Awakening: Capítulo 195


Y aqui el ultimo cap de este minipack…..

Muchas gracias por su apoyo, estas 3 millones de vistas nos dice que nuestro trabajo no ha sido para nada…..agradecemos infinitamente todo su apoyo 😀

PD: Como dije en un post de hace dias, me moriré 7 dias, comenzando a partir del  15 de octubre hasta el 22, son mis “vacaciones”…..ando muy cansado de esto…….

 


-Petición-

Después de ser derribada tantas veces, cuando Rumi quiso levantarse de nuevo, Lei Yin se acercó y la levantó.

“Bueno, eso es todo por hoy.” Dijo, quitando su máscara protectora.

“Senpai, ¿retrocedo mucho?” La chica kendo se veía muy frustrada.

Limpiando el sudor de su frente con una manga, Lei Yin sonrió: “Debido a que tienes que prepararte para el examen de ingreso a la Universidad, no tienes mucho tiempo para practicar antes de esto. Después de la prueba, te ayudaré a regresar a tu nivel anterior.”

Rumi lo miró y, después de un tiempo, sus ojos empezaron a enrojecerse, pero ella inmediatamente inclinó su cabeza, no queriendo que él la viera.

“Vamos a fuera. Es casi la hora de la cena. Es mejor que te bañes primero.” Lei Yin tocó su cabeza y luego subió las escaleras con su máscara protectora.

Mirando que la delgada figura se alejaba más y más, la chica no pudo evitar soltar suavemente un grito. “Senpai.”

“¿Qué pasa?” Lei Yin la miró.

La niña tenía miedo de mirarlo a sus ojos. “Yo, yo voy a trabajar duro.”

Lei Yin sonrió. “Vamos.”

Al ver su cálida sonrisa, la chica de repente tuvo el impulso de estallar en lágrimas.

“Senpai.” Cuando Lei Yin estaba a punto de subir para abrir la puerta del sótano, Rumi repentinamente llamó.

“¿Qué?”

“Nada, sólo quería llamarte.” Dijo la chica con una sonrisa.

De vuelta a la sala de estar, cuando Amy, quien estaba sentada junto a Kazumi viendo caricaturas en la TV, vio a Lei Yin, ella saltó inmediatamente del sofá y corrió hacia él.

Lei Yin fácilmente la recogió y luego le dijo a Kazumi: “¿Maeda está de vuelta?”

“Él dijo que volvería dentro de media hora. Rumi, mírate, estás muy sudorosa, ve a tomarte un baño.” Ella se acercó a la chica kendo para ayudarla a quitarse la ropa de protección.

Amy observó con curiosidad cómo Rumi se quitaba la ropa protectora.

Después de que Rumi se fue al baño, Kazumi le preguntó a Lei Yin: “Hermano, ¿cómo está Naoko-sensei?”

“Ella está ahora mucho mejor. Dentro de unos días sus heridas quedarán completamente curadas.”

Kazumi hizo una pausa y luego dijo: “Hermano si Naoko-sensei está bien, ¿puedes pasar más tiempo con Rumi? Durante varios días no estuviste aquí, ella se desanimó.”

Lei Yin hizo una mueca. “Kazumi, además de pensar en Naoko, deberías ser capaz de entender mis intenciones al hacer esto.”

Kazumi dijo preocupadamente. “Sé que no quieres que Rumi sea demasiada dependiente de ti, pero esta vez es demasiado importante para ella, y realmente no quiero verla infeliz. Hermano, por favor.”

Esta fue la primera vez que Lei Yin la escuchó pedir algo con una cara llena de preocupación. Lei Yin pensó y luego dijo: “Déjame pensar en ello, ¿okay?”

Kazumi lo miró y asintió.

A la hora de la cena, Rumiko quedó atónita al ver a la niña comer su comida con palillos.

“Masashi, ¿no es Amy una extranjera? ¿Cómo puede usar palillos?”

Lei Yin puso un camarón pelado en el tazón de la pequeña niña y dijo: “Ella quería aprender por su propia iniciativa. Cuando me vio comer con palillos y lo encontró interesante, quiso probarlo. Ella es muy inteligente; Le tomó solo dos días aprenderlo.”

Maeda dijo con una sonrisa: “Cuando escuché que había una chica extranjera en casa, compré un cuchillo y un tenedor en mi camino de regreso, ahora parece innecesario.”

Lei Yin le preguntó a Amy: “Niña, ¿delicioso?”

La pequeña niña asintió de inmediato.

“Come más si es delicioso.” Dijo mientras recogía el grano de arroz cocido de la comisura de su boca (de ella).

Al mirar a esta pequeña linda niña, el instinto maternal de Rumiko se encendió y comenzó a darle los platos de vez en cuando. Y cada vez que se lo daba, la pequeña niña sonreía para mostrarle su agradecimiento. Viendo lo sensible que ella era, Rumiko se volvió aún más cariñosa con ella.

