☀Awakening: Capítulo 33☀


¡Hola gente! Bueno, pues iniciamos esta semana con Awakening :3

También aprovecho para avisar que acabo de crear una cuenta de face para la pagina, así que espero sus laiks 😉 Allí estaré publicando las actualizaciones de las novelas, y algunos avisos (Por ejemplo, si el dia martes no habra actualizacion o por si me ocurrió algun percanse y no podre publicas más, cosas asi :v ), tambien pueden enviarme inbox para preguntarme lo que gusten :3.

Aquí esta la pagina: Blue Phoenix Translations

También me siento muy satisfecho, pues en estos días se incrementó exponencialmente las visitas, no pensé que jalaría mucha gente en TMO xD

¡Disfruten el capítulo!


-Regalo-

Dentro casi la mitad de un mes, serían las vacaciones de Masashi y Kazumi, pero Rumiko se iba a ir a trabajar.

Al pensar que pasaría mucho tiempo para que vea a su hijo e hija, hizo a Rumiko muy triste. Sin embargo, frente a ellos, no lo demostró.

Una mañana, dos días antes de que ella volviera al trabajo, repentinamente recibió una llamada telefónica. Después de escuchar la llamada, esta mujer de treinta años de edad, vitoreó como un niño.

“Mama, ¿Ocurrió algo?” Haciendo el desayuno en la cocina Kazumi fue sorprendida, y rápidamente corrió a preguntarle.

“Kazumi, conseguí un trabajo aquí en Tokio.” Rumiko entusiastamente agarró las manos de Kazumi.

“¿Es eso verdad?” Kazumi no lo podía creer y le dijo.

“Es verdad, acabo de recibir una llamada, a partir de este año, seré transferida a una sucursal de Tokio para trabajar. Podremos vivir juntos ahora.” Rumiko dijo mientras rompía en llanto.

Kazumi también estaba entusiasmada y no podía decir nada, y se aferró a su madre en lágrimas.

Al salir del baño, Masashi vio que la madre e hija se abrazaban la una a la otra, revelando una sonrisa cálida.


“Masashi, ¿Dónde nos llevas?” En el taxi, Rumiko preguntó desconcertada.

Después de almorzar, Masashi repentinamente le dijo a Rumiko que quería llevarla a ella y Kazumi a un lugar, entonces puso una mirada misteriosa.

“Mama, te darás cuenta pronto.” Masashi dijo con una sonrisa.

Rumiko estaba en buen estado de ánimo hoy y se fue con él.

Sentados cerca de 10 minutos en el taxi, ellos finalmente llegaron a la parte delantera de un edificio de dos plantas.

Esta era la típica casa, había paredes en el exterior (la barda), dentro había un gran jardín, un césped verde, lleno con todo tipo de plantas y flores bajo el brillante sol, luciendo llenos de vitalidad.

“Masashi, ¿Qué quieres que vea?” Rumiko no recordaba a ninguno de sus parientes o amigos que vivieran aquí.

Kazumi no dijo nada, y solo se quedó mirando la pared de afuera de la entrada de la casa.

Masashi sonrió y se limitó a abrir la puerta para entrar a la casa.

“Masashi, eres demasiado grosero, tienes que avisar al propietario de la casa antes de entrar.” Rumiko estaba un poco molesta.

“Mama, Kazumi, entren.”

“Pero…….”

No permitiendo que termine de hablar, Masashi rápidamente tomó su mano y se dirigió a la parte delantera de la casa, empujo la puerta con él y entró.

Al ver el comportamiento grosero de su hijo, hizo a Rumiko un tanto enojada y ansiosa, y estaba a punto de hablar, pero Masashi habló primero.

“Mama, ¿Te gusta esta casa?.”

“¿Qué?” Rumiko no pensó que su hijo haría esta pregunta.

“Ven, vamos a mirar la casa.” Masashi la llevo alrededor de la casa.

“Masashi, ¿Me trajiste aquí por qué quieres que alquile esta casa?.” Rumiko finalmente entendió un poco.

“Por supuesto que no, esta es nuestra casa, ¿Por qué quieres rentarla?” Masashi dijo con una sonrisa.

“¿Qué? ¿Qué acabas de decir?” Rumiko no podía creer lo que oía.

Masashi sacó un trozo de papel de su bolsillo y se lo mostró.

Rumiko lo miró y de repente se sintió mareada.

Ella agarró el papel y cuidadosamente lo observó por un largo tiempo, al mirar la parte superior de la página ella pudo ver algunos caracteres que mostraban: Contrato de reservación de casa, y entonces la parte inferior del contrato mostró el dueño de la casa; su nombre estaba claramente escrito ahí: Gennai Rumiko.

“¿Qué está pasando?” Rumiko finalmente pudo hablar.

“Esta es nuestra casa ahora, dice claramente que eres la dueña de la casa ¿Lo entiendes ahora?.”

“Te voy a preguntar, ¿De dónde sacaste el dinero para comprar esta casa?” Rumiko lentamente se calmó y miró a Masashi muy en serio.

“Lo que voy a decir será un poco largo, así que vamos a sentarnos primero y hablar, ¿okay?.”

Rumiko se sentó, sus ojos lo miraban de cerca.

Masashi originalmente quería hacer una taza de té para tomar mientras hablaban, pero al ver la expresión de susto de Rumiko, obedientemente se sentó a explicar.

……..

……

.

“Eso es lo que pasó, ¿Lo puedes entender ahora?” Hablando durante 20 minutos, Masashi finalmente fue capaz de explicar la situación con claridad.

Rumiko miró a su hijo y luego miró la mano que sostenía un registro de pago, que le hacía sentir como si estuviera en un sueño.

“Quieres decir, que ¿Pagaste esta casa usando el dinero que obtuviste de la bolsa de valores? ¿verdad?” Rumiko dijo un poco débil.

“Si, de hecho, no tienes que preocuparte demasiado, esta casa fue utilizada antes, así que no es tan cara.”

Rumiko aún no podía creerlo, pero en sus manos estaba el papel de la transacción, haciendo que ella no tenga más remedio que creer.

“¿Dónde obtuviste el dinero para las acciones?” Rumiko repentinamente pensó en un problema.

“Un amigo me lo prestó.”

Rumiko abrió la primera transacción, señalando la información, dijo: “¿Tu amigo te presto 5 millones para comprar acciones?.”

El corazón de Masashi sonrió amargamente; esto era de hecho el único problema de su plan.

“La familia de mi amigo es muy rica, 5 millones en su opinión es una pequeña cantidad. Ya te mencioné que me encontré con él en línea, junto a otros niños ricos, y le pedí prestado a uno de ellos. Debido a que estas personas tenían su propia compañía, ellos me enseñaron a aprender más sobre la compañía utilizando su registro financiero, de modo que pueda ganar dinero en la bolsa de valores, por supuesto, a cambio, no diría a cualquiera, esos secretos comerciales. Así que por favor no te preocupes mamá, el dinero que gané es absolutamente limpió, no voy a hacer algo que podría decepcionarte.”

Mirando a los ojos claros y tranquilos de su hijo, el corazón de Rumiko lentamente se calmó.

“¿Todavía tienes los 5 millones?.”

“Lo devolví ya hace mucho tiempo, y ahora estoy usando mi propio dinero para comprar acciones.”

Rumiko se sintió aliviada.

Masashi tomo un cheque de color amarillo de su bolsillo y se lo pasó a Rumiko, “Mamá, aquí hay tres millones, te lo estoy entregando.”

“Yo, yo no.…” La mente de Rumiko estaba en shock.

“Si no lo haces, me sentiré con problemas. Yo había querido que tomes un descanso, ya que no lo haces, es por eso que tuve que trabar desde hace un tiempo.” Masashi sacudió su cabeza y suspiró.

Rumiko inmediatamente agarró el cheque de su mano, “Mocoso atrevido, no vuelvas a hacer esto otra vez, y solo concéntrate en tus estudios.” Rumiko dijo entre dientes.

Masashi se rió en voz alta.

De hecho, lo que le acababa de decirle a Rumiko fue solo una verdad a medias, el uso 5 millones para comprar acciones. Sin embargo, él no tenía mucha paciencia y tiempo para esperar a que los 5 millones aumenten lentamente, así que arrojó varios cientos de millones de dólares para freír el precio de las acciones.

Cuando él era el Jefe de Black Dragon, también había hecho una cosa así, pero cada vez era debido a que los fondos internos de Black Dragon se encontraban en una situación muy apretada y, por lo tanto, se vio obligado a hacerlo. Debido a que cada vez ellos usaban sus fondos, siempre serian millones de dólares, y si no tenían cuidado, ellos estarían acabados.

Ahora era mucho más fácil debido a que no había nada que este imponiéndole cargas, haciéndolo muy práctico.

Nadie quisiera utilizar cientos de millones de dólares para una sola empresa y luego perderlo solo para tener una mera suma de ganancias de 10 millones.

“Kazumi, te voy a llevar a tu habitación.” Masashi sacó a Kazumi, dejando atrás a Rumiko para dirigirse lentamente a esta inesperada sorpresa.

Masashi la llevo a una habitación en la segunda planta y abrió las ventanas francesas del interior. La luz del sol fue entrando, dispersando el frio del invierno.

Kazumi miró a su alrededor y vio que estaba impecable, había una cama individual en la derecha, en la izquierda había dos grandes librerías, contra la pared estaba un escritorio y una computadora de escritorio LCD estaba encima de ella, la cual estaba al lado de una lámpara. También frente de la cama estaba un gran armario. Aunque había un montón de cosas dentro, todavía no parecía como si estuviera lleno.

De repente, se escuchó un sonido frágil, Kazumi alzó la vista y vio la cosa que estaba colgada en la ventana, lo cual era una hermosa campana de viento, quien era de donde venía el sonido.

“¿Te gusta este cuarto?” Preguntó Masashi.

“Me gusta mucho.” Kazumi cayó en los brazos de Masashi llorando.

“Pequeña tonta, no tienes que llorar.”

Finalmente al tener a su familia reunida, Masashi dejó escapar una sonrisa de satisfacción.

 


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s