Goblin Kingdom: Capítulo 58


Anterior |Índice| Siguiente


El impulso del refute

Estado
Raza Goblin
Nivel 8
Rango Lord; Jefe De La Horda
Habilidades <<Gobernante De La Horda>>  <<Voluntad Rebelde>>  <<Aullido Abrumador>>  <<Esgrima B+>>  <<Codicia Insaciable>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante I>>  <<Ojos De La Serpiente Azul>>  <<Baile En La Frontera De La Muerte>>  <<Ojo De La Serpiente Roja>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma De Un Guerrero Loco>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Sabiduría De Un Gobernante II>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior <<Hasu>> (Nvl 1); Gastra (Nvl 20); Cynthia (Nvl 20); Rey Orco <<Bui>> (Nvl 36)

Después de ver a los goblins de Gaidga, mandé a mis subordinados a perseguir.

“¡Gi Za, toma la mitad de los goblins y persigue al enemigo restante!”

“Gi Dji, Gi Zu, Gi Do, todos ustedes vayan también.”

El mago de viento, Gi Do. El ojos abiertos, Gi Dji, el perro loco, Gi Zu. Estos goblins junto con los goblins normales persiguieron al enemigo.

El interior de la caverna era ancho, pero no era complicado. En su interior había una serie de cuevas utilizadas para almacenar alimentos, así como armas y armaduras.

Después de que conseguimos tomar el control de la mayor parte de la caverna, los Goblins Gaidga huyeron por la parte de atrás, y ordené a mis hombres que los persiguieran.

Los dos goblins nobles, Gi Gu Verbena y Gi Go Amatsuki, se quedaron atrás para destruir los restos de la cueva.

Unos goblins Gaidga aparecieron repentinamente, así que los segué con mi gran espada de acero (Iron Second).

“Siguiente.”

Cuando terminé de barrer a los Goblins de Gaidga en la armería, me dirigí a la siguiente cueva.

“¡GUuAaU!”

Maté al enemigo que salió de un solo golpe y entré a echar un vistazo.

“Hmm…”

Dentro estaban las larvas y hembras de los Goblins Gaidga.

“Si no se resisten, no los mataré” Les dije.

Las goblins femeninas son preciosas sin importar de qué tribu provengan. Además, una vez que los Gaidga se conviertan en mis subordinados, si su habilidad para reproducirse se ve afectada, les llevará más tiempo formar parte de mi fuerza.

Si bien es cierto que los goblins son capaces de reproducirse rápidamente, todavía toma tiempo para que las larvas se conviertan en adultos, y aún más tiempo hasta que uno puede ser llamado guerrero.

Además, se desconoce el tiempo que tarda un goblin de una de las cuatro tribus en alcanzar la edad adulta.

Así que no hay razón para matar a las goblins femeninas, e incluso matar a las larvas es altamente cuestionable.

Además, matar a los débiles y temblorosos Goblins Gaidga dejaría un mal sabor de boca.

“Rey.” Gi Go, que estaba registrando las otras habitaciones, se acercó a mí mientras ondeaba alrededor su hoja curva manchada de sangre. “Hemos tomado completamente el control de la caverna. Esta habitación de aquí es la última.”

“Ya veo” Contesté. “Entonces en ese caso, te lo ordeno, Gi Go Amatsuki.”

Miré al goblin arrodillado mientras señalaba hacia una cueva.

“En esta sala están las larvas y hembras de los Gaidga. En nombre del rey, te ordeno que garantices su seguridad. Protege a estos débiles y frágiles goblins.”

“Por tu voluntad.”

Dejé al arrodillado Gi Go y salí de la caverna.

Luego, conduciendo a los goblins lentamente hacia arriba, dejamos la casa de los Gaidga.

“¡Gilmi!”

Habíamos asediado la caverna con los arqueros de Gilmi para evitar que la batalla se dirigiera hacia la cueva, así que Gilmi estaba fuera de la cueva.

Le llamé, el Primer Arquero (Gadieta).

“¡Estamos persiguiendo a los Goblins Gaidga en retirada, sígueme!”

“Como ordene.”

“¡Gi Gu Verbena, corre adelante, y abre un camino! Gi Gi, Gi Dji vigilen los flancos. ¡Vamos!”

El goblin de clase noble que se especializaba en cooperar, Gi Gu, servía de vanguardia. A la derecha estaba el guerrero bestia Gi Gi, que montaba sobre un doble cabeza. A la izquierda estaba el sigiloso Gi Ji. De esta manera seguimos la dirección que pensábamos que seguirían los Goblins Gaidga.

“Rey, los Goblins de Gaidga probablemente corrieron hacia el sur.”

“El sur, ¿Huh?”

“Podrían haber corrido al pueblo de la Tribu Paradua.”

Fue Gilmi quien sugirió adónde ir. El pueblo de Paradua probablemente ya se reflejaba en los ojos de aquel pequeño arquero. Esa mirada de su recta vista era firme y decidida.

Poco a poco, los árboles crecían cada vez menos.

“Bien, entonces vamos al sur.”

Gi Gu Verbena parecía haber oído mi orden cuando cambió un poco de dirección.

◇◇◆

Habiendo recibido la orden del rey, Gi Za guió a la horda para perseguir a los goblins de Gaidga. Con la alta estatura de los Goblins Gaidga, Gi Za tuvo pocas dificultades para seguirlos. También era fácil golpear sus grandes cuerpos.

Mientras perseguían a los Goblins Gaidga, Gi Za disparó implacablemente su magia mientras que Gi Do apuntó a sus piernas con su magia del viento. Los caídos Goblins Gaidga fueron golpeados por el ojos abiertos Gi Dji y Gi Zu con sus espadas y lanzas respectivamente.

Cazaban a los Goblins de Gaidga como si fueran un rebaño de ovejas.

Sin embargo, sus números no eran nada de lo que burlarse. Simplemente había demasiados, así que no fue posible aniquilar completamente a los goblins en retirada.

“Apunten al grupo más grande.”

Mientras continuaban persiguiendo, los Goblins Gaidga se amontonaron. Gi Za ordenó a sus hombres, y ellos mataron a los goblins enemigos sin siquiera echar un vistazo.

Sólo cuando el éter de Gi Za se había reducido, finalmente pensó en terminar las cosas. Aunque se había adormecido por la intoxicación de matar al enemigo, él y sus hombres han estado persiguiendo durante medio día.

Su agotamiento no era ningún misterio.

“Dejen de perseguir” Ordenó Gi Za. Y toda la horda se detuvo. Dentro de la horda se veían goblins con un aliento rasgado.

“Así que esto es lo más lejos que podemos llegar” Murmuró Gi Za.

En ese momento, un olor diferente al de los Goblins Gaidga le llegó a la nariz.

“¿Hmm…?”

Pero lo único que se oía era el espeluznante sonido del viento que arrulló los árboles.

Gi Za sentía que algo estaba mal. Inmediatamente, trató de ordenar a los goblins que regresaran, pero antes de que pudiera, una figura gigante saltó de los matorrales.

“Tch… ¿¡Paradua!?”

Era un tigre negro, gigante y de rayas, sobre el que cabalgaba Aluhaliha de Paradua, blandiendo una larga lanza.

“¡Muere, mocoso!”

Sin detener el ritmo, mantuvo su ímpetu, y atacó con su lanza.

“Grr…”

Gi Za saltó hacia atrás, pero Aluhaliha no iba a dejarlo ir.

“¡Ingenuo!”

En el momento en que Gi Za aterrizó, Aluhaliha volvió a golpear su lanza.

“¡Mi recipiente está revestido por el viento (Accel)!”

Su postura se rompió, por supuesto, ese ataque debería haberlo golpeado. Pero Gi Za usó Accel, y con eso pudo esquivar.

Cabalgando con el viento, ordenó a los goblins que se retiraran. “¡Retrocedan! ¡Estamos retirándonos!”

“¡No irás a ninguna parte! ¡Hal, Alashd, tomen sus flancos! ¡Jirouou, corre!”

Aluhaliha persiguió al ya en retirada Gi Za.

“¡Como ordene!”

Los dos goblins, Hal y Alashd, eran como las alas de un pájaro que desplegaba sus alas mientras intentaban rodear a Gi Za y sus hombres.

Mientras Aluhaliha gritaba el nombre de su bestia, el tigre negro fijó su mirada en Gi Za y rugió un poderoso grito.

Los ataques combinados de goblins y bestias dejaron incluso a los hábiles druidas perdidos. Lo más que podían hacer era esquivar.

“¡Destrocen al enemigo a la derecha! ¡Vamos!”

