Coder Lee Yongho: Capítulo 35

Y aquí el cap semanal…..

Traductor: Electrozombie

Editor: Fixer-san


-Final del Internado (4)-

YongHo tenía una expresión seria cuando regresó. Debido a esto, HyeJin le preguntó con curiosidad.

–        Sunbae. ¿Pasó algo?

–        …

HyeJin nunca antes había visto a YongHo con esa clase de expresión. Incluso cuando aparecieron incontables bugs, él nunca se mostró tan serio.

–        ¿S…sunbae?

Sin embargo, la voz de HyeJin no llegó a los oídos de YongHo. No, ninguna voz lo alcanzó. Hasta que HyeJin topó su espalda para decirle que era su turno.

En la sala de conferencias había cuatro hombres sentados. Sus manos bien cuidadas y camisas limpias parecían decir qué clase de vida llevaban.

–        ¿Señor YongHo?

–        Si.

–        De acuerdo con nuestra investigación, un archivo diferente al que fue subido en el servidor comercial podría ser encontrado en el servidor de gestión de configuración… ¿Qué cree usted de esto?

–        El programa de subida archivos no fue instalado por mí. Si hay algo diferente al archivo en el servidor de gestión de configuración, es probablemente porque yo edité directamente el código en el servidor comercial.

–        Entonces, está diciendo que violó las reglas de seguridad.

–        ¿Disculpe?

–        Si se sube un programa al servidor entonces no debe haber más ediciones. El programa debe ser el mismo que el que ha sido revisado por el equipo QA.

YongHo no sabía acerca de esto. Sintió como que alguien acababa de golpear la parte trasera de su cabeza.

–        …

–        También, algunos testimonios mencionaron que el señor YongHo subió un archivo al servidor con un programa de subida de archivos.

YongHo golpeó ambas manos en la mesa y se levantó.

–        ¿Quién dijo eso? ¿¡Cómo qué yo lo hice!?

–        Este no es un problema que se resolverá perdiendo el control. Por favor siéntese.

A diferencia del molesto YongHo, los investigadores estaban calmados.

–        ¿Hay algo más en lo que haya incurrido?

Parecía que ya se había llegado a la conclusión de que había sido YongHo quien lo había hecho. Su cabeza, que estaba hirviendo, instantáneamente se enfrió.

–        Nada más señor.

–        Entonces puede irse.

Ante las palabras del investigador, YongHo se levantó impotente. Cuando salió por la puerta los empleados de la compañía estaban sentados esperando su turno. En medio de ellos, se podía ver al manager de proyecto Jung JunWoo. Sus miradas se cruzaron, pero ninguno dijo nada.

En ese momento, un anuncio pudo escucharse por los amplificadores.

Los subcontratados cooperantes, el PM, los managers de nivel PL y superior, por favor reúnanse en el salón principal de inmediato.

*****

La sala principal que podía contener cientos de personas estaba repleta. En la pantalla del frente, se podía observar una diapositiva en PPT[1].

“Discutir cómo resolver el problema con la activación del nuevo teléfono”

Sólo el título daba a entender una cosa.

Había ocurrido un problema. Y ellos se reunieron para hablar sobre la solución del mismo. Después que todos se reunieran el presentador tomó el micrófono.

–        Un gusto conocerlos a todos. Soy el vice-presidente de KO Telecom, Go JinSung.

Ante las palabras del presentador, la ruidosa sala se tornó en silencio. Era un lugar donde se había mostrado el vice-presidente de KO Telecom en persona. Todo el mundo se asustó de que pudiera encontrar alguna falta en ellos y se callaron.

–        Actualmente, imagino que todos deben ser conscientes de que tipo de problema estamos enfrentando. Sin embargo, se ha producido un problema del cual los medios de comunicación no tienen conocimiento. Como se puede ver en el título, hay un error con la activación de los nuevos teléfonos. Sospechamos que un grupo de hackers ha dejado un código maligno detrás para evitar ser rastreados.

El vice-presidente continuó hablando por alrededor de 20 minutos. El grupo de hackers que había filtrado la información privada de los clientes también dejó atrás un código maligno.

Y ese código continuaba interfiriendo con la activación del teléfono. Se llamó a todos a esta sala para intentar hallar una solución.

Todavía quedaba una muy importante información.

Una recompensa de 100 millones de won[2].

La persona que pudiera arreglar el problema obtendría una recompensa de 100 millones de won.

–        No sólo 100 millones won, la compañía afiliada a la persona que resuelva esto también recibirá ventajas en los contratos futuros. Por lo que, si alguien cree que puede arreglarlo, entonces por favor envían un mensaje a la dirección escrita en el PPT.

El vice-presidente terminó la explicación y el salón se volvió ruidoso de nuevo. En medio de ellos, An ByungHoon y el manager de proyecto Jun JunWoo estaban sentados.

–        Gerente general, ¿qué hacemos? ¿Deberíamos enviar un correo también?

–        Sólo quédate quieto. No pierdas la cara por esto.

–        Pero creo que merece un intento.

–        ¿Crees que puedes hacerlo? ¿Sabes cuántos megabytes ocupa el código de activación de los teléfonos? ¿Y quieres encontrarlo y editar? ¿Qué vas a hacer cuando la situación se vuelva más complicada?

–        Creo que podemos hacerlo si tenemos a YongHo.

–        ¿Qué sabrá un interno? Y YongHo dejará la compañía muy pronto.

–        ¿Qué? ¿A qué te refieres con eso?

An ByungHoon preguntó sorprendido con los ojos muy abiertos.

–        ¿No lo mencioné la última vez? Es así. Él tomará responsabilidad por el problema ocurrido y dejará la compañía.

–        ¿Cómo? No acabas de decir: “¿Qué sabrá un interno?”, ¿Cómo puede tomar él la responsabilidad?

Pareciendo irritado ante las furiosas palabras de An ByungHoon, el manager general Jung también habló con una voz más alta esta vez.

–        Fue el director quien me dijo de ello. No me culpes a mí.

–        Aun así…

–        O puedes hablar con el director en persona. Que fuiste tú quien lo hizo. Puedes tomar la responsabilidad y recoger tus cosas.

No queriendo hablar más, el manager de proyecto Jung dejó la sala después de eso. An ByungHoon estuvo distraído por un momento, luego tomó su teléfono.

*****

–        Manager, ¿no es esto demasiado ridículo?

YongHo dijo en un tono reprimido, tratando de no dejar salir su frustración. An ByungHoon no podía decir nada luego de ver a YongHo actuando así.

–        Usted sabe muy bien lo mucho que contribuí en este proyecto.

–        Lo hago. Lo sé muy bien.

–        Y ahora, hablan como si toda la responsabilidad cayera sobre mí…

YongHo apretó sus puños en señal de rabia. Sus ojos se irritaron debido a ser falsamente acusado. La situación actual era demasiado para un recién graduado de 27 años.

–        ¿Lo sabías?

–        …No

An ByungHoon no se molestó en explicar la verdad. Una conciencia culpable apuñalaba su corazón.

–        Di algo a los de arriba. Que yo no lo hice.

–        …

An ByungHoon en silencio agarró los hombros de YongHo. Este, que tenía la cabeza baja, se levantó abruptamente.

–        Ahora no es el momento para hacer esto. Voy a apelar al PM una vez más.

–        Siéntate.

–        Necesito decirle que no fui yo.

–        …

Algunos transeúntes pasaron por el banco en el cual los dos estaban sentados conversando. La frustración en la voz de YongHo podía ser sentida por todos.

Sin considerar el estado de YongHo, el teléfono de An ByungHoon empezó a sonar. Él se preguntó se debía contestar o no.

–        Debes responder. Ni siquiera fue tu falla…No tienes por qué arrepentirte.

Ante las palabras de YongHo, An ByungHoon respondió a la llamada, pero no habló durante mucho tiempo. Sólo dijo “Sí” algunas veces, pero no parecía que fuera muy importante.

