Awakening: Capítulo 124


Pues bien, aqui otro cap……sin embargo, como verán, esto que subí es una imagen, por ahora serán así, lo estoy probando para ya saben que :V

Puse 2 opciones, o verlo corrido así como está, como si fuera un manga o descargarlo desde MEGA…..ya es su elección de ustedes…

MEGA

.

.

.

.

Se tardó tres dias en copiarlo jajaja……al parecer lo tuvo dificil :D…..bueno, con eso YO GANO……ya les dejo la traduccion correcta y sin trabas :p


-Situación –

Ya era el quinto día de vacaciones de verano, aparte de regresar a casa todos los días para decirles que había vuelto, Lei Yin casi siempre corría a lado de Naoko cada vez que tenía tiempo.

Él no era un joven que no entendía nada, en el fondo no era un noble moral.

Pero tal vez debido a que Awei murió pronto, y además de estar muerta por diez años, no había sentido una mujer en más de una década. Por otra parte, la razón principal, era que Naoko era simplemente un verdadero aturdidor obsequio natural. Si no fuera por tomar en cuenta su enfermedad, Lei Yin ni siquiera estaría dispuesto a dejarla salir de la cama ni un minuto.

En contraste, con el riego cuidadoso de Lei Yin en estos últimos días, no hace falta decir que Naoko ya podría causar crímenes con su impresionante belleza. La brecha entre su cabello castaño y la esquina de su ojo, exuda una especie de atmósfera de mujer madura, y sólo mostrar su espalda, podría intoxicar a cualquier hombre, incluso con el cultivo de Lei Yin, también fue un poco difícil controlarse a sí mismo.

“Lei.” Inclinándose en sus brazos como un gato perezoso, Naoko actuó como una mocosa mimada al llamarlo.

“¿Qué pasa?” Lei Yin respondió, su mano derecha siguió avanzando lentamente dentro de su bata de noche.

“Necesito…..regresar y echar un vistazo a Aiko. Por favor, no vuelvas a hacer esto. Ah…..la gente ya está … diciendo que no.” Naoko lo miró lamentablemente.

“No puedo hacer nada al respecto, ¿quién te dijo que fueras tan atractiva? Cierto, ¿qué acabas de decir? Una vez más.”  Lei Yin bajó su cabeza y la besó en la frente.

“Quiero volver y ver…..Ah no, no hagas eso…..” Su voz sollozante se hizo más débil.

Después de un tiempo, dejó escapar su última y violenta pronunciación triste, Lei Yin lentamente sacó sus dedos que estaban goteando húmedamente, y luego lo colocó delante de su nariz para olerlo un poco.

“¡No!” Viendo su acción, el cuerpo de Naoko tembló de vergüenza, estirando su mano izquierda, ella agarró sus dedos no dejándolo seguir oliéndolo.

Al sentir su dedo húmedo con su mano, todo su cuerpo se volvió rojo justo como un camarón.

Teniendo piedad de ella, Lei Yin besó sus labios rojos, y dijo con una voz gentil: “Vuelve y echa un vistazo a esa pequeña granuja, te llevaré de vuelta.”

“Lei, gracias.” Olvidando su vergüenza, Naoko levantó su cabeza y lo miró cariñosamente.

“Tonta, gracias. Vamos a tomar una ducha. “Lei Yin abrazó su cintura mientras iban al baño.

El rostro de Naoko estaba rojo. Aunque ella ya tiene una relación tan estrecha con él, su sentimiento de timidez aún no disminuía.

“Se me olvidó decirte, me gusta mucho tu olor.” Lei Yin de repente sonrió y maliciosamente dijo en su oído.

“Bastardo …” Ella no soportó escucharlo más, así que suavemente apretó su puño y lo empujó en su pecho.

*****

Al ver que Naoko había entrado en la puerta principal del apartamento, Lei Yin encendió convenientemente la radio del coche.

Escuchando un programa de charla algo aburrido, Lei Yin casi se había dormido.

La razón de esto fue porque él fue despertado por el ruido emitido de su celular.

“Hey.” Echando un vistazo, él casualmente contestó el teléfono.

“Lo sé; Nos veremos tan pronto como sea posible. No importa cuáles sean sus condiciones, no estés de acuerdo con ello por el momento, pero tampoco puedes rechazarlos, bloquéalos. Espera a que vaya allí, vamos a hablar de esto de nuevo más tarde.”

