Goblin Kingdom: Capítulo 56


Anterior |Índice| Siguiente


Orgullo de Gilmi

Estado
Raza Goblin
Rango Lord; Jefe De La Horda
Habilidades <<Gobernante De La Horda>>  <<Voluntad Rebelde>>  <<Aullido Abrumador>>  <<Esgrima B+>>  <<Codicia Insaciable>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante I>>  <<Ojos De La Serpiente Azul>>  <<Baile En La Frontera De La Muerte>>  <<Ojo De La Serpiente Roja>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma De Un Guerrero Loco>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Sabiduría De Un Gobernante II>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior <<Hasu>> (Nvl 1); Gastra (Nvl 20); Cynthia (Nvl 20); Rey Orco <<Bui>> (Nvl 36)

“Atacar. No debería haber otra opción.”

Los altos cargos de Ganra se miraban entre ellos cuando escucharon mis palabras.

Después del éxito de nuestra operación, decidimos discutir nuestro próximo curso de acción.

Ahora mismo, estamos discutiendo por el pueblo para que todos puedan oír.

Fue la sugerencia de Narsa.

Ella dijo que es mejor así, ya que será más fácil informar a todo el mundo, pero en cuanto a lo que ella está pensando realmente, no lo sé.

Hay dos puntos principales en esta reunión. Uno, qué hacer con todos los prisioneros. Y dos, qué hacer ahora. Si hubiera sido en el pueblo anterior, entonces habría sido sólo una cuestión de cómo hacer que mis planes tuvieran éxito, pero en este caso, estamos discutiendo el plan en sí.

“… Pero entonces, ¿Qué debemos hacer con los prisioneros? Ganra no puede alimentar a tantos.”

¡Negociar!

El representante será Narsa.

En cuanto a si ella está realmente ansiosa por hacer eso o si sólo lo está diciendo para permitir que la reunión continúe sin problemas como una forma de rebelión contra mí, no lo sé.

Lo cierto es que Narsa tiene el apoyo de los viejos goblins, mientras que yo tengo el apoyo de Gilmi y los goblins más jóvenes.

“Entonces, ¿Deberíamos matar a los prisioneros?” Dijo Gi Za con una sonrisa maliciosa.

Parece que quiere romper la actitud actual hacia las cuatro tribus. Quiere destacar con violencia, para que mis opiniones pasen más fácilmente.

Está trabajando duro como siempre.

“Ridículo” Rechazó bruscamente Narsa.

Gi Za la miró fríamente, pero Narsa lo repelió con facilidad.

“Entonces déjame preguntarte, ¿Cómo planeas lidiar con esos prisioneros?” Preguntó Gi Za.

“Negociaremos. Puede ser con Paradua o Gaidga, cualquiera está bien. Hablaremos con ellos y negociaremos por la paz.”

Hmph. En cuanto Gi Za oyó la palabra “paz”, resopló.

“¿Paz? ¿Has olvidado lo que pasó hace unos días? ¡Atacaron tu aldea sin avisar! ¡Si no fuera por nosotros, todos ustedes habrían sido expulsados! ¿Ya has olvidado a los muchos hijos de Ganra que se sacrificaron?”

Las voces de consenso resonaron entre los más jóvenes. Las lágrimas podían incluso verse en el rabillo de sus ojos.

“¡Por supuesto que no! Pero a este paso, ¡Más y más sufrirán!”

Las palabras de Narsa tampoco son desconsideradas.

Mi meta final es conquistar la Fortaleza Del Abismo y construir un reino de goblins. Así que por supuesto, menos bajas es mejor. Después de todo, si voy a crear un reino fuerte, entonces voy a necesitar todos los goblins útiles que pueda conseguir.

Mientras pensaba en silencio, la reunión continuó.

Sin embargo, los dos bandos estaban estancados, y el tiempo pasó volando sin que se hiciera nada.

“Ancianos, guerreros de Ganra, por favor prestadme vuestros oídos.”

Habló Gilmi.

Con la cabeza inclinada, parecía un criminal cargado con un gran pecado. Era como si fuera un fracaso de algún tipo, y estaba tan desanimado que ni siquiera sentiría inferioridad aunque se le dijera que se humillara.

“Si el Jefe Del Este se retirara ahora, ¿Podríamos seguir enfrentándonos a los Gaidga?”

Las caras de los ancianos de Ganra empezaron a acalambrarse por sus palabras.

“Ahora mismo, somos débiles. No podemos proteger esta aldea solos.”

Esas palabras honestas apagaron las llamas, dejando la una vez reñida reunión en silencio.

“Fui recogido por el difunto Maestro Gilan. Le debo a este pueblo algo que nunca podré pagar. Y por eso, no soporto la idea de que este pueblo se marchite.”

Sus palabras se tornaron gradualmente más feroces. Y se volvieron tan feroces hasta el punto en que parecía que se podían ver llamas, ardiendo, dentro del pecho de Ra Gilmi.

“… Gilmi” Murmuró Narsa.

Cerró los ojos con fuerza como si soportaba algún tipo de gran dolor. Por un momento, sólo un momento, Gilmi la miró.

Él continuó.

“Incluso Lord Gilan, el gran Gadieta, el primer arquero, ni siquiera él podía ganar contra Gaidga.”

¿El Primer Arquero (Gadieta)? ¿Es un título honorífico de algún tipo?

“A este paso, estamos seguros de perder. ¡Nos echarán del pueblo y luego moriremos!”

Incluso los ancianos de Ganra que estaban en contra de la lucha no podían evitar callarse.

“Entonces, ¿Qué debemos hacer? ¿Qué debemos hacer para vivir y heredar la voluntad del Señor Gilan? ¿¡Que!?”

¡Pelear! Contestó un solitario, joven goblin.

La lluvia cayendo se hizo más fuerte, pero gradualmente… Esa voz se extendió entre los goblins como el fuego… Hasta que finalmente, todo Ganra fue tragado en ella.

◇◆◆

“Tengo que admitirlo, eso fue realmente increíble.”

Después de que la reunión tomó una pausa, el líder de los druidas, Gi Za, llamó a Gilmi.

A Gilmi nunca le gustó este goblin con una sonrisa artificial y una apariencia humana.

“… ¿Eso fue lo suficientemente bueno?” Preguntó Gilmi.

Pero de nuevo, tampoco puede alejarlo. Después de todo, no hay nada que criticar sobre alguien que está haciendo lo mejor por su jefe.

“Sí. Mis disculpas si esto suena grosero, pero Lord Narsa sigue siendo demasiado débil para guiar a Ganra. Si realmente deseas apoyar a Lord Narsa, entonces es más sabio comprar tiempo suficiente para que ella crezca.”

“Eso es verdad, pero…”

“Está bien preocuparse. Es un privilegio especial dado a aquellos con conocimiento. Pero no servirá si no puedes tomar una decisión rápida por eso. No tiene sentido pensar si no puedes actuar y obtener los mejores resultados, ¿No?”

Gilmi sólo podía bajar los ojos mientras buscaba las palabras para hablar, pero antes de poder decir algo, Gi Za continuó.

“Y además, ya has dado el primer paso. Ahora mismo, el mejor camino para ti y tu pueblo es luchar y ganar.”

“Ya lo sé. Si perdiéramos, el pueblo sería destruido. Y Lord Narsa habría…”

Satisfecho con la respuesta de Gilmi, Gi Za asintió y se despidió.

Gilmi, que fue dejado atrás, sólo podía golpear su mano contra un árbol y revolcarse en sus preocupaciones.

Recordó las palabras de Gi Za antes de que comenzara la reunión.

“Deberías tomar el control de Ganra. Si no lo haces, el rey podría simplemente abandonarte.”

Por supuesto, el Jefe del Este ahora conocía el Arco del Meteorito (Byunei Bow). Pero, ¿Qué significa eso si la tribu no se mueve según su voluntad? No habría ningún significado en absoluto.

Gilmi lo entendió bien. Es por eso que las palabras de Gi Za habían golpeado el miedo en su corazón.

Los goblins del pueblo del este eran fuertes. Y por eso, Gilmi los admiraba y temía. Si abandonaran la guerra, Ganra caería seguramente en manos de Gaidga y Paradua.

Especialmente a Paradua con su movilidad que les permitía correr fácilmente alrededor de sus enemigos.

Si lucharan sin la ayuda de los goblins del este, esta vez podrían ser aniquilados. Si quieren salvar a Ganra, que ya ha sido arrinconado, no hay otra opción que luchar y ganar.

Pero todavía hay una cosa que le molesta.

¿A qué aspira el Jefe del Este?

No mostraba señales de deseo cuando Gilmi mencionó a la princesa elfo. ¿Por qué se molestaría en salvar a Ganra?

Una existencia enigmática.

Mientras estaba en lo profundo del pensamiento, una voz le llamó, devolviéndolo a la realidad.

“Gilmi” Dijo.

Era su lord.

“Milad… Quiero decir, Jefe.”

Viendo a Gilmi arrodillarse sobre una rodilla, Narsa no podía evitar sacudir la cabeza y reírse, sintiéndose un poco sola.

“Llámame como siempre.”

“… ¿Por qué estás aquí, Jefe?”

“Porque pensé que estarías aquí.”

“¿Yo?”

“Sí.”

Inconscientemente, levantó la cabeza.

“Jugué mucho aquí en el pasado” Dijo.

“… Lo hiciste” Contestó él.

Fue cuando su padre aún estaba vivo. Cuando recibió un arco, y compitió con Gilmi. Esos eran buenos recuerdos.

“Cuando papá te recogió por primera vez, pensé que había hecho un hermano menor.”

“Tus palabras se desperdician en este humilde.”

“Estuviste increíble hoy. Sentí como si estuviera mirando a mi difunto padre.”

“… Nunca podría alcanzar al Maestro Gilan. Sólo la idea de ser comparado me asusta.”

“Hey~ Gilmi.”

Mientras se apoyaba contra el árbol gigante, sostuvo en sus manos el arco de meteorito.

“¿Te parece que vale la pena proteger este pueblo?”

Esas palabras le traspasaron el pecho a ella y a él. Gilmi siempre había sentido admiración por el padre de Narsa. Pero él falleció, y la sucesora fue Narsa, que fue criada como un pariente suyo.

Pero ella era más débil que Gilmi. En su manejo del arco, e incluso en su liderazgo.

“Vale la pena protegerlo. No importa cuál sea el precio” Respondió Gilmi mientras la miraba directamente a sus ojos.

Narsa se encontró con su mirada, y ésta parecía aliviada y triste.

“Entonces debería darte esto a ti” Dijo.

Era la prueba de ser jefe del pueblo, el Arco del Meteorito (Byunei Bow).

“La aldea de Ganra nunca se marchitará y morirá, ¿Verdad?” Dijo ella. “Y el que lleva esto es el jefe…”

“No lo digas más. Ya estoy cansada. Soy débil. No soy como tú o ese jefe del este… No puedo volverme fuerte. Incluso allá en la reunión… Sólo estaba actuando como portavoz de los ancianos.”

A medida que su pequeña voz se escapaba, todo el dolor que ella ha estado escondiendo se ha liberado, y Gilmi no pudo evitar sentir su dolor en el pecho.

“No puedo aceptar esto” Dijo.

“¿No importa qué?” Preguntó ella.

“Usted es el jefe, Maestra Narsa. No puedes entregar eso.”

Narsa quiere retirarse ahora por las dificultades. Pero si realmente perdiera el título de “jefe”, entonces ya no tendría un hogar al que volver.

Si es así… ¿Entonces con qué propósito Gilmi seguiría luchando?

“Pero si es posible. Si pudiera pedir una cosa, me gustaría recibir el título de El Primer Arquero (Gadieta).”

“Si lo quieres, te lo daré. Tienes tanta fuerza después de todo.”

Mientras Narsa miraba al árbol gigante, le dijo a Gilmi.

“Hey, Gilmi. ¿Soy lo suficientemente buena para ser tu jefe?”

“… Eres mi orgullo. No hay nadie más apropiado.”

“Ya veo.”

“Sí.”

Y así, la noche de Ganra llegó a su fin.

Al día siguiente, los goblins del pueblo de Ganra atacaron la aldea de Gaidga.


Sigo pensando que Narsa es inútil y el arco está sobrevalorado por los goblins.

¡Hasta el próximo!

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

11 comentarios

  1. Bueno, ha estallado la guerra entre las tribus es momento para k Marsa se retire, si, es necesario un cambio y Gilmi ha demostrado su fortaleza, es hora k enfrente sus temores y siga adelante. Saludos y gracias por el capítulo.

    Me gusta

  2. tambien pienso que lo del arco es algo sobrevalorado… aunque no lo sabremos hasta ver las estadisticas, o si hay habilidades desactivadas, o que se activan con ciertas condiciones…

    Me gusta

  3. Arco sobrevalorado, pues un poco sí. Básicamente es como una baliza y poco más, pero oye, poder lanzar flechas en llamas tampoco está tan mal, cosas peores se han visto como “tesoro”… Y ella inútil, bueno, se está viendo superada por todos lados, enfrentándose a un enemigo que los supera, teniendo que decidir si conservar ese orgullo y tradiciones ancestrales de tribu que son marcas de identidad o lanzarlos por la borda en pro de la supervivencia de su gente, y teniendo que depender de un tío raro extranjero intimidante que prácticamente es un megalómano; yo por lo menos también estaría con un cacao mental del copón xD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .