashka agitó la cabeza. “Todavía no.”

“Sé que ya lo sabes, pero sólo para recordarte, si tardamos demasiado, el enemigo se recuperará.”

“Lo sé.”

Pero aunque lo sabía, también era cierto que necesitaba reunir suficientes hombres para recuperar el pueblo y conquistar Ganra. Si se movieran descuidadamente, esta vez, no saldrían de ahí a la ligera.

“Dejemos eso a un lado por ahora. ¿Cómo estuvo el apoyo de Ganra?”

“Nada especial… Es lo que me gustaría decir, pero si pueden volver a ponerse de pie, entonces no podremos mirar hacia abajo. Los goblins subordinados lograron esquivar mi lanza e incluso pelearon de vuelta.”

“Hmm…”

La lanza de Aluhaliha y Jirouou luchando juntos no es en absoluto una combinación fácil de esquivar. Ser capaz de esquivar eso e incluso de defenderse no es algo que se pueda tomar a la ligera.

Además, esa no era una lucha de jefes. Eso habla mucho de la calidad de sus guerreros.

“Oí que una vez hablaste con su jefe.”

“Sí, el Rey del Este de la aldea Gi. Tenía la piel gris y tres cuernos, uno de los cuales estaba torcido. Incluso tenía una cola.”

“Ésa debería ser la clase lord de la que se habla en los cuentos. Los fundadores también deberían haber sido clase lord.”

“Por supuesto, eso no significa que sea necesariamente igual a los fundadores, pero…”

“Definitivamente es fuerte. Pero… ¿Por qué? ¿Por qué iría a Ganra ahora de todos los tiempos?”

¿Quién sabe? Es lo que Aluhaliha parecía decir mientras inclinaba la cabeza y miraba a Rashka.

“¿No estarás planeando intentar atraerlo como tu aliado?”

Con una cara severa como la de un peñasco irrompible, Rashka asintió.

“Si es posible, pero…”

Como Rashka no podía reunir a sus subordinados como quería, pensó que podía jugar algunos trucos.

En resumen, todo lo que importaba era la victoria.

Ante el descontento de Aluhaliha, le advirtió. “Ahora no es el momento de que los goblins se peleen entre ellos. Es una carrera contra el tiempo. Deberías saberlo también.”

“Pero aun así…” Aluhaliha estaba aún más disgustado, aunque a regañadientes, todavía asintió.

Para Rashka, que rara vez hablaba para explicar todo esto, mostró lo mucho que ha sido conducido a una esquina. Ha perdido su aldea. La mitad de sus subordinados han sido asesinados. Pero a pesar de todo eso, esa profunda aura sobre este goblin que era como una roca inmóvil no mostraba signos de ser sacudida.

Sin mostrar la admiración que sentía por este goblin, Aluhaliha miró en silencio a Rashka.

A decir verdad, quería verlo pelear.

El Rey de la Aldea Gi.

Incluso pensó que si esta neblina que acechaba en su pecho pudiera ser arrastrada, le gustaría seriamente luchar con él en una batalla directa para ver su fuerza.

De esa manera, podría llegar a un acuerdo.

Así que eso es un rey, podría decir.

Pero él era el líder de una tribu. Las habilidades que había estado cultivando todo este tiempo para guiar a sus compañeros goblins no podían permitirlo. No podía simplemente acostarse y aceptar la derrota.

Atrapado entre la confianza de Rashka y el feroz anhelo hacia el rey, el corazón de Aluhaliha vaciló.


El Chihuahua sabe lo que es bueno, lo malo es que ya se ganó un boleto hacía “Ciudad Dolor”.

¡Hasta el próximo!

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

11 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .