Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 06 – Capítulo 22

Capítulo 22 – Trozos de la respuesta

 

El flujo del tiempo no es uniforme. Los tiempos de diversión son fugaces; los tiempos de amargura son prolongados.

 

Por ello, el período previo al banquete fue breve hasta el punto de que podría decirse que el tiempo voló como una flecha. Los días que conducían a asuntos desagradables eran en total, demasiado cortos.

 

Por su propia insistencia, Maomao no tuvo que visitar la casa del bicho raro hasta el mismo día. A diferencia de Maomao, Yao se entusiasmó cuando la mayor parte del trabajo se le confió a ella sola. Se había quedado en la villa de la sacerdotisa durante los últimos días. Esto era para asegurarse de que la sacerdotisa comería lo que sea que esté comiendo, ya sea en el banquete o con sus comidas habituales.

 

La sacerdotisa había insistido en que, aunque las comidas se revisaran a fondo, habría problemas si se pasaba algo por alto.

 

Maomao estaba interesado en los platos extranjeros, pero eso también era culpa de ese bicho raro.

 

Y de esa forma, hasta el mismo día del banquete, tuvo que empezar a trabajar media hora antes de lo habitual.

 

(No quiero ir.)

 

¿Cuántas veces había pensado eso?

 

Fue mientras se tomaba su tiempo para salir de su habitación en el último minuto después de cambiarse lentamente de ropa.

 

“Maomao”.

 

“Oh, cuánto tiempo sin vernos”. Se topó con En’en en el pasillo. La dama de la corte había sido enviada a trabajar como asistente de Jinshi, así que se quedó en otro lugar fuera del alojamiento, pero…

 

(¿Deficiencia de Yao?)

 

La dama de la corte parecía demacrada. Tenía una mirada algo hueca y sus labios estaban secos. Sus movimientos sin rumbo le recordaron a Maomao un fantasma. “Maomao… ¿dónde está Milady?”

 

“U-, umm, si estás preguntando por Yao…”

 

Cuando Maomao le dijo que Yao no estaba ahí, parecía que las estrellas habían caído del cielo y se habían estrellado contra su cabeza. Al balancearse, se apoyó en la pared y se hundió hasta el suelo.

 

“¿Te encuentras bien?”

 

En’en no se veía bien en ningún aspecto, pero probablemente era de buena educación comprobarlo.

 

“M-, milady…”

 

(Le gusta mucho.)

 

Maomao consideró qué hacer mientras movía sus dedos. No quería ir a trabajar, pero era una ofensa llegar tarde debido a compromisos personales, así que no siempre puede estar cerca para acompañar a En’en.

 

“¿Qué paso hoy? ¿Qué pasa con el trabajo? ¿No tienes que quedarte cerca todo el día hoy?” preguntó.

 

“Uu, Uuu. Me escabullí diciendo que aún no es la hora… La doncella principal del Príncipe de la Luna, ella mantiene un ojo muy atento…” En’en respondió.

 

“Ahh.” Maomao lo entendió. Si sus recuerdos le sirvieron correctamente, el Príncipe de la Luna es Jinshi. Tiene un nombre oficial como el hermano imperial, pero sólo su majestad podría decirlo. Y por eso, todo el mundo le llama por un nombre diferente.

 

Y la persona que me viene a la mente como la jefa de las sirvientas de Jinshi era una anciana llamada Suiren, era una persona muy astuta. Parece que En’en tampoco pudo escapar de las garras de Suiren.

 

“Si no regresas ahora, ella se enojará de nuevo, ¿sabes?”

 

“…eso es cierto. Está bien, sólo quería acercarme para olerla. Sólo quería atarle el cabello adecuadamente. No quiero atar el cabello de un sinvergüenza por muy sedoso que sea…”

 

Incluso se le encargó atar el cabello de Jinshi—parece que ella está en buenas manos con Suiren. Por cierto, cuando Maomao se acostumbró a trabajar para Jinshi, se le dijo que le atara el pelo muchas veces, pero ella se negó cada vez diciendo que nunca había hecho tal cosa antes.

 

En’en se levantó lentamente hasta sus pies(los de Maomao). Iba a arrastrarse de vuelta, pero luego se volteo hacia Maomao, como si recordara algo. “Lo que me recuerda que no te he enviado la respuesta a esa carta. Tampoco pude enviarla usando la excusa de antes.”

 

 

Si intercambian cartas sin cuidado, es posible que se les confunda con espías. En’en apareciendo aquí ahora ya era bastante sospechoso, pero si caía bajo sospecha, Maomao tendría que inventar una para ella.

 

“Muchas gracias por todo esto”. Maomao aceptó la carta. La solicitó, ya que En’en parecía saber mucho sobre enfermedades ginecológicas* y medicinas de embellecimiento. (EZ: no venéreas, enfermedades relacionadas con el aparato reproductor humano)

 

Abrió la carta. Estaba escrita con bastante detalle. Maomao sabía la mayor parte, pero estaba asombrada, viendo que tenía tantos efectos de este tipo.

 

“…!?”

 

Los ojos de Maomao se posaron en una línea en el medio de la carta.

 

“Umm, esta parte”, preguntó, agarrándose a En’en que se tambaleaba. “Sobre el hasma, ¿es esto cierto?”

 

“…sí.”

 

“Umm, ¿la hiciste comerlo sabiendo tal cosa?”

 

“Era para que Yao-sama pudiera crecer de manera hermosa.” El rostro de En’en brilló por un instante, antes de volver a su forma hueca.

 

Como Maomao sintió una punzada de simpatía por Yao, decidió ir a trabajar también.

 

.

 

.

 

.

 

Maomao no sabía mucho sobre los procedimientos que conducían al banquete. Aparentemente, se llevó a cabo como un ritual, pero había tantos pasos que honestamente no podía recordarlos todos. Y sobre todo, sólo los individuos pertinentes podían entrar, así que estaba a la espera de órdenes hasta entonces. Estaba en espera, así que no podía entender por qué se vio obligada a trabajar una hora doble antes.

 

Maomao miró el estante de medicinas en el consultorio médico y consideró regodearse, pero sólo debía ser convocada por un médico de la corte. Mientras se preguntaba de qué se trataba, parecía ser para un recado.

 

“Quiero que lleves esto a las consortes”.

 

Ya sea en la fiesta del jardín o en el banquete, estos eventos son una de las pocas oportunidades para que las flores del palacio interior salgan al exterior. Y por ende, incluso para los recados, no podrían enviar a un hombre. Yao y En’en no estaban, así que Maomao tenia que ir.

 

Revisó el paquete en sus manos; había palitos de incienso adentro. El motivo por el que se encontraron en la consulta médica es porque también tienen propiedades medicinales. El humo es efectivo como repelente de insectos, y la fragancia es calmante.

 

“Quiere un sustituto para el repelente de mosquitos. Ella dijo que es inevitable ya que un simple repelente de mosquitos es humo”, dijo el médico de la corte.

 

Cuando se trata de repelente de mosquitos, no suele ser algo refinado como palitos de incienso, sino palitos de madera con un efecto de repeler insectos. Incluso el humo por sí mismo tiene algún efecto, pero ciertamente es… humeante.

 

“¿Qué consorte está siendo egoísta?” Preguntó Maomao.

 

“Vamos, es la nueva consorte de ese país extranjero.”

 

Qué inesperado, pensó Maomao.

 

Era esa mujer Airin. Tiene la tez clara de un extranjero, alta estatura, y encima, sólo para rematar, una figura voluptuosa.

 

(Todavía no hay ninguna noticia sexy, huh) (EZ: XD)

 

Maomao no había informado a Yao y a En’en. Sobre lo que Rahan sólo le había dicho a Maomao que investigara.

 

(¿La sacerdotisa dio a luz a un niño?)

 

Al final, se fue sin dar una respuesta.

 

“Como ella es de Sha’ou, a pesar de ser recién instalada, ha habido protestas contra su presencia en el banquete. Intenta dar esto a otras consortes también, y trata de no mezclar la orden cuando se la des.” El médico de la corte le transmitió un resumen de los consortes presentes y le explicó el mapa de los edificios con sus respectivas consortes. La emperatriz Gyokuyou era un hecho; la consorte de alto rango Rifa, la consorte de rango medio Airin, y otras dos.

 

Si confundes el orden, será aterrador.

 

(Aún así.)

 

No entiendo la jerarquía de poder en Sha’ou, Maomao meditaba mientras hacía sus recados.

 

(La deserción de Airin permitió a su rival política, una mujer llamada Aira, aprovechar la debilidad de la sacerdotisa, aunque Airin afirmó que ella es una de las personas de la sacerdotisa.)

 

Maomao se destrozaba el cerebro… ¿la tabla de correlación era algo así?

 

No quería decir que no tuviera curiosidad, la tenía, pero meter la cabeza en las cosas por descuido podría enredarla hasta el punto de que su cabeza rodaría y se convirtiera en una posibilidad real. Husmear en lo que se mantiene en la oscuridad parece extremadamente peligroso, así que sería mejor retirarse lo antes posible.

 

La antecámara era donde ella podía entregar las cosas a cada consorte respectivamente. Sólo la Emperatriz Gyokuyou estaría esperando en otro lugar. En cuanto a la orden, sería apropiado empezar por la consorte Rifa, pero las discusiones tienden a alargarse cada vez que ella aparece.

 

Maomao esperó ante la antecámara de la consorte Rifa a que viniera una sirviente con rostro familiar. Era bueno que todas las sirvientas buenas-para-nada fueran despedidas, pero Maomao deseaba que las restantes dejaran de asustarse cada vez que la veían. (EZ: te lo has ganado sabes mujer? XD)

 

Rápidamente las pasó, una tras otra.

 

Se detuvo frente a la habitación de Airin. De repente, Maomao olfateó el aire.

 

(¿Qué es esto?)

 

Había un olor bastante peculiar. No podía recordar cuál era el olor. Por el momento, llamó a la puerta.

 

“Éntrá”.

 

Al oír la pronunciación característica de la consorte, abrió la puerta. Sólo Airin estaba adentro. Ninguna de sus criadas estaba cerca.

 

Airin tenía algo presionado contra la región de su pecho. Cuando se le acercó, ese extraño olor se hizo más fuerte.

 

“He traído el repelente de mosquitos”, dijo Maomao.

 

“Muchás grácies. ¿Puédes ponérlo ahí? Mi sirviente acaba de dejar su púesto.”

 

¿Se fue al baño o algo así? La sirviente de la consorte había llegado a la mitad del turno, pero esta antecámara no tenía una sola ventana, y sólo una entrada. Había guardias afuera. Probablemente ahí para ver si algo sale mal.

 

“Entonces, me despido…”

 

Mientras Maomao se dirigía hacia atrás, su manga fue agarrada.

 

“¿Q-, qué… qué es?” dijo.

 

“Fuiste a la casá de la Sacerdotisa-sama también, ¿verdád? ¿Cómo estuvo su cóndición?” preguntó el consorte.

 

(¿Cómo debo responder?)

 

Maomao vaciló por un instante, y luego decidió responderle tal como era. “No parecía cansada de sus viajes. En cuanto a su enfermedad, la estamos examinando de cerca, así que por favor descanse en paz.”

 

Habiendo dado una respuesta tan segura, Maomao quería sonreírse a sí misma.

 

“¿Es asé. He oído que erés particularmente sobrésalienté entre las damas de la corte, así que tengo grandés esperanzas.” La consorte se apiló presión. A medida que se le acercaba, ese olor se intensificaba.

 

(¿Qué es este olor?)

 

Maomao reflexionó mientras salía de la habitación de Airin.

 

(¿Qué es este sentimiento tan sombrío?)

 

Fue lo mismo con el olor de hace un momento; también la consumía una sensación de pesimismo sobre otras cosas. Estaba atascada en algunas cosas relacionadas con las relaciones de Sha’ou. Es probable que haya tenido varias oportunidades para llegar a la respuesta, pero no pudo obtenerla de lo que tenía. De lo contrario, sintió que le faltaban algunas piezas antes de poder llegar a la respuesta.

 

(Si fuera papá, ya habría llegado a la respuesta.)

 

Suspirando por su propia inexperiencia, Maomao regresó a la oficina médica.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Cifer
Cifer
hace 1 año

Sentimiento sombrio😕….mmm hara algo malo?…

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x