Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 1


Traductor: Aoisorabluesky

Editor: Fixer-san

 


-El Chico se convierte en Explorador de Mazmorras (1)-

El padre era el heredero directo de un clan conocido por su destreza en el arte de la lanza.  Habían otros clanes de artes marciales antiguas regados por toda Corea, pero mi padre era fuerte incluso entre los herederos. Mientras crecía, ni una sola vez vi a mi padre perder. Aun así, él se quejaba todos los días de su mala fortuna, diciendo cosas que yo no podía entender.

—   Tsk ¿Que uso tiene ser fuerte en el exterior? Sin Qi, es apariencias sin sustancia.

—   ¿Key? ¡Shin tiene una llave!

—   Jaja, key no, Qi. Es la energía que acumulas dentro de tu cuerpo.

Por supuesto, como solo tenía ocho años de edad, no entendí a lo que mi padre se refería con acumular energía dentro del cuerpo.

Yo estaba interesado en otras cosas. Viendo a mi padre aplastar rocas con sus puños desnudos o taladrar un agujero en una pared de concreto con una lanza de madera en menos de 10 segundos, pensé en querer ser tan fuerte como él.

—   Tú también puedes hacerlo.

—   ¿De verdad? ¿Puedo ser tan fuerte como tú, Papá?

—   ¡Por supuesto! Solo tienes que entrenar duro.

—   ¡Bien!

Yo estaba en una edad en la que admiraba a los superhéroes de las historietas. Fue por eso también que caí tan fácilmente por las zalamerías de mi padre.

Él intencionalmente no me dijo el detalle de que me tomaría docenas de años de entrenamiento. Me forzó, a su hijo de menos de diez años, a escalar montañas e incluso me abandonó en la selva. Dijo que era un proceso necesario para convertirme en un héroe.

¿Obedientemente hice lo que dijo? ¿Cuándo tenía solo ocho? ¡Por supuesto que no! Al principio, berreaba a gritos. Sin embargo, la única persona que podía animarme en esta situación, mi madre, estaba en Corea. Yo, por otra parte, estaba en el medio del bosque lluvioso del Amazonas con mi padre. Incomunicados con el mundo exterior, mis gritos de ayuda no eran escuchados por nadie.

—   ¡ Uwaaaaaaah!

—   ¡Cállate! ¡No habrá cena hasta que mates a esa serpiente!

—   ¡Te odio papá!¡ Uwaaaaah!

Mi primer descanso de verano, que pasó cuando tenía ocho, parecía durar para siempre. Fue igual en el descanso de invierno, en el siguiente descanso de verano, y en el siguiente de invierno…

Durante dos años, aprendí las bases de las artes marciales. A la edad de diez, era capaz de adoptar una buena postura. Mi cuerpo era enorme, a diferencia de los demás de mi edad, y mis, una vez tiernos brazos, se volvieron un poco musculosos.

Aunque los chicos de mi edad decían que me veía genial y me seguían a todas partes, las chicas se distanciaron de mí, diciendo que el adorable Shin se había convertido en un monstruo.

Hmph, chicas. Una vez que crezcan, no hay duda que se volverían locas cuando vieran músculos… Por supuesto, en ese entonces, yo también era joven, y viendo como mi cuerpo seguía cambiando, le sollocé a mi padre que me devolviera mis brazos. Me dio una golpiza. Ya hacía mucho tiempo que había dejado de tratarme como a su hijo adorable.

Y pasó el tiempo y en mi décimo cumpleaños, finalmente mi padre sacó el tema.

Fue una historia acerca de “mazmorras” que se quedaría conmigo por el resto de mi vida.

—   En la mazmorra, hay montones de cosas valiosas. Piedras de Mana, Armas mágicas… ¡Caray, incluso la piel de orco sería tratado como un nuevo material nunca antes visto en la Tierra!

—   ¡ Ah! ¿Entonces como entras a la mazmorra?

Mi padre río mientras acariciaba mi cabeza.

—   Con el celular de papa.

—   ¿Yo también puedo ir?

—   Todavía no, chiquillo. No eres lo suficientemente fuerte.

—   Papá ¿Qué es una piedra de mana? ¿Puedo verlo?

—   E-eso es…

A mi indagación, la zalamería de mi padre llegó a una parada estrepitosa. Debí haber notado en ese momento que algo andaba mal.

—   Te-te lo mostraré después. No, no hay razón para hacerlo. ¡Podrás entrar a una mazmorra y traer una tú mismo!

—   ¡Bien! ¡Iré a la mazmorra! ¡Quiero verlo por mí mismo!

Mi ser de diez años de edad estaba desapegado de la tecnología moderna. En estos tiempos en donde incluso niños de escuela elemental tenían  smartphones, yo en su lugar recibí una lanza de madera para niños como regalo de entrada a la escuela. No había forma de que hubiera sabido que eran en realidad las mazmorras.

¡Algunos chicos de mi edad ya estaban jugando juegos de fantasía de exploración de mazmorras en sus smartphones!

Sin saber que las mazmorras eran imaginarias, alardeé frente a mis amigos que cuando creciera entraría a una mazmorra. Cuando mis amigos entendieron la severidad de mi delirio, me mostraron todo tipo de novelas y juegos para convencerme de que las mazmorras no existían en el mundo real. Desgraciadamente, mis años de entrenamiento habían convertido incluso a mi cerebro en musculo.

En otras palabras, yo era lento en entender lo que me estaban diciendo.

En la escuela, hablé y hablé de que me convertiría en un explorador de mazmorras. ¿Qué crees que sucedió? En lo que fue apodado como “El incidente del Explorador de Mazmorras Kang Shin”, perdí a mis dos mejores amigos, Min Soo y Soo Chan.

Kang Shin era mi nombre, por supuesto. Kang era el nombre de mi familia y Shin era mi nombre de pila. Mi padre escogió mi nombre, diciendo que nombres de una sola silaba parecían fuertes. Mi madre también estuvo de acuerdo en que era un buen nombre.

Independientemente de cómo otros reaccionaran, mi gran ambición de convertirme en un explorador de mazmorras nunca desapareció. Entrené más duro y más duro. Habiendo entrenado sistemáticamente bajo la tutela de mi padre, que ya había medio trascendido los límites de un humano, cuando llegué a mis quince años de edad, mi padre era la única persona en la Tierra de la que tenía miedo.

Las pistolas eran aterradoras, para ser honesto, pero yo era capaz de esquivarlas con una probabilidad del cincuenta por ciento. Fue entonces cuando me di cuenta que había superado el reino de un ser humano. La siguiente cosa que supe, no tenía a nadie a quien llamar amigo, e incluso mi hermosa hermana menor me estaba evitando.

En mi quinceavo cumpleaños, me quité mis ropas y me paré frente al espejo. Porque no podía ver todo mi cuerpo si me paraba muy cerca, tuve que alejarme un poco.

En él estaba un Hulk.

—   Nooooo ¡Esto no puede ser…!

Bueno, tal vez estaba exagerando un poco. En cualquier caso, mi cuerpo estaba lejos de ser normal. Era de 2 metros de alto apenas en mi tercer año de la escuela media. Mi cuerpo parecía el de un gorila. Era todo músculos y apenas algo de grasa. Estaba en un nivel en el que mis extremidades eran mejor descritas como armas letales. No era algo que un cuerpo humano pudiera tener.

Definitivamente algo estaba mal. Ni siquiera mi padre se veía así.

—   Es casi como un orco. Tu rostro apuesto viene de mí, pero tu cuerpo…

—   Querido esposo, querrás decir que su cara se parece a mí. Su cuerpo es igual que el tuyo.

Mi madre solo trataba mi cabeza como su hijo. Aun cuando ella era mi verdadera madre, algunas veces sospechaba que ella fuera una madrastra. ¿Cómo más podía ella ser tan directa y cruel en sus medidas de mí?

—   Padre ¿Padre por qué me volví tan grande?

—   No sé, tal vez porque empezaste a entrenar a una edad temprana.

—   ¿Cuándo tú comenzaste a entrenar?

—   A los dieciséis, creo.

—   ¡Tu sinvergüenza!

—   ¡Oye, yo solo quería convertirte en un explorador de mazmorras!

En mi quinceavo cumpleaños, le di una paliza a mi padre en un encuentro oficial. Fue el momento en el que la juventud venció a la experiencia.

Pero incluso al conseguir una derrota a las manos de mi lanzamiento de hombro, mi padre dijo con amargura:

—   Así que no lograste obtener Qi…

—   ¡El Qi no existe! ¡Eso de las mazmorras también es una mentira!

—   Una mentira… lo descubrirás pronto, hijo, así que perdona mi espalda.

En la misma noche en que llevé a cabo mi dulce venganza, recibí un mensaje en el Smartphone que mi madre me compró por vencer a mi padre. Cuando lo vi, mis ojos se abrieron como platos.

– Desbloquear usando tu contraseña.

—   Ku… no puedo abrirlo…

Porque mi cabeza estaba llena de músculos, me era imposible recordar la simple contraseña que mi madre le puso.

El día siguiente, le pedí a mi madre que desbloqueara el teléfono. Sin palabras, se deshizo por completo del bloqueo. No entiendo por qué no hizo eso en primer lugar. Asentí mientras recibía el teléfono. Cuando miré hacia abajo, este fue el mensaje que recibí.

[Has sido reconocido por el autoproclamado más fuerte de la Tierra “Kang Yung Oong”, y has adquirido la Licencia de Explorador de Mazmorras. A partir de este momento te has convertido en uno de los cinco exploradores de mazmorras de la Tierra. ¿Le gustaría entrar a la mazmorra ahora?]

¡Explorador de Mazmorras decía! Mis ojos se ensancharon por la sorpresa al darme cuenta que el sueño que tenía desde los diez años se estaba haciendo realidad. Observando mi cara de sorpresa, madre caminó hacia mí, miró a la pantalla del teléfono, y cruzó sus brazos.

—   ¿Este viejo se atreve a tontear con su hijo con KaTalk? Hoy, no se irá sin castigo.

—   Mamá ¿Qué es KaTalk?

—   Es el messanger que estás viendo ahora.

—   ¿Qué es un messanger?

—   …..

Me avergoncé cuando ella no contestó, por lo que fui a mi hermana menor a preguntar. Ella acababa de graduarse de la escuela elemental y estaba en su primer año de la escuela media. Cuando toqué en su puerta, corrió felizmente y la abrió. Después de ver mi apariencia, dejó escapar un chillido y se encogió de miedo. Cuando le expliqué mi situación, amablemente me lo explicó con una sonrisa tímida. Me veía aterrador por fuera, pero aun así ella se preocupaba mucho por mí.

Luego de cinco horas de explicación, me acostumbré un poco a las tecnologías modernas.

—   Yua ¿Cómo le contesto a esto?

—   Ah, mm, oppa [1], así…

¡Ah, que ángel más adorable! Viendo a mi hermana menor tratando de ayudar incluso cuando tartamudeaba me hacía querer abrazarla. Pero como no quería volverla a asustar, me aguanté.

Después de aprender como contestar en el KaTalk que recibí, le dije que le pagaría con una Piedra de Mana de la mazmorra. Entonces, tecleé un “Sí” en mi teléfono.

Al siguiente momento, estaba dentro de la mazmorra. Un corredor gris interminable, paredes hechas de piedras y antorchas colgaban de ellas. Era exactamente como padre la había descrito. Tal vez no estaba mintiendo después de todo.

Había más. En el momento en que me di cuenta de en donde estaba, escuché el susurro de alguien en mis oídos.

[Kang Shin, Explorador de Mazmorra Rango Bronce 9, ha entrado a la mazmorra] [Esta es su primera vez. Apoyo a explorador de mazmorra principiante le ha enviado 5 pociones del menor grado.] [Analizando sus habilidades… completo. Apoyo a Explorador de Mazmorra Principiante le ha enviado una Lanza Afilada de Madera.] [Confirmando rango… completo. Eres 5to de los 5 Exploradores de Mazmorra de la Tierra. Eres el 146,298º del total de exploradores de mazmorras. La clasificación será renovada mañana a las 6 am.] [Has obtenido un Estado ¿Le gustaría confirmar? Sí/No]

Lo siento por prologarlo por tanto tiempo. Todo conducía a este momento.

Al momento en donde me convertí en un verdadero explorador de mazmorras.

… El explorador de mazmorras, con el título de “Príncipe Heredero del 5P”.

 
[1] NC: Hermano en coreano.

 


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s