Después de cinco minutos, Lei Yin colgó el teléfono.

Después de apagar la radio, abrió el compartimiento intermedio del coche y sacó un paquete de cigarros. Tomando uno de dentro, lo encendió y luego echó un vistazo a la ventana del silencioso paisaje de fuera.

Después de media hora, Naoko finalmente salió del apartamento.

Mirando su buen humor, Lei Yin dijo: “¿Estaba bien la pequeña granuja?”

Naoko se acurrucó contra su hombro y dijo: “Um, parece que ha vuelto a la normalidad. Ella también me dijo que ella va a ir con algunos de sus compañeros de escuela en el campo para jugar y volverá en unos días. Mirándola así, me siento aliviada.” Ella entonces suavemente se relajó.

“Lo he dicho antes; Después de un tiempo ella estará bien. Siempre te gusta preocuparte demasiado.” Lei Yin la besó cariñosamente.

Sintiendo su dulzura, Naoko sin restricciones estalló en lágrimas.

“Lei tengo miedo, realmente mucho miedo, en estos días he sentido que esto no es la realidad, como si estuviera en un sueño. Tengo miedo que este sentimiento de felicidad sea sólo un sueño. Si esto es un sueño, me gustaría nunca despertar de el.” Dijo mientras lloraba en su pecho.

Lei Yin no dijo nada, y en su lugar la tomó en su regazo, y tiernamente la abrazó entre sus brazos.

En el muy tranquilo coche, escuchando el silencioso pero fuerte latido del corazón de su amor, Naoko deseó que el tiempo se detuviera para siempre.

*****

Bajando a la sala, Lei Yin vio a Kazumi durmiendo sobre el sofá, con el televisor encendido mostrando un programa que no era nada divertido.

Después de apagar la TV, la levantó suavemente y caminó hacia su habitación.

Al ayudarla a quitar sus lentes, Kazumi repentinamente se despertó.

“Nii-san, estás de vuelta.” Kazumi dijo mientras se frotaba sus ojos.

“Lo siento por despertarte.”

“No, solamente me quedé dormida accidentalmente viendo la televisión, ¿ya comiste?”

Lei Yin descubrió que, la apariencia tranquila y astuta de la recién despertada Kazumi era un poco diferente, aparentemente parecía un poca aturdida.

“Ya he comido. ¿Okaa-san? ” Lei preguntó implícito mientras se sentaba sobre su cama (de Kazumi).

“Ese tipo de Maeda la llevó a ver una película. Desafortunadamente, no viste su mirada tensa al escoger un vestido por media hora. Realmente no entiendo, se conocen desde hace tanto tiempo, pero siguen siendo tan tímidos el uno con el otro.” Kazumi dijo con una sonrisa.

Sintiendo que no había tenido una buena charla con ella durante días, Lei Yin le acarició su pelo y le dijo: “¿No te inscribiste en la escuela? ¿cuándo comenzará?”

“Comenzará en dos semanas, sin Rumi en estos días, no sé cómo pasar mi tiempo.” Kazumi se quejó.

“Estudiar diligentemente es bueno, pero el trabajo escolar no es lo más importante. Ahora son las vacaciones de verano, puedes llamar a un compañero de escuela y pasar tiempo con ellos afuera. ¿Sabes?”

“Onii-chan, te estás volviendo más y más molestoso, siempre te gusta sermonear.” Kazumi sonrió mientras apoyaba su cabeza en su hombro.

“¿Quién te dijo que te convirtieras en mi hermana menor? Este es el privilegio de ser el hijo mayor. Además, entrégale esta tarjeta de crédito a okaa-san por mí.” Lei Yin le entregó una tarjeta de crédito de su bolsillo.

“Esta tarjeta de crédito es para ayudar a okaa-san ¿verdad?” Kazumi lo tomó y lo miró.

“Deposité una suma de dinero en ella, la contraseña es su cumpleaños.”

“¿Por qué no se lo das a tú?” Preguntó Kazumi con curiosidad.

“Debido a una pequeña cosa, saldré de la ciudad esta noche.” Lei Yin respondió pensativamente.

“¿Qué? Vas a salir, ¿Por cuánto tiempo?” Kazumi se quedó mirándolo.

“No lo sé, podría tomar más tiempo esta vez.”

“¿Cuánto tiempo tomará?” Preguntó Kazumi.

“No sé cuánto tiempo.” Dijo Lei Yin.

“Onii-chan, ¿tú? ¿Exactamente qué pasó?” Nunca habiéndolo visto mostrar esta clase de expresión antes, ella preguntó preocupada.

“Nada, sólo algo personal, no dejes que tu pensamiento vague afuera. Si Rumi llama buscándome, dile que volveré pronto. Relájate, todo está bien. No muestres esa cara.” Lei Yin le pellizcó su cara con una sonrisa.

Mirándolo por un momento, de repente se arrojó en sus brazos y le dijo en su oído: “Onii-chan, debes regresar sano y salvo.”

“Lo sé.” Lei Yin suavemente acarició su cabello.

Lei Yin como un fantasma entró en la cocina, al mirar atentamente a Naoko cocinando algo, sintió que esta escena era muy caroñosa. De hecho, alguien que lo esperara en casa era simplemente una bendición.

“¿Qué estás cocinando?” Lei Yin la sujetó la cintura y dijo suavemente.

“¡Ah!” Naoko se sorprendió, el cucharón cayó de su mano.

Al ver esto, Lei Yin inmediatamente lo atrapó, y luego convenientemente lo colocó en la tabla de cortar.

“Odioso, ¿eres un gato? ¿Por qué no me dices cuando estás de vuelta?” Naoko lo miró encantadoramente enfadada.

“¿No oíste mi voz cuando abrí la puerta? ¿Qué estás cocinando?” Lei Yin miró dentro de la olla.

“Vas a volar a algún lado de nuevo, así que quería hacerte algo antes de que te vayas.” Naoko respondió.

“Eres tan buena.” Dijo Lei Yin mientras besaba su mejilla derecha.

“No es nada, simplemente hago algo de comer, eso es todo.” Al escuchar sus palabras, Naoko se sonrojó.

Realmente amaba su tímida y encantadora mirada, Lei Yin no podía evitar besarla de nuevo.

“Molestoso.” Naoko regañó en voz baja, y luego se apoyó en su pecho mientras continuaba cocinando.

Después de que Lei Yin terminara de comer, Naoko se limpió cuidadosamente su boca con un pañuelo.

“¿Voy a cocinar un poco más? Seré rápida ok.” Dijo Naoko.

“No, no puedo tomar el avión con el estómago lleno.”

“Voy a limpiar los platos, volveré pronto.” Con eso, recogió la vajilla de la mesa y la llevó de vuelta a la cocina.

Después de secarse sus manos, Naoko salió de la cocina y vio a Lei Yin viendo la televisión, pero sabía lo que él en realidad estaba pensando.

Naoko fue a su lado, se sentó y apoyó su cabeza en su regazo.

Acariciando su lujoso pelo, Lei Yin dijo: “Naoko, si no vuelvo a mas tardar en seis meses. Tú…..no tienes que esperarme. ¿Okay?”

Naoko lo miró y, al cabo de un tiempo, sacudió suavemente su cabeza.

“Tú eres mi primer hombre, y serás mi hombre hasta el final. Si no vuelves en 6 meses, te esperaré dos años. Si no vuelves en dos años, te esperaré diez años, si no vuelves en diez años, te esperaré por toda la vida.” Su voz era tan suave como siempre, pero en realidad estaba lleno con dolorosa perseverancia.

“Eres realmente una tonta.” Lei Yin suspiró, llevándola sobre su regazo, él la abrazó fuertemente. La abrazaba con fuerza como si la pusiera dentro de su cuerpo.

“Lei, aunque no vuelvas, no importa, mientras estés a salvo es suficiente.” Después de soportar el dolor, todavía no pudo soportar finalmente llorar.

“Te prometo que sin duda volveré contigo.” Viendo sus lágrimas fluyendo continuamente, Lei Yin pensó que una parte de su pecho estaba en dolor.

“Hemos llegado a un acuerdo, así que debes regresar antes.” Naoko limpió sus lágrimas, y forzó una sonrisa.

Levantando suavemente las lágrimas con su mano, Lei Yin la miró a los ojos y dijo: “Sé que tienes muchas preguntas, pero temo que no quieres molestarme al preguntarme, así que te lo diré ahora. Voy a salvar a una persona que necesito salvar.”

Antes de que pudiera terminar, Naoko de repente apretó sus labios con su dedo.

“Lei, no tienes que decírmelo.” Entonces, por primera vez, ella tomó la iniciativa de besarlo.

Después de un largo tiempo, los dos labios finalmente se separaron, Lei Yin sacó una pequeña caja dentro de su bolsillo. Después de abrirlo, en el interior había una pareja de anillos de simple diseño, pero muy cómodos.

Poniéndolo en su dedo, Lei Yin dijo con una sonrisa: “Afortunadamente, encaja, de lo contrario estaría preocupado.”

Naoko ahora supo que el día en que estaban en el coche, porque había atado su dedo con una cuerda, fue utilizado realmente para medir su dedo.

“Vamos, tú.” Lei Yin sonrió y puso sus manos delante de ella.

Naoko se sonrojó cuando recogió el otro anillo dentro de la caja, lo colocó cerca de sus labios y lo besó, luego cuidadosamente la puso alrededor de su dedo.

Después de que ella le ayudó a poner su anillo, Lei Yin la cargó y caminó hacia su habitación.

En la ancha cama doble, Naoko le respondió con entusiasmo y tristeza como si nunca quisiera que terminara.

Sintiendo más de su sabor (de él), incluso cuando estaba agotada, ella seguía envolviéndose fuertemente alrededor de él.

Sintiendo su fuerte tristeza, Lei Yin desde el principio fue gentil, poco a poco convirtiéndose en salvaje.

En toda la habitación, el gemido de Naoko vibró incesantemente.

Después de varios picos consecutivos, finalmente, culminaron ferozmente, y Naoko no pudo moverse más.

Después de limpiar las huellas de su clímax, Lei Yin tiernamente la tomó en sus brazos.

“Bien, cierra tus ojos y ten una buena noche de descanso.” Lei Yin la besó mientras ella intentaba abrir sus ojos.

Después de mirar sus ojos, Naoko finalmente no pudo soportarlo más cuando una intensa somnolencia la abrumó, cerrando lentamente sus ojos, y luego, cayó en un sueño profundo.

Viendo la bella y tranquila apariencia de Naoko mientras dormía, Lei Yin sintió una creciente explosión de fuerte sentido de responsabilidad.

Lucharía por ella, no importa que, él debe volver vivo.

Siendo reencarnado tantas veces, no fue la primera vez que Chang’an lo llamó por teléfono y le habló sobre la situación. Pero hoy, después de terminar su charla con Changgan, repentinamente tuvo una extraña sensación.

Aunque este sentimiento era extraño, no lo sintió extraño en absoluto.

Cada vez que tenía este sentimiento, no en mucho tiempo, el cuerpo que estaba usando se “retiraría”.

Por no decir que este sentimiento en sí mismo conduciría un accidente, sólo actuaba como un dispositivo de alarma, advirtiéndole de antemano que pronto cambiaría la concha/cascará.

En las muchas veces que había reencarnado, había sido probado. Había tratado de evitar las consecuencias devastadoras que podrían surgir, pero al final, siempre se quedaba corto. Más tarde, dejó que la llamada naturaleza tomara su curso.

No creía en el destino, pero esta vez se vio obligado a creer que algo estaba controlando su destino que él incluso no podía evitar.

Es por eso, que al igual que sus muertes anteriores, colocó sus cientos de millones de dólares en el Banco de Suiza, además de la inversión de valores que paga, los cuales todos pertenecen a “Gennai Masashi”, el dinero bajo su nombre se dividió en dos, uno fue dado a Rumiko, mientras que el otro fue depositado en la cuenta de Naoko.

Pero en cuanto a la parte de Rumiko, la cantidad de dinero que le fue dado no era ni siquiera una fracción de Naoko. No es que fuera excéntrico, pero con el fin de evitar que Rumiko pensara que eso era dinero sucio, sólo había colocado una parte de la inversión en su cuenta.

Esta vez fue diferente, por Naoko, él debe volver vivo a cualquier precio.

Mirando la hora, en aproximadamente una hora necesitaba abordar el avión. Lei Yin bajó suavemente de la cama.

Después de vestirse, Lei Yin llegó a su cabecera, profundamente mirándola.

“Ciertamente volveré. Naoko, te amo.” Desde que Lei Yin había reencarnado, ésta fue la primera vez que dijo esa frase.

Entonces, besó sus labios rojos, y luego salió de la silenciosa habitación.

Después de que Lei Yin saliera de la casa, Naoko, quien había estado durmiendo, de repente abrió sus ojos.

“Lei…..” Ella mordió su almohada y lloró en voz baja.

 


 

Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

26 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s