Rumi, quien estaba sentada al otro lado de la mesa, observó a Amy, quien parecía una muñeca-de-tamaño-humano, con gran interés.

Después de comer la comida, Lei Yin notó que Rumi sostenía un bulto como si quisiera salir. Sabía que estaba a punto de ir a la escuela. Debido a que había muchos estudiantes matriculados en la Agencia de Tutoría, la clase se dividió en clases matutinas y nocturnas, y ella fue colocada en la clase nocturna.

Prestando la llave del coche de Maeda, Lei Yin le dijo a la chica kendo: “Rumi, te llevaré.”

“Senpai, no tienes que hacerlo, puedo tomar el metro.”

“¿Qué pasa con esta cortesía? Vamos.”

La chica kendo muy felizmente dijo: “Gracias, Senpai.”

Al verlo salir, Amy inmediatamente fue tras él.

Lei Yin le dijo: “Niña, quédate aquí y mira la TV, ¿okay? Volveré pronto.”

Con el fin de darles la oportunidad de estar juntos, Kazumi inmediatamente se acercó y tomó la mano de la pequeña niña para tranquilizarla.

Amy de esta formo estuvo de acuerdo.

Al ver la alegre mirada de Rumi mientras salía con su hermano, el rostro de Kazumi reveló gradualmente una sonrisa.

Después de conducir durante unos 30 minutos, Lei Yin detuvo el coche cerca de la entrada de la Agencia de Tutoría.

Cuando la chica se desabrochó el cinturón de seguridad, Lei Yin preguntó: “Rumi, ¿vas a terminar tu clase a las 9:30?”

“Sí, Senpai.”

“En ese momento, quiero que me esperes en la entrada, vendré a recogerte.”

“Realmente no tienes que hacer esto, senpai.” Rumi estaba abrumadoramente halagada.

Lei Yin añadió: “No sólo esta noche, hasta el final del verano, siempre y cuando tenga tiempo vendré a recogerte de la escuela. Realmente no me siento seguro de que una chica como tú pasee sola por la noche.”

“Senpai…..” La humedad en sus ojos estuvo cada vez más abultada, y luego rápidamente se fusionó en gotas de agua que luego cayeron.

“Pequeño tonta, no hay nada de que llorar por esto.” Lei Yin limpió suavemente las lágrimas con sus mangas.

Rumi no pudo soportarlo más y se lanzó a sus brazos y lloró en voz alta.

Ella no sabía por qué, pero después de que él regresó de las vacaciones, Rumi siempre sentía que había algo diferente en él. A menudo no estaba en casa y ya no la llamaba niña. Tampoco le acariciaba suavemente su cabello como antes. Esta aparentemente repentina sensación de distancia la hizo muy preocupada y confundida.

‘Esto parece un poco precipitado.’ Lei Yin pensó en su corazón mientras observaba a la chica adolescente llorando fuertemente aferrada a él.

Después de un tiempo, cuando el llanto de la chica se alentó, Lei Yin acarició su cabello suavemente y dijo: “¿Tienes algo en tu mente? Si no te molesta, puedes hablarle a Senpai sobre esto.”

Al oír su tono amable, las lágrimas de la muchacha no pudieron evitar fluir: “Senpai, te lo ruego, por favor, no me ignores.”

“Tonta, ¿cómo podría ser eso? Rumi es la más obediente y bien educada, ¿cómo podría ignorarte?”

La chica levantó su cabeza hacia atrás y lo miró, y después de un tiempo, de repente se sonrojó y susurró: “Senpai, yo, yo…..

Pero antes de que terminara, Lei Yin abrazó suavemente su cabeza en su pecho, y luego dijo: “Rumi, sé lo que está en tu mente. Pero ahora todavía eres joven, hablemos de ello después de ir a la universidad, ¿okay?”

“¿Te, te refieres a eso?” La voz de Rumi tembló.

“Sí.”

“Senpai.” El corazón de Rumi se llenó de una explosión de éxtasis. Ella lo abrazó fuertemente con sus dos manos muy emocionada mientras las lágrimas seguían saliendo de sus ojos.

Al ver su cuerpo estremecerse de emoción, Lei Yin suspiró en su corazón. Su mano derecha continuó suavemente acariciándole su pelo.

NT: Oh mierda….Lei…..¿qué demonios acabas de hacer? ¡Tù! ¡Demonio sin corazón! ;-;

En ese momento, el coche estuvo lleno de tranquilidad.

Después de esta noche, la joven chica pareció recuperar su espíritu, y su rostro siempre respondió con una sonrisa alegre familiar como antes. Al mismo tiempo, Lei Yin también cada vez más, pasó más tiempo en casa para ayudarla con el estudio. Todo parecía estar de vuelta a los días de preparatoria de ellos tres.

A pesar de la barrera idiomática, Rumi, que aún conservaba a su niña interior, cada vez se llevaba mejor con Amy a medida que pasaban los días. A veces, incluso dormían juntas, lo que hizo a Lei Yin muy feliz.”

*****

“Quédate tranquila, la niña lo está haciendo muy bien. Si no me crees, en ese momento, puedes comprobar si ganó peso o no.”

“¿Qué? ¿Él viejo zorro me saludó? Gracias, entonces, puedes darle mi agradecimiento.”

Después de que la conversación terminó, Naoko preguntó: “¿Esa es, Alice Lynn?”

“Sí, ella quería preguntar por la situación de la niña.”

“Lei, Renjia no ha visto a Amy por muchos días también. ¿Puedes traerla aquí por dos días?” Naoko tomó su mano y dijo.

NTI: Cuando las chicas tratan de ser lindas o coquetas, se llaman a sí mismas Renjia – Lo cual significa “otras personas” – a sus amigos masculinos/ novio.
NT: Mi no entender.

Raramente escuchando su tono coqueto, Lei Yin no pudo evitar palpitar con entusiasmo.

“Si te prometo traerla aquí, ¿cómo vas a pagarme?” Lei Yin sonrió un poco malvado.

Naoko se sonrojo de inmediato y bajó su cabeza, incapaz de mirarlo a sus ojos.

Lei Yin subió a su cama y la puso horizontalmente entre sus brazos, y luego susurró: “Dime, ¿cómo vas a pagarme?”

Naoko no pudo evitar contener su vergüenza y suavemente martilló su pecho de una manera coqueta: “Chico malo, siempre me acosas.”

Lei Yin sonrió, se inclinó y la besó en la frente, y luego jugó cuidadosamente con sus delicados y hermosos pies de jade con su mano izquierda.

NT: Y aquí vamos de nuevo con su fetiche :v

Después de un tiempo, Naoko se movió, enroscada como un gato, acostada en sus brazos para que pueda jugar más fácilmente. Al mismo tiempo, su respiración se hizo cada vez más rápida.

Cuando estaba a punto de quitarse su vestido, Lei Yin escuchó el sonido de alguien afuera tratando de abrir la puerta con una llave. Tuvo que algo a regañadientes, moverse cerca de la oreja de la ya mojada con entusiasmo Naoko y susurró: “Aiko está de vuelta.”

Naoko se sorprendió e inmediatamente se sentó.

“Si supiera esto, deberíamos haber ido a la villa. Qué desperdicio.” Lei Yin dijo mientras la ayudaba a cerrar su cremallera de la parte posterior de su vestido.

La aún ruborizada Naoko se rió suavemente. “Vete primero, ¿okay? Todavía tengo que organizar primero.”

Lei Yin asintió, se inclinó, besó su mejilla y salió de la habitación.

Justo cuando salió de la habitación, vio inmediatamente a Aiko caminando fuera de la habitación con cuatro latas de soda.

Para verlo repentinamente aparecer, Aiko gritó incontrolablemente y dos latas de soda se le resbalaron de sus manos.

Lei Yin hábilmente los atrapó a todos en un flash.

Aiko se calmó y preguntó: “¿Cuándo viniste?”

“Hace media hora. ¿Has hecho las compras?”

“Sí.” Al recordar que salió del cuarto de su hermana, Aiko no pudo evitar sonrojarse.

Cuando las otras tres chicas, quienes se sentaron en el sofá, vieron a Lei Yin, parecieron muy sorprendidas. No esperaban que estuviera aquí. Pero pronto, las tres chicas parecieron darse cuenta de algo y, como si por acuerdo previo, todas se ruborizaron.

Viendo sus expresiones, Lei Yin supo que era inútil decir algo, sólo empeoraría el asunto. Así que tosió secamente y dijo: “Ya que hay tanta gente, ¿por qué no jugamos a las cartas?”

“O, Okay.” Asami fue la primera que volvió a sus sentidos y de inmediato estuvo de acuerdo.

“Estoy de acuerdo, vamos a jugar a las cartas.” Aiko lo siguió.

Aunque las cinco personas se sentaron a jugar a las cartas, la atmósfera todavía parecía un poco incómoda. La bastante atrevida Kogure Ryoko, de vez en cuando, miraba en secreto el cuarto de Naoko.

Lei Yin no pudo evitar sonreír irónicamente en su corazón, permitir que estas varias chicas tropezaran con esa “cosa” fue realmente un paso en falso. Sin embargo, su rostro seguía estando tranquilo e imperturbable, totalmente digno de su templada cara ultra-gruesa.

