Goblin Kingdom: Capítulo 50


Anterior |Índice| Siguiente


La princesa de Ganra

[Raza] Goblin

[Nivel] 5

[Rango] Lord; Jefe De La Horda

[Habilidades] <<Gobernante De La Horda>>  <<Voluntad Rebelde>>  <<Aullido Abrumador>>  <<Esgrima B+>>  <<Codicia Insaciable>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante I>>  <<Ojos De La Serpiente Azul>>  <<Baile En La Frontera De La Muerte>>  <<Ojo De La Serpiente Roja>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma De Un Guerrero Loco>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Sabiduría De Un Gobernante II>>

[Protección Divina] Diosa Del Inframundo, Altesia

[Atributos] Oscuridad, Muerte

[Bestias Subordinadas] Kobold Superior <<Hasu>> (Nvl 1) Gastra (Nvl 20) Cynthia (Nvl 20) Rey Orco <<Bui>> (Nvl 36)

El día de la partida, el que guiaba era el mensajero goblin procedente del pueblo de la tribu, Ra Gilmi. Apareció ante nosotros vestido como un humano con un carcaj sobre su espalda, y un pequeño arco en sus manos. No se veía diferente a un cazador humano.

Acompañando a ese cazador de Ganra estaban el domador de bestias, Gi Gi, y el sigiloso Gi Ji.

Su deber es investigar a los enemigos que se avecinen en caso de combate hasta que lleguemos a la aldea.

La dificultad de las batallas venideras se decidirá en función de si serán capaces de detectar a los enemigos que vienen o no.

En la fuerza principal están Gi Zu, el que recibió la protección divina del Dios Loco (Zu Oru), Gi Za, el jefe de los druidas, Gi Go Amatsuki, que recibió la protección divina del Dios de la Espada (La Baruza), y Gi Do, el mago de viento. (Krailus: Decía La Paruza, lo cambié a como estaba antes)

Es el deber de la fuerza principal exterminar a los enemigos detectados por la fuerza avanzada.

Formando la retaguardia estaban Gi Gu Verbena, y como su subordinado, el de ojos abiertos Gi Dji.

A estos dos goblins se les asigna el deber de asegurar un camino de regreso desde la aldea de la tribu hasta la Aldea Gi.

En el caso de que alguien intente bloquear, también es su deber asegurarse de que está muerto.

En cuanto a los goblins que quedaron atrás en el pueblo, están el brazos largos Gi Ga Rax, el mago del agua Gi Zo y el lancero Gi Da. Originalmente, no quería dejar atrás ninguna de nuestras fuerzas ya limitadas, pero el cuerpo de Gi Ga estaba demasiado lesionado como para manejar una pelea. Para apoyarlo, tuve que dejar atrás al mago del agua, Gi Zo, y al lancero Gi Da. También tuve que dejar atrás al domador de bestias, Gi De, para permitir la comunicación con los kobolds.

Dejé dos grupos de goblins normales a cada uno.

Entonces me llevé cuarenta y ocho conmigo.

Nuestras fuerzas pueden haber sido gastadas por la guerra orca, pero también hay que tener en cuenta el consumo de alimentos al mover una fuerza tan grande. Mover 50 goblins no es barato desde el punto de vista de la comida.

Es por eso que decidí usar alimentos conservados.

Si fuéramos a cazar mientras nos movíamos, no podríamos progresar mucho en un día. Pero si nos concentramos únicamente en movernos, deberíamos poder llegar a nuestro destino rápidamente.

“Gi Ga, cuento contigo.”

Mientras Gi Ga se levantaba con una lanza en lugar de un bastón, me despidió.

“El rey también… Que estés a salvo.”

Con palabras de despedida pronunciadas, no quedaba nada que decir. Me di la vuelta y dejé el pueblo.

Sólo terminaría diciendo cosas innecesarias si me hubiera quedado más tiempo después de todo.

“¡Marchen!” Ordené. Con una voz que parecía hacer temblar incluso al bosque.

◇◆◆

Han pasado tres días desde que pasamos por el terreno de los orcos.

Desde entonces, los monstruos a los que nos enfrentamos en el camino han cambiado mucho.

Mientras nos acercábamos a la cordillera que separaba los vastos cielos y la tierra sin límites, el espeso bosque se volvió silencioso, y una figura apareció de las llanuras cubiertas de pastos. El viento reconfortante pasó por las praderas.

En ese campo de césped que se balanceaba normalmente aparecían varias bestias. Uno de ellos parecía ser una cebra con armadura, una Armor Stripe, un tigre con colmillos afilados como una espada, un Saber Tiger o una rata que caminaba sobre dos patas con una lanza en las manos, un Ratman.

Subyugamos ese tipo de monstruos mientras continuábamos nuestro camino.

Los primeros en encontrar a los enemigos eran siempre las bestias de Gi Gi. Es porque la doble cabeza en la que montaba, y los perros salvajes entre las bestias de sus hombres tienen mejor nariz que los goblins.

Y tan pronto como se veía a una bestia, la flecha de Ra Gilmi volaba por el aire.

Con dedos ágiles, a diferencia de lo que el sentido común sugeriría a un goblin, tiraba de la cuerda de su arco de media luna, soltando una flecha con precisión como si hubiera predicho la aparición de la presa. La flecha volaba, y golpeaba a la bestia.

Pero una bestia diabólica que podría llamarse bestia mágica aunque se pudriera, no podría ser derribada sólo con la flecha de Ra Gilmi.

Desde allí, la bestia atacaría, enfurecida. Pero entonces el sigiloso Gi Ji estaría allí escondido en las sombras con su presencia oculta, listo para golpear a la bestia con su espada larga.

La mayoría de las bestias caerían allí, pero hay algunas raras que son sorprendentemente vivaces. En casos como esos llaman a la fuerza principal, los druidas.

Así que Gi Do, el mago del viento, emitiría su magia de viento para impedir el movimiento de la bestia.

Entonces con la bestia inmóvil, los goblins normales serían libres de deshacerse de la bestia indefensa.

Este patrón de lucha es algo que hemos estado poniendo en práctica para entrenar a las clases bajas.

Un goblin evolucionará de normal a raro. Entonces de raro a noble.

Cuanto más uso los goblins más débiles, más experiencia acumularán.

Puedo decir cuán fuertes son las cuatro tribus a través del mensajero de Ganra, Ra Gilmi.

Sin embargo, la Tribu Ganra está siendo abrumada.

La Tribu Gaidga es una tribu de goblins que posee una fuerza hercúlea.

Si son un enemigo más problemático que los orcos, entonces tendré que reforzar la potencia de mis fuerzas.

Al pasar por las llanuras herbáceas después de tres días, volvimos a entrar en el espeso bosque.

“De aquí en adelante es nuestro territorio. Ni siquiera los orcos podían pasar por este punto” Dijo Ra Gilmi con el pecho hinchado mientras continuaba conduciendo por el sendero de los animales.

Mientras Ra Gilmi avanzaba, la fuerza de avance se detuvo.

Levantando el dedo, Ra Gilmi pidió silencio. El sigiloso Gi Ji se preparó, Gi Gi ordenó que sus bestias se callaran, y yo ordené que la fuerza principal se extendiera perpendicularmente.

Algo se acerca.

Un crujido… Un sonido resonó desde lo profundo del sendero animal.

Ra Gilmi se preparó, agarrándose fuerte a su arco.

Entonces en el siguiente instante, se tragó el aliento, y cuando un goblin salió del sendero animal, tiró su arco.

“¿¡Cacique!?” Exclamó.

“¿¡Gilmi!?” Exclamó el goblin.

Siguiendo justo después de ese goblin estaba otro goblin, blandiendo un arco. Contra el cual Gi Ji golpeó su larga espada. Se miraban el uno al otro… La fuerza de avance y los goblins desconocidos.

No, no son desconocidos. Ra Gilmi llamó a ese goblin ‘cacique’.

“Retira tu espada, Gi Ji” Ordené. “Calma a tus bestias, Gi Gi.”

Probablemente sean de la Tribu Ganra.

Entonces el cacique sorprendido ordenó.

“Bajen sus arcos. No son nuestros enemigos” Dijo el goblin.

“¿Oh? Una hembra rara… Qué inusual” Murmuró Gi Za, que miraba tranquilamente a mi lado.

Con las palabras de Gi Za, volví a mirar al goblin con un toque de curiosidad en mis ojos.

Sin duda es un tipo que mi pueblo no tiene. Pensar que en realidad era un goblin femenino.

No hay mucha diferencia entre un goblin macho normal y una hembra normal. Sé que los estoy juzgando desde la perspectiva humana, pero realmente no hay mucha diferencia aparte de algunos senos.

