Awakening: capítulo 179


Yooo~~~ Después de un largo tiempo….aquí lo que les debía xD Con estos 2, ya se acabaron los patrocinados, mañana sacaré los 3 regulares.

PD: Este capítulo tuvo 3 PARTES! Cuando vuelva a toparme con uno, lo consideraré como 2, ya sea patrocinado o regular….ya que están bien largos……

Patrocinado por:

  • Felipe Uresti

 


-Deriva-

“Quieres decir, ¿que el barco no puede arrancar?” Uno de los estudiantes incontrolablemente exclamó en voz alta.

Lei Yin dijo ligeramente: “Sí, este barco usa señales eléctricas para arrancar, pero ya que el tablero del puente fue mojado por la lluvia, no sólo el motor no puede arrancar, incluso la radio también tuvo un cortocircuito. En otras palabras, ahora mismo, no sólo no podemos movernos, tampoco podemos pedir ayuda al mundo exterior.”

Sus palabras hicieron que los corazones de todos dentro de la cabina se hundieran.

“¿No hay otra manera de hacerlo?” Otro estudiante preguntó apresuradamente.

“Lo hay, he escuchado que al cambiar el modo circuito, el motor puede ser arrancado manualmente. Pero no sé cómo hacerlo. Si alguno de ustedes también no lo sabe, entonces la única otra manera es esperar hasta que el capitán se despierte.” El conocimiento de Lei Yin sobre la electrónica ya era unas décadas antiguas y no era adecuado para este día y edad. Además, el antiguo dueño de este cuerpo era un idiota electrónico.

Inconscientemente, todo el mundo miró al hombre de mediana edad acostado inconsciente en el banco.

“Incluso si el barco no arranca, no importa. Siempre y cuando esperemos, alguien debería venir a rescatarnos.” Dijo un tipo que fingía tomar las cosas con poca seriedad.

Al escuchar sus palabras, los otros también sintieron como si las cosas no fueran tan terribles, y no pudieron evitar relajarse demasiado.

“Lo que dijiste es correcto, pero sólo si tenemos suficiente comida y agua fresca para apoyarnos mientras esperamos que llegue el rescate, o de lo contrario, moriríamos de hambre o moriríamos de sed primero. Además, también debemos estar seguros de que no volveremos a encontrarnos a esa tormenta de nuevo.” Las palabras de Lei Yin hicieron que el corazón de todos se apretaran de nuevo. Todos los presentes tenían una profunda impresión hacia esa anterior tormenta.

Ese tipo no estaba dispuesto a ser persuadido, y de inmediato replicó: “Solo estás especulando, probablemente encontraremos un helicóptero de búsqueda y rescate en un momento.”

Lei Yin echó un vistazo a sus ojos y luego dijo: “¿Si no lo hacemos? Acabo de mirar a la cabina y no pude encontrar algo para comer. Ahora no sabemos a qué distancia se ha alejado este barco de su curso por la tormenta, y si en dos o tres días nadie viene a salvarnos, entonces todos nosotros moriremos de hambre aquí. ¿Puedes garantizar que dentro de dos días alguien vendrá a salvarnos?”

Ese tipo repentinamente estuvo sin palabras

“¿Entonces tienes otra manera?” Otro estudiante preguntó.

“Hace poco, vi algunos pájaros volando en el cielo, lo cual significa que no debemos estar muy lejos de tierra. Mi idea es poner a todas las personas en dos grupos, y luego remar el barco en ambos lados hasta que se encuentre tierra.”

“¿Qué dijiste? ¿Quieres que rememos el barco para encontrar tierra? ¿Crees que todavía estamos en la era de Colón?” Uno de los estudiantes estalló en carcajadas.

Lei Yin lo miró fríamente, y después de un tiempo dijo: “¿Crees que esto es gracioso? Hablando francamente, morir no es mi hábito, está bien si no estás de acuerdo con este plan, incluso si soy solo yo quien vaya a tomar el bote salvavidas para hacer esto. Si hay un helicóptero que venga a rescatar aquí, por favor, dile al piloto el camino hacia mi posición.”

El chico quien primero le hizo a Lei Yin una pregunta entonces dijo: “Creo que esta propuesta es factible. En lugar de solo esperar por el rescate, es mejor pensar en una forma de salvarnos mientras esperamos el rescate.”

Después de pensar en ello por un momento, los otros también pensaron que esta propuesta era mucho mejor que solo esperar ciegamente el rescate, por lo que al final la mayoría de las personas estuvieron de acuerdo con esta sugerencia.

Ya que la propuesta fue presentada por Lei Yin, todos los estudiantes estuvieron de acuerdo en que él sería el que realizaría los agrupamientos.

Lei Yin no se negó, ordenó a los hombres y las mujeres para mezclarlos y los dividió en dos grupos, para asegurarse que ambos grupos mantuvieran una fuerza física promedio. Debido a la falta de remos, les pidió a los estudiantes que desmontaran el gabinete o los bancos y los usaran como remos.

Aunque algunas personas se mostraron reacias a seguir el plan, bajo la presión de los ojos de todo el mundo, ellos al final involuntariamente siguieron el ejemplo. Afortunadamente, este barco era un buque de pasajeros pequeño-mediano y no había nada pesado adentro. Por lo tanto, el plan no fue demasiado laborioso. Pero debido a que la mayoría de la gente no tenía experiencia en remar un barco, no sólo su contribución fue sólo promedio, el ritmo de remo también fue incorrecto, haciendo que el casco, de vez en cuando, girara en círculos.

Al ver esto, Lei Yin tuvo que enseñarles la postura y el remo correcto. No fue hasta que su boca empezó a secarse, que estos estudiantes finalmente remaron el barco hacia adelante lentamente, en lugar de hacerlo en círculos.

El pasaje entero del barco era de más de cuarenta personas. Después de remar durante casi cuatro horas, estos estudiantes que estaban cansados ​​y calientes y nunca hicieron un trabajo duro, comenzaron a quejarse más y más.

“Lo dejo. ¿Qué no es bueno esperar honestamente el rescate? ¿Por qué tenemos que sufrir así?” El primer estudiante que se opuso a este plan gritó en voz alta y dejó de remar.

A su vez, varios estudiantes también siguieron el ejemplo para dejar de remar.

“Ya no quiero volver a remar, solo vamos a esperar el rescate.”

“Eso es cierto, estoy muy cansada.”

“Creo que un helicóptero vendrá pronto para rescatarnos. Solo esperemos aquí por ello.”

“Tengo sed, quiero algo para beber.”

“¿No acabas de beber? Ahora sólo queda un cubo de agua, sólo aguántate.”

Debido a que había una bodega diseñada especialmente llena de agua potable en el barco, por un tiempo la gente no careció de agua dulce. Pero como el tiempo era demasiado caluroso y la gente era mucha, el agua potable se consumió con bastante rapidez.

Observando a más y más personas quejándose y dejando de remar, el estudiante que apoyó este plan le preguntó a Lei Yin: “Estudiante Masashi, ¿qué pasa ahora?”

Lei Yin miró a esos estudiantes que se quejaron y se burló: “Hay un dicho que dice ‘rehúsa ser convencido hasta que uno se enfrente a una realidad sombría’. Espera hasta que comiencen a temer y naturalmente continuarán remando.”

“¿Esto estará bien?”

“Puede ser. Esperanzadamente, todavía tienen la fuerza para continuar remando.” Lei Yin dijo despectivamente.

Él había pensado en llevar a Amy en un bote salvavidas e ir adelante para buscar tierra, pero en el último momento, no quiso hacerlo. Porque esto era un mar y no un lago. Si encontraban grandes olas, su pequeño bote salvavidas podría haber sido fácilmente volcado.

Pero él no esperaba mucho de esta gente, si mañana por la tarde la situación no cambiaba, él tomaría la oportunidad de probar su plan.

Fue a la cabina y vio a Amy sentada con la pareja anciana de Estados Unidos con ella en el medio.

A lo largo de todo el barco, además del capitán inconsciente, el único que no necesitaba remar era Amy, así como la pareja de ancianos.

Al escuchar los familiares pasos, se volteó inmediatamente hacia la puerta de la cabina y, con seguridad, vio que el que entraba era exactamente Lei Yin.

“Lei.” Amy saltó emocionadamente de la silla e inmediatamente corrió hacia él.

De alguna manera, al ver su cara sonriente feliz, el estado de ánimo de Lei Yin mejoró mucho.

Después de agacharse para recogerla, dijo: “¿El capitán se ha despertado?”

La niña sacudió su cabeza.

No queriendo preocuparla, él miró su rostro y dijo: “No te preocupes, sin duda volveremos a salvo, lo prometo.”

Amy asintió seriamente, y luego abrazó su cuello y dijo: “Siempre y cuando Lei esté a mi lado, Amy no teme nada.”

NT: Ughhh…otro golpe duro a mi nivel de glucosa…..cuando haya problemas con Naoko….será al revés…me dará un bajón :´v

 

*****

 

Debido a que todos solo tomaron el desayuno antes de partir, por la noche, sus jóvenes estómagos comenzaron a atormentar a los jóvenes estudiantes universitarios.

“Hey, ¿alguien tiene algo que comer? Está bien incluso si es sólo corteza.”

“Sí, todos somos compañeros de clase, si alguien tiene algo, no lo oculten.”

Hacia este sonido sin sentido, la mayoría de la gente prefirió permanecer en silencio. No tenían el estado de ánimo para hablar.

Después de los gritos de estas varias personas, alguien finalmente les dijo que se callaran.

Debido a que había tanta gente, y que la cubierta sólo podía alojar a algunos de ellos, muchas personas fueron a la cabina a dormir para atravesar esa hambre insoportable.

A las nueve de la noche, la cabina estuvo silenciosa.

A la mañana siguiente, mientras dormían, los estudiantes escucharon un sonido de pelea.

“Idiota, ¿qué has hecho?”

“¿Por qué estás tan ruidoso? Sólo usamos el agua para limpiarnos.”

“¿Por qué no usaste agua de mar? ¿Por qué usaste esta agua? ¿No sabes que esta agua se usa para beber?”

“Estás loco, el agua de mar está tan sucia, ¿cómo podrías dejarnos usarla? Además, sólo usamos un poco, ¿de qué estás tan ansioso? No sabía que eras una persona tan mala.”

“¿Qué poco?, tomaste la totalidad de un tercio.”

Cuando los estudiantes se despertaron, vieron a un chico peleando en voz alta con dos chicas.

La razón de sus argumentos era simple. Ya que hubo unas cuantas chicas que usaron el agua potable para limpiar su boca y cara. Si esto fuera normal, nadie se molestaría en dar su opinión, pero su barco no puede ser puesto en marcha, y su única agua potable era sólo un barril. Al ver que el barril de agua estaba ahora llena a menos de la mitad, no sólo ese chico, ni siquiera los otros chicos no pudieron evitar gritar en voz alta a las dos chicas.

Siendo gritadas, las dos chicas estallaron en lágrimas. “No somos las únicas que usaron esto, las otras personas también usaron esto. Pero después de que usaron esto, huyeron inmediatamente.”

Por la tarde, un chico no pudo resistir su ardiente sensación de hambre, y pateó el lado de una silla.

“¿Cuándo vendrán esos chicos? Si esto continúa, todos moriremos aquí.”

Los otros estudiantes miraron su acción sin sentido con ojos vidriosos. Esta fue la primera vez que descubrieron que el hambre era una cosa terrible.

En este momento, el estudiante que apoyó el plan de Lei Yin se puso de pie y dijo en voz alta: “En este momento, ¿todavía vas a esperar obstinadamente el rescate? ¿Y si nadie viene mañana o pasado mañana? ¿Cómo vamos a hacerlo?”

Al escuchar sus palabras, los corazones de todos se hundieron. Incluso un día ha sido tan difícil para ellos, así que ¿cómo podrían atreverse a imaginar que sucedería en los próximos dos o tres días?

“Cállate, en este momento, todavía sigues diciendo palabras nefastas.” El primer alumno que se opuso al plan se levantó y lo miró furioso.

De pie fuera de la cubierta, Lei Yin entró después de oír la pelea: “Te lo preguntaré de nuevo, ¿seguirás insistiendo en esperar aquí hasta que te mueras?”

“Bastardo, ¿qué dijiste?” Ese estudiante gritó de rabia.

“El que necesita callarse eres tú, si te atreves a decir una palabra, te arrojaré al mar de inmediato.” El rostro de Lei Yin reveló una mirada peligrosa.

Al ver la mirada en sus ojos, ese estudiante inmediatamente recordó que el hombre era la “arma humana”. De repente, ya no se atrevió a hacer un sonido.

Lei Yin entonces en voz alta dijo hacia los estudiantes que lo miraban: “No tienen opción en esto, si no quieren morir, hagan lo que les digo. Ahora recoge tu remo y ve a la cubierta.”

Torturados por el hambre, los estudiantes absolutamente no tuvieron opinión e involuntariamente se pusieron de pie.

Al mirar a estos estudiantes remando débilmente el bote, la idea de azotarlos con un látigo pasó por su mente.

Pero cuando miró las olas, repentinamente pensó en algo, y no pudo evitar maldecirse, ‘¿Cómo pude olvidar una cosa tan simple?’

Lei Yin regresó a la cabina y rasgó todas las cortinas de las ventanas. Luego fue a la cubierta para encontrar un rollo de cuerda, y luego trajo esas cortinas, así como la cuerda para subir a la parte superior de la cabina.

La acción de Lei Yin llamó la atención de las otras personas, los cuales todos ellos lo miraron con desconcierto.

“¿Qué quiere hacer?”

“No lo sé.”

Después de un tiempo, cuando Lei Yin puso las cortinas juntas con un alambre delgado para hacer un gran paño grueso y luego lo ató al asta, los estudiantes finalmente llegaron a entender que él estaba haciendo una vela.

Después de unos minutos, cuando Lei Yin desplegó esta vela ligeramente gruesa y la ató con una cuerda, señaló a unos cuantos chicos y dijo: “Ustedes vengan aquí.”

Esos chicos se miraron entre si y luego fueron a la cabina para subir la escalera.

“Les enseñaré cómo ajustar el ángulo de la vela de acuerdo con la dirección del viento. De ahora en adelante, los pocos de nosotros tomaremos turnos para vigilar aquí.” Con eso, sin importarle si estaban de acuerdo con él, comenzó a enseñarles.

Estos algunos chicos sabían que con esta simple vela, siempre y cuando ajustaran bien el ángulo, podrían acelerar la velocidad del barco. En comparación con la mecánica de remo del barco, este trabajo era mucho más fácil y divertido. Por lo tanto, muy rápidamente, estuvieron ansiosos por aprender.

Pronto, llegó la noche. Un hambre más intensa que ayer invadió sus estómagos. Mucha gente no tenía fuerzas para ponerse de pie. Todos ellos permanecían acostados o sentados en una silla.

“Lei, necesitas comer al menos un poco, ¿okay?” En ese momento, en la parte superior de la cabina, la pequeña niña estaba sentada en el regazo de Lei Yin mientras le ponía un pedazo de pan en su boca.

Estas pocas rebanadas de pan eran todo lo que encontró cuando buscaba comida en el puente. Probablemente fueron el desayuno de ayer del Capitán. En ese momento, él no se lo dijo a nadie y solo lo guardo en silencio para guardarlo para Amy.

“No, tú tenlo.” Lei Yin sonrió y acarició su rostro.

Los ojos de la pequeña niña estaban rojos. “Pero no has comido nada en estos dos días. Come algo, ¿por favor?”

“Realmente no tengo hambre.”

“Si no comes, tampoco comeré.”

“Si no te comportas, voy a nalguearte, se obediente y come esto.”

Al ver su mirada infeliz, la pequeña niña tuvo que obedientemente poner ese pedazo de pan en su boca. Pero mientras comía, continuaba derramando lágrimas.

Al verla llorar así, Lei Yin se sintió un poco culpable, así que utilizó su mano para acariciar suavemente su cabello. “Lo siento, niña.”

La pequeña niña lo miró con sus ojos llorosos y luego se sumergió en su pecho, llorando.

Después de un rato, dijo mientras sollozaba en lágrimas: “Tengo miedo de que algo te pase, Lei.”

“No te preocupes, estaré bien. Definitivamente te llevaré de vuelta a salvo.” Lei Yin sonrió mientras usaba su manga para limpiar sus lágrimas

La pequeña niña miró fijamente su sonrisa.

 

*****

 

Al medio día del tercer día, mirando el mar sin fin, la mirada de desesperación apareció en los ojos de muchas personas.

En este momento, la mayoría de las personas habían tenido tanta hambre que apenas podían ponerse de pie, mucho menos remar el bote.

En cualquier caso, su barco estaba ahora conducido por la vela, y remar o no, no haría diferencia. Por lo que Lei Yin no los molestó. Desde ayer por la tarde, él había estado observando los escombros que flotaban en el mar.

Su suposición era correcta, ahora estaban navegando hacia cierta isla. Debido a que los escombros flotantes estaban aumentando en número, el barco no debe estar demasiado lejos de la isla.

Alrededor de las diez de la noche, las personas dormidas fueron despertadas por un fuerte impacto, algunas incluso cayeron de los bancos.

Los estudiantes que dormían en la cubierta luego oyeron el grito constante de dentro de la cabina, y entonces vieron a muchos estudiantes corriendo para arriba desde la parte inferior.

“Despierta, la cabina está inundada.”

“¿Qué? ¿La cabina está inundada? ¿Cómo pudo pasar esto?”

“Sí, está inundada, ¿ahora qué deberíamos hacer?”

“Necesitamos tapar rápidamente el agujero.”

“El agujero es demasiado grande, no se puede tapar.”

Lei Yin corrió desde la parte superior de la cabina hasta la cubierta y dijo en voz alta: “El barco puede haber golpeado un arrecife. Todo el mundo necesita ponerse inmediatamente los chalecos salvavidas, tenemos que abandonar el barco. Hay una isla en frente de nosotros, podemos aterrizar allí.”

“¿Qué? ¿Hay una isla frente a nosotros? ¿Es en serio?” Uno de los estudiantes entusiastamente gritó.

“Menos palabras y rápidamente pónganse los chalecos salvavidas.” Con eso, él tomó un chaleco salvavidas y se lo puso en Amy, luego se puso uno para sí mismo.

Debido a que sólo había dos botes salvavidas, Lei Yin solo dejó que el capitán inconsciente, la pareja de extranjeros y las estudiantes lo abordaran. Algunos de los chicos quisieron apretarse a sí mismos en el barco, pero fueron detenidos por Lei Yin.

Debido a que el tamaño del bote salvavidas era demasiado pequeño, al final, hubo tres estudiantes femeninas que no pudieron subir al bote salvavidas y tuvieron que usar el chaleco salvavidas y agarrar el borde del bote salvavidas para flotar en el mar al igual que los otros estudiantes masculinos.

Lei Yin fue el último en entrar al agua de mar, pero después de nadar por dos o tres metros, de repente nadó de regreso al ferry sumergido.

Después de un tiempo, tomó una cosa redonda del barco y nadó de regresó.

Cuando nadó junto a los dos botes salvavidas, gritó: “Niña, ¿dónde estás?”

Pronto, oyó la voz delicada de Amy e inmediatamente nadó hacia su bote salvavidas.

Al ver a Amy sentada en el bote salvavidas, estuvo secretamente aliviado.

Ya sea las personas en el bote salvavidas o la gente que floraba en la superficie, todos ellos pudieron ver débilmente la enorme sombra bajo la luz de las estrellas delante de ellos.

“Hey, es realmente una isla, estamos salvados.” Muchas personas no pudieron evitar animar.

En relación con el humor jubiloso de estos estudiantes, Lei Yin no se sintió particularmente feliz. Ya que vio que la isla estaba oscura, sin ninguna luz. En otras palabras, esta isla probablemente era una isla deshabitada.

‘En cualquier caso, esto es todavía mucho mejor que vagar sin rumbo en el mar.’ Lei Yin pensó en su corazón.

 

 

 

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n **


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s