Awakening: Capítulo 188


Patrocinado por: Felipe Uresti

 


-Arbustos-

Cuando Yoshikawa saltó del coche para seguirlo, Lei Yin había desaparecido entre los arbustos.

Profundo en los arbustos, Lei Yin se encontró con un Takeda muy torpe quien estaba sentado en el suelo en una pose divertida, temblando.

Al ver que no estaba herido, Lei Yin se sintió aliviado.

“¿Qué pasa?” Lei Yin se acercó y lo levantó.

“Allí, hay un oso, por allá…” Takeda levantó su temblorosa mano derecha y señaló a los árboles delante de ellos.

Lei Yin no creyó que Takeda estuviera imaginando cosas ya que olió al aire lleno de una esencia espesa de sangre.

Rápidamente determinó que lo que Takeda vio no era un oso, ya que el clima en Kioto no era adecuado para que un oso viviera. Por otra parte, un oso no iba a acercarse a la carretera donde había muchos coches que iban y venían. Aunque Takeda dijo que era un oso, en un ambiente tan oscuro, él no debería ser capaz de ver las cosas con claridad. Lei Yin pensó que este asunto era un poco inusual, por lo que decidió ir a ver qué ocurría.

“Vuelve al auto y busca a Yoshikawa, espérame hasta que vuelva.” Con eso, Lei Yin corrió hacia el bosque de enfrente.

“Masashi, no vayas allí…..” Gritó Takeda, pero antes de que terminara, la figura de su amigo desapareció entre los árboles.

Takeda no sabía qué hacer. Justo en este momento, Yoshikawa entró corriendo. Al ver a Takeda, inmediatamente preguntó: “¿Qué pasó?”

Cuando estaba orinando, de repente escuché un sonido delante de mí, así que fui a mirarlo. Descubrí que había un gran oso escondido entre los arbustos. En ese momento, estaba tan asustado que ni siquiera pude moverme, afortunadamente, el oso se asustó por mis gritos.”

“¿No solo vistes cosas? Nunca escuché que un oso apareciera en Kioto. ¿Dónde está Masashi?” Yoshikawa miró a su alrededor y no pudo ver a Lei Yin.

“Él corrió detrás de él (el oso).”

“¿Qué? ¿La cabeza de ese tipo está inundada de agua?”

“Así que, ¿qué pasa ahora? ¿quieres ir y encontrarlo?”

“¿Tienes alguna linterna en el coche? Si lo hay, ¿por qué no lo traes aquí?”

“¿Cómo puede haber tal cosa en mi coche? Sin embargo, tenemos un total de tres hombres maduros, y ese oso, aunque es muy grande, debe ser muy tímido. De lo contrario, no estaría asustado por mi grito. Así que tenemos que entrar, para buscar a Masashi.” Takeda dijo auto-consolándose.

Yoshikawa dijo con un suspiro: “Espero que estés viendo cosas, ya que, si eso es realmente un oso, aunque tengamos más gente, todavía sería inútil. Desafortunadamente, ya está muy oscuro, y no podemos ver nada desde aquí. De lo contrario, podríamos buscar palos para defendernos.”

Cuando los dos estaban a punto de regresar cautelosamente, un sonido de pisoteo repentinamente surgió de los arbustos frente a ellos. Se sorprendieron e instintivamente retrocedieron varios pasos mientras mantenían sus ojos enfocados en el frente.

El sonido pisoteante se estaba acercando. Al recordar la experiencia de horror anterior, Takeda realmente quiso huir.

Al final, cuando vieron que la sombra que los hizo asustarse era Lei Yin, Takeda, de repente, se sentó en el suelo.

“Masashi, ¿estás bien?” Preguntó Yoshikawa.

“Estoy bien, pero encontré algo allí.” Lei Yin arrastró algo con su mano izquierda al frente de ellos.

Takeda y Yoshikawa vieron que era un Gran Danés, el cual estaba tirado en el suelo inmóvil. Al parecer, el perro ya había muerto.

“Entonces, ¿realmente es un oso?” Dijo Yoshikawa, algo sorprendido.

Takeda frunció sus labios y dijo: “Hace tiempo que dije que ‘eso’ era un oso, eres tú quien no me creyó.”

Lei Yin sacudió su cabeza. “No creo que fuera un oso. Ningún oso tiene acción flexible y velocidad rápida. Además, no vi ningún rastro de oso por allí. Acabo de comprobar el perro, fue mordido a muerte en la garganta por algún tipo de animal. Además, toda la sangre de su cuerpo fue drenada. He visto condiciones similares en otro cadáver. Pero eso no fue en un cadáver de perro. En cambio, era un cadáver humano.”

Todo el pelo fino de las dos personas que escucharon esto de repente se pararon rectamente.

Yoshikawa preguntó: “Masashi, según tú ¿quién podría causar esto?”

“Esto no es un secreto. ¿Recuerdas el caso de no hace mucho sobre la residencia del ex alcalde de Tokio, Shintaro Ikeyama, donde encontraron los experimentos humanos y el laboratorio? Si no adivino mal, lo que Takeda acaba de ver es probablemente uno de los cuerpos experimentales escapados.”

“¿Dijiste cuerpos experimentales? ¿No es eso alguien quien es mitad hombre mitad monstruo bestia?” Takeda sorbió una bocanada de aire frío.

Yoshikawa pensó por un momento, y luego dijo: “Pero las noticias nunca mencionaron estos cuerpos experimentales escapados.”

De hecho, en ese momento, todos los inmigrantes ilegales rescatados no mostraron ninguna característica de bestia. La mayoría de ellos estaban a punto de ser puestos en el experimento o solo fueron inyectados con una pequeña cantidad de fármaco. Además de los varios cuerpos desmembrados parte humano parte animal que fueron cortados por Lei Yin, los reporteros no encontraron ningún otro cuerpo experimental que hubiese mostrado su característica animal. Ellos debieron haber sido guardados en otros lugares.

“Conozco a un hombre que trabaja en la policía. Me dijo que, en el sitio, vio el registro de esta cosa en el archivo. Pero este archivo fue posteriormente llevado por las autoridades de seguridad pública.” Lei Yin casualmente hizo un razonamiento.

“Así que ¿qué pasa ahora? ¿Vamos a notificárselo a la policía?” Dijo Takeda.

“Esto es sólo nuestra suposición. Además, como ningún ser humano ha sido herido, la policía no lo creerá. Lo puedes ver lentamente, pero tengo que volver ahora, de lo contrario, la niña tendrá miedo.” Con eso, inmediatamente fue a la carretera.

Los dos restantes miraron a los aterradores negros arbustos frente a ellos y no pudieron evitar estremecerse. Inmediatamente no se atrevieron a quedarse y “verlo lentamente”.

De vuelta a donde el coche estaba estacionado, cuando Amy vio a Lei Yin, ella saltó inmediatamente del coche y corrió hacia él.

Lei Yin la levantó y suavemente preguntó: “¿Tienes miedo de quedarte sola?”

La pequeña niña asintió su cabeza.

“Está bien, vamos a volver dentro.” Lei Yin tocó su cabeza y la sostuvo mientras él la metía en el auto.

“Hoy ya es bastante oscuro, pero todavía nos encontramos con esta cosa.” Después de un tiempo, Takeda maldijo mientras caminaba detrás de Yoshikawa al coche.

Al recordar el cadáver del perro que acababa de ver, Lei Yin se sentó en el coche y ponderó.

 

*****

 

Durante varios días, Takeda y Yoshikawa sirvieron como guías turísticas, conduciendo alrededor por todas partes, siguiéndolos Lei Yin y los otros.

En los últimos días, visitaron el Lago Biwa, Sagano y Sanjusangendo, el Templo Nishi-Honganji, el Templo Kiyomizu, el Templo Ginkaku, Arashiyama, Kinkakuji y varias otras atracciones turísticas famosas.

Esta vez, su visita coincidió con uno de los dos grandes festivales de Kioto, el Festival Gion (Gion Matsuri). Por lo que su entorno estaba particularmente animado.

El Festival Gion se celebra desde el 1 al 29 de julio en el Santuario Yasaka. La leyenda dice que en el año 869 DC, hubo una plaga epidémica en Kioto. En ese momento, la gente oró al dios del Santuario Yasaka, Susanoo-no-mikoto. Se prepararon y erigieron sesenta y seis alabardas estilizadas y decoradas, una para cada provincia en el viejo Japón, en el jardín Shinsen-en, junto con los santuarios portátiles (mikoshi) del Santuario Yasaka. Esta práctica fue entonces repetida donde sea que un brote ocurriera, y más tarde se convirtió en un festival.

Con el inicio del Gion Matsuri, la Familia Takeda comenzó a visitar a sus parientes.

Como una familia tradicional y en un día tan importante, Takeda fue obligado por su padre a llevar un kimono en casa. Esta orden hizo a Takeda muy indispuesto, pero bajo el poder del anciano que fue adquirido durante un largo período, no tuvo más remedio que obedecer la orden de mala gana.

Esta fue la primera vez que Lei Yin y Naoko vieron a este joven rebelde, quien siempre usaba pendientes, jeans rasgados y cabello teñido como un miembro de una pandilla de la calle, usar un Kimono. En particular, después de que se puso el kimono, parecía como si estuviera tratando de agarrar las pequeñas pulgas que lo molestaban continuamente. Al ver esta escena, Lei Yin y Naoko no pudieron evitar reírse.

Por el contrario, Yoshikawa, a quien también se le fue exigido por su familia que usara el Kimono, era mucho más natural y no mostraba ninguna resistencia.

Aunque cuando ella todavía era maestra en la escuela secundaria y su tema era inglés, Naoko también provenía de una familia muy tradicional. Su temperamento suave y elegante era muy adecuado para usar el Kimono. Por lo tanto, aprovechando este festival, Lei Yin deliberadamente la llevó a una tienda Kimono local para comprarle un Kimono. Además, también quería que Amy se vistiera también, para ver si le quedaba.

En la tienda kimono, cuando Naoko salió del vestidor usando un set de kimono de mangas largas las cuales estaban pintadas con pájaros y flores, además de los dueños de la tienda, todos los que la vieron mostraron una expresión aturdida.

“Lei, ¿qué piensas de este conjunto?” Naoko susurró a su querido.

Lei Yin se acercó y sostuvo sus hombros para mirar más de cerca un momento, antes de que sonriera y dijera: “No te vistas así para la boda de otra persona. De lo contrario, la novia se enojará.”

Naoko de repente se ruborizó y bajó su cabeza.

Al ver el par de ojos tímidos de Naoko y su belleza conmovedora, el dueño de la tienda casi derramó saliva, mientras que Takeda y Yoshikawa suspiraron profundamente en sus corazones, lamentándose por la buena fortuna de su amigo. ¿Cómo podría tal criatura encontrar una novia tan impresionante?

Entonces fue el turno de Amy para intentarlo. Debido a que el vestido Kimono formal era muy tedioso, Lei Yin le pidió a una dama vendedora que ayudara a Amy a ponérselos.

Después de que Amy entró en el vestuario, Lei Yin notó que Naoko estaba mirando un set de Kimono de vestido de novia de flores magníficas de colores brillantes en aturdimiento.

Conociendo sus pensamientos, Lei Yin tomó su mano, la acarició suavemente, y dijo: “Si te gusta, sólo cómpralo. Cuando me case contigo, ¿te gustaría usar esto mientras esperas a que vaya a recogerte?

“Lei…..” Naoko giró su cabeza y lo miró con ojos llenos de lágrimas y, después de un rato, al final se apoyó en sus brazos, y suavemente lloró.

Lei Yin acarició suavemente su largo cabello.

Viendo esto, Yoshikawa suspiró y le dijo a Takeda: “Afortunadamente este tipo no tiene interés en Haruko. En comparación con él, yo soy sólo un chico de preparatoria, y tú todavía no has terminado el kínder.”

“Vete al infierno.” Después de que él maldijo, Takeda no pudo dejar de mirar con envidia a las dos personas abrazándose.

Comparado a los adultos, el kimono de niños era mucho más simple. No mucho después de que entrara en el vestuario, Amy salió con un kimono rosa.

En comparación con la belleza madura de Naoko, la lindura de Amy dio otro impacto visual distintivo. Este kimono que estaba usando la pequeña niña era como la variante más grande de muñecas japonesas, haciendo que otras personas no puedan evitar querer sostenerla firmemente en sus brazos.

“Lei, este vestido es realmente extraño.” Amy sintió la novedad de usar un Kimono por primera vez. Ella entusiastamente miró sus mangas largas y las arrojó de vez en cuando.

Lei Yin se arrodilló, le dijo que se diera la vuelta en círculo, y luego dijo: “Niña, te ves genial en esto.”

“¿Enserio?” La pequeña niña abrió sus grandes y redondos ojos para mirarlo.

“Por supuesto que es verdad.”

“Entonces lo usaré.” Amy muy feliz abrazó su cuello.

Cuando Lei Yin estaba a punto de pagar por sus ropas, Takeda dijo: “Masashi, ¿no vas a comprar uno para ti?”

“No me gusta usar un kimono.”

Takeda estaba muy contento y le dio una palmadita en su hombro. “A mí también, no me gusta.”

Takeda no sabía que la razón de Lei Yin no era tan simple como eso. El origen del kimono provino de la Dinastía Tang. Evolucionó del estilo de ropa de la Dinastía Tang. Sin embargo, en los tiempos modernos, el kimono se ha convertido en ropa específica para Japón. Lei Yin no podía soportar el sentimiento incómodo sobre este tema. No porque sintiera repugnancia u odio, sino que se sentía resistente respecto a ello. No importa donde fuera su renacimiento, en su esencia/núcleo, era un Chino. Después de todo, cuando fue golpeado por el rayo, el cual lo convirtió en un cuerpo espiritual, ya era un adulto maduro. El tiempo puede cambiar muchas cosas, pero algunos hábitos e ideas arraigadas eran difíciles de cambiar. En su lugar, se profundizaron a medida que pasaba el tiempo.