Pero la goblin rara delante de mí es diferente. Parece una humana.

Piel roja, un cuerno solitario que crecía de su frente, y un pelo verde y suelto que parecía demostrar que era amiga del bosque. Es más alta que los goblins, pero puede pasar por un humano.

Pero incluso entonces… Es como mucho una chica joven.

Su cara es ciertamente un poco rígida para un humano, pero no es tal que no pueda pasar por un humano. Con un taparrabos envuelto sobre el pecho y la cintura, si acaso, ella da la imagen de un cazador.

“¿Pasa algo malo? ¿No planeamos esperarme junto al pueblo?” Preguntó Gimli.

“Es por los hijos de puta de Gaidga. Nos atacaron a todos al mismo tiempo. Nos las arreglamos para escapar a salvo, pero el pueblo no tenía esperanza” Escupió la cacique que al parecer intentaba hacer todo lo posible para soportar el dolor.

Luego me miró fijamente.

“… ¿Éste es?” Preguntó ella.

“Este es el líder de la Aldea Gi de los goblins del este. Le pedí que dirigiera sus fuerzas aquí para ayudar en la crisis de Ganra” Respondió con orgullo Gimli.

La Cacique de Ganra me miró.

“Hija de Gilan, Ra Narsa. Soy la Cacique de Ganra.”

Llena de dignidad y orgullo, su apariencia era como la de alguien que dirigía a su tribu.

“Lamento haberte hecho venir hasta aquí, pero tendré que pedirte que te vayas. Ya no queda ningún pueblo por salvar.”

Mientras escupía esas palabras, intentó pasar, pero Gi Go Amatsuki sacó su espada curva. La espada curvada que estaba enfundada en su cintura hace unos instantes se asomó como una corriente de agua al cuello de Narsa.

“¿¡Qué significa esto, campesino!?” Preguntó ella, claramente molesta.

Los goblins de Ganra destellaron, y los ojos de Gi Go se entrecerraron.

“La falta de respeto al jefe no será perdonada” Declaró Gi Go.

“Lord Amatsuki, por favor, reténgase” Pidió Gilmi.

Pero la hoja curvada de Gi Go ni siquiera tembló ante la petición de Gilmi.

Sin embargo, Narsa no parecía estar preocupada por la espada. De hecho, parecía estar provocando a Gi Go.

Una mujer valiente, ¿Huh?

“Hablando de eso, Lord Gilmi. Si volviéramos así, ¿Qué pasaría con la recompensa que habíamos acordado” Preguntó Gi Za mientras sonreía maliciosamente.

“Umm… Eso es…”

Gilmi no pudo responder inmediatamente.

Después de todo, definitivamente no pagaría.

“Si es así, entonces eso sería preocupante. Después de todo, ya hemos movilizado a nuestros hombres” Dijo Gi Za.

Gi Za me envió una mirada rápida. Esos ojos marrones suyos sobre esa sonrisa suya parecían estar diciendo que se lo dejara a él.

“Pero eso es–”

“Depende de su discreción si necesita nuestra ayuda o no, pero si no recibimos lo que vinimos a recibir aquí, entonces no nos pagarán. ¿Entiendes lo que digo, Lord Gilmi?”

Vigilé tranquilamente su intercambio con mis brazos cruzados.

Independientemente de lo que suceda, al final, las cuatro tribus se inclinarán ante mí.

Así­ es como es, yo podría aprovechar esta oportunidad y ver cuán bueno es Gi Za negociando. Además, parece que está muy entusiasmado por esto. Ese bastardo… Está disfrutando esto, ¿No?

“¿Qué prometiste, Gilmi?” Preguntó nerviosamente Narsa.

“La princesa elfo” Respondió Gilmi.

“¡Imbécil!” escupió Narsa.

Gilmi empezó a discutir con ella.

“Pero…” Gilmi empezó, pero Narsa lo cortó.

“Aquí no hay nada que puedan hacer, bastardos. Váyanse” Deslumbró Narsa mientras escupía esas palabras contra mí.

“Y creo que dije que eso sería problemático” Dijo Gi Za.

“Princesa…” Gilmi intentó calmar a Narsa.

“¡Muestra respeto!” Gritó Gi Go otra vez.

Me pregunto si olvidó que la espada de Gi Go está en su garganta.

No parece que el temperamento del cacique de los goblins de Ganra mejore pronto.

“A este paso, esta discusión no llegará a ningún lado. De todos modos, Lord Gilmi. No es que nos preocupemos tanto por esa princesa tuya, ¿Qué tal la propia Lord Narsa en su lugar?” Sugirió Gi Za.

Parece que está acostumbrado a hacer el papel del chico malo.

Espera… ¿No vi una escena similar en alguna parte antes?

“¡Eso es… Inaceptable!” Respondió rápidamente Gilmi.

“Tch… Así que los goblins fuera de las tribus son realmente como bestias después de todo…” Dijo Narsa, pero justo entonces.

Gi Za miró fijamente a Gi Go, y metió su espada un poco más profundamente en el cuello de Narsa. Las palabras que murmuraba entonces parecían impotentes.

Ahora, me gustaría disfrutar de este tenso giro de los acontecimientos un poco más, pero los perros salvajes de Gi Gi parecen estar gruñendo ahora, así que hice mi jugada.

“… Se acabaron los juegos, Gi Za” Dije.

Mientras Gi Za se encogía de hombros, pasé junto a él y empuñé mi Iron Second.

“¡Por favor, espere, Jefe del Este!”

Gilmi se paró frente a Narsa para bloquear mi camino, pero no tengo tiempo de preocuparme por él ahora.

“Gi Gi, ¿Cuántos?”

“Alrededor de veinte” Respondió inmediatamente.

Bien. A diferencia de Gi Za que jugaba por ahí, él estaba vigilando constantemente los alrededores.

“Gi Go, ¡Te dejaré el ataque a ti!” Ordené.

“¡Entendido!”

Con la situación ahora como esta, Gi Go no tenía otra opción que poner los goblins de Ganra para más tarde mientras sacaba su segunda hoja curva de la cintura.

“Gi Do, apoya las líneas de fuego. ¡Gi Za, ataca a la derecha!”

“¡Como usted quiera!”

“¡Déjamelo a mí!”

Mis subordinados se dispersaron en un abrir y cerrar de ojos ante mis órdenes.

Mientras llevaban consigo a sus subordinados goblin normales, corrían por el bosque con sus cuerpos comprimidos.

“Gi Gi, Gi Ji, Gi Zu, ocúpense de la izquierda.”

“Sí.”

Los tres goblins raros se fueron, y entraron profundamente en el bosque.

“Gi Gu, Gi Dji, ustedes dos estarán en espera.”

Cuando terminé de dar órdenes, miré a Gilmi.

“Mensajero de Ganra, Gilmi. Tal como lo hemos discutido, ¡salvaré tu aldea!” Declaré.

“¡S-Sí!” exclamó tras un momento de pausa.

“Pero… hay una condición. A partir de ahora, la tribu Ganra luchará bajo mi mando.”

Narsa miró a Gilmi una vez.

“¡No me jodas!” Soltó.

Pero ignorando su ira, sólo miré a Gilmi.

“… Muy bien. Convenceré a los demás” Respondió.

“¡Gilmi!” Gritó Narsa, incrédula.

“… Entonces está decidido” Dije.

Confirmé mi agarre sobre la gran espada de acero que estaba sobre mi hombro.

Con esto… Una tribu ha caído.

Ahora… ¿Qué tribu será la siguiente?

Nota del autor:

La goblin rara que durante mucho tiempo ha sido solicitada finalmente hizo su aparición.


Bueno, una tribu dominada fácilmente.

Intentaré traer capítulos diariamente, ya que ayer no subí nada hoy subiré 2.

¡Hasta el próximo!

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

18 comentarios

  1. Gracias x el capitulo 😀

    Una cosa es ser valiente, pero para ser valiente y no un insensato, hay que tener sentido comun, astucia y coraje juntas. No ser arrogante y mostrar malos modales incluso cuando tu pueblo se convirtio en refugiados sin hogar tras un ataque y te pones a insultar a la unica ayuda que aparece ante tus ojos.

    Me gusta

  2. Muchas gracias por por el capítulo, k noticias tan agradables Krailus, y con k facilidad cayó la primera, esperemos k la tribu de Gaidga venga muy confiada y k sea sorprendidos por la fuerza d nuestro protagonista.
    Saludos
    P.D. Una pregunta, está bien k aparezca dos veces “Sabiduría de un Gobernante”, no quedaría mejor k lo posible gas una ves con el número dos?. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .