I am the monarch: Capítulo 20


Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san


El fantasma del campo de batalla (6)

Era demasiado para Roan.

— Comandante de escuadrón Richard. ¿Aunque seas del escuadrón especial, no es esto demasiado?

La persona que elevó su voz fue Gale.

— Comandante de escuadrón Gale. ¿Te estás enojando conmigo?

Una voz baja pero fuerte.
Gale tosió y chasqueó sus labios.

— Ejem. De todas formas, no podemos darte a Roan.

Por esas palabras, Richard sacudió su cabeza como si estuviera agobiándolo.

— Parece que no sabes que tan sobresaliente es el arte de lanza de Roan. Las habilidades de Roan no son para estar en un escuadrón normal como el de los lanceros de bajo rango.

Expectativa llenaba sus ojos.

«Es verdaderamente increíble que sean las habilidades de un novato de 18 años. Si es bien pulido, puede que se convierta en una persona poderosa como lo es Rale Baker.»

Si eras un comandante que dirigía una tropa, era naturaleza humana querer tener un arma.
Entonces, Gale que estaba dudando gritó abruptamente.

— ¿Quién, quién es un lancero de bajo rango?

Richard frunció el ceño.

— Estoy hablando de Roan. Sé que es un lancero normal sin posición asignada.

Por sus palabras, Gale sonrió y sacudió su cabeza.

— ¿De cuándo es esa historia? Debido a los méritos que Roan a acumulado y porque también ha sido de gran ayuda, estaba planeando darle la posición de comandante de escuadrón.

En ese instante, fue obvio para Richard, pero Roan y el ejército de la tropa Rose quienes también estaban escuchando pusieron unas expresiones sorprendidas.

« ¿Comandante de escuadrón? ¿Ya?»

Roan sintió su corazón latir.
Era cierto que había acumulado bastante méritos con el ejército goblin, los comerciantes de esclavos y también en este ataque sorpresa, pero aun así seguía siendo un lancero novato de 18 años de edad que acaba de terminar su entrenamiento.

— ¡Co, comandante de tropa!

Las voces urgentes de los ayudantes.
Gale los miró como si ordenándoles que se callaran.

— ¿Estás delirando?

Richard devolvió la pregunta con una voz serena.
Incluso si sus méritos y sus habilidades fueran excelentes, seguía siendo algo excesivo designar a un novato de 18 años como comandante de escuadrón.

«Porque dirigir a tus subordinados no se hace solo con habilidades.»

Los comandantes de escuadrón dirigían a 20 o más soldados.
Por eso, necesitabas liderazgo para ser capaz de dirigir a los miembros del escuadrón en el campo de batalla con experiencia.
Así que era difícil esperar eso de Roan quien acababa de experimentar el campo de batalla una o dos veces.
Pero por supuesto, esto era lo que Richard pensaba.
La verdad era, que Roan era un soldado experimentado que había deambulado por el campo de batalla durante 20 años.

«Incluso si lo digo, nadie me creerá. De todas formas…»

Roan puso una sonrisa amargada y comenzó a recordar.

«La primera vez que me convertí en comandante de escuadrón………. ¿Fue 15 años a partir de ahora?»

Una promoción bastante tardía.
Sus amigos de ese tiempo ya eran por lo menos ayudantes o comandantes de tropa.
O se habían retirado temprano y regresado a sus lugares de origen para cultivar.
Roan era el único que vagaba por el campo de batalla como un soldado normal.

«Pero para convertirme en comandante de escuadrón tan pronto…….»

Un sentimiento desconcertante pero desbordante de alegría.
Entonces, se escuchó la voz de Gale.

— Estoy loco. Estoy planeando añadir un escuadrón más con esta oportunidad.

— ¿Y cómo vas a llenar los miembros del escuadrón?

— Hay escuadrones que sufrieron bastante en esta batalla.

Por la respuesta de Gale, Richard frunció el ceño.

— ¿Estás diciendo que vas a reunir miembros de los otros escuadrones en uno?

— Sí. Puedes ver que el 42º escuadrón es un escuadrón unión.

Una respuesta sin obstrucciones.
Richard miró a los ojos de Gale fijamente.

«Parece que no quieres que te lo quiten.»

Al final, suspiró y sacudió su cabeza.

— Si estás dispuesto a llegar hasta ese punto me retiraré.

Richard miró a Roan.

— Si necesitas ayuda, ven y búscame en cualquier momento.

Roan inclinó su cabeza en vez de responder.
Richard movió sus pies y cuando miró a los ayudantes desanimados, sacudió su cabeza.

— También lo tendrás bien difícil

Palabras incompresibles.
Pero lo ayudantes inclinaron sus cabezas como si hubieran entendido lo suficiente.
Mientras Richard se iba caminando, Kenny, que tenía el temperamento más feroz se apareció para detener a Gale.

— Señor comandante. Creo que la posición de comandante de escuadrón para un novato de 18 años es demasiado excesivo.

Los demás ayudantes también se opusieron.

— Así es. ¿Por qué no le damos la posición de vicecomandante del 13º escuadrón?

— O aumentar su salario también estaría bien.

Sin embargo Gale no estaba planeando en dar marcha atrás.

«Voy a mantener las palabras que dije.»

Miró a los ayudantes con ojos feroces.

— No tengo planeado cambiar mi palabra. Kenny, Jack y Dosen, vayan a los otros escuadrones y traigan algunos miembros para el escuadrón. El comandante del 42º escuadrón será Roan.

La vista de Gale se dirigió hacia Roan.

— Roan. ¿Puedes hacerlo cierto?

Por esas palabras, Roan inclinó ligeramente su cabeza.

— Puedo hacerlo bien.

No necesitaba decir que daría lo mejor de sí, o que trabajaría duro.
Lo hará bien.
Esta situación necesitaba esas palabras ahora mismo y además tenía confianza.
Gale asintió con una expresión satisfecha.
Entonces, Roan levantó su cabeza y después de mirar a los fríos ayudantes, habló con una voz baja.

— Um pero…….

Al volverse sus palabras dudosas, Gale le señaló con sus ojos que estaba bien.
Roan rió incómodamente y siguió hablando.

— Tengo algunos soldados que quiero traer a mi escuadrón.

 

*****

Austin era un joven de sangre caliente de 28 años que había estado recorriendo el campo de batalla durante 8 años.
Aunque su manejo de la lanza no tenía forma, ya tenía buena fuerza así había logrado pequeños méritos muchas veces.

«Bien. Si me mantengo así, en un año más conseguiré la promoción a comandante de escuadrón.»

Cuando estaba en su día de descanso soñando.

— Austin. Es una orden de transferencia.

La orden de transferencia cayó en la tropa Rose abruptamente.

«¡Tal vez! ¿Ya estoy consiguiendo mi promoción pada comandante de escuadrón?»

Si no era para eso, no había razón para que él fuera transferido de escuadrón.
Las expectativas hicieron que su pecho subiera y bajara.
Pero la realidad lo golpeó como agua de drenaje.

«¿Servirle a un novato como mi comandante de escuadrón?»

Su rostro seguía deformándose.
Y no solo eran los pensamientos de Austin.

«Maldición. Pisé mierda.»
«Servirle a un novato que acaba de terminar su entrenamiento como mi comandante de escuadrón.»
«¿Qué no vamos a morir por este novato comandante de escuadrón?»

En los rostros de los soldados, enojo, molestia, rabia y decepción podía ser vista.

«Sí. Los entiendo.»

Roan miró a los rostros de los soldados y  sonrió.
Porque él también se molestaría si le dijeran que sirviera a un novato de 18 años como comandante de escuadrón.
Respiró profundo y miró fijamente a los ojos de los soldados.

— Debéis tener vuestras quejas. Y puede que no entendáis.

Una voz infantil.
Los rostros de los soldados se deformaron aún más.
Roan no se perturbó y siguió hablando.

— No hablaré mucho.

Levantó sus diez dedos.

— Solo 10 días. Crean en mi por solo 10 días y síganme. Si quizás, todavía no les agrado después de los 10 días, los haré regresas a sus escuadrones de origen.

Solo entonces los rostros de los soldados se relajaron.

«10 días…….»
«¿Entonces solo tenemos que aguantar durante 10 días, cierto?»

Tendrían que actuar descuidadamente hasta entonces.
Entonces, detrás de los soldados desanimados se escuchó una fuerte respuesta.

— ¡Entendido!

Los dueños de esas voces no eran otros que Pierce y Glenn.
Ellos eran los soldados que Roan quería tener.
Roan se volteó y dejó escapar una risa.

«Descansen bien esta noche. Porque no tendrán oportunidad de pensar bien a partir de mañana.»

Las esquinas de su boca de levantaron con malevolencia.

*****

Un grupo de personas entra al campamento.
Una armadura gastada con manchas de sangre.

— Huk. Huk.

Pechos que se sacuden fuertemente.
Sin embargo sus ojos eran feroces y sus pasos imponentes.
Los soldados que estaban teniendo su descanso cerca de ellos comenzaron a suspirar.

—  Es el escuadrón fantasma.
— ¿Dicen que también lo hicieron esta vez?
— El comandante de escuadrón por allá es el fantasma del campo de batalla. El Fantasma del Campo de Batalla.
— De verdad que es increíble. Increíble.
— Dicen que aniquilaron tres guaridas de monstruos en solo diez días.

Los soldados de ese grupo recibieron las miradas de los demás soldados y fueron hacia una parte profunda del campamento.
Entonces, una voz magnánima se escuchó.

— ¡Oho! ¡Fantasma del campo de batalla!

El hombre que se acerca mientras sacude su mano era Pete.
El hombre que estaba caminando en frente al grupo sonrió alegremente y se inclinó hacia adelante.

— Señor Pete.

Un saludo amable.
En ese instante, Pete sacude su cuerpo y su mano con grandes movimientos.

— Aigoo. Comandante de escuadrón Roan, por favor hábleme más relajadamente.

Una voz bromista.
Roan rió y sacudió su cabeza.

— Deje de burlarse de mí.

— Ejem. Es porque es divertido.

Pete se rió alegremente y acarició su barbilla.
Miró a los hombres tras de Roan y dijo asombrado.

— Comandante de escuadrón Roan. ¿Hoy también lo hiciste?

Por esas palabras, Roan miró hacia atrás.
Ojos feroces y actitudes imponentes.
Ellos eran los soldados que hace solo 10 días atrás tenían rostros llenas de molestias y rabia.
El recientemente creado 42º escuadrón.
Ahora, el 42º escuadrón estaba siendo llamado el escuadrón fantasma.

— Sí. Encontramos algunos goblins.

— ¿Te los encontraste? ¿Qué no fuiste tú a buscarlos?

Roan solo sonrió brillantemente en vez de responder.
Pete puso una expresión de burla.

— Comandante de escuadrón Roan, tu apodo es fantasma del campo de batalla, fantasma.

Golpeó el hombro de Roan y continuo hablando.

— Porque adivinas donde están los monstruos y donde están las guaridas de los monstruos. Es por eso que eres un fantasma.

Por sus palabras, Roan puso una sonrisa amarga.

«Es algo afortunado que no soy el adivino del campo de batalla.»

 

 


Anterior capítulo |TOCSiguiente capítulo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s