Hail the King: Capítulo 54


Hola, buenas a todos, White Wind aquí~

Les traigo aquí el cap 54 para que no crean que he muerto. También les quería decir que debido a la dificultad de este semestre solo me podré comprometer a 1 capítulo semanal. Más en caso de que tenga tiempo libre pero eso es cuestionable, pues compañeros de mi carrera que están en semestres más avanzados me han dicho que estoy en el semestre más difícil y ocupado de la carrera en sí.

No he muerto y no abandonaré HTK, es solo que… está difícil. Por cierto, otras paginas de nuevo me están copiando mi novela, les pido que por favor me apoyen a mí y al resto del equipo de BluePhoenix Translations antes que otras paginas que roban o copian novelas sin permiso.

Por la misma razón, ya no subiré los capítulos en formato PDF ya que es mucho esfuerzo e implica tiempo que no tengo. También, si a alguien le gustaría ayudarme en la traducción durante el tiempo en que yo estoy en este semestre, estoy más que dispuesto a aceptar la ayuda en caso de que quieran que la novela salga más rápido.

Y para finalizar, cualquier falta de ortografía por favor avísenme o cualquier duda no duden en preguntar en los comentarios que los leo todos. Gracias por el apoyo.


~ Juntos con el Rey ~

Instantáneamente, Pierce y Drogba rugieron y guiaron la arremetida contra los enemigos; la batalla entre los hombres de Fei y el los oficiales enemigos había comenzado.

Los fornidos, incluyendo a Pierce y a Drogba, no tenían ningún tipo de energía y sus técnicas de lucha no eran tan sofisticadas como la de los oficiales enemigos quienes tenían más experiencia en guerras Ellos no era contrincantes para los oficiales enemigos en una lucha uno contra uno, pero afortunadamente ellos tenían más hombres, como también la ayuda del ‘agua mágica’ en las bolsas rojas y azules. Ninguno de ellos le tenía miedo a la muerte, por lo que el estilo de pelea de ellos estaba literalmente hecho para que ellos perecieran junto a sus enemigos. Oleg era un guerrero de una estrella, por lo que fue capaz de mantenerse por un tiempo, sin embargo, nadie estaba segundo de quien iba a emerger como el victorioso en esta batalla.

No obstante, las casualidades eran algo inevitable.

Un oficial enemigo esquivó el hacha de uno de los aliados y usó el impulso para batir su espada como una serpiente venenosa; ésta se hizo camino por las pequeñas coyunturas de la armadura y logró penetrar el estómago de aquel hombre……

El cuerpo del musculoso hombre se congelo bajo la herida; siendo obvio el hecho de que este no iba a lograr sobrevivir.

Pero antes de que el oficial enemigo pudiera reírse y sacar su espada, el oficial quedó aterrado apenas descubrió que el hombre al que él había herido había arrojado su hacha y lo había sujetado con sus brazos. El apretón de aquel hombre lo estaba ahogando con firmeza, haciendo que este tuviera dificultades para respirar. Antes de que él pudiese reaccionar el herido alzó la voz, “¡Alabado sea el Rey Alexander!” y cruelmente comenzó a cargar, apuntando a los otros oficiales enemigos. En una serie de jadeos, el fornido empujó a otros dos oficiales enemigos quienes no tuvieron el tiempo para esquivar y al final los cuatro terminaron cayendo al río. Al instante, ellos fueron devorados por las criaturas marinas que se habían reunido bajo el puente, terminando como una mera pila de huesos.

La estrategia de sacrificarse a sí mismo de aquel hombre había asustado a todos los demás oficiales.

“¡¡¡Breno!!!”

Tras ver a Breno caer a su muerte en el río, Pierce sintió como si alguien hubiese apuñalado su corazón. Él no esquivó el ataque que venía en su dirección y dejó que el oficial enemigo atravesara su pierna antes de contraatacar con un poderoso golpe. Su ataque había dejado la cabeza del enemigo en el pecho del mismo.

La batalla se estaba volviendo cada vez más intenta, y ambos grupos habían sufrido casualidades.

El viento del otoño soplaba por sobre el campo de batalla y creaba ecos por sobre la solemne y trágica atmósfera en el cielo.