An ByungHoon se levantó después de terminar la llamada.

–        Tenemos que irnos, ven conmigo.

–        Sabes muy bien que esta no es esa clase de situación.

–        Es por eso que digo que tenemos que ir.

–        ¿Dónde?

–        Seolleung.

–        ¿Seolleung?

–        Si. La sala del servidor está en Seolleung.

An ByungHoon haló el brazo de YongHo para que se pusiera de pie. YongHo, que no entendía nada, sólo podía seguirlo, arrastrado por las manos de An ByungHoon.

*****

La atmósfera en la sala del servidor de Seolleung parecía seria incluso desde la entrada. Hombres en trajes negros registraban a todas las personas una por una. An ByungHoon caminó hasta la entrada, mostró su tarjeta de identificación y reveló su nombre.

–        An ByungHoon.

El hombre los guio hasta la sala del servidor después de confirmar su tarjeta de identificación. Al entrar a la sala del servidor, el hombre que hizo la presentación estaba sentado.

Era el vice-presidente de KO Telecom, Go JinSung.

–        Un placer conocerlo, vice-presidente Go JinSung.

–        An ByungHoon de Mirae IT.

–        Una persona anónima me contó de sus habilidades vía e-mail. Le di un vistazo y decidí contactarlo ya que usted es muy habilidoso. He escuchado que es también un contribuidor de código abierto…

–        Me halaga.

Go JinSung giró su cabeza para mirar a YongHo, quien sentía que no debía estar ahí.

–        Pero, ¿quién es…?

–        Lee YongHo, quien resolverá el programa conmigo por esta vez. YongHo, salúdalo. Es el vice-presidente de KO Telecom.

Vice-presidente.

No era algún manager general, era el vice-presidente. Era la persona con la más alta autoridad que YongHo había conocido nunca. Sus manos temblaban involuntariamente debido al nerviosismo.

–        Un gusto conocerlo.

–        Buen día señor. Mi nombre es Lee YongHo.

Su voz se tensó involuntariamente. El tono frustrado de hace un momento desapareció también.

–        Esto es realmente urgente, así que lo dejo en vuestras manos.

Incluso ahora, varias cadenas de tiendas estaban preguntando acerca de la activación del teléfono. No era de extrañar que la recompensa fuera de 100 millones de won.

–        Comprendo.

En una esquina de la sala del servidor, YongHo se sentó frente a la computadora mientras miraba a An ByungHoon con curiosidad.

–        Explicaré brevemente. Actualmente, los teléfonos de KO Telecom no pueden activarse debido a un error. Necesitamos arreglarlo, y la recompensa son 100 millones. Puedes hacerlo, ¿verdad?

–        …

–        Puedes hacerlo o no.

–        ¿Qué gano yo con eso?

–        Si lo logras, por supuesto tus responsabilidades serán nulificadas.

–        ¿En serio?

–        Si. El vice-presidente ofreció una recompensa de 100 millones de won.

–        ¿Realmente no tendré que tomar la responsabilidad?

–        Eso…

Ante la reacción de An ByungHoon, YongHo paró de pensar. Sin embargo, eventualmente se decidió. Él no tenía razones para permanecer en esa compañía desde que el PM puso las culpas sobre él.

Recompensa de 100 millones.

Esa era suficiente razón para hacerlo.

–        Entiendo. Lo haré.

–        Has decidido correctamente.

YongHo y An ByungHoon prestaron atención al hombre que manejaba los programas relacionados a la activación del teléfono. Por un lado, YongHo se mantenía buscando en la ventana de bugs. El error duraría tanto como demorara en aparecer en la ventana de bugs.

 

[1] NT: Power Point, uno de los programas del paquete de aplicaciones  Microsoft Oficce.
[2] NT: Aproximadamente 85.000 dólares americanos. (o 2.125.000 pesos cubanos)

 

 


Anterior capítulo|TOC| Siguiente capítulo

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Luisthekiller
Luisthekiller
hace 4 años

gracias por el cap

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x