Después de las vacaciones en Kagoshima y Kioto, Lei Yin no tuvo interés de viajar a otra parte otra vez. Usualmente, en su tiempo libre, llevaba a Amy, Kazumi y Rumi a dar un paseo al azar alrededor de Tokio. A veces, cuando Rumi tuvo que quedarse en casa para revisar su estudio, Lei Yin llevaría a Amy y Naoko en su lugar.

El tiempo voló. Un mes más tarde, las largas vacaciones de verano pronto terminarían.

Un día, una mujer tocó el timbre de la Casa Gennai.

Cuando Lei Yin trajo a esta impresionante mujer a la casa, Amy inmediatamente aplaudió y corrió hacia ella. “¡Lynn!”

Ella era la guardiana de Amy, la belleza de raza mixta, Alice Lynn.

Esa noche, después de cenar, Alice Lynn le dijo a Maeda y Rumiko: “Gracias por su amabilidad y hospitalidad en cuidar a Amy durante este período de tiempo, muchas gracias.” Debido a que Alice Lynn era bien versada en varios idiomas, y el japonés era uno de ellos, ella no necesitó de Lei Yin para traducir lo que decía.

Maeda inmediatamente dijo: “Por favor, no seas tan educada. En realidad, no hicimos nada. Las personas que cuidaron a Amy todo este tiempo son Masashi, Kazumi y Rumi.”

En este momento, Lei Yin preguntó: “¿Cuándo piensas llevar a la niña de vuelta?”

“Si es posible, quiero regresar a Amy pasado mañana.”

Todas las cosas buenas llegarán a su fin, Lei Yin tenía muy claro esto. Por lo tanto, él acarició tranquilamente el pelo de la pequeña niña quien parecía un poco amarga. Amy también estaba muy consciente, siempre y cuando ella amaba a Alice Lynn, ella debía volver con ella. Debido a esto, no lloró. Sin embargo, era muy difícil para ella estar de buen humor.

Lei Yin la tomó en sus brazos y suavemente dijo: “Niña, no seas así, espera hasta las vacaciones del próximo año y podremos jugar juntos de nuevo.”

“Lei, no quiero dejarte.” La pequeña niña no pudo evitar agarrar fuertemente su cuello y gritar en voz alta.

Al ver esto, las otras personas no pudieron evitar estar tristes.

“Ustedes chicos deberían esperar aquí y hablar lentamente, voy a llevar a la niña a dar un paseo.” Con eso, abrazó a la pequeña niña y salió por la puerta.

Cuando salió, sintiendo el suave golpe de la fresca brisa, Lei Yin sonrió y le dijo a la pequeña niña: “¿Cómo lo está haciendo ese perro llamado Rei Li?”

Al escuchar su pregunta, el estado de ánimo de la pequeña niña pareció un poco mejor. “Luce tan grande ahora. Además, tiene muchos cachorritos, y cada uno de ellos es hermoso. Pero el Sr. Bacon siempre se quejaba de que habían roído las flores en el jardín.”

“Ohh, ¿por qué no me dices cómo son cada uno de ellos?”

“Hay uno que es completamente negro, lo llamé Black. Pero no entiendo por qué el perro blanco daría a luz a un cachorro negro. Además, es muy travieso. El Sr. Bacon dijo que él era el que masticaba más las flores. También hay uno con patrón amarillo, pasa todos los días durmiendo …..” La pequeña niña comenzó a hablar, y Lei Yin también hizo algunas preguntas de vez en cuando. Gradualmente, la pequeña niña se olvidó del asunto de regresar a casa y alegremente habló sobre las ranas, los cachorros y asuntos de la escuela.

Cuando volvió a entrar, la cabeza de la pequeña niña estaba acostado en el hombro de Lei Yin, mientras su boca revelaba un ligero toque de sonrisa.

Mirando su rostro como de ángel dormido, Lei Yin sonrió, bajó su cabeza y besó suavemente su frente.

Por la tarde del tercer día, en el salón de partida del Aeropuerto Internacional de Narita, mirando el avión gigante plateado volar rápidamente, Lei Yin le pidió a Maeda un cigarrillo, lo encendió y lo fumó lentamente.

Caminando hacia la cercana chica kendo llorando, Lei Yin acarició su cabeza y dijo: “Rumi, volvamos.”

Rumi lo miró y luego asintió suavemente.

NT: Adiós Amy……nunca te olvidaremos….. T_T

 

 

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n **


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

6 comentarios

  1. u,U se fue nuestra luz en la oscuridad pero espero que la próxima ves que vuelva ya pueda competir con naoko jeje toda vía espero un poco de harem pero ya casi pierdo la esperanza
    gracias por el capitulo

    Me gusta

  2. Amy chan T u T…..
    Bueno, así Naoko tiene más tiempo con él, me preguntó como resolverá el lío que creó con Rumi~
    Gracias por los capítulos, disfruta tus merecidas vacaciones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s