Los hombres fornidos de Fei puede que solo hayan sido gente ordinaria y nada especial, pero todos brillaron con una gloria incomparable tras el rugido de Breno y su trágico salto hacia el Río Zuli.

Los forzudos quienes estaban bañados en sangre habían construido una pared de carne con sus vidas en este antiguo punto de piedra; aunque tuviesen que morir, ellos iban a proteger al reino y a sus familias quienes yacían a sus espaldas.

Bajo la sombra de sables y la ráfaga de sangre.

Los pasos de los héroes marchando eran firmes y sólidos. Aunque fueran acuchillados por sables, aunque sus brazos fueran desmembrados, aunque la sangre corriera por sus cascos… ellos no iban a retroceder ni dar un paso atrás. Todos ellos gritaron en conjunto, “¡Alaben al Rey!” en lo que comenzaron a avanzar hacia los enemigos que eran más fuertes que ellos. Obviamente, no hesitaron en bloquear el camino de los enemigos quienes poseían energía y querían aniquilarlos.

La intensidad de la batalla ni si quiera podía ser descrita. Eventualmente, los oficiales enemigos temblaron ante la voluntad asesina de sus oponentes y no se atrevieron a enfrentar al grupo de enemigos que eran más débiles que ellos. Los caballeros estaban asustados y algunos de ellos incluso se dieron media vuelta e intentaron escapar……

Muchas personas yacían parados en el muro de defensa de Chambord, mirando silenciosamente en lo que las lágrimas llenaban sus ojos. Llamas de enojo quemando los ojos de todos. Su sangre ardiendo incontrolablemente y sus manos, las cuales sujetaban diferentes armas, habían comenzado a temblar por la angustia. Algunos soldados no se pudieron contener y rugieron en lo que se comenzaron a deslizar por la cuerda que colgaba por sobre el muro de defensa. Ellos estaban más que dispuestos a brindarles ayuda a las tropas y a sus familias quienes habían creado una muralla humana.

Fei, quien estaba luchando contra Landes, fue testigo de todo esto.

Tras ver a Breno saltar al río con el enemigo, una inesperada tristeza comenzó a llenar su corazón, como si hubiese perdido a un ser querido. Fei sintió algo arder en su cuerpo, y si no lo desataba pronto, lo iba a dejar hecho cenizas……

Fei rugió en lo que dio media vuelta.

Los veintidós hombres fueron traídos del castillo por él. Con la excepción de Breno quien había sacrificado su propia vida, Fei se juró a sí mismo que iba a traer a los veintiún hombres de vuelta a Chambord sanos y salvos.

Landes dejó cuatro o cinco sorprendentes heridas en la espalda de Fei después de que él se diera vuelta, pero Fei decidió ignorarlo por completo. Su hacha se convirtió en una tormenta de sables en las manos de Fei e hizo picadillo a los oficiales enemigos que quedaban en el lugar. Tras ese momento, Fei les dijo a sus hombres, “Retírense…… De vuélvanse, ¡regresen al castillo! ¡Guerreros, nuestra misión ha sido completada!”

No obstante –

“¡Nos quedaremos junto a nuestro Rey!”

Fue la respuesta unánime qué se escuchó; no hubo lugar para hesitar. Algunos de ellos todavía tenían sables rotos enterrados en sus cuerpos, escalofriantes agujeros llenos de sangre en sus armaduras, e incluso algunos solo podían pararse con la ayuda de sus compañeros. Sin embargo, la decisión fue firme como una montaña y nadie de ellos estaba dispuesto a retroceder.

Fei se impresionó pero se sintió ansioso al mismo tiempo.

El atacó con un corte horizontal para cortar el aire y esquivar la espada como serpiente de Landes que había sido apuntada directamente a su cabeza. Fei gritó, “¡Pierce, yo te ordeno, como el Rey de Chambord, que lleves a mis guerreros de vuelta hacia Chambord en este momento! No desobedezcas mis órdenes…… Confía en mí, tengo una forma de salir de esta.”

Pierce agachó su cabeza y evadió la mirada de Fei.

Como soldados de la guardia del Rey, él tenía miles de razones para quedarse en el lugar y luchar junto a su Rey. Si el Rey era igual de imparable que antes, retirarse también era una opción. Sin embargo, todos ellos podían ver que, después de que apareció el guerrero de tres estrellas del enemigo, Alexander no podía batallar tan fácilmente como antes. Ambos eran igual de poderosos, y ninguno de ellos podía derrotar al otro con facilidad. Si se retiraban ahora eso iba a significar que iban a dejar a su Rey atrás en una situación extremadamente peligrosa…… Ellos preferían sangrar y morir en el campo de batalla que dejar a su Rey en medio del peligro.

Tras evadir la mirada de Fei, Pierce y Drogba lideraron a los fornidos hombres a beber el agua en sus bolsas silenciosamente. Antes de que las heridas en sus cuerpos pudiesen recuperarse como era debido, ellos se volvieron a posicionar en su formación con forma de ‘V’, solo que esta vez Pierce era quien estaba al frente y comenzó a liderar la carga.

“Su Majestad, las escaleras de asedio y los fundíbulos ya fueron destruidos. Nosotros nos quedaremos, ¡por favor regrese a Chambord!” Gritó Pierce en lo que avanzaba.

Fei no dijo nada tras ver eso.

Él sabía que en esta situación, aunque él usara su estatus de Rey, él no iba a poder hacer que sus hombres testarudos le hicieran caso a sus órdenes y regresaran al castillo. Por esto mismo, él cambió su estilo de pelea y dejó de lado cualquier tipo de defensa. Además, él también adoptó la misma estrategia de auto sacrificio, y comenzó a apuntar cada uno de sus golpes a los puntos vitales del cuerpo de Landes.

“Hahaha, ¡Estas acorralado! Esto es inútil, ¡Ninguno de ustedes puede sobrevivir!”

Se rió Landes. Él ya había visto su victoria, por lo que no luchó contra Fei con toda su fuerza. Si podía alargar la batalla contra estos oponentes en armadura completa y pesada, en lo que el tiempo pasara, ellos iban a poder cansar a los enemigos con la ventaja en números que tenían.

Fei definitivamente había entendido los planes de Landes.

Él incluso vio a los equipos de enemigos que se venían aproximando al puente, cargando arcos largos y enormes flechas en sus carcajes al otro lado del río. Aunque ellos seguían prácticamente a media milla de distancia, sus instintos barbáricos le habían advertido de la gran amenaza que esos arqueros podían ser.

No obstante, Fei de repente sintió algo mucho más amenazador que aquellos arqueros, causando que su mente se nublara. El aterrador sentimiento le hizo sentirse como si fuese el objetivo de una serpiente siniestra que se estaba acercando hacia él poco a poco.

Fei identificó rápidamente la fuente de aquel sentimiento aterrador.

En la punta del lado sur del puente, se podía distinguir una negra nube hecha de niebla que estaba lentamente difundiéndose. Por otro lado, Fei, quien tenía experiencia y tenía un claro entendimiento de la magia bajo el modo del Hechicero podía fácilmente sentir el fuerte y agresivo campo de fuerza hecho de poder mágico alrededor de aquella figura. Estaba más allá de las expectativas de Fei; incluso bajo asalto del jefe más poderoso que había enfrentado en el mundo de ‘Diablo’ – Griswald, él no se había sentido tan amenazado……

“Es un mago maestro…… ¡Mucho más allá del rango de tres estrellas!”

Fei estaba en shock. Instantáneamente, él supo que el verdadero peligro todavía no aparecía en el campo de batalla.

El no esperaba que un súper jefe se escondiera entre las tropas de enemigos. La situación había pasado de mal en peor. Una vez que la figura en aquella nube de neblina estuviera a menos de 300 metros de él, la cual era el rango común para la mayoría de los hechizos, Fei y sus hombres no iban a tener chance de escapar.

Lo que era aún más desalentador era que la apariencia de aquel mago significaba que todo el esfuerzo que pusieron en esta misión fue para nada. Un mago que estaba por sobre el rango de las tres estrellas era más de veinte veces más amenazador para Chambord que los seis fundíbulos.


Capítulo Anterior | TOC | Capítulo Siguiente

Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s