Después de que regresaron a la casa de Takeda, Yoshikawa vio un coche deportivo rojo estacionado en la puerta. Se volteó hacia Takeda y dijo: “Parece que tu primo está aquí.”

“No he visto a ese tipo en casi un año, no sé cómo está ahora.”

“Lo sabrás cuando lo veas.”

Cuando fueron al jardín, en el momento en que los tres primos más pequeños de Takeda vieron a Amy vestida con un kimono, inmediatamente corrieron y la rodearon.

Después de unos días juntos, a pesar de la barrera del idioma, a estos pequeños niños les gustaba la linda y bien educada Amy. Por otra parte, Lei Yin deseaba que ella se llevara bien con los otros niños, por lo que, Amy lentamente dejó de resistirse en jugar con ellos.

Cuando llegaron a la habitación de Takeda, una carcajada vino desde el interior. Takeda reconoció la voz de su primo por lo que abrió la puerta. Efectivamente, vio la figura alta de Kanoyama Akiji y otras tres personas de la misma edad y similar constitución física, él estaba jugando a las cartas. Takeda había visto a estas otras tres personas antes, eran todos compañeros de clase de Kanoyama Akiji.

Al escuchar que la puerta fue empujada, Kanoyama Akiji se volteó y vio a Takeda. Inmediatamente sonrió y dijo: “Hidetoshi, mucho tiempo sin verte.”

Takeda se sentó a su lado. “Sí, desde que fuiste a la universidad, no te había visto en un año. ¿Cómo estás?”

“No tan bien, tampoco tan mal. Yoshikawa, también estás aquí, y estos son….” Kanoyama Akiji miró a Lei Yin y preguntó.

“Es mi compañero de universidad y mi buen amigo, Gennai Masashi.”

“Hola, mi nombre es Kanoyama Akiji, el primo de Hidetoshi.”

“Hola.”

Kanoyama Akiji se volteó hacia Takeda y le dijo: “He escuchado de tía que te admitieron en la Universidad Teikyo, ¿es eso cierto?”

Takeda dijo con orgullo: “Por supuesto, es verdad.”

“Nunca pensé que pudieras entrar en la Universidad Teikyo, es realmente sorprendente.”

“Esta es mi fuerza.”

Mientras los dos hombres hablaban, Naoko, quien acababa de venir de ponerse su Kimono recién comprado en su habitación, abrió la puerta y entró.

Después de que entró, se sorprendió al ver a tanta gente dentro y de inmediato dijo “Discúlpenme” y luego se sentó en silencio junto a Lei Yin.

Esta aparición repentina de la belleza superior hizo que Kanoyama Akiji y sus varios compañeros de clase se quedaran aturdidos por un momento, y sin pestañar la miraron mientras ella se movía.

“Hidetoshi, esta jovencita es…..” Después de que volvieron a sus sentidos, Kanoyama Akiji inmediatamente le preguntó a Takeda.

Takeda dijo: “Ella es novia de Masashi, Hase * Naoko, ella está aquí con Masashi.”

NT: Es algo tarde pero…..¿Ehhh? ¿No era Hasabe? Suspiro Ya van varias veces que veo cosas raras en cuanto a los nombres, creo que el gringo no se decide -_-

Al pensar que esta belleza superior era realmente la novia de este muchacho de aspecto ordinario, las cuatro personas estaban asombradas, y simultáneamente gritaron en su corazón, “¡Qué pena!”

En este momento Lei Yin le dijo a Takeda: “Ya que tu primo está aquí, vamos a volver a nuestra habitación, juega con tu primo.”

“Muy bien, te buscaré no mucho después de esto.” Takeda sabía que a Lei Yin no le gustaba hablar con extraños, por lo que él no lo obligó a quedarse.

Al ver la belleza superior, así como que el más-y-más-no-agradable-a-la-vista chico se levantaran para salir, Kanoyama Akiji y sus varios amigos sintieron lástima y frustración.

Cuando llegaron a la puerta, Lei Yin repentinamente se detuvo, y luego empujó a la puerta a toda prisa y salió corriendo sin ni siquiera ponerse sus zapatos.

Yoshikawa nunca lo había visto así, inmediatamente se volteó y preguntó: “¿Qué pasa con él?”

“No lo sé.” Dijo Naoko mientras se ponía sus zapatos para seguirlo.

Takeda y Yoshikawa no sabían lo que pasaba y tuvieron que seguirlo.

Kanoyama Akiji y sus varios amigos pensaron que podían ver algo emocionante por lo que rápidamente los siguieron.

 

 

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n **


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s