A la voz del ojos abiertos Gi Dji, el mago del viento, Gi Do, utilizó su magia, cayendo sobre un jinete a la derecha. Pero los jinetes de bestias continuaron cabalgando desenfrenadamente mientras trataban de rodear a los goblins.

“¡Eres molesto!” Gi Dji se volvió a su espalda y recibió los ataques de los débiles goblins. Luchó de la misma manera que lo hacían cuando cazaban grandes presas.

“¡Iré yo!” La lanza de Gi Zu resonó mientras se giraba y atravesaba al enemigo.

“¡GURUuuAaAAU!” Bramó un grito como el de las bestias, activando [Habilidad] <<Perro Loco>>. Gi Zu había eliminado las limitaciones de la razón para abrir un camino a la supervivencia. Fue porque Gi Dji comprendió que no trató de detener esa acción temeraria.

“¡Corran! ¡Corran! ¡Sigan corriendo!” Gi Za gritó palabras de ánimo para levantar la moral de toda la horda mientras se retiraban profundamente en el bosque.

Doblando su cuerpo entre los árboles más pequeños, huyó desesperadamente de la persecución de los tigres.

Afortunadamente, los goblins eran pequeños, así que los Goblins de Paradua que montaban en las bestias no podían atacar los lugares donde no cabían.

“¡Retrocede, Gi Zu!”

Mientras Gi Za esquivaba la lanza de Aluhaliha y el colmillo de Jirouou, llamó repetidamente a Gi Zu, pero Gi Zu ya había perdido la razón, y la voz de Gi Za no podía alcanzarle.

“¡No mires hacia otro lado durante una pelea!”

Mientras Gi Za estaba distraído, la lanza de Aluhaliha vino a por él.

“¿¡Gu!?”

Retorció su cuerpo para esquivarlo, pero aun así le atravesó el hombro.

“Hmph—” Aluhaliha estaba a punto de menospreciar a Gi Za, pero antes de que pudiera decir algo, Gi Za gritó, “¡Mi corazón cabalga sobre el viento (Windea)!”

El aire tembló, y cuatro tornados aparecieron repentinamente alrededor de Gi Za.

Gi Za disparó esos cuatro tornados hacia Aluhaliha.

“¡Como si eso fuera a golpear! … ¿¡Nu!?”

Jirouou saltó, y Aluhaliha fue capaz de escapar sin problemas. Pero uno de los tornados golpeó el suelo, formando una nube de polvo que bloqueó la vista de Aluhaliha.

“Tch… Parece que esto es lo más lejos que llegamos, Jirouou.”

Aunque el tigre negro aún podía moverse con agilidad dentro del bosque y atacar con sus colmillos, su nariz era demasiado débil. Una vez cortada su visión, su capacidad de atacar también caería en gran medida.

“Bueno, lo que sea. Al menos pudimos hacerles algún daño. ¡Vamos a volver!”

Como Aluhaliha se decía a sí mismo, ordenó a sus subordinados retirarse.

“¿Deberíamos decapitar a los supervivientes?” Preguntó Haru.

Aluhaliha agitó la cabeza. “Hay algo que quiero comprobar. Si hay alguien que aún esté vivo, llévatelo con nosotros. Pero no te molestes en ser cortés.”

“Como usted quiera.”

Liderado por Aluhaliha, Paradua dejó tranquilamente el campo de batalla para reunirse con los Gaidga.

◇◆◇◆◇◆◇◆

El protagonista ha subido de nivel.

Nivel 8 -> Nivel 10

◇◆◇◆◇◆◇◆

Nota Del Autor:

Parece que Gi Za tenía la alfombra debajo de él.

Las bestias de Hal y Alashd se llaman Mio y Shio.

Al nombrar la bestia de Aluhaliha, me encontré entre Kokuougou (¿King Gou?) y Raou (¿Ra King?). Pero esos dos nombres sonaban demasiado heroicos, así que cambié de opinión.


Joder con el Chihuahua, más le vale que no le pase nada a Gi Zu ya que cada vez me gusta más ese Perro Loco.

¡Hasta el próximo!

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

12 comentarios

  1. Gracias x el capitulo 😀 Esos idiotas estan muertos desde que han herido a los queridos subordinados del Rey goblin. Van a cagar sangre y tragar mierda.

    Me gusta

  2. Muchas gracias por el Pack de capítulos, esto está k arde, todos tienen una agenda, veremos como prosigue, habrá bajas, ya k así son las guerras, pero los k sobrevivan se harán fuertes, saludos y gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .