Vermillion: Capítulo 9


AL FIN, después de sufrir cómo un negro (que, por cierto, lo soy en cierta manera e.e) he podido terminar este capítulo.
Nota: Es probable  que me odien todavía más por el final de este capítulo. Así que por favor no sean tan malos :c

Traductor: Absolute
Editora: Coco
2.° Corrector: CO2


Encuentro

 

El viento sopló con ferocidad.

Las llanuras herbáceas nocturnas.

El cielo de la luna nueva.

Un mundo pintado de oscuridad.

Lentamente, la figura de un hombre apareció.

Tenía el rostro tapado por un paño, y había un arco bermellón en su mano.

Agitándose sobre su caballo, él simplemente miró hacia delante.

Sus ojos tenían un resplandor extraño.

Y todavía, como un fantasma, su presencia era casi indetectable.

Tirando las riendas, el caballo se detuvo y el jinete murmuró—: … Te encontré.

Al final del campo, en la sombra de una roca con forma de huevo, una luz anaranjada parpadeaba y ondeaba.

Luz de fuego.

Alguien estaba acampando ahí.

Justo donde ellos fueron atacados no hace mucho.

Él ni siquiera tuvo la necesidad de pensar quién podría ser.

Eran ellos.

El grupo de bandidos que le dispararon a Aileen.

En silencio, sacó una flecha de su carcaj.

Leyendo el viento, determinó que ellos tenían viento a favor.

Pateó ligeramente el costado del caballo y empezó a caminar en silencio otra vez.

Lentamente, bajo la cubierta de la noche.

Tomando aliento, se adentró en las llanuras herbosas con una flecha encajada en su arco.

† † †

El fuego rugía mientras que una rama entraba dentro de él.

En la sombra de la roca en forma de huevo, cerca del campamento, los miembros de Ignaz descansaban descuidadamente en sus armaduras de cuero negro.

Uno disfrutando del calor del fuego; uno mordisqueando una galleta dura; uno acostado en la roca manteniendo guardia…

Excepto por el que mantenía guardia, todos estaban completamente relajados. En la fresca brisa debajo del cielo de la nueva luna, los bandidos llevaban expresiones sin una pista de entusiasmo; parecían soñolientos y despistados.

Para resumirlo, era como si estuvieran sin espíritu.

—Haaah —el hombre delgado sentado encima de la roca frente al fuego dejó salir un gran suspiro.

Un hombre melancólico. De todos los del grupo, él aparentaba ser el más sin vida. Él pudo no haber tenido alimento apropiado o quizás él siempre fue así. Sus mejillas y ojos hundidos hacían que su cara diera la impresión de un cráneo hueco. Su cabello largo y descuidado junto a la sombra emitida por el fuego tenue daba una atmósfera que podría llamarse deprimente.

Ser un sepulturero le quedaría mejor que ser un ladrón. Su nombre era Morissette, y él era el líder de los otros nueve miembros dentro del grupo de combate de Ignaz—. Haah… —Morissette suspiró de nuevo mientras cocinaba un pincho de carne en la hoguera.

La imagen de la carne chispeando sobre la hoguera se reflejaba en sus ojos. Una vez que estuvo bien cocinada, la volteó y cocinó profundamente el otro lado.

—… Hey, Morissette —gritó el subordinado regordete sentado con las piernas cruzadas al otro lado del fuego.

—¿Qué? —preguntó Morissette, solamente viéndolo a él.

—No mucho… Sólo pensaba que sería un desperdicio si cocinas toda la grasa…

—Está bien, esto es lujuria —respondió Morissette mientras miraba fijamente a la carne que perdía su volumen—. Me gusta la carne con la menor cantidad de grasa.

—… Si sigues haciéndolo así, la carne se secará, ¿sabes?

—Para mí, es ahí cuando está perfecta.

—¡Qué desperdiciooooo! Exactamente por eso es que eres solamente piel y huesos —gimió el subordinado regordete mientras agitaba la mano.

—No me importa. No me interesa —replicó Morissette bruscamente.

Durante su charla, la carne se cocinó bastante. Sacando la carne del fuego, dio un gran mordisco.

—… Ahh, estoy hambriento. Morissette, dame un pedazo.

—Lo siento, éste es el último.

—Aah… entonces, solo un mordisco…

Antes que el subordinado pudiera terminar sus palabras, Morissette abrió ampliamente su boca y devoró el resto de la carne.

—¡Aaaahhh!

—Incluso si me ves así, la carne no volverá —dijo mientras masticaba.

—Maldición. Esto no es justo.

—… Hey, Rat. Dividimos la comida uniformemente. ¿Dónde está tu comida? —Morissette miró fijamente al subordinado, Rat.

Mirando alrededor envidiosamente, Rat llamó a los otros bandidos—: Hey, ¿alguien más tiene algo de carne? ¿Aunque sea un poco?

—Perdón, ya la comí.

—También estoy sin nada.

—Si quieres, tengo unas galletas.

Escuchando las respuestas de sus compañeros, Rat suspiró pesadamente—. Todos son muy malos…

—No se puede evitar, nuestra presa huyó…

Morissette y Rat se vieron el uno al otro de nuevo; suspirando abatidos.

 

Fue hace sólo unas horas.

Morissette y su grupo estaban acomodándose mientras hacían un campamento en las llanuras cubiertas de hierba.

Sin embargo, uno de sus subordinados descubrió a unos viajeros que descuidadamente habían encendido una fogata al pie de la montaña. Con sólo eso, ellos se abalanzaron al ataque.

Encendiendo una fogata a propósito en medio de la llanura en la oscuridad de una noche de luna nueva era prácticamente cómo decir, “¡Por favor, atrapénme!”

Las pisadas del grupo de Morissette se silenciaron. Como bandidos, ellos no podían dejar pasar esta oportunidad.

Su presa eran dos personas. Era una pareja extraña. Una chica rubia totalmente vestida con ropas negras del estilo extranjero, y un chico que parecía ser una persona proveniente de las llanuras herbosas. Ninguno de los dos estaba tomando guardia; ellos sólo se calentaban a sí mismos con el calor del fuego. Se estaban ofreciendo a sí mismos en bandeja de plata.

El grupo de Morissette tenía diez miembros. Ellos empezaron a rodear el campamento. Después de lanzar una flecha su presa no tendrá a dónde huir—no debería tener a dónde huir.

—… Y pensar que Morissette fallaría.

—Fallar… ¿eh? —Escuchando las palabras de Rat, en la cara de Morissette apareció una expresión desagradable.

El primero que los atacó, la persona que disparó primero al muchacho, no era otro que Morissette. Como él mismo era una persona proveniente de las llanuras, él era el mejor del grupo usando un arco. Incluso estando entrenado para suprimir su sed de sangre, estaba orgulloso de nunca dejar que su habilidad con el arco se quedara atrás a la de ninguno de sus subordinados.

Sin embargo.

—Ese bastardo, la esquivó.

Justo en el momento en que Morissette liberó la flecha, el muchacho giró instintivamente su cuerpo y se alejó de la trayectoria de la flecha. No sintió la flecha dirigiéndose a él, más bien, sintió la diminuta sed de sangre que se filtró en el momento en que Morissette atacó.

—Sentir la flecha de Morissette a esa distancia… no fue casualidad, eh…

—Probablemente él ya sabía que venía y la esquivó. Ya que cuando apunté a la chica, ella no se movió…

Morissette tenía una expresión sombría mientras se acariciaba la barbilla. Incluso para un guerrero experimentado, esquivar por reflejo mientras no se estaba preparado era difícil—. Incluso así, si ese bastardo pudo sentir mi flecha hubiera sido mejor si simplemente protegía a la chica. Si hubiese sido así, entonces no la habríamos matado y no tendríamos que matarlo. Habría sido una muerte honorable…

Al considerar que sería difícil herir al muchacho después de verlo esquivar su flecha, Morissette cambió su objetivo a la chica para su segunda flecha.

El chico no servía para nada así que, originalmente, el plan era matarlo inmediatamente y entonces todos se tomarían su tiempo para divertirse con la chica; pero Morissette priorizó robar sus suministros por encima de dejar viva a la chica para su entretenimiento.

Sin embargo, sus preparaciones se quedaron cortas. Incluso mientras cargaba a la chica malherida, el muchacho no sólo traspasó su circunvalación, sino que también repelió a los tres lobos de caza que los persiguieron; él logró hacer una huida extraordinaria.

Morissette presionó su mano con su sien—. Ha… Encima de que nuestra presa se escapó, ellos acabaron con dos de nuestros preciosos Lobos de Caza y el último que quedó vivo es inutilizable… ¿Qué se supone que le diga al Líder…? —Morissette salió de la sombra de la roca con una expresión de disgusto mientras miraba al único Lobo de Caza sobreviviente—. Maldita sea, la próxima vez que vea ese bastardo me aseguraré de matarlo.

Una vez más, Morissette empezó a producir un aura melancólica alrededor suyo, y enfrente de él estaba Rat quién se encogió con ligereza los hombros mientras decía—: … Bueno, no se puede evitar que te sientas culpable. A~ah, pero sigue siendo un desperdicio que matarás a esa chica, sabes.

Uno de sus subordinados que estaba acostado tenía una atmósfera de enfadado alrededor suyo y se quejó en voz baja—: Tú lo dijiste. Ella era una joya.

—Ese laaaargo cabello rubio… Ella parecía una aristócrata.

—Ella probablemente estaba viajando en incógnito.

Algunos de los otros subordinados se metieron en la conversación.

—Bueno, no es cómo si ella estuviera viva ahora…

—Ella fue envenenada.

—Me divertiría con ella incluso si estuviese muerta. Si revisamos el área, tal vez encontremos su cuerpo.

—Su cuerpo, eh.

—Yo no sería capaz de seguir por un cadáver.

—Normalmente, yo no lo haría, pero ella era tan hermosa que probablemente podría hacerlo. Era cómo una muñeca.

—Aunque ella sea hermosa o fea, si hay un agujero todo es lo mismo.

—Pero después de un día sería un poco riesgoso, ¿no? Se pondría toda dura…

Los hombres chismeaban con sonrisas en sus rostros, charlando y excitándose mutuamente.

«Supongo que casi es hora de irnos de aquí», pensó Morissette para sí mismo mientras observaba a sus subordinados.

Pensado en ello, durante las muchas semanas que duraron cruzando el área Ri’leir, evitando todos los posibles contactos con alguien exterior a su grupo. Todos, incluyéndose a sí mismo, estaban locos por una mujer. Ellos no eran hombres malos; sólo que ellos eran este tipo de personas. Él no pensaba que se volverían tan salvajes, pero si dejaba que esto siguiera construyéndose no era favorable.

«Pensé que también podríamos resolverlo esta vez…» Morissette dejó salir un largo suspiro. Su lujuria quedó insatisfecha, ellos no obtuvieron ni un sólo cobre, mucho menos comida, y en su lugar perdieron dos Lobos de Caza.

«El líder va a matarme esta vez…»

El eslogan del líder de Ignaz es ‘Si estas dentro del negocio de los bandidos entonces obtén resultados, no perdidas’.

Con toda honestidad, Morissette ni siquiera había considerado el sufrimiento y sacrificio con el que terminarían por sólo una jovencita y un muchacho.

«… Fallamos porque yo solo ataqué, ¿no es así?» Estaba reflexionando en el porqué habían fallado. «Debí ordenarles a todos que apuntaran con sus arcos hacia ese bastardo». Por no querer que la armadura de cuero que vestía el muchacho sufriera demasiado daño, atacó él solo y falló.

Incluyéndose a sí mismo, habían cuatro miembros en su grupo que tenían arcos. Si los cuatro eran descubiertos mientras apuntaban y disparaban, incluso ese muchacho no habría podido esquivar todas ellas. E incluso si sólo una lo rasguñaba, el veneno derramado en la punta de las flechas lo habrían debilitado completamente.

Si hubiera sido un hombre estúpido, entonces él creería, no, estaría seguro que él solo sería suficiente para acabar con el objetivo.

«El exceso de confianza es doloroso…» Una pequeña sonrisa apareció en su rostro. Levantó la mirada y sopló una larga cantidad de aire.

Ya no era un suspiro. Terminó su reflexión con la resolución de ser más cuidadoso y usar todo lo que pudiera para matar a lo que tuviera que matar, la próxima vez.

El estado de ánimo de Morissette había cambiado, entonces él aplaudió unas cuantas veces. Cuando estaba por detener la conversación indecente de sus subordinados—: Muy bien. Chicos, esta ve-…

Se escuchó un tono seco.

 

Morissette y sus subordinados tenían expresiones desconcertadas, y entonces apareció un sonido grueso, ‹Oomf›. Uno de los hombres que estaban vigilando empezó a tener espasmos violentos y chilló con una voz extrañamente húmeda.

Mirando al hombre asustado, la mandíbula de Morissette se cayó en shock y le preguntó al hombre—: Hey, qué…

El hombre que estaba vigilando estaba recostado sobre una gran roca, ahora con una flecha de plumas negras atravesando su cabeza y teniendo espasmos como una muñeca con sus mecanismos dañados. No, no se detuvo sólo ahí. Pasó a través del cráneo e incluso penetró la roca detrás de él. Él estaba, muy literalmente, unido a la roca.

—Hey…

Muerte instantánea. Un poder increíble.

Algo cómo una flecha atravesando una roca.

Incluso una ballesta no podía hacer eso fácilmente…

Atrapado en sus pensamientos confusos, otro tañido resonó.

—… ¡Ahí viene!

Regresando a sus sentidos, todos se agacharon antes de que Morissette siquiera pudiera terminar de hablar. Pero incluso ese nivel de velocidad no sirvió de nada. Uno de los hombres, aún agachándose, fue golpeado despiadadamente por una flecha en el torso.

—¡Guagh!

El sonido de carne desgarrándose y huesos rompiéndose en pedazos resonó.

El hombre con la columna rota se retorció limpiamente en una forma que no debería ser capaz de hacer, y vomitó sangre mientras colapsaba en el suelo. Aún respirando, la sangre roja oscura burbujeó en las esquinas de la boca del hombre, pero Morissette concluyó inmediatamente que él estaba más allá de la salvación y lo abandonó.

Rápidamente, Morissette levantó el arco y el carcaj a sus pies.

—¡Escóndanse detrás de la roca! ¡Cúbranse! —ordenó Morissette.

Los hombres se movilizaron con rapidez hacia la roca. Estaba casi a diez pasos de los varios lugares dónde los hombres estaban descansando. Sin embargo, en ese momento resonaron dos sonidos desde atrás y dos golpes correspondientes.

El hombre detrás de Morissette sujetó una flecha que atravesaba la nuca. Sangre fluyó como una fuente desde el lugar donde el músculo había sido desgarrado. La espalda de Morissette se empapó de sangre, pero él se deslizó detrás de la roca sin mirar demasiado hacia atrás.

—Mierda, ¿¡qué carajo!? —Después de apenas lograr evitar la muerte, escondiéndose satisfactoriamente detrás de la roca, Morissette respiró profundamente, y entonces como si todo su cuerpo recordara, sintió sudor frío bajar por su espalda.

El único lobo de caza sobreviviente gimió desde el otro lado de la roca y se acercó a frotarse contra Morissette. Mientras acariciaba rudamente el pelaje desaliñado, Morissette desesperadamente trató de calmar su respiración agitada.

—¿¡Líder, qué hacemos ahora!?

—¡Cómo voy a saberlo! —le espetó al todavía joven y pálido subordinado.

Miró a todos los que se amontonaron en la sombra de la roca justo cómo él, y los contó. Seis personas escaparon sin heridas.

Seis personas.

«¡Mató a Jack, Holly, Greg, y a Nahum!» Aguantó soltar un gemido bajo su rostro inexpresivo.

Sólo han pasado unos diez segundos desde que el que vigilaba, Nahum, fuese el primero en ser atacado. En el corto tiempo que tomó para ocultarse detrás de la roca, casi la mitad de su número fueron golpeados por flechas. Las heridas que recibieron eran completamente devastadoras.

—Morissette, ¿no es esto bastante malo? —Rat susurró en voz baja, todavía con la misma estúpida expresión desconcertada mientras sacaba una espada corta de su vaina ubicada en su cintura.

—Sí… —Mientras sentía el peso de las palabras de Rat, asomó su cabeza para revisar los alrededores.

«Tañido».

Morissette escondió su cabeza de nuevo en pánico, y una flecha de plumas blancas rozó su nariz. Prácticamente inclinándose hacia atrás, cayó sobre su trasero—. Eso estuvo cerca… —Casi fue golpeado.

Sobrepasando al tembloroso Morissette, la flecha atravesó la cara de la roca y se destruyó, incapaz de soportar el impacto.

—Qué poder tan absurdo, ese arco…

—Sí. Sin embargo… —Asintió afirmativamente. Observando los restos de la flecha destrozada, sudor frío bajó por su frente.

Ese arco tenía un poder ridículo. Eso es seguro.

Como él mismo era un muy buen arquero, Morissette lo entendió con claridad.

Penetró sus armaduras de cuero, las cuales no significaban que fueran baratas, como si fueran papel, e incluso atravesó piedra; en última instancia, ni siquiera la flecha en sí podría soportar la fuerza.

Era aterrador.

Además, la precisión del usuario era incomparable. Eso, también era aterrador.

Pero, lo que Morissette sentía como algo más peligroso era que, «ni siquiera pude sentir el más mínimo rastro de sed de sangre».

No tenía nada que ver con cuán poderoso fuese el arco, o si las flechas podían arrancarle la vida a alguien con seguridad.

Él no podía sentir sed de sangre, nada de hecho.

Esto significaba que comparado a Morissette, este arquero lo superó en gran medida usando el『Sentido Sigiloso』.

Debido a la oscuridad de la nueva luna, él no podía asumir nada más que la dirección aproximada de donde salió disparada la flecha.

Pero podía estar seguro de que, basado en el tiempo que tomó para que la flecha pegara en la roca de cuando escucho el sonido, él estaba a una buena distancia. Incluso con esa distancia podía disparar con precisión exacta.

—Rat, ¿sentiste la sed de sangre?

—No. Adivino que tu tampoco, ¿verdad?

—No.

—Es un monstruo…

—Tú lo dijiste. ¿Qué será? ¿Bandidos?

Respondiendo a Morissette que cargaba una sonrisa rígida, Rat hizo su mejor esfuerzo para hablar claramente en su voz atontada, “Ni idea… aunque pienso que es una sola persona.”

Sin mucha confianza, Rat parecía estar sugiriendo que el arquero altamente calificado podría no poder derribarlos a todos a la misma vez. Era una idea severa, pero la intuición de Morissette le dijo que el arquero probablemente podía.

«Maldición, ¡¡no tenemos nada que valga la pena para ser atacados…!!»

Sin embargo, ellos eran como una asquerosa casa de hombres. «Si este tipo tiene tan buen nivel de arquearía, entonces deberían haber muchos otros trabajos para él además de robar», pensó Morissette molesto. Pero en ese tiempo, sus ojos se fijaban en la flecha quebrada y de plumas blancas a sus pies.

Plumas perfectamente blancas.

«… Espera un segundo, la primera flecha que mato a Nahum tenía plumas negras».

Asegurándose de no sacar la cabeza, vio a los otros hombres que fueron impactados por las flechas del agresor. Todas las flechas que sobresalían de los cadáveres también eran de plumas blancas.

Plumas negras…

Su mirada naturalmente fue atraída a su carcaj, el cual yacía en su mano.

Estaba llena de flechas con plumas negras.

—… Tienes que estar bromeando —Sudor frío salió de su ceja nuevamente.

Una sola flecha de plumas negras.

El arma en la que se especializaba aquel proveniente de las llanuras, es el arco.

Él superaba a Morissette en habilidades de alto nivel relacionadas con sed de sangre.

Y esta noche, en este lugar, atacó a Morissette y su grupo.

Uniendo todas las piezas, solo había una posible conclusión.

—¡Ese bastardo…!

El chico joven con apariencia de gente de las llanuras.

«Ya veo. Él tendría más que suficientes razones para atacarnos… ¿¡¡Volvió para tomar venganza!!?»

Nos metimos con el tipo equivocado. Morissette miró arriba hacia el cielo.

† † †

Sin embargo, Morissette malinterpretó una cosa en particular.

El joven con una apariencia de gente de las llanuras, Kei, en efecto era el agresor, pero no era por venganza la razón por la que vino. Mucho menos, para matar a esos bandidos.

Era para buscar qué tipo de veneno ellos usaban y entonces darle a Aileen el antídoto correcto inmediatamente.

Esos eran sus únicos dos objetivos, y francamente, a él no le importaba si Morissette y su grupo se morían o no.

Por eso estaba apurado.

En silencio se arrastró y mató a cuatro de los bandidos con su arco, pero los otros se escondieron detrás de una roca, lejos de su línea de fuego; Ellos estaban aterrados.

Estaban malgastando tiempo valioso.

Aileen perdía más fuerza conforme pasaba el tiempo, momento a momento. Por lo que Kei hizo su jugada.

En lugar de esperar a que intentaran formular un plan para escapar desde atrás de la roca, Kei se movió.

† † †

Morissette y los otros estaban hablando cuando escucharon el áspero sonido de pezuñas al otro lado de la roca. Levantaron sus cabezas alarmados.

—¡Hey! ¡Salgan de ahí!

Era la voz del muchacho.

—… ¡¡Quiero hacer un trato!!

—…

Morissette se mantuvo en silencio, considerando que podría ser una trampa asomó su cabeza por encima de la roca para dar un vistazo e inmediatamente se escondió de nuevo.

Fue por sólo un momento, pero definitivamente pudo ver al chico con apariencia de una persona de las llanuras montando un caballo. Tenía una flecha lista, pero no apuntaba a ningún lugar. Parecía que no tenía la intención de usar el juego sucio.

De ninguna manera, pensar que un caballero se acercaría a nosotros desde allí… Una pequeña sonrisa dibujó en las comisuras de su boca.

«Esta es nuestra oportunidad».

Al menos, es seguro de que es sólo una persona.

Si tuviera un aliado, podría ir al otro lado de la roca y usar un ataque en su retaguardia. Con su habilidad como arquero, podría acabar fácilmente con ellos. Estaba claro que podía haberlo hecho, disparar sin piedad de uno en uno y no dejar a ninguno con vida. A pesar de eso, vino y habló con ellos, lo que significa que tenía algún tipo de situación en la que no tenía más tiempo para seguir…

Acariciando al lobo a sus pies, gritó—: … ¡Escuchémosla! —Miró a sus subordinados y les indicó instrucciones.

Silenciosamente asintieron con la cabeza, y se aseguró de que, en silencio, comenzaran a prepararse. Lentamente, Morissette asomó su cabeza desde atrás de la roca.

Mientras se irritaba un poco, observó al joven que estaba frente a él. Su rostro estaba oculto con un paño y sólo el área alrededor de sus ojos era visible, pero no había duda de que era uno de los dos viajeros que habían atacado antes.

Sus ojos color negro no tenían emoción alguna; Morissette sintió algo frío arrastrándose por su espalda.

—… ¿Dijiste algo sobre un trato? ¿Cuál es tu objetivo?

—Dime el nombre del veneno que usaron. Si lo haces, te dejaré vivir.

Su demanda era increíblemente simple.

«… Ya veo, esa chica debe de estar viva. ¿Por eso tiene tanta urgencia?» Morissette estaba seguro de ello. El veneno se estaba extendiendo y ella estaba al borde de la muerte.

Y ahora, puesto que vino sólo para preguntar el nombre del veneno, debía estar teniendo la esperanza de la existencia del antídoto.

«Aparte de eso, estoy bastante seguro de que fue una dosis letal…», Morissette pensó para sí mismo, ella ha vivido bastante tiempo después de eso—. Si te lo digo, no nos matarás, ¿verdad?

—… Ahora mismo estoy muy disgustado. Si tratan de darse aires e intentan jugar con mi ánimo entonces…

—Entiendo, te lo diré —Pensó para sí mismo, «es tenebroso. Justo como nuestro líder». Detrás de la roca, dónde Kei no podía ver, usó su mano izquierda para darle señales a los otros—. El veneno que usamos; fue el ‘Veneno de Esclavitud’.

«… Eso fue peligroso. No era el ‘Aliento de Pesadillas’». Fue bueno que no intentará lo que tenía en mente, pensó Kei aliviado. Sin embargo, por un instante, se distrajo.

Se podría relacionar con el término ‘bajar la guardia’.

—¡¡Ahora!!

Morissette no pasó por alto esta única oportunidad.

Al otro lado de la roca, una sombra negra salió disparada.

—¡Lobos de Caza!

Con mucha prisa, Kei trató de preparar su arco, pero otros tres bandidos ya estaban listos y se abalanzaron, se paralizó.

Flechas envenenadas…

Tres arqueros. Un lobo de caza. Y una persona con una lanza corta, que siguió justo después.

Con una horrible sonrisa, Morissette sacó una espada larga de la vaina en su cintura. Morissette le ordenó a su grupo—: ¡Fuego!

El aire silbaba mientras todos soltaban sus flechas simultáneamente.

 

 

Notas:

1- Hay ilustraciones del grupo de Morissette∼

Morissette (limpia)Grupo de Morissette (limpia)


Anterior capítulo | Índice | Siguiente capítulo

Anuncios

18 comentarios

  1. Mira que esa foto de deadpool te queda perfecto eres exactamente igual a el ases bromas y eres odioso pero los más gracioso es que eres tan malo a pesar de que tu crees que es una causa justa (en mi mente no le digas vulgaridad calma paz mira que el ase su esfuerzo pero lo odio pero si le digo lo que pienso quizá se enfade) digo…..?

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno. Temporalmente yo (el traductor) tengo algunos asuntos privados (mudanza, organización de papeleo, etc) así que el horario que anteriormente era utilizado ya no lo uso. La posible publicación del próximo capítulo (teniendo en cuenta el ritmo al que voy y mi situación) debería estar entre las dos semanas como máximo.

      Me gusta

  2. En una parte hay dos palabras juntas, que no deberían estar asi:

    “los bandidosllevaban expresiones sin una pista de”

    Gracias por traducir esta novela